CLASE 6

Hola! Te saluda de nuevo Karina Malpica.

Muchas gracias por continuar leyendo estas

clases y participar en las actividades

y redes de nuestro círculo.

En esta ocasión vas a leer cosas

intereantes acerca de los sueños:

sus funciones, cómo recordarlos,

cuáles son los tipos de sueños,

cómo acceder al sueño lúcido,

cuáles son sus ventajas...

Hablaremos acerca del

surgimiento del estamento médico,

las pastillas para dormir y la primera

prohibición mundial de ciertas drogas.

Con Ibrahim aprenderemos también

qué es la medicina psicodélica.

±

________________________________

400 dosis de ciencia

« Memoria y sueño

Una función importante del descanso es la

consolidación de la memoria. Mientras dormimos

se registra actividad eléctrica en el cerebro, que

se manifiesta en la forma de oscilaciones de

diferente frecuencia, según sea la etapa del sueño.

En la fase conocida como mor (en la cual ocurren

los movimientos oculares rápidos), la frecuencia de

las oscilaciones es mayor, mientras que en la de

sueño profundo la oscilación es menor.

De acuerdo con los estudios realizados por

neurólogos, cuando se estimulan las

oscilaciones de baja frecuencia,

se refuerza la memoria.

Para demostrarlo, a un grupo de voluntarios

se les hizo memorizar 46 pares de palabras

antes de dormir. Cuando alcanzaron la fase de

oscilación de baja frecuencia, con el fin de reforzar

dichas oscilaciones, mediante cuatro electrodos

colocados en el cráneo, se les indujo una

corriente eléctrica de baja intensidad,

sin interrumpir su sueño normal.

A la mañana siguiente se les pidió recordar

lo memorizado la noche anterior. Aquellos que

habían recibido el estímulo eléctrico mostraron

una capacidad de memoria significativamente

mayor en este tipo de tareas respecto

de quienes no la recibieron.

Se cree que durante el sueño, las oscilaciones

de baja frecuencia repiten y repasan lo aprendido

recientemente y esto emite señales entre las células,

que refuerzan la conexión entre ellas

descárgatelo en pdf

(Varios autores, 2016: 26)

______________________________

±

También es un hecho comprobado

por la ciencia que todos soñamos.

Lo que ocurre es que no siempre recordamos

nuestras experiencias oníricas.

(Oneiros era el dios griego de los sueños,

onírico es lo que pertenece al mundo de los sueños.)

Sin embargo, actualmente tenemos a nuestra

disposición distintas técnicas que nos ayudan a

recordarlos de una manera cada vez

más regular y con mayores detalles.

El más sencillo y efectivo es llevar un

Diario de Sueños

y escribir allí lo primero que nos venga a la

mente al despertar, sea un sueño o no...

La práctica de escribir es la más efectiva

para comenzar a recordar imágenes,

luego escenas, después secuencias

y finalmente sueños completos.

Cuando llevamos aunque sea un poco de tiempo

ejercitando nuestra memoria onírica,

enseguida nos damos cuenta de que

hay distintos tipos de sueños.

Básicamente hay algunos relacionados con

nuestro pasado emocional antiguo o reciente

y hay otros que nos ofrecen

ideas creativas y perspectivas del porvenir.

Ya sea que los consideremos como

descargas del inconsciente

o como

viajes fuera del cuerpo,

los sueños siempre dejan dentro de

nuestra memoria una serie de

imágenes o escenas susceptibles de ser

recordadas, estudiadas y, en cierta medida,

interpretadas o comprendidas;

de tal manera que podemos

aplicar estos conocimientos

en beneficio de nuestra

evolución personal y colectiva.

Al igual que existen ejercicios para recordarlos,

también existen diversas

técnicas de trabajo con sueños

que nos ayudan a descifrar su simbología,

a re-experimentarlos, a evocarlos y

a comprender mejor su significado.

Incluso hay técnicas que paulatinamente nos permiten

entrar al estado de sueño sin perder la conciencia

y actuar lúcidamente dentro de estos espacios.

