memorias

- Ricardo Sala

Palabras de bienvenida al V Congreso

Conferencia Magistral 1

- Froylán Enciso

Drogas e imperios, de las plantas sagradas
a las moléculas psicoactivas: reflexiones iniciales

El auge comercial del Océano Pacífico como
origen del tráfico de drogas en Sinaloa

Mesa 1 Arqueología y etnohistoria
de las plantas sagradas

Peyote y estafiate en la entonces villa de
Aguascalientes y su persecución por el tribunal
del Santo Oficio de la Inquisición

- Lic. Rosa Verónica Gómez

La Iboga es el Nuevo Marfil

- Mtra. Laura Imelda Charles Lara

El peyote, planta sagrada para unos,
fantasía para otros

Mesa 2 Arqueología y etnohistoria
de las plantas sagradas

- Dra. Beatriz Labate

Reflexiones sobre el uso contemporáneo
del kambô (Phillomedusa bicolor)

- María Guadalupe Ramírez Ramos

Los usos recreativos del consumo de mariguana en la Sierra Otomí-Tepehua: proceso de migración y aculturación

Mesa 3 Auge y caída de la Prohibición
en el nuevo orden global

- Doctorando Hugo Óscar Granja Pérez

Transición normativa de las drogas en México:
de la regulación sanitaria a la prohibición criminal
(1841-1968)

- Lic. Karina Malpica Valadez

La coyuntura política internacional para
#FinalizarLaGuerraContraLasDrogas

Mesa 4 Drogas y Consumos problemáticos

- Víctor Hugo Silva Chávez

Contradiscursos entorno a los estigmas a
jóvenes pandilleros y la drogodependencia


Mesa 5 Violencia e inseguridad en México
derivadas del narcotráfico

- Mtro. Rodrigo Marcial Jiménez

Muertes, mausoleos y traficantes de drogas en Sinaloa

- Jesús Christian Bustos García

Jóvenes estigmatizados: La violencia provocada por la violencia

- Alejandro Tlacaelel Ramírez de León

Homicidios en el contexto de la Guerra a las Drogas en México, su comportamiento municipal y su relación con la desigualdad

Mesa 6 Usuarios libres y asociados: derechos, costumbres y abusos

- Lic. Gabriel Eduardo Estrada Martínez

Plantas sagradas un convento de conocimiento

- Jorge Antonio Haro González

Cultura cannábica en el México contemporáneo

Panel I - El Guerrero de las drogas

- Olmo Canales Tello

Presentación del panel

- Mtra. Florencia Mercado Vivanco

Comunidades indígenas de Guerrero,
entre el capitalismo formal e informal

La Historia Sistémica de las Drogas

TALLER II - Nierika
Loizaga-Velder y Armando Loizaga Pazzi

El potencial terapéutico de los
psicodélicos en la psicoterapia

TALLER III - Interdisciplinario Farmacolectivo

Reingeniería Cultural Triptaminica

- Jesús Gil e Ibrahim Gabriell

TALLER V - Espolea, ReverdeSer y CUPIHD

PAS (Proyecto Análisis de Sustancias)

- Fany Pineda Miranda, Miguel Bencomo Cruz, Brun González Aguilar, Miguel Villegas Ortega y Gabriel Amezcua

poster

 

poster

 

poster

heder

 

Palabras de bienvenida
V Congreso Historia y práctica de las drogas

Ricardo Sala

Justo ayer en la oficina de CUPIHD en Coyoacán, mientras Joel Anaya y Aldo Contró terminaban de ultimar detalles para la producción de este V Congreso, Historia y práctica de las drogas, de las Plantas Sagradas a las Moléculas Psicoactivas, comentaron que, de pronto, se sentían como en medio de un Llamado a las Tribus. Sonido de cuernos, allá se escucha que vienen los de Chiapas. Conchas marinas, por allá entre los volcanes se vienen asomando los de Puebla, acá vienen los de Mindsurf, por acá venimos llegando los de CUPIHD, los de la Biblioteca Cannábica, los de Seisyc, los de Espolea, los de ReverdeSer...

Venimos a platicar con muchísimo respeto sobre nuestras prácticas, las Prácticas Prohibidas hoy, pero que hace apenas cincuenta, cien, doscientos o quinientos años, nos hacían Tribus, Pueblos, Humanidad. Hasta que llegaron las Convenciones Internacionales que condenan a las drogas. A las plantas, a las moléculas... Las Convenciones Internacionales que Fiscalizan. Llegó la Fiscalización de las Drogas.

Yo les pregunto a estos “Fiscalizadores de Estupefacientes”, qué tal si el asunto no son las plantas, sino las prácticas con las plantas.

Qué tal si el asunto no es la molécula, sino la combinación con otras moléculas, la dosis, el contexto, la vía de administración, si se usa en solitario o en colectividad, el ritual, el ayuno previo, el método, la preparación anticipada, la intencionalidad...

Es decir, Las Prácticas.

Y qué tal si el problema no son todas las prácticas, sino las malas prácticas: El Estado, las instituciones, el régimen de prohibición, el paradigma de Guerra contra las drogas, que se niega la oportunidad de acercarse a las Buenas Prácticas. Porque para los Prohibicionistas, las prácticas no deben de existir.

Y qué pasa cuando NO nos permitimos acercarnos a las prácticas. Cómo vamos a conocer todo lo que hay ahí, cómo vamos a contribuir junto con la sociedad, a comprender y a guiar por caminos que reduzcan riesgos y daños, si primero no se atienden, y entienden, las prácticas.

Pero ¿fiscalizar? Las prácticas no se pueden fiscalizar.

Acaso podríamos hablar de fiscalizar, no para reducir a punta de balazos la oferta, o para reducir con cárcel y exclusión la demanda, sino para modificar las malas prácticas que dañan o que representan demasiado riesgo.

Acaso podríamos hablar de fiscalizar, no para eliminar a las plantas y a las drogas de la faz de la tierra, sino para eliminar las malas prácticas que conducen a la muerte de población joven.

La ONU o el gobierno mexicano intentando fiscalizar la existencia de las drogas es, la peor de las prácticas. La práctica que más muertes de población joven genera, más incluso que la práctica de conducir en estado de ebriedad. Además de generar corrupción y destrucción del tejido social.

Al contrario, la Ciudadanía, Nosotros vamos a fiscalizarlos a ellos. Hemos fiscalizado, estamos fiscalizando y seguiremos fiscalizando las malas prácticas de la Junta Internacional para la Fiscalización de Estupefacientes, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, del Régimen de Prohibición y todos sus órganos, del Gobierno de los Estados Unidos, del Gobierno mexicano, de la PGR, de los cuerpos policiacos municipales, estatales y federales.

Las prácticas solo las podemos fiscalizar nosotros. La ciudadanía que está cerca de las prácticas. Con nuestra gente, nuestros seres queridos, nuestros aliados, nuestros comunicadores, nuestros científicos, nuestros investigadores, nuestros trabajadores sociales, nuestros médicos alópatas y alternativos, nuestras tribus, nuestras redes. Y con nuestras instituciones, cuando quieran atender y entender nuestras prácticas. Somos nosotros, quienes nos brindamos soporte para la navegación psicoactiva provechosa. Nosotros, quienes nos procuramos la reducción de riesgos y daños. Nosotros, que estamos en un viaje de conocimiento para conocer las prácticas que más nos integran, como individuos, y como colectividad, por la Salud.

Bienvenidos ciudadanos, bienvenidos investigadores, bienvenidos practicantes, a la Quinta emisión del Congreso Historia y Prácticas de las drogas.

Muchas gracias.

Ricardo Sala, 25 de marzo de 2015.

ENAH

 

*Datos del autor:
Correo: [email protected]
Web: www.drogasmexico.org

footer

 

Conferencia Magistral 1

heder

 

El auge comercial del Océano Pacífico como
origen del tráfico de drogas en Sinaloa

Froylán Enciso*

Síntesis

A diferencia de muchos historiadores y científicos políticos que articulan sus argumentos mediante la deducción con base en teorías, la idea de que el auge comercial del Océano Pacífico durante la segunda mitad de siglo XIX explicaba el inicio del contrabando de drogas en mi natal Sinaloa se me ocurrió de manera deductiva, mientras trataba de confrontar los mitos fundacional del narcotráfico mexicano con una serie de documentos que colecté en archivos.

Desde que inicié mis investigaciones hace algunos años, sabía que gran parte de la literatura sinaloense sobre el narcotráfico y, por extensión, la literatura nacional sobre el tema achacaba a los migrantes chinos el inicio de la producción de opio y achacaba el aumento del contrabando de drogas a un supuesto pacto secreto entre los gobiernos de México y Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial para abastecer con morfina sinaloense el frente de batalla aliado. Sin embargo, los expedientes judiciales de los años 1920 que encontré en Sinaloa, me mostraban que los chinos, durante el inicio de la prohibición de ciertas drogas en México, eran aprehendidos con contrabandos muy menores, quizá para su propio consumo o de amigos y familiares en Sinaloa y estados vecinos, especialmente Mexicali, Baja California. Y, peor aún, la manera en que actuaban las autoridades policíacas y judiciales mostraban que, más que combatir los supuestos problemas ocasionados por el consumo de opio de los chinos, la persecución de sus contrabandos era un pretexto para desplegar el atroz racismo antichino que se tenía en aquella época y seguimos teniendo en México.

