Programación mental: trabajar para remover el dolor

El lenguaje que usamos viaja por nuestras neuronas para crear programas. Si nuestro lenguaje es negativo, crearemos programas negativos y nos acostumbramos a ellos. Cuando nos referimos a cualquier cosa en forma negativa hay un desgaste en nuestro sistema neurológico y esto va estructurando nuestra forma de ser y nuestras actitudes. A mayor repetición de palabras negativas, los programas se instalarán con mayor rapidez.

Cuando se trata de enfrentar algún dolor o malestar, lo podemos intensificar o lo podemos aminorar con el lenguaje. Lenguaje negativo agravará el problema y nos sentiremos peor. De esta forma utilizamos el lenguaje en una forma más positiva para alejar el dolor, la enfermedad y cualquier malestar.

Dirigimos nuestra mente con el lenguaje y nuestro cuerpo simplemente responde a ello. Si fijamos la atención en el dolor pues conseguiremos más dolor. Si pensamos todo el día en el dolor, eso mismo tendremos. Piensa en un ejemplo de alguien que dice: “En mi familia hay muchas enfermedades y por lo tanto, yo también las voy a sufrir.” Esta persona quizá es sana, pero con esta frase negativa (repetida y pensada con frecuencia) con expectativas negativas tiene que cumplir esta profecía y su mente y el universo le ayudan fielmente a cumplirla.

Enseguida hay un ejercicio que quisiera que hicieras para ayudarte a pensar diferente sobre el dolor. Es necesario buscar la intención positiva, la esperanza y la salida del túnel frente al dolor para que se dé un estado de salud.

Aquí tienes algunas frases típicas que solemos decir frente al dolor. La instrucción es cambiar esta misma frase a positivo para que tenga un matiz de esperanza, por ejemplo: que el dolor es pasajero, tener la intención de mejorar y disminuir la molestia, ganas de convivir con la familia en salud, etc… Es increíble los resultados que se pueden dar simplemente modificando el lenguaje. Hay una regla que debes seguir; está prohibido usar la palabra “dolor” en tus respuestas.

Tienes las dos primeras frases resueltas para que veas de qué se trata.

 

¡Cómo me duele! Cada vez es menos.

¡Me duele mucho! Seguramente pronto cambiará.

No hay remedio.                 _______________________

¡Cada vez está peor!          _______________________

No soporto más.                _______________________

Nada me quita el dolor     _______________________

Es insoportable.                 _______________________

No puedo hacer nada.      _______________________

No veo la salida.                 _______________________

Mi salud se viene abajo.   _______________________

Me tenía que tocar a mí.    _______________________

Siempre me duele algo.   _______________________

 

También solemos hacer preguntas negativas y derrotistas como las siguientes.

Te pido que también que en este caso le des una respuesta positiva como lo verás en el primer ejemplo. Se trata de cambiar la idea a positiva en forma esperanzadora para invalidar la pregunta negativa.

 

¿Por qué a mí? Porque yo puedo con esto.

¿Por qué la medicina no actúa ya?        ______________________

¿Qué hice para merecerlo?                     ______________________

¿Será algún castigo?                                ______________________

¿Cuándo terminará?                                 ______________________

¿Qué puedo hacer?                                   ______________________

¿Para qué me sirve esto?                         ______________________

¿Te fue fácil escribir las respuestas? Algunas personas encuentran este ejercicio difícil porque están acostumbradas a pensar en negativo y no se dan cuenta que se están influenciando negativamente.

Abajo encontrarás respuestas sugeridas. Tú seguramente elaboraste otras diferentes. Y está bien. Lo importante es que uses el lenguaje en términos positivos y alentadores. Las respuestas de abajo te ayudarán a tener más opciones aparte de las que tú elaboraste.

Si tú eres una persona enfermiza, aprehensiva y un “poquito” negativa, te sugiero que formules una, dos o tres frases con tus propias palabras en positivo, que sean alentadoras y que te ayuden a salir lo más pronto posible de esa situación. Si tienes un dolor de cabeza es mejor decir “pronto se va” mil veces, que decir “odio esto, cómo me duele” mil veces, que la va a fortalecer. Escribe tus frases en un papel que puedas tener a mano para que te sirva de recordatorio. Pruébalo y verás que los resultados son sorprendentes.

 

*******

RESPUESTA A LAS FRASES NEGATIVAS

 

Cómo me duele! Cada vez es menos.

Me duele mucho! Esto YA está cambiando.

No hay remedio. Yo puedo terminar con esta molestia.

Cada vez está peor! Poco a poco mejoro en salud.

No soporto más. Ya pronto termina esto y me sentiré bien.

Es insoportable. Esto es pasajero, pronto pasará. Me amo profundamente.

No puedo hacer nada. Puedo cuidarme y escuchar al médico. Puedo tomar múltiples herramientas de luz para mi curación

No veo la salida. Me controlo, me relajo y salgo de esto.

Mi salud se viene abajo. Reclamo mi salud perfecta y agradezco porque así es.

Me tenía que tocar a mi. Es natural sentirse así en algún momento, pero es solo eso: momentáneo.

Siempre me duele algo. Hago lo necesario para sentirme bien. Limpio mis pensamientos, perdono y libero.

 

RESPUESTA A LAS PREGUNTAS

 

¿Por qué a mi? Porque en algún momento atraje esto, ahora estoy listo para dejarlo ir.

¿Por qué la sanación no se siente? Ahora, relajandome y sin ansiedad, sé que le permito actuar mejor.

¿Qué hice para merecer esto? Lo que verdaderamente merezco es salud y ya la visualizo con felicidad.

¿Será algún castigo? Sé ahora que los castigos como tales no existen, y solo fue una experiencia de la que aprendo y salgo fortalecido. Lo tomo como un aviso oportuno para cuidarme mejor.

¿Cuándo terminará? Quiero estar bien pronto y así ES.

¿Qué puedo hacer? Me cuido y sigo las instrucciones del médico. Busco otras herramientas que ayuden en mi proceso de sanación perfecta.

¿Para qué me sirve esto? Para aprender sobre mí mismo.

 

**** Tomado de www.estrategiaspnl.com, editado por Puente de Luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*