Para esto se han diseñado también

algunos aparatos tecnológicos.

______________________________

±

Dreamachine, dream machine o máquina de sueños,

es un dispositivo de parpadeo estroboscópico

que produce una estimulación visual poderosa.

Fue creado por el artista Brion Gysin y el científico Ian

Sommerville después de leer el libro de William Grey

Walter titulado El cerebro viviente.

La máquina de sueños debe ser utilizada

con los ojos cerrados,

ya que la luz parpadeante

estimula el nervio óptico y

altera las oscilaciones eléctricas del cerebro.

El usuario experimenta visiones de patrones

coloridos cuyo brillo se incrementa al tener los

párpados cerrados.

Los patrones se convierten en

formas y símbolos que giran hasta que

el usuario se siente rodeado de colores.

Se dice que usar una máquina de sueños permite

entrar en una "alucinación hipnagógica".

​ A veces esta experiencia puede ser bastante intensa,

pero para salir de la misma basta con abrir los ojos.

En Chile me grabaron probando por

primera vez este dispositivo:

ATENCIÓN:

Una máquina de sueños puede ser peligrosa

para gente con epilepsia fotosensitiva u otros

desórdenes nerviosos. Se ha estimado que una

de cada 10.000 personas experimentarían un

ataque al probar el dispositivo; y en niños se

presentaría doble de casos. El uso de una máquina

de sueños puede ser adictivo y se recomienda

usar el dispositivo con moderación.

______________________________

±

El surgimiento de la ciencia médica,

las pastillas para dormir

y la primera prohibición global

A través de la investigación empírica realizada

por las mentes brillantes del renacimiento

que demostraron la utilidad médica de la adormidera

y sus distintas preparaciones (opio solo o con alcohol),

pudimos salir un poco de la inquisición psicoactiva

y volver a confiar en el poder de ciertas plantas

como la coca y la adormidera.

Así fue como dejamos de ver al opio como una

sustancia ''diabólica'' y la convertimos en un

''don de la providencia''.

Paracelso y sus discípulos habían mostrado

la posibilidad de emplear grandes cantidades de opio

puro como anestésico en cirugía, abriendo también

camino a diversas preparaciones opiadas.

Durante los siglos XIV y XV las boticas se instalaron

en locales cerrados que se convirtieron en elementos

básicos de la práctica médica europea.

Esto fue bastante capitalizado por la iglesia católica

durante el Renacimiento. Basados en textos árabes,

romanos y griegos, los monjes se dan a la tarea de

preparar diversas drogas; de tal suerte que en el siglo

XVI todos los monasterios importantes no sólo

cuentancon su propio hospital y sus médicos,

sino con una extensa farmacia.

Paralelamente, el consumo recreativo del opio

también ocupó un sitio de honor entre los más ilustres

usuarios de psicoactivos. Según cuenta Escohotado,

había individuos con un hábito realmente intenso,

como Goya y Walter Scott, quienes llegaron a tomar

800 gotas diarias de láudano, cantidad letal para una

persona sin tolerancia. Dice que si la historia

“no las conserva a título de escándalo” es porque

su  uso estaba bastante extendido

y su abuso no se hacía público.

(Escohotado, 1995: 32)

En Europa surgieron varios libros que relataban las

experiencias de poetas, escritores y artistas

que se dedicaron a la exploración de diferentes

psicoactivos encontrando bondades en ellos.

Las famosas Guerras del Opio, también conocidas

como las Guerras Anglo-Chinas, fueron dos guerras

que duraron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860

respectivamente, ocasionadas por el choque

de intereses entre China y el Reino Unido.

La defensa de las ganancias generadas

por el contrabando de opio de la India Británica

hacia la China, y los esfuerzos del gobierno

chino para imponer sus leyes contra el

comercio de opio, llevaron al conflicto.

Estos hechos fueron considerados como

una humillación de potencias exteriores

que determinó la caída de la Dinastía Qing

y el relativo aislamiento de China

respecto a Occidente.