Además, me encontré con que, en los años 1920, quienes más contrabandeaban drogas no eran los chinos, sino casas comerciales, empresas de transporte, compañías farmacéuticas estadounidenses como la Pacific Drug Compañy de Seattle, la Wells Fargo y Langley and Michaels de California que enviaban drogas desde China o India hacia Mazatlán vía San Francisco. Estos documentos agregaron a mi crisis sobre el mito del supuesto origen chino de las drogas sinaloenses, la crisis del mito de que el narcotráfico inició con un pacto gubernamental durante la Segunda Guerra Mundial. Ya Luis Astorga había dicho que el mentado pacto no existía, pero mis fuentes hablaban de algo que iba más allá de la muerte de estos mitos. El contrabando de drogas inició mucho antes en Sinaloa y los estadounidenses tuvieron un papel fundacional.

La confrontación de las fuentes de archivos con el mito chino y el mito del complot estadounidenses me enfrentaron así a preguntas que no parecían fáciles de contestar:

Para superar el racismo antichino, ¿no habría que averiguar cómo es que los chinos se volvieron aficionados al opio? ¿No habría saber más sobre su lugar de origen y cómo llegaron a Sinaloa? ¿Cómo es que habían importado junto con su migración las semillas y el conocimiento sobre la producción y el consumo de opio?

Para superar la teoría de la conspiración del pacto con Estados Unidos para producir morfina, ¿no habría que indagar más en los contrabandos anteriores a estos años? ¿por qué una empresa de transporte o farmacéutica estadounidense tenía negocios con los boticarios sinaloenses? ¿cómo aprendieron los sinaloenses que las empresa estadounidenses podían enviarles estas sustancias?

Y más complicado que todos esto ¿cómo articular un argumento en que se comprendieran estas conexiones de lugares tan improbables, pero conectados en mis fuentes, como India, Shangai, Cantón, Yokohama, San Francisco, Seattle y Mazatlán?     

Como buen lector de Braudel y mejor mazatleco, me percaté de que las conexiones que buscaba estaban en el Océano Pacífico. El secreto que guardaban mis fuentes sobre contrabandistas de los años 1920 tenían antecedentes en la intensificación del comercio en el Pacífico luego de las Guerras del Opio y la conexión comercial de Estados Unidos con China tras la fiebre del oro en California. Esta serie de hechos estaban detrás como antecedente y causa del narcotráfico. O, dicho más preciso, el auge comercial del Pacífico en San Francisco fue el evento más importante para el inicio del tráfico de drogas en Sinaloa, porque permitió la inmigración china y su conocimiento sobre opio, y de las farmacéuticas estadounidenses y sus droguistas con conocimientos y productos patentados.

Estas consideraciones que aquí se las explico de manera muy sencilla, aunque su articulación fuera bastante complicada, me ayudaron a narrar la historia del vínculo chino con el origen del contrabando de drogas en Sinaloa de manera más compleja. Entre los argumentos a los que llegué mediante estas narrativas, resalta que la criminalización del consumo de opio de los chinos tuvo su origen en la idea de que los trabajadores migrantes de China y sus productos atraían enfermedades epidémicas, cuya dispersión era el mal más temido en los nodos comerciales del Pacífico en el siglo XIX.

La integración de los chinos a la sociedad sinaloense vino acompañada de la regulación de su consumo de opio, lo que nubló el hecho de que la producción de opio para su consumo no causaba graves problemas; que ellos no eran los únicos consumidores de opio, y que ellos no eran los principales beneficiarios del comercio global de opio que pasaba por Sinaloa. Estos silencios provocaron que el origen del narcotráfico contemporáneo se atribuyera a los migrantes chinos, lo que implicaba la negación de que otros personajes locales y del comercio internacional del Pacífico, principalmente estadounidenses y europeos, participaran de la difusión del consumo, la producción y el comercio de drogas desde el siglo XIX.

La segunda serie de ideas que logré articular, gracias a que llegué a comprender la influencia del auge comercial del Pacífico, se relaciona con el hecho de que la migración de estadounidenses en ese periodo contribuyó a la difusión de drogas como los barbitúricos y la morfina —muy diferentes del opio, herencia del imperialismo británico y sus guerras en China. Estas drogas venían acompañadas de una ideología de autoridad médica europea que justificaba su uso por encima de intereses comerciales e ideas indígenas y orientales sobre la salud. Estas migraciones e ideas viajeras permitieron la intensificación del comercio farmacéutico transnacional en Sinaloa, lo que fue condición necesaria para que varias empresas estadounidenses como la Wells Fargo, la Pacific Drug Company de Seattle, la Langley & Michaels Company de San Francisco y sus socios locales contrabandearan semilla de marihuana y drogas medicinales a Sinaloa como parte de su estrategia de expansión a principios del siglo XX. El aumento de las restricciones para importar medicinas de patente y opio para fines medicinales, de esparcimiento y socialización, apoyadas por el gobierno de Estados Unidos, asentó el contrabando en el incipiente mercado local de drogas en Sinaloa, mediante redes comerciales, de producción y consumo que incluían a grandes mercaderes, marineros, vaporinos, boticarios, políticos y consumidores locales, en los años 1920. Y es la narración de los hechos lo que mejor refleja el poder de los flujos comerciales de drogas que se han mantenido en Sinaloa desde aquellos años, a pesar de innumerables intentos del Estado por frenarlos.

 

*Datos del autor:

Froylan Enciso
Es un historiador y periodista mazatleco. Tiene una licenciatura en relaciones internacionales por El Colegio de México y es candidato a doctor por la State University of New York-Stony Brook.
Correo: [email protected]
Facebook: www.facebook.com/froylansoyprole.enciso

footer

Mensaje de Froylán Enciso al Congreso

heder

Drogas e imperios, de las plantas sagradas
a las moléculas psicoactivas: reflexiones iniciales

 

Froylán Enciso*

Si hiciéramos el ejercicio de sintetizar el discurso histórico de larga duración que, quizá sin querer, estamos implicando los más de 70 presentadores de este congreso “De las plantas sagradas a las moléculas psicoactivas”, una posibilidad sería ver nuestros trabajos como pequeñas piezas para entender los efectos de los tres imperialismos de y sobre drogas que han influido en América Latina desde la invasión española de 1492. De hecho, mi trabajo sobre el contrabando de drogas en Sinaloa tiene el modesto objetivo de llenar huecos en nuestra compresión de las continuidades y cambios, alcances y limitación de la larga marcha de nuestra historia desde el imperialismo espiritual antienteogenos español en la colonia, pasando por el imperialismo farmacológico europeo del siglo XIX hasta el imperialismo prohibicionista global de Estados Unidos en el siglo XX. 

El primer narcoimperialismo —llamémosle así para usar un sufijo que en nuestros días incluye el comercio, la política y cultura de las drogas ilícitas y su consumo— fue el español. Los presentadores que compartirán trabajos sobre el peyote, el estafiate, las daturas, la salvia y otras sustancia usadas por los pueblos originales de América, en este Congreso, tratan un tema directamente relacionado con el papel de las drogas durante la llamada conquista espiritual de los indios. Para muestra basta mencionar el Edicto del Peyote de 1620, que reguló estos y otros consumos que no hemos terminado de entender después de 400 años.

Asimismo, María Guadalupe Ramos presenta un trabajo que se inscribe en la transición entre el narcoimperialismo español y el farmacológico europeo: el caso del proceso de aculturación y migración del consumo de la marihuana en la región Otomí-Tepehua. La dispersión de la producción de marihuana o cáñamo promovida por la corona española en la colonia, al parecer, inició la invención de nuevo usos para esta planta que, en el siglo XIX, fue evaluada con estándares científicos europeos que terminaron por “patologizarla”, con el propósito de salvaguardar intereses económicos.

En términos simples, el narcoimperialismo farmacológico europeo del siglo XIX sustituyó la pugnas espirituales alrededor de plantas por conocimiento científico que tenía como fin último proteger el comercio  de alcaloides inventados en Alemania e Inglaterra y comercializados por empresas farmacéuticas del continente viejo. La defensa del comercio imperial europeo de estas drogas/medicinas, en que estuvieron incluidas la cocaína, la morfina y la heroína, implicó dos aspectos: 1) crear los mecanismo de regulación disciplinaria y de supervisión comercial y del consumo, para que no se permitiera la sustitución de sus alcaloides por remedios boticarios o caseros o por plantas sagradas, a la vez que se patologizaban las consecuencias del uso de estas medicinas —especialmente, la dependencia que podían llegar a causar—, mediante la invención de nuevas enfermedades como la morfiomanía, el cocainismo o la toxicomanía, lo que hoy conocemos como la drogadicción, y 2) el control de los insumos de la industria farmacéuticas para evitar las falsificaciones o los usos no supervisados y regulados de las drogas.