Posteriormente nuestros primeros químicos

comenzaron a aislar los principios activos

de diversas plantas medicinales.

Morfina (1806), codeína (1832), atropina (1833),

cafeína (1841), estricnina (1857), quinina (1858),

cocaína (1860), heroína (1883), mezcalina (1896), etc.

Lo cual hizo que pudieran estar disponibles

prácticamente en cualquier lugar de la tierra.

Tal como comenta Escohotado en el

segundo tomo de su historia:

«En adelante ya no será necesario

transportar plantas perecederas de un sitio a otro

porque en un maletín lleno de morfina o cocaína

podrán acumularse hectáreas de sembradíos.

Tampoco prevalecerá la incertidumbre derivada

de la desigualdad de concentraciones en plantas

de la misma especie,

pues la pureza de los alcaloides permitirá

dosificaciones exactas, multiplicando los márgenes

de seguridad para el usuario.

En menos de un siglo

el trabajo de la química orgánica

hizo más que en toda la historia universal previa.»

(Escohotado, 1995: 41)

A raíz de ello estrenamos la era de

las industrias farmacéuticas para producir y

comercializar gran parte de las sustancias psicoactivas

que hemos consumido y dejamos de consumir,

las que seguimos consumiendo en la actualidad y

probablemente las que vamos a consumir en el futuro.

Los sedantes hipnóticos deprimen el Sistema Nervioso

Central de manera no selectiva (a excepción de las

benzodiacepinas que deprimen básicamente el sistema

límbico) y dependiendo de la dosis, producen

diferentes efectos. Dosis bajas disminuyen la

intranquilidad, la tensión emocional y la ansiedad sin

mermar ostensiblemente la percepción sensorial y el

estado de alerta; dosis medias provocan calma o

somnolencia (sedación); dosis altas, sueño (hipnosis

farmacológica); y dosis mayores, inconsciencia,

anestesia quirúrgica, coma y depresión fatal en las

funciones respiratoria y cardiaca.

En 1853 se introdujo la primera sustancia promovida

específicamente como sedante y poco después

como hipnótico: el bromuro. Poco después

se popularizó el hidrato de cloral.

Ello cambiaría cuando empezaron

a comercializarse los primeros barbitúricos. Aunque la

primera molécula barbitúrica derivada de la urea se

había sintetizado en 1863, su inusitado éxito propició

la síntesis de más de 2000 derivados, 50 de los cuales

fueron aprobados para su empleo clínico,

aunque la mayoría han caído en desuso

debido a sus efectos secundarios indeseables.

Con respecto al uso terapéutico de la cocaína,

Sigmund Freud la utilizó en terapia, la experimentó

en sí mismo y escribió algunos textos al respecto.

En 1884, publicó un artículo titulado “Sobre la Coca”

y el resto de sus pensamientos al respecto

están recolectados en el libro Cocaine papers.

En principio la consideró apta para utilizarse en seis

campos terapéuticos:

“como estimulante, paratrastornos gástricos,

para la caquexia, para curar morfinómanos y

alcohólicos, para el tratamiento del asma,

como afrodisiaco y en aplicaciones locales

como anestésico”

(Citado en Escohotado, 1995: 74).

Cuando se descubrió su potencial adictivo,

Freud no vaciló en rectificar sus apreciaciones,

sin llegar a caer en el extremo de desaconsejar su uso.

Escohotado cita en su Historia un artículo de Scheidt

acerca de Freud y su uso personal de este psicoactivo

durante la época en que concibió sus primeras teorías.

Según el autor, la cocaína habría sido la responsable

de desviarlo de un sendero académico habitual

para orientarlo hacia “investigaciones de una

originalidad revolucionaria”. En  sus páginas

“mantiene que la euforia cocaínica contribuyó

considerablemente a su teoría de la vida psíquica:

tal como las culturas primitivas se sirven de drogas

para poner al individuo en contacto con lo

numinoso,Freud habría utilizado la cocaína

para entrar en contacto con lo inconsciente

(Escohotado, 1995: 74).