La transición entre estas plantas sagradas, como espacio de pugna de ideas de lo sagrado, hacia la regulación científica y sanitarias de las moléculas psicoactivas del mercado farmacológico, es decir  de los alcaloides europeos, como espacio de pugna por la salud/enfermedad será el principal antecedente y trasfondo, por ejemplo, del trabajo de Hugo Oscar Granja Pérez sobre la transición que sufrieron algunos drogas hacia lo que él llama la “prohibición criminal”. Mi trabajo sobre el auge comercial del Océano Pacífico —mediado por estas regulaciones sanitarias de la segunda mitad del siglo XIX y que mutaron en prohibiciones durante la primera mitad del siglo XX— es el complemento, desde la economía global, para entender qué intereses estaban detrás de estos procesos normativos que estudia Granja Pérez.

La inclusión del ámbito comercial en esta larga marcha es fundamental para poner en perspectiva y entender el narcoimperialismo estadounidense y sus prohibiciones criminales y criminalizadoras. Sobre este aspecto, frecuentemente olvidado en los estudios mexicanos sobre drogas, el historiador estadounidense Willam McAllister, quien ha estudiado a detalle los aspectos de su diplomacia en drogas de Estados Unidos, recomienda que veamos el narcoimperialismo estadounidense del siglo XX como un sistema de control de ciertas drogas y no de prohibición que inició desde la reunión de Shangai sobre opio en 1909 y se consolidó con la Segunda Guerra Mundial.

McAllister hace hincapié en la palabra “control”, porque desde el inicio los diplomáticos estadounidenses evadían hablar del consumo de drogas. Su objetivo real no era que las drogas desaparecieran o controlar su demanda, sino controlar la producción u oferta para —yo agregaría— beneficiar a ciertos actores comerciales y burocráticos de la metrópolis del narcoimperio. Según McAllister, si el sistema de control impulsado desde Estados Unidos se hubiera instrumentado como se preveía en el ideal, los precios de las medicinas lícitas se hubieran ido a las nubes.

En palabras de McAllister, “un enigma está integrado en el sistema: el objetivo es fabricar suficientes sustancias útiles para abastecer las necesidades médicas a un precio razonable, al tiempo que se previene el exceso de capacidad, lo que es necesario para mantener el precio bajo y evitar que se desvíen hacia el tráfico ilícito”.(1) El sistema de control de la oferta de drogas del narcoimperialismo estadounidense, como queda claro en el programa del Congreso, ha tenido innumerables víctimas.

Como implica McAllister, desde la formación del sistema de control de drogas, los consumidores han sido ocultados, silenciados, criminalizados, vejados y manipulados. No es el caso aquí, en este Congreso, en que la voz y la inteligencia del consumidor es la principal fuerza detrás de decenas de ponencias. Quizá debimos poner más énfasis en encontrar ponencias que recobraron la también olvidada voz de los productores, los traficantes y las víctimas de la violencia del narcoimperialismo estadounidense, aunque supongo que algo hacemos por dar espacio a esas vocen, gracias a los trabajos de Alejandro Tlacaelel Ramírez de León sobre homicidio y desigualdad y en la ponencia de Rodrigo Marcial Jiménez sobre la relación de los traficantes sinaloenses con la muerte.

Con la caracterización del narcoimperialismo de McAllister, empero, no me deja de pesar que, en el programa que se logró armar, no habláramos más de los vínculos entre el sistema global de control de drogas y uno de sus principales beneficiarios: la industria farmacéutica. Supongo que este es un elemento en el que podremos, como comunidad, profundizar en el futuro.

Finalmente, y más allá de los grandes retos intelectuales que se previeron en este congreso, quiero terminar, como el Congreso, con un apunte sobre el activismo y algo en que creo que deberíamos enfocar nuestros esfuerzos en el futuro: pensar en cómo podemos convertir el conocimiento científico y social que estamos acumulando en nociones de responsabilidad histórica y justicia para los millones de afectados por los narcoimperialismos.

Es decir, si ya sabemos y aquí documentaremos con mayor precisión que el narcoimperialismo español con la Corona como su brazo político y económico y la Santa Inquisición como su brazo espiritual y represor provocó una devastación de los pueblos originales de América ¿por qué no se nos ha ocurrido exigirle a la Iglesia católica que, como ocurrió con el holocausto y los excesos de la Inquisición, por decencia se disculpen?

¿No merecen los pueblos indígenas y consumidores de enteógenos en nuestro país reparación de los daños a sus costumbre, su cultura? ¿resarcir los siglos de persecución, aprehensiones y asesinatos justificados por discursos espirituales, farmacológicos y legales injustificados?

Es decir, si ya sabemos que la incorporación de ideales sanitarios europeos y su conocimiento farmacológico, estuvo en la raíz de muchos consumos problemáticos de drogas y en su violenta persecución, ¿por qué no hemos llamado a cuentas a compañías farmacéuticas, como Bayer y Merk, para que asuman su responsabilidad? ¿Por qué no hemos convocado al gremio médico no sólo para avalar políticas alternativas, sino también para reconocer los errores, las violaciones a derechos humanos y discutir su papel en la dispersión de ideas prejuiciosas sobre algunas drogas?

Es decir, si sabemos que el narcoimperialismo estadounidense está detrás de la violencia, la persecución y el estigma del que hemos sido víctimas, ¿por qué seguimos tolerando que su Departamento de Tesoro y otros burócratas en Washington se embolsen los cientos de millones de dólares que incautan a contrabandistas mexicanos en lugar de invertir ese dinero en las comunidades productoras que han destruido y resarcir los daños de consumidores perseguidos y víctimas de la violencia?

Espero que algunas de estas preguntas, reverberen en el ambiente en los próximos días. Espero que disfruten del Congreso, y que, si en el camino, se fuman algún churro o toman algún alguito que sea de planta o sustancia de productor de confianza, para mayor calidad y seguridad. El consumo responsable, como se entiende de lo que he dicho, es un acto rebelde frente a los narcoimperialismo. Sin embargo, el grito de grifos del mundo uníos, compañeros, no es suficiente. Necesitamos hacernos preguntas más informadas, más sofisticadas, más abocadas a la acción, para que eso no se quede en la reivindicación del placer y la salud individual, para que logremos, algún día, poner el placer en la justicia.


1. El original dice: “a conundrum is built into the system: the goal is to manufacture enough useful substances to supply medical need at a reasonable price, while preventing the excess capacity necessary to hold the price down from being diverted into illicit traffic” (William McAllister, “Reflections On a Century of International Drug Control”, disponible en internet).

 

*Datos del autor:

Froylan Enciso
Es un historiador y periodista mazatleco. Tiene una licenciatura en relaciones internacionales por El Colegio de México y es candidato a doctor por la State University of New York-Stony Brook.
Correo: [email protected]
Facebook: www.facebook.com/froylansoyprole.enciso

footer

 

mesa 1

Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas

heder

PEYOTE Y ESTAFIATE, EN LA ENTONCES VILLA DE AGUASCALIENTES Y SU PERSECUCIÓN POR EL TRIBUNAL DEL SANTO OFICIO DE LA INQUISICIÓN

Mtro. José Rodolfo Gutiérrez Medel

El objetivo del presente artículo consiste en dar a conocer el consumo de drogas, principalmente el peyote, la Rosa María y estafiate, en la entonces Villa de Aguascalientes y su persecución por el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición.

El presente estudio se ha realizado con la intención de escuchar las voces de los habitantes de la Villa de Aguascalientes del siglo XVIII, por lo cual se ha recurrido a los archivos, en donde a través de la escritura de los notarios de la inquisición, se ha dejado constancia de la existencia de los propios pobladores de la Villa, dado que un extracto de sus narraciones han quedado plasmadas en las delaciones e interrogatorios de los documentos escritos por el Notario. Pocos son los habitantes de la Villa que han dejado más constancia allá de lo dicho en sus delaciones, dado su acceso a educación limitado y la poca trascendencia de sus actos. 

En una Villa como la de Aguascalientes en el siglo XVIII, de las trasgresiones, la de mayor proporción viene representada por las supersticiones y proposiciones heréticas, y por detrás el doble matrimonio, las solicitaciones y dudas en materia de fe.