Según Carneiro (2002), después de Freud,

la "toxicomanía" se volvió una categoría clínica

autónoma asociada a la sexualidad porque él

consideraba la masturbación como algo negativo,

originador de neurosis y posteriormente, sus

seguidores, elaboraron una teoría general de la

toxicomanía asociándola a una patología de

“regresión libidinal” en la cual hay una importancia

del erotismo oral y una relación estrecha con la

homosexualidad. De acuerdo con esos autores las

drogas desgenitalizarían la libido provocando un

cortocircuito en el sujeto con deseo, que se sumergiría

en un desorden de tipo narcisista en busca de un

placer auto-erótico que al extremo llevaría a una

ruptura con el otro, encerrándose en un placer solitario.

Así vemos que las imágenes actuales asociadas a

las drogas, a los "adictos" y a los traficantes se

conectan con un miedo muy profundo,

el de la pérdida de conciencia y auto-control.

De ahí resurge el paradigma del control,

de la abstinencia y de la negación del placer.

En Estados Unidos, donde confluimos humanamente

tantas culturas con ideologías, religiones y hábitos

psicoactivos diferentes, fue donde gestamos la

prohibición internacional de

la coca, los opiáceos y la marihuana.

Así como la prohibición temporal del alcohol.

Durante la segunda mitad del siglo XIX,

los sectores más conservadores de la sociedad se

dieron a la tarea de organizar distintas asociaciones

promotoras de la templanza y el deber cristiano.

En 1869 se fundó el Prohibition Party, que pronto

logró controlar varios senados y ligas dedicadas a

la defensa del decoro y la sobriedad como la

Women's State Temperance Society.

Todas estas agrupaciones tienen en común su

aversión por el alcohol y otras drogas psicoactivas

a las que relacionan con ciertos grupos étnicos.

Negros "cocainizados", irlandese "borrachos",

mexicanos "mariguanos", chinos

"en infames fumaderos de opio"....

Grupos a quienes se atribuyen problemas como

el desempleo, la sedición y la violencia.

Tal como lo advierte Antonio Escohotado,

la invención decisiva de este periodo es la

penitenciaria, algo desconocido hasta entonces

en todo el ámbito occidental, donde lo único que se

utiliza entonces es la detención preventiva antes de

la celebración del juicio.

El primer centro penitenciario se funda debido

a una sociedad filantrópica cuáquera cuya meta es:

"lograr la salvación por el aislamiento en una celda,

la oración y la abstinencia total de bebidas alcohólicas"

(Escohotado, 1995: 133).

Mediante la estratégica inclusión de esta prohibición

en la firma de los Tratados de Versalles

con los que concluyó nuestra Primera Guerra Mundial,

convertimos esta prohibición estadounidense en

internacional, ya que todos los países integrantes

de la ONU (con muy pocas y notables excepciones)

nos vimos en obligación de suscribirla.

Posteriormente, cuando la Ley Seca entra en vigor

para prohibir la venta de alcohol en 1919

miles de médicos, dueños de droguerías y

farmacéuticos solicitan licencias para recetar y vender

bebidas alcohólicas. La vieja serie de Los Intocables

ilustra con bastante fidelidad la creación de las

primeras mafias dedicadas a usufructuar

la ilegalización de una droga.

En 1923, a tres años de la prohibición,

hay ya todo un sindicato del crimen organizado que

irá afianzándose durante los años sucesivos.

En 1928, a ocho años de la prohibición, hay más de

100,00 terapeutas inscritos en el registro especial

para expender alcohol y están ganando el equivalente

al 100% de lo no percibido por el Tesoro por concepto

de impuesto sobre alcohol. En 1932, a doce años de

la prohibición, hay ya casi 30,000 personas muertas

por beber alcohol metílico y otras adulteraciones

venenosas, y hay 100,000 consumidores

con lesiones permanentes como ceguera o parálisis.

Finalmente en 1933, se deroga la prohibición.

Aquí se observa que los prohibicionistas se identifican

con los sentimientos de los inquisidores y los

manifiestan nuevamente hacia los consumidores

de psicoactivos de su época.