Ante hechos como este, es preciso señalar que, al menos en el siglo XVIII, en la Villa de Aguascalientes, la Inquisición perdió su antigua vigencia de persecución de herejes y pureza de la fe y se transformó en una institución controladora de la moralidad pública, encargada de vigilar las ideas avanzadas y que lucha contra las malas costumbres y supersticiones. Menciono lo anterior en virtud de que, al menos en lo que toca a habitantes de la Villa de Aguascalientes, no se tiene referencia de que se haya celebrado algún acto público de fe con el concurso del pueblo, en el que se condenara a los trasgresores, más bien, como veremos más adelante, la condena o castigo, hacía referencia a actos particulares y privados, en donde el Comisario simplemente reprimía al trasgresor, absolviéndolo de sus pecados y rogándoles para que renunciasen de sus creencias, es decir, se convirtió en un acto más discreto.

Las prácticas supersticiosas, en general, son típicas en una sociedad como la novohispana, la cual se vio fuertemente influenciada por cuestiones tradicionales de creencia mágica-religiosa de los aborígenes americanos y el dogmatismo de la religión católica de los españoles. En este tenor, surgió un proceso de aculturación entre las dos sociedades, dando como resultado un sincretismo cultural, en donde era frecuente el hecho de que una persona de casta española acudiera ante algún indígena para que le ayudase a sanar sus males. En los expedientes analizados vemos que frecuentemente se recurría  ante una mujer o algún indígena para el remedio de sus pesadumbres, males y enfermedades.

Según Torquemada (2000: 77) lo que se buscaba en ese época era salud, dinero y amor, dado que “…cuando faltaba todo lo que razonablemente podía hacerse con el fin de alcanzarlos, se recurría a los sortilegios, por si acaso era cierto que sus técnicas surtían efecto.”

La práctica del consumo del peyote, estuvo tan generalizada en el Virreinato de la Nueva España, que el Santo Oficio en la segunda década del siglo XVII, estableció su prohibición a través de un edicto de fecha 19 de junio de 1620, en el cual se condenaba la disposición y uso de la raíz de la cactácea de peyote en el territorio novohispano.

Se tiene conocimiento de la persecución de personas de la Nueva España que consumían el peyote en lugares como Tepoztlán, Santiago de Saltillo, Antequera, Guadalajara, Cholula, Zacaulpam, Pachuca, Zacatecas, Temotla-Chalco, Taxco, Valladolid, Guanajuato, Puebla de los Ángeles, Tepeaca, Atlixco, San Luis Potosí, Real de Chihuahua, San Felipe del Real, Real de los Asientos y Aguascalientes.

La práctica fue tan generalizada que inclusive en Michoacán se realizó una consulta para ver si se podía utilizar dicha cactácea para fines medicinales.
En el presente artículo se procederán a analizar algunas causas llevadas a cabo en la Comisaria de la Villa de Aguascalientes,  relativas a consumo de ciertas drogas.

  • José Manuel Graza y la posesión de la yerba peyote

El 2 de septiembre de 1710 compareció Fray Diego Baldes Gallardo ante el Comisario del Santo Oficio de la Inquisición de la Villa de Aguascalientes, el Licenciado Don Carlos de Andrade y Sotomayor para declarar sobre la posesión de peyote al interno del Convento de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de religiosos descalzos de San Diego.

Fray Diego Baldes denunció que recibió en su convento a Pedro de Adame, al parecer mulato libre, de oficio zapatero y casado en la Villa de Aguascalientes. Pedro de Adame era de baja estatura, regordete, pelo negro y lacio y de buena disposición.

En la delación se menciona que Pedro de Adame al estar en la Ciudad de México, se dio cuenta de la posesión de una bolsita, que contenía la yerba peyote envuelta en diferentes listones de varios colores, misma que era propiedad de José Manuel Graza. Según el propio Pedro, dicha hierva era hembra y macho y que como sabía que dicha yerba era prohibida por el Santo Oficio se la arrebato sin sentir al dicho José.

Al preguntarle Pedro a José sobre el contenido de la dicha bolsita, José le respondió que la variedad de colores en dicha yerba era para atraer las diferentes voluntades. Pedro lo amonestó por portar la yerba, señalándole que era un caso denunciable al Santo Oficio, para que estuviese advertido y que llegando el caso habría que declarar lo antes observado, por lo que José le contesto: “lleno del Santo que este de Dios, que así lo haría”.

Encontrándose Pedro lleno de confusión en su celda conventual, llamó a su confesor Fray Juan Miguel de Oropeza para que viese dicha bolsa con el Peyote  y dijo no conocerla, por lo que Pedro la puso a disposición de Fray Juan Miguel de Oropeza.

Al poco rato, José entró en la celda de Pedro preguntándole sobre el destino de la bolsa.

Ahora procederemos a analizar el consumo de la Marihuana, también conocida en la época colonial como Rosa María.

  • Ignacio de Burgos Castillo y la Rosa María

De lo que se sabe de Ignacio es que, fue vecino de la Villa de Aguascalientes y su edad al momento de declarar era de 40 años.
Compareció ante el Comisario del Santo Oficio, el Doctor Juan Carlos de Casasola y  Miguel de Cobos, como Notario del Santo Oficio, el 6 de junio de 1716  para delatar a un indio y a Pedro el Obrajero por supersticiones con la Rosa María.

Resulta que Ignacio compareció a delatar a las personas antes expresadas en virtud de haber oído el Edicto en el Convento de la Merced que prohibía el consumo de la Rosa María.

Resulta que el indio, del cual no recuerda su nombre, acudió a la Villa de Aguascalientes para curar a Pedro de un achaque que tenía. Para curarlo le dio a beber la Rosa María, por lo que habiéndola bebido, este Pedro quedo privado viendo muchas visiones. Todo lo anterior lo sabe, en virtud de que el dicho Pedro se lo comentó en una plática la cual entablaron cuatro meses atrás.

Comenta que no había acudido antes, dado que desconocía que fuera prohibido por la fe católica y que lo que declaró fue por el celo de la religión católica.

  • Felipe Cayetano y su curación con la Rosa María

En esta segunda delación sobre el uso de la Rosa María, compareció el señor Felipe Cayetano de Siordi, el día 11 de abril de 1714, ante el Cura de la Villa de Aguascalientes, el Doctor Don Juan Carlos de Casasola, en ausencia del Comisario del Santo Oficio y Teniente y Capellán en la Hacienda de Ciénega de Mata, el señor Don Carlos de Andrade.

El señor Felipe Cayetano era de casta español, tenía una edad de 19 años, se encontraba casado y se delataba de supersticiones, argumentando que se encontraba cegado por su deseo de salud.

De su dicho tenemos que, estando muy enfermo en la cama, seis meses atrás, él y su suegra, la señora María Teodora, llamaron al indio Ascencio Caldera para que le curase. Tras una observación, el indio le diagnosticó que dicha enfermedad era producto de un hechizo.

La curación para el señor Felipe Cayetano consistió en inhalar unos cigarros durante toda la noche hasta el amanecer. Durante el tiempo en que se practicaba la dicha curación, el indio encendía velas a ciertas imágenes, se ponía a cantar en lengua indígena y bailaba con dos palitos al son de la guitarra haciendo ciertos gestos. Por último, le dio a beber agua con la Rosa María.

Le comentó que esta práctica la tenía que repetir en un periodo de 6 veces para que surtiera efecto.

Para finalizar con este relato, el dicho Felipe, comenta que sabe que dicho indio ha curado a otras personas bajo la misma forma en la cual lo curo a él y que lo anteriormente relatado, lo declaraba bajo juramento y solicitando el privilegio de la absolución.  El Doctor Don Juan Carlos de Casasola lo reprendió por su falta y le concedió la absolución.

  • Mariana Gonsales y las curaciones supersticiosas

La tercera superstición con la Rosa María fue la de Mariana Gonsales. En este caso, se delato la misma Mariana Gonsales ante el Comisario del Santo Oficio, el Doctor Don Juan Carlos de Casasola el día 2 de abril de 1716. Sabemos a través de la propia delación que Mariana era de casta española, que estuvo casada con Carlos Martínez y se encontraba viuda.

La razón por la que se delato fue por hacer caso de los rumores de una mujer llamada Teodora Terrazas, la cual le había comentado que un indio llamado Calderilla curaba de hechizos y que inclusive había curado a la dicha Teodora y a otras personas de nombre Micaela Murcia y Josefa de Estrada.

Para la curación de las personas, el indio Calderillas les daba a beber la Rosa María y solicitaba como contraprestación ciertos tecomates, platos y velas. 

Finalmente, la dicha Mariana menciona que no conoce al antes dicho indio y que declara lo que es sabido para el descargo de su conciencia, no firmando la delación por no saber firmar, firmando el Comisario del Santo Oficio como constancia.

Ahora procederemos a analizar ciertas conductas supersticiosas con el uso de estafiate, en donde intervienen habitantes de la Villa de Aguascalientes.

Descripción: iztauhyatl.jpg (29 Ko)
Imagen 1. Iztauhiyatl o Estafiate
Fuente: sites.estvideo.net/malinal/i/nahuatlIZTAM.html

  • María de la Concepción y las curaciones con estafiate

Ahora tenemos la declaración de otra india, vecina de la Villa de Aguascalientes. De ella tenemos que se presentó para declarar curaciones supersticiosas con estafiate.