______________________________

próximas actividades

BLOQUE TEMÁTICO 3
PSICOLOGÍA Y MEDITACIÓN

ACTIVIDADES PRESENCIALES

Sábado 9 de noviembre
Meditación con los Animales de Poder
bajo los efectos del Wachuma
en el Estado de México

Miércoles 14 y Viernes 23 noviembre
PRESENTACIONES EN LA UNAM Y LA ENAHA

Miércoles 21 de noviembre
WEBINAR

Karina Malpica e Ibrahim Gabriell
Resultados preliminares de la encuesta
de Iniciaciones con Psiquedélicos

______________________________

±

Una introducción a la medicina psicodélica

Por Ibrah Gabriell

Es mayormente conocido a nivel colectivo que sobre los compuestos psicodélicos existe un poderoso halo de estigmatización.

Cuando pensamos en estas sustancias se nos viene a la mente la contracultura de los años sesentas, o bien, infinidad de clichés y estereotipos que son frecuentemente reforzados por los medios masivos de comunicación alrededor de conceptualizaciones obsoletas tales como el propio término “alucinógeno”, el cual es utilizado a menudo por científicos del establishment para referirse a estas sustancias.

Lo cierto es que tanto gobiernos, medios de comunicación y la propia comunidad científica encabezada por la industria farmacéutica se han dedicado durante las últimas décadas a censurar la mayoría de iniciativas que buscaban investigar rigurosamente los efectos de los compuestos psicodélicos.

Actualmente gran parte de la psicología (y de la ciencia en general), excluye fenómenos e información proveniente de los estados no ordinarios de conciencia. No obstante, si hemos de contar con una ciencia de la mente completa, lo lógico es que debamos de integrar la mayor cantidad de información proveniente de todos los estados de consciencia, incluyendo al ordinario (vigilia) y otros no ordinarios (sueños, estados psicodélicos, experiencias místicas, fenómenos transpersonales).

Tras la declaración de la mayor parte de las sustancias psicodélicas como ilegales, el acceso a estas ha sido bloqueado, esto paralelamente daña la capacidad de producir experiencias profundamente importantes para el ser humano, el prohibicionismo al que están sujetas estas sustancias puede ser visto como un experimento de ingeniería social cuyas leyes son inaplicables, ineficaces, insalubres, inmorales, antieconómicas, anticientíficas, y antiecológicas.

En la actualidad, escuelas de medicina, clínicas y laboratorios de medicina y biología alrededor del mundo han concluido que las experiencias místicas o transpersonales inducidas por estas sustancias, sirven como la principal variable de investigación para la curación y/o el cambio de actitudes.

El éxito de las experiencias de consciencia unitiva que propician las sustancias psicodélicas puede verse reflejado en diversos estudios para el tratamiento de la ansiedad, depresión, diferentes tipos de adicciones, psicosis, neurosis, autismo o el trastorno de estrés postraumático (TEPT), esto conduce paulatina pero sólidamente a una cada vez mayor aceptación social de estas sustancias y experiencias, las cuales han sido históricamente objeto de hostilidad por parte de la psicología y la psiquiatría ortodoxa.

Por ejemplo, recientemente la neurociencia ha demostrado que psicodélicos como la psilocibina, administrados en un adecuado entorno pueden incrementar los niveles endógenos de glutamato extracelular, generando así un aumento en el factor neurotrófico cerebral, uno de los elementos clave para la neurogenesis, o sea, un mejoramiento de la plasticidad cerebral.

La neuroplasticidad ligada a los estados psicodélicos puede también ser entendida como resultado de un fenómeno llamado psicointegración.

Este concepto sugiere que al ser análogos de la serotonina, los psicodélicos modulan no sólo un proceso cerebral específico, sino varias actividades de diferentes neurotransmisores.

Esto produce una integración entre la estructura cerebral del tálamo, que regula el flujo de información del sistema nervioso, y el córtex, que interpreta emocionalmente dicha información.