María, tenía treinta años y estaba casada con Lucas de Aguilar, cuyo oficio era de maestro de herrero. Y relata que un día vio a un hombre enfermo al parecer de pulmonía y que un indio llamado Nicolás y su esposa Magdalena, que también india, vecinos del Puesto de la Palma, en esta misma Jurisdicción, habían curado  al enfermo con estafiate. La curación se practicó de la siguiente manera: primero chuparon el dicho estafiate, se lo untaron al enfermo, le colocaron una flecha y le sacaron tierra.

Así mismo declara que después de tal práctica, los curanderos se fueron a la Villa de San Felipe y el enfermo nunca se sano. 

Todo lo declarado lo hace para el descargo de su conciencia y jura que solo esa es la razón que la movió para declarar tal práctica.

  • Ana de Estrada y las supersticiones con el estafiate

Ana de Estrada, siendo citada como testigo de oídas, por el Santo Oficio, compareció como a las 3 de la tarde del día 30 de noviembre de 1730 ante el Comisario del Santo Oficio de la Villa de Aguascalientes, el Bachiller Don Vicente Anastasio Preciado de Elizalde para declarar sobre ficciones supersticiosas. 

De los datos que se tienen de Ana, es que era de casta mulata libre y vivía en el pueblo de indios de Jesús María de los Dolores. 

Don Vicente Anastasio la cuestionó si sabía la razón por lo cual había sido citada a comparecer; contestando la dicha Ana que suponía el porqué de la citación y que consistía en dar respuesta sobre el porqué de su curación.

En su relato nos dice que, tres semanas antes, una india de nombre Pascuala Sánchez, que habitaba en el Mezquital le había dicho que en el ojo de agua de Tepetate, habitaba una Collota de nombre Feliciana, de oficio curandera, la cual había sanado de su mal.

Feliciana con anterioridad había sanado a Pascuala Sánchez de embrujo por envidias con una camisa que estaba cociendo. A razón del embrujo a Pascuala se le había hinchado la pierna.

Para poder sanar a los enfermos, Feliciana les solicitaba que llevaran consigo chocolate, tabaco, papel, copal y velas de cebo como medio de pago.

Para poder curar a Pascuala, Feliciana monto un altar, encendió las velas y las puso en el suelo enfrente del Altar, tomó un arco y una flecha y tocó con ella la boca durante un lapso aproximado de treinta minutos; luego cogió estafiate con las manos, parada y habiéndose alzado un poco las enaguas y quemando copal, le pidió a Pascuala que se desnudara y procedió a hacerle una limpia; primero limpio las piernas y luego los brazos y le dijo que le había sacado tierra, pero lo que Pascuala vio más bien fue suciedad que le salía al ser frotada en los brazos por Feliciana. Feliciana encendió un cabito de vela, la cual la coloco en un rincón y no en el altar. Fuertes fueron los malestares de Pascuala tras su curación, lanzando al viendo estruendos gritos de dolor.  Después de haberla limpiado toda, le dijo -ya estas buena, mañana te levantaras- y al día siguiente se levantó sin dolor alguno de brazos y piernas.

Al darse cuenta que la dicha Pascuala no le había llevado chocolate como medio de pago, Feliciana se enojó mucho, por lo que nuevamente se le volvió a hinchar la pierna a Pascuala, encontrándose cada vez peor de este mal. Tanto fue el malestar de Pascuala, que se decidió nuevamente a buscarla, no encontrándola por ningún lado. Ante su desesperación Pascuala alabo al Santísimo Sacramento del Altar pero ni aun así se alivió y desde aquel día, Pascuala nunca volvió a tener salud.

 

CONCLUSIÓN                  

Como conclusión se puede leer a través de los relatos antes mencionados, como ciertos habitantes de la villa de Aguascalientes recurrían a la utilización de ciertas  drogas, como el peyote, Rosa maría y estafiate para la sanación de sus males. Claramente se puede vislumbrar la preocupación del Tribunal del Santo Oficio en aras de normar las moralidades y las prácticas que atentaban contra el dogmatismo católico, como el recurrir a prácticas supersticiosas y el uso de drogas.

 

FUENTES DE CONSULTA

Bibliográficas
Torquemada, María (2000) La Inquisición y el diablo. Supersticiones en el Siglo XVIII. España: Universidad de Sevilla.

Consultas en archivos
AGN, Volumen 740, Exp. 39, Foja 280-281
AGN, Volumen 757, Exp. 26, Foja 263
AGN, Volumen 757, Exp. 26, Foja 266
AGN, Volumen 757, Exp. 26, Foja 267
AGN, Volumen 830, Exp. 11, Foja 151
AGN, Volumen 878, Exp. 41, Foja 371

 

Rosa María (Cannabis indica) Nombre vulgar de una planta conocida comúnmente en México como Marihuana.

Estafiate (Artemisia ludoviciana) planta medicinal originaria de México, conocida en náhuatl como Ixtauhyatl, utilizada comúnmente para el dolor de estómago.


*Datos del autor:

Mtro. José Rodolfo Gutiérrez Medel
Correo: [email protected]
Web:

footer

mesa 1

Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas

heder

Ponente: Lic. Rosa Verónica Gómez Domínguez*

La iboga es el nuevo marfil


La iboga es una Maestra con doctorado,
un médico con especialidad en Neurocirugía.
Es la voz de la Presencia Pura.

iboga

Plantas de Poder, Psicoactivos, Enteógenos, son un grupo de Plantas que tienen el permiso y potencial para Transformar por medio de clarificar, darnos lecciones totalmente personales y personalizadas y sanar a niveles muy profundos a nivel bioquímico, que resultan en una expansión de Conciencia a través de una Experiencia Primordial de Presencia Pura y Percepción directa.

Y se encuentran a todo lo largo y ancho de nuestro planeta y desde tiempos inmemoriales se sabe de la existencia de ellas. La gran mayoría de las tradiciones ancestrales tenían conocimiento y metodología de cómo y para qué usarlas.

En la actualidad hemos llegado a un punto de enorme confusión y tremendo sufrimiento. Nos aquejan carencias de Claridad, Sentido de Comunidad y una total falta de verdadera comunicación,  (paradójicamente en ésta llamada Era de la comunicación). Estamos desconectados con nuestra verdadera Esencia y como resultado con todo lo que nos rodea, otros seres humanos, animales, con nuestro Planeta Tierra, con el Universo y por supuesto con las Plantas.

Esta desconexión nos ha llevado a ser parte de una humanidad enferma de cuerpo, mente y espíritu. Y un recurso que tenemos los seres humanos para sanar nuestro planeta, nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestras relaciones  son las Plantas Maestras y Curanderas o Medicina. (PMM)

Nuestro Paneta ha pasado por eras de cataclismos y enormes cambios y la Naturaleza preservó la existencia de las PMM, y en los últimos 200 la humanidad con nuestra visión consumista, materialista, reduccionista y positivista la hemos depredado a niveles prácticamente insostenibles.

Y aún así la Naturaleza ha resguardado en conjunto con algunas Tradiciones ancestrales y sus Guardianes no pocas PMM en cada uno de los continentes de nuestro Planeta. Estas plantas y sus herederas han permanecido aquí millones de años antes que nosotros los humanos. Considerar el beneficio de la duda al respecto de que tengan capacidades de sanarnos a muchos niveles podría ser muy sabio y atinado.

De hecho ya existen muchos estudios científicos que prueban esta propuesta (las farmaceúticas se basan en los principios activos de las substancia de las plantas, la observación de los animales y el contacto con Hombres y Mujeres Medicina de diversas comunidades en el mundo para producir los medicamentos que actualmente conseguimos en las farmacias).
Lo que han omitido o querido olvidar es el hecho indiscutible que las Plantas tienen el poder de comunicar, conectarnos y sanarnos a niveles muy profundos y me atrevería a decir que  son un recurso extraordinario como aliados para Expandir nuestra Conciencia.

Pareciera que nuestra cultura moderna globalizadora quisiese olvidar la sabiduría ancestral, respeto a la Naturaleza y el sistema de autosustentabilidad que prevalecía en América, África, Asia, Europa y Oceanía, aunado a las tradiciones de honrar a los Ancestros.

Y que quisiera vendernos la idea de que estamos separados de La Naturaleza, y gran parte de lo caótico, el sin sentido y enfermedad en el que vivimos es debida a esta idea de separación que resulta en Desconexión.

Solo asi podemos explicarnos el nivel de destrucción, contaminación y devastación de los recursos de nuestra Planeta; océanos, montañas, ríos, subsuelo, fauna y flora y nosotros los humanos también estamos severamente dañados; adicciones, enfermedades, guerras, sufrimiento, hambre, sed y toda cantidad de malestares psíquicos, PTSD, depresiones, bipolaridad y la lista es inmensa y la raíz es una tremenda desolación.