Cabe señalar que tanto el tálamo como el córtex hacen uso de los circuitos serotoninérgicos, lo cual sugiere que las experiencias con psicodélicos, al estimular estos circuitos, mejoran en términos generales los procesos de comunicación cerebral.

La serotonina es uno de los neurotransmisores más básicos para cualquier vertebrado; encargándose del procesamiento de funciones relacionadas con el metabolismo, estado de ánimo, temperatura corporal, reposo nocturno y concentración.

La serotonina y el LSD (un conocido compuesto psicodélico), junto al medicamento antipsicótico Thorazine (clorpromazina), son considerados el trípode científico sobre el cual se sostiene la moderna psiquiatría biológica, el actual modelo para el estudio científico del funcionamiento mental.

Como hemos visto, las sustancias psicodélicas guardan una importancia enorme en el desarrollo de procesos psíquicos de sanación. Cabe recordar que hace unos pocos años un grupo de investigadores suizos del Hospital Universitario de Psiquiatría en Zurich, propusieron formalmente retomar el uso de diversos psicoactivos como el LSD o la psilocibina, para ser aprovechados en el combate a la depresión, ansiedad y a ciertos desordenes compulsivos, así como malestares crónicos.

El propio New York Times llego incluso a publicar una nota titulada Hallucinogens Have Doctors Tuning In Again (Los doctores se vuelven a conectar a través de los alucinógenos). Siendo a partir de estos antecedentes que se empezó a generar una serie de estudios respaldados por prestigiadas instituciones.

Ahora veamos brevemente cinco beneficios médicos y científicamente comprobados de los psicodélicos:

· Alcoholismo: En el caso de la adicción al alcohol existen investigaciones que confirmaron que 536 pacientes lograron neutralizar su adicción con una sola dosis de este psicodélico. El 56% de los que fueron asistidos con este tratamiento superaron su adicción en comparación con el 38% de las personas que fueron tratados por vías más convencionales.

· Pacientes terminales con cáncer: Los psicodélicos si bien no combaten directamente al cáncer, si demostraron ser altamente eficaces para tratar la angustia provocada por la proximidad de la muerte. Médicos de reconocidas instituciones como el Centro Médico de la Universidad de California, la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, el Centro Médico de Johns Hopkins, entre otras, investigaron diferentes sustancias psicodélicas con enfermos terminales para analizar cómo inciden estas en la forma que tiene el paciente de afrontar su muerte. La psilocibina, el MDMA (éxtasis) y el LSD demostraron reducir la depresión y ansiedad.

· Ansiedad y depresión: el uso terapéutico de compuestos como la psilocibina probo ser altamente efectivo en el tratamiento de estos desórdenes, los cuales, dicho sea de paso, son dos de los principales males que más aquejan a las sociedades modernas.

· Migrañas crónicas: también conocidas como 'jaquecas suicidas', han sido tratadas de forma experimental con psilocibina, obteniendo resultados más efectivos que aquellos conseguidos por los usuales fármacos. Investigadores de la Universidad de Harvard y el Hospital McLean se encuentran desarrollando una píldora, Bol-148, que incluye el LSD como ingrediente, que podría combatir este intenso formato de dolores de cabeza.

· Trastornos de estrés post-traumático: es bien sabido que las experiencias traumáticas generan una forma específica de estrés que puede manifestarse en un sin número de efectos negativos en la salud del cuerpo y la mente. El uso de MDMA ha probado ser considerablemente benéfico para personas que han sufrido episodios traumáticos de este tipo, por ejemplo, violaciones sexuales.

Ante este inminente reencuentro entre la medicina moderna y los compuestos psicodélicos podemos presenciar una gran oportunidad para re-sacralizar el uso de estas sustancias tras décadas de acudir a ellas solo a través del mercado negro.

Los psicodélicos no deben ser excluidos de la vida social como si fuesen sustancias toxicas o dañinas, ni tampoco deben ser tratados como sustancias bajo modas pasajeras. Sencillamente estamos en el momento justo para reconocerlos como poderosos catalizadores de auto conocimiento, capaces de conducirnos a una sanación a través de los diferentes niveles del ser, en otras palabras, son herramientas que la medicina y los pacientes no pueden rechazar.