La actual situación mundial requiere restablecer un equilibrio sano, necesitamos entender y considerar que no estamos separados y que somos parte del Todo y La Naturaleza.

Afortunadamente ya hay muchas personas que actualmente están compartiendo el hecho contundente que contamos con la ayuda de las PMM para  clarificar la confusión en la que vivimos y empezar a sanarnos muy profundamente.

Una de las primeras situaciones que tenemos que reconocer es el hecho innegable que éstas PMM son endémicas de ciertas regiones, y son parte fundamental de cosmologías donde el Hombre es parte del Universo y el reconocimiento y homenaje a los portadores y guardianes  que nos han permitido accesar y nos han compartido la sabiduría y uso de las PMM.

En nuestro “mundo moderno”  la mayoría de la PMM han sido secuestradas de su contexto, tradición, lugares de origen y guardianes. Por lo que es necesario restaurar la conexión con sus orígenes, velar por la subsistencia honrosa de los portadores, conservación y autosustentabilidad de los plantaciones  y honrar las tradiciones y Ancestros de cada PMM.

Entendiendo la urgencia de encontrar la forma de lograr un equilibrio perfecto entre la preservación de sistema ecológico donde la MMP es endémica, la disponibilidad de las MMP y la demanda de la población externa que esta escuchando la voz de AutoSanación por medio y a través de  estas Plantas de poder. 

Es necesario comentar que las PMM no son para todos ni en todo momento y tampoco son “la cura” para todo; se requiere preparación seria y responsabilidad tanto del que la ingiere como del que provee y comparte la PMM.

En la mayoría de las tradiciones, la persona que tomaba la PMM se le llama “Iniciado(a)” y al que compartía se le llama Hombre o Mujer Medicina.

Yo fui a Gabón y en la Selva Tropical de África Central donde la MPP es la Iboga y participé en una de estas ceremonias de iniciación porque me era fundamental la transmisión del linaje original.

iniciacion iboga

En la cual al menos tres días participa toda la comunidad bwiti. Parte de los rituales se llevan a cabo dentro de la selva y el resto en el templo que es el centro de la vida comunitaria.

Hay toda una serie de preparativos que anteceden la noche de la toma. Cada uno de los aspirantes a la iniciación “Bandgee” recibe el apoyo de una “madre” sustituta que les asiste las 24 horas del día en cualquier cosa que puedan necesitar.

La preparación del “Bandgee” es de varias semanas, antes, durante y después de la Ceremonia Iniciatoria, todo el proceso es guiado por un(a) “Ghana”, hombre o mujer de conocimiento que ha recibido la transmisión para guiar a los miembros de su comunidad a través de la Iboga. La iniciación comienza dentro de la selva. La madre te quita tus ropas y te cubre con una tela negra a manera de pareo. Y empiezan una serie de rituales de limpieza con agua, humo y fuego; al término la madre te cambia con un pareo blanco que para los bwiti representa la energía masculina. Ahora estas listo para presentarte con tus linajes familiares ante sus Ancestros, ante los espíritus de la selva y ante los elementos de la naturaleza. Varios días después todos se visten y se pintan de manera especial. La madre te prepara para el momento de la ingesta cubriéndote con una tela roja que significa la vida y la energía femenina, además te peina con tres trenzas que simbolizan tu linaje materno, paterno y en el centro tú, como la confluencia de ambos.

Durante el tiempo que dura la Iniciacion (aproximdamente 3 semanas) hay alrededor personas cantando y pintándote la cara y el cuerpo para cada ocasión. Durante todo el tiempo hay cantos y bailes y todo está lleno de rituales significativos. El iniciado es considerado como un tesoro en términos de sanación, conocimiento y comunicación porque durante la experiencia, accede a otros planos donde es capaz de escuchar a los ancestros y transmitir sus mensajes a la comunidad.

Durante toda la estancia es un tiempo y espacio de profunda introspección, de hecho se nos pide que conversemos lo menos posible y solo con iniciados. Los biwiti y la comunidad cuando ven a alguien que se está preparando la respetan y la protegen.

Finalmente, y después de 10 dias o mas según lo requiera el “bandgee”  a las ocho de la noche se convoca a una celebración muy emotiva de cierre donde las autoridades Bwiti son llamadas y a la que acuden invitados de otras comunidades.

De manera que una Iniciacion con PMM no es tomar una píldora o beber una infusión y “viajar” . Y de ninguna manera es para uso recreativo.

Es una extraordinaria oportunidad para sanar, despertar y vislumbrar un verdadero proceso de AutoTransformación para beneficio no solo del iniciado sino en beneficio de todos. Es una responsabilidad en términos de lo que se requiera para preservar todo el RECURSO, proveerse de una preparación significativa y holística, respetar a los guardianes y la tradición de donde proviene la PMM y finalmente mantener viva la experiencia personal y compartir los mensajes recibidos para la comunidad.

Es importante recalcar que estas PMM han estado en riesgo, aquí en México durante la conquista, la inquisición, la lista es larga…

Descripción: fariseismo2.jpgDescripción: http://2.bp.blogspot.com/-TUee00BwwHg/USnwXg8YM7I/AAAAAAAAAFw/IjeNe0ZE73I/s1600/silla.jpg

Y siguen estando en riesgo, por ejemplo:

En Gabón lo que está ocurriendo es que es una sociedad que está pasando en 40 años de un sistema social tribal a un tercer mundo capitalista con un consumismo naciente y creciente donde los habitantes acuden a la selva cuando necesitan dinero, arrancan el arbusto de Iboga completo, sin utilizar las técnicas ancestrales que no le quitan la vida a la planta. Los bwiti que son los guardianes de esta tradición sólo cortan un pedazo de la raíz, de forma ceremonial y el arbusto se regenera.  Aunado a esto, están siendo atacados por las sectas cristianas evangelizadoras, quienes consideran esta planta como satánica y pretenden excluirla exterminando los arbustos que son plantados en las aldeas. Se están empezando a hacer propuestas para preservar éste recurso pero no esta siendo sencillo, hay mucho intereses de por medio.

Al extrapolar estas INICIACIONES a nuestro mundo moderno es necesario observar ciertos lineamientos en beneficio de la PMM  y seguridad de quien la toma y la  provee. Hay mucha gente que no sólo pierde su dinero, sino su vida, por eso es necesario advertir que esto está ocurriendo.

Por lo que la persona interesada en vivir una experiencia en general con todas las plantas de Poder pero en especial con ibogaína que tenga un anhelo profundo de hacer cambios fundamentales en su vida y se abstenga de comprarla por internet, de fuentes desconocidas y que no la consuma a solas, ya que, a diferencia de otros psicoactivos, aquí sí resulta indispensable la presencia de una persona experimentada y respetuosa, (es muy importante que se sientan seguros) no sólo para asistirle en caso de emergencia, sino para prevenirla, lo cual se consigue guiando a la persona en un proceso de mínimo 3 días. Un porcentaje alto de fatalidades se han reportado 36 horas después de la ingesta.

Es muy conveniente interrumpir el consumo de sustancias que modifiquen la conciencia por lo menos durante los 3 meses posteriores. La experiencia dice que mezclar energías no es sabio, salvo en casos muy especiales y específicos y siempre guiado individualmente por alguien profesional que sepa qué está haciendo, cómo y por qué, de lo contrario se corre un alto riesgo incluso mortal, hay fatalidades reportadas por esta razón. Los días posteriores son cruciales para co-crear, empezar y dar seguimiento (iniciado y hombre o mujer de conocimiento) una estrategia-proceso (terapeútico) de integración realista, sostenido y estructurado en acuerdo con la persona para sostener el motivo de la Iniciación o tratamiento.

Es muy importante investigar y saber cuál es la fuente de la PMM, no sólo de su pureza, sino de la sustentabilidad de la recolección de la planta precursora. Y asegurarse  que la persona responsable de guiar al “iniciado” durante la ceremonia o tratamiento esté adherido a un código ético: para ello podría ser buena idea consultar este aspecto a través de testimonios de antiguos participantes. Asegúrate de estar listo(o)a mental, física y emocionalmente.

La Iniciación con PMM son una oportunidad de conectar con tu esencia más profunda, de despertar, de honrar la Existencia, de entender algunos misterios de la vida y de la muerte, así como las consecuencias más profundas de cada uno de nuestros actos. Se trata del comienzo de un proceso de aprendizaje de cómo funcionar como un nuevo ser humano integrado, respetuoso, compasivo y libre, que recuerde cómo servir a la vida.

La Iniciación con una PMM es:

  • un Encuentro con el misterio de la Vida-Muerte
  • nuestro primordial y último refugio
  • un viaje a nuestro corazón
  • es un redescubrimiento de nuestra  Esencia Primordial
  • un conectar con todos y con el Todo
  • un atajo para la Percepción Directa de la Experiencia Primordial

Por ello las PMM son tesoros tan preciados
y por eso mismo están en riesgo como el Marfil.


Descripción: http://www.onirogenia.com/wp-content/uploads/2010/09/iboga.jpgDescripción: DSC01978.JPGDescripción: Resultado de imagen para xochipilli

*Datos de la autora
Lic. Rosa Verónica Gómez Domínguez
Pedagoga egresada de la UPN y nutrióloga por la UIA
Correo de contacto: [email protected]

footer

 

mesa 1

Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas

heder

El peyote, planta sagrada para unos, fantasía para otros

Mtra. Laura Imelda Charles Lara*


clip

foto: nutrycycla.wordpress

El peyote es un cactus permitido para los pueblos étnicos, pero está  prohibida la comercialización, por ser una planta alucinógena,  Batis a. y M Rojas (2002)  afirman que es una planta que  contiene sustancias químicas –alcaloides– capaces de promover estados anormales de conciencia que ocasionan alteraciones visuales, auditivas, táctiles, olfativas e incluso gustativas.

A pesar de que el peyote solo  se encuentra  en el norte de México  y  sur de los Estados Unidos, es al municipio de Real de Catorce, lugar al que se le asocia en la mayoría de los casos. Esto ha provocado que despierte imaginarios sociales en torno al lugar. La gente supone que es en estas tierras donde el peyote se encuentra con facilidad.

Fue por  varios medios de comunicación la manera como  la  gente  se enteró de Real de Catorce, y eso  ha impulsado la llegada de una gran cantidad de turismo de aventura y en algunas ocasiones estos visitantes ha decidido  quedarse a vivir en el municipio. Lo anterior junto con la devoción a San Francisco de Asís le han dado a este lugar una aura fantástica o mágica que ha permitido que este  pueblo resurja.

Real de Catorce primero fue: pueblo  minero prospero, después un pueblo fantasma y posteriormente resurgió y se convirtió en pueblo mágico.

Características del peyote

Batis A. y M Rojas ( 2002) Estudiaron esta planta y encontraron que  existen 42 variedades de peyote en México. No todos son alucinógenos, ni usados por las etnias mexicanas.

El peyote que tomaremos en este estudio es: el Lophophora williamsii (Lemaire), nombre científico del peyote para los botánicos, hikuri o venadito azul para los huicholes y peyote para la cultura de masas.

Distribución geográfica: (Bravo H., 1937) Este cactus es originario de México y del sur de los Estados Unidos. En nuestro país lo podemos encontrar en  los estados de: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Querétaro, e Hidalgo. Crece de manera silvestre, en regiones desérticas, en terrenos calizos, sobre colinas pedregosas (378).

Un cacto pequeño y redondo, como una mandarina de piedra llena de alcaloides psicoactivos, particularmente mezcalina, que permite a quien lo consume sensación que lo trasporta a otra realidad. Planta cactácea  simple, de color verde cenizo, sin espinas, mide de entre de 5 a 8 cm, y de  7  a 13 costillas.

Beatis A. M Rojas (2002) encontraron que las características  del peyote son vistas por algunas culturas como portadoras de inteligencia y son consideradas instrumentos divinos, fuente de una profunda y misteriosa sabiduría, y de belleza e inspiración, así como un medio para mantener la integridad cultural.
    
Las representaciones sociales creadores de imaginarios sociales y fantasias

Moscovici (1979)  propone que el concepto de representaciones sociales, es mucho más apropiado para hablar de las ideas, imágenes o signos mediante los cuales la gente en una sociedad se representa la realidad que vive y conoce. Imagen y significado son los elementos que configuran la construcción de una representación social. Igualmente afirma que las representaciones colectivas son mecanismos explicativos que se refieren a una clase general de ideas y creencias, mientras las representaciones sociales son fenómenos que necesitan ser descritos y explicados. Los individuos   materializan  los imaginarios a través del lenguaje por medio de los relatos y discursos.

Denise Jodelet (2001), también ha trabajado a las representaciones sociales, retoma el modelo de Moscovici, establece que las representaciones sociales constituyen modalidades de pensamiento práctico o de sentido común orientadas hacia la comunicación, la comprensión y, el dominio del entorno social, material e ideal. Hay otros elementos diferentes que entran en las imágenes que utiliza la gente para expresar su relación con el entorno social, material, etc. Metáforas y valores que vienen a sostener su punto de vista, también elementos del discurso ideológico; todo esto dentro de lo que se llama el campo de la representación.

Otro argumento que plantea, es que los imaginarios sociales se construyen porque como afirma representar es sustituir a, estar en el lugar de, la representación social es el representante mental de algo, objeto persona, acontecimiento, idea, por esta razón la representación está emparentada con el símbolo, el signo, la representación remite a otra cosa, no existe ninguna representación social que no sea la de un objeto, aunque este sea mítico o imaginario, continúa afirmando que los estudios de representación social emplean el conjunto figurativo, es decir, constelación de rasgos de carácter concreto o bien en su acepciones que nacen, entran en el juego de la intervención específicamente de lo imaginario, individual o social.

Una de las características de la representación social es que tiene carácter de imagen y la propiedad de poder intercambiar lo sensible y la idea, la percepción. Lévi-Strauss (1995) descubrió que un imaginario se restituye la experiencia real  a través de  la narración, del relato de los mitos o discurso. Por eso cuando la gente escribe, cuenta lo que hay en Real de Catorce, se crea un imaginario, una fantasía.

Las representaciones sociales que se tienen sobre Real de Catorce respecto al peyote

Las representaciones sociales del pueblo de Real de Catorce sobre el peyote  nos permiten comprender los significados de la gente que visita el  pueblo en función de los imaginarios del actor, quien cree que solo en este lugar se encuentra esta cactácea, por lo tanto, el lugar lo considera especial y les crean fantasías.

A pesar de que esta variedad de  cactácea, como se dijo arriba, se encuentra distribuida por varios estados, es en el desierto de San Luis Potosí el lugar que la gente la tiene presente cuando escucha hablar de ella.

La peregrinación de los Wixáritari

El peyote o   Hikuri, venadito azul para los Wixáritari es su planta sagrada.   Por ese motivo ellos  peregrinan hasta el desierto en el municipio de Catorce para su ceremonia milenaria que tiene  sumo carácter  sacerdotal.

Benítez (1976) Tamatz Kallaumari encarna la trilogía omnipotente: peyote-venado maíz, bisabuelo Cola de Venado, principal deidad de la tierra sagrada del peyote, Wirikuta. Por esa razón, los Wixáritari, lo buscan en este   cerro. Localizado   cerca del poblado de Real de Catorce. Cuando la etnia Wixárika peregrina hasta ese lugar, el  recorrido es de más de 400 kilómetros o 43 días a pie, en el que reviven sus días de recolectores y cazadores. En la actualidad ya utilizan autobuses para llegar al lugar. Sin embargo, siguen arribando con mucha devoción porque  es la cuna de su cosmovisión y el origen de su universo.           

Los Wixáritari comienzan la peregrinación en Nayarit, con una fogata. Benitez (1976) afirma que  el  Maracamé comienza la ceremonia pidiéndole a Tataveri, Abuelo Fuego que los acompañe al País de Wirikuta  y es cuando los peyoteros echan sus ramas al fuego, cuidando que las puntas miren al oriente. El Maracamé, entonces exclama  “llego el tiempo de limpiar nuestros pecados, como lo hicieron  los dioses” (75). La idea de bienestar de los Wixáritari para  la realización de las peregrinaciones a sus sitios sagrados y búsqueda del peyote son: salud, limpiar sus pecados, tanto mujeres como hombres, tener una buena cosecha y algo muy importante; la revelación de su futuro, la designación de sus cargos supremos de cantadores, curanderos y recolectores de su pueblo. Malinowski (1976) afirma que la magia en los rituales tienen un valor práctico utilitario, como vemos esto  se cumple en el caso de esta etnia.

Al llegar al Wirikuta, los Wixáritari comienzan la búsqueda. Primero descargan  las mulas y las  atienden, Lumholtz (1904) afirma que  se alinean,  y pone cada uno de ellos una flecha en su arco; tira de la cuerda como disponiéndose a disparar, y apunta hacia las seis regiones del. mundo: primero hacia el sol (oriente) , luego hacia la derecha y a la izquierda, en seguida hacia atrás, después hacia arriba, y por último hacia abajo, sin soltar la flecha, con la idea de matar a las plantas como si fuesen venados. Esto es de manera ceremonial Ahí arman un pequeño altar donde depositan tabaco, maíz y los primeros peyotes que encuentran.