______________________________

±

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Para qué sirven los sueños lúcidos

y cómo conseguirlos?

Tener un sueños lúcido significa que estás

conciente de estar soñando, dutante el sueño.

Prácticamente todos los que recuerdan sus sueños,

recuerdan también haber estado temporalmente

lúcidos por lo menos en alguno de ellos.

Quienes practican y consiguen sueños lúcidos

con regularidad se auto denominan onironautas.

El doctor Denholm Aspy de la Facultad de Psicología

de la Universidad de Adelaide, Australia, realizó un

estudio en el que probó un método de tres pasos para

conseguirlos de manera regular.

1. Prueba de realidad

Pregúntate varias veces al día (mínimo 5)

si estás dormid@ o despiert@.

Revisa luego tu entorno para comprobar si estás

en la realidad diurna o en medio de un viaje onírico.

Una vez que te acostumbres, aplicarás esta práctica

dentro del sueño de forma involuntaria y ahí podrás

tomar consciencia de que estás soñando.

2. Duérmete y despiértate 5 horas después

Permanece despierto un breve periodo de tiempo

antes de volver a dormirte y, de esa forma,

conseguirás entrar directamente en la fase REM,

momento en el cual es más probable que

ocurra un sueño.

3. MILD

Estas siglas, en inglés, sirven para señalar la

"inducción mnemotécnica de los sueños lúcidos".

La cuestión es que, al despertarnos después de 5

horas, debes ser muy conscientes de que te estás

‘volviendo a dormir’ y, debes repetir la frase:

“La próxima vez que esté soñando,

me daré cuenta de que estoy soñando”.

Los resultados del estudio fueron muy positivos,

el 17% consiguió con éxito tener sueños lúcidos

desde la primera semana.

Los sujetos que se durmieron en los primeros cinco

minutos, consiguieron llegar al sueño lúcido

en un 45% de las ocasiones.

La clave, por lo que se pudo descubrir, es dormirse

lo antes posible una vez que te hayas despertado

después de cinco horas de sueño.

Lo que se consigue con la técnica MILD es activar

la llamada memoria prospectiva, o sea,

nuestra capacidad para recordar cosas

que tenemos que hacer en el futuro.

Recordar de forma constante que tienes

que ser consciente de que estás en un sueño,

hará que, efectivamente, logres tener sueños lúcidos.

Entre sus beneficios tenemos los siguientes:

* Aumenta la capacidad de concentración y la precisión

* Refuerza la memoria

* Estimula la creatividad

* Ayuda a combatir el estrés y la ansiedad

* Propicia experiencias emocionales correctivas

* Acaba con las pesadillas

* Hace que te diviertas!

Para ver algunos ejemplos lee este texto:

Los sueños lucidos y su importancia

de Alejandro Jodorowski

±

______________________________

Si no dispones de mucho tiempo, con

leer linealmente el texto de la clase

tendrás un panorama general.

Y si tienes más tiempo

puedes pasarte un

buen rato

viendo

videos,

abriendo

todos los enlaces

que son las palabras

subrayadas o haciendo

click en todas las imágenes

que siempre te llevarán a algún

otro espacio, a veces aleatoreamente...

Así es que disfruta tu clase, disfruta de

tus compañeros y de tus profesores.

Navega segur@

Navega informad@

______________________________

ATENCIÓN:

LAS CLASES DE NUESTRO

HAY QUE RETRIBUIRLAS CON

INTERCAMBIO ECONÓMICO

(100 DÓLARES ANUALES)

O CON TRABAJO

VOLUNTARIO.

POR FAVOR

INSCRÍBETE

COMO ESTUDIANTE,

PATROCINADOR O

VOLUNTARIO.

GRACIAS!

Ir a la clase 0

Ir a la clase 1

Ir a la clase 2

Ir a la clase 3

Ir a la clase 4

Ir a la clase 5

Regresar a la página principal del círculo

______________________________