Cuando los Wixáritari realizan el rito del peyote, se encuentran bajo el efecto de Tamatz Kallaumari encarnando la trilogía omnipotente: peyote-venado maíz,  elaboran toda una construcción cósmica, representaciones casi teatrales de la metamorfosis del hikuri en venado, además  con cantos, con letras que hacen alusión al peyote y a la tierra sagrada. Malinowski (1976) explicó que el ritual ocupa un papel fundamental en la vida étnica porque teniendo en cuenta que es una parte de la cultura y esta última es el cuerpo de costumbres y  hábitos  que operan de manera directa e indirecta para la satisfacción de las necesidades humanas

Por otro lado Durkheim (2002) explica que el ritual es donde el hombre experimenta su pertenencia y sentido de colectividad, y existe una dicotomía entre lo sagrado y lo profano. En el dominio de lo sagrado encontramos las creencias, mitos, dogmas y leyendas como sistema de representaciones que expresan la naturaleza de lo sagrado.  Como podemos observar el peyote es para la etnia Wixárika una planta sagrada, vital para su vida,

El peyote como objeto de fantasía 
       
Desde mediados del siglo XX miles de viajeros y turistas han llegado hasta el norte del estado mexicano de San Luis Potosí, sede del desierto sagrado de la etnia  Wixárika, donde  tiene el origen de su universo. A pesar de que existen dificultades para llegar a donde está el cactus, muchos individuos  son atraídos no tanto por la cultura milenaria del lugar, sino por las leyendas de uno de los aspectos de dicha cultura. Viajeros de todas las latitudes recorren miles de kilómetros sólo en busca de una planta, el peyote.

Algunas investigaciones sobre el descubrimiento del peyote podemos mencionar  al farmacólogo y etnobotánico alemán,  Louis Lewin (1850-1929), estaba completamente fascinado por las plantas que causaban alucinaciones y modificaban la mente.

Para Lewin este  cactus  tenía propiedades que le parecían fantásticas.  Por ese motivo cuando escribió el libro sobre el peyote y otras plantas, lo llamo  Phantastica. En el texto, expuso sobre esta droga que  es capaz de transportar a sus consumidores a una “esfera de percepción más elevada” que lo cotidiano.

La influencia de su obra  impacto en otros intelectuales. En la década de 1950, por ejemplo en el escritor inglés Aldous Huxley (1894-1963) que había alcanzado fama mundial y un lugar en la literatura universal, con su novela de ciencia ficción “Un Mundo Feliz”  (1931) .En 1953, entusiasmado por el libro de Lewin, experimentó con la mezcalina. Huxley conoció  los efectos del peyote, y fue esto que le inspiro para escribir  el  libro: Las Puertas de la percepción (1954) que se hizo muy famoso.

A la llegada de  los años 60, la década que marcó cambios  sociales en muchos países. Fueron: el  rompimiento de tabús, el cuestionamiento de las costumbres establecidas, revolución sexual, cambios en el arte y la mentalidad principalmente de los jóvenes. La literatura que contenía temas  sobre la manera de percibir el mundo diferente al que se  vivía, fue de la preferida por muchos jóvenes

La gran popularidad del peyote y de la peregrinación al desierto tuvo un enorme impulso, con la publicación en 1968 de The teachings of don Juan de Carlos Castaneda,  antropólogo y etnólogo estadunidense que describió esta planta, debido a que tuvo  contacto con plantas de poder como; el peyote, la yerba del diablo y los hongos alucinógenos.

Las lecturas tanto de Castaneda como de Huxley entre otros fueron probablemente fueron “ventanas” que mostraron al mundo la existencia de peyote y sus efectos. Levi-Strauss (1995) Los individuos materializan  los imaginarios a través del lenguaje por medio de los relatos y discursos. Benítez (1976) Cuenta que el LSD, del peyote, los hongos alucinógenos hicieron una revolución y mitos gracias a: revistas, libros, folletos, periódicos, informes científicos, programas de televisión y radio. Eso explicaría porque en Real de Catorce existe una gran cantidad de individuos extranjeros que llegaron buscando el peyote, y la presencia de los Wixáritari. La gente llega porque recibieron información  sobre  lo que era el peyote y las ceremonias Wixáritari, y se lo representaron  mentalmente y crearon un imaginario fantástico.

Los imaginarios sociales se construyen porque como afirma Jodelet (2001), representar es sustituir a, estar en el lugar de, la representación social es el representante mental de algo, objeto persona, acontecimiento, idea, por esta razón la representación está emparentada con el símbolo, el signo, la representación remite a otra cosa, no existe ninguna representación social que no sea la de un objeto, aunque este sea mítico o imaginario.

El municipio de Catorce es un lugar poco accesible por su geografía montañosa, además que existe poca infraestructura moderna que le pueda brindar comodidad a la gente que lo visita, aunado a sus altos costos en la rama turística, parecería que todo lo anterior fuera inconvenientes, sin embargo, gente de muchas partes del mundo llegan a  visitar el lugar. Llegan con fantasías que se crearon en torno  al   el peyote y los Wixáritari, algunos individuos se quedaron a vivir ahí. 

Lo anterior lo confirman cuatro entrevistas que se hicieron en el pueblo. En 2014 y 2015: Una mujer Suiza llamada, “María”, platicó que llego en el año 84 a la ciudad de México y allí un amigo les comentó a su ahora esposo y a ella sobre Real de Catorce, y  los llevo hasta allá. Tuvieron la oportunidad de peregrinar con los Wixáritari y se quedó a vivir en el pueblo desde entonces porque le pareció “mágico” el mundo que conoció y ya no quiso abandonar el lugar. Por otro lado, un italiano llamado Pietro, narró también que llegó  en el 94 en busca de la magia del peyote y los Wixáritari. Primero llegó a Estados Unidos, procedente de  su país, vivió  con los Navajos pero  posteriormente  se enteró de Real de Catorce, logró visitarlos y se quedó a vivir ahí.  En otro caso, un individuo del Distrito Federal, llegó en los años 80´s en busca del peyote, al municipio de Catorce, ahí supo de Real de Catorce. Contó que quedó fascinado con el pueblo por lo que decidió quedarse a vivir en el lugar. En estos casos todos ellos se dedicaban hacer artesanías. A esas personas les llaman hippies.

Por otro lado, también, una mujer académica, narró  “La primera vez que fui a  Real de Catorce fue en 1994, cuando estaba estudiando aun”. Comenta que había leído a Castaneda y un amigo, se enteró que sabía sobre este autor se entusiasmó porque él era admirador de ese autor, por lo que  la invito a visitar Real de Catorce, ella se animó y viajo al pueblo. Pero no sabía nada del lugar, sin embargo quedo maravillada con la belleza del pueblo. Y fue tan fuerte el impacto, que ella narra “me llené de magia” y continúa  visitando el municipio.  Para estas fechas ella ya probó el peyote, la cautivo, sin ser adicta,  es amiga personal de dos familias de Wixáritari, que viven el pueblo, ahora quiere quedarse a vivir en Real.

En Real de Catorce existe el fenómeno religioso, la devoción a San Francisco de Asís, pero para esto hay un turismo distinto que no es el caso de los que buscan el peyote.

Hay que hacer notar, que también existen cientos de jóvenes que llegan al pueblo en busca del peyote, sin relacionarlo con los Wixáritari, por la fama que por sí mismo tomó,  esto se sabe porque tanto un guía del pueblo,  Don Jorge Quijano como la gente del pueblo, lo atestiguan. Esa es una característica de  Real de Catorce que no se da en otras partes donde también  crece el peyote.

Sin embargo, en la mayoría de los casos  podemos afirmar que  es esa dualidad peyote-Wixáritari es la que crea imaginarios en la gente –fantasías- en torno al peyote que se da en la región. Y para la etnia Wixárika es una planta sagrada.

Además de la difusión que se le dio a  la etnia Wixárika por medio de la literatura sirvió para el reconocimiento del  lugar   y  le otorgó un carácter mágico al pueblo.

-------

Referencias bibliográficas

Beatis A.,M. Rojas (2002) El peyote y otros cactus alucinógenos de México, Biodiversitas 40:12 -17  Revista electrónica Conabio.

Benítez F. (1976) Los Indios de México, Biblioteca ERA, México
Bravo Helia, 1937, Las Cactáceas de México, Universidad Autónoma de México, México.

Durkheim, E. (2002). Las formas Elementales de la vida religiosa. México: F.C.E

Jodelet, (2008). La Representación Social: Fenómenos, concepto y teoría. En Moscovici S. Psicología Social II, Pensamiento y Vida Social, Psicología Social y Problemas Sociales, editorial Paidos.

Lévi-Strauss, C. (1995) Antropología Estructural: Editorial  Paidos, Barcelona

Malinowsky B.(1976)Una teoría científica de la cultura Buenos Aires Editorial Sudamericana

Revista electrónica ONIRIGÉNIA consultada el 10 de enero de 2015
Moscovici, S. (1979). El Psicoanálisis, su Imagen y su Público, Buenos Aires,  Heumul.

 

*Datos de la autora:

Mtra. Laura Imelda Charles Lara
Facultad de Filosofía y Letras UANL
Correo: [email protected]

footer

 

mesa 2

Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas

heder

Reflexiones sobre el uso contemporáneo
del kambô (Phillomedusa bicolor)

Dra. Beatriz Labate*

 

Esta presentación está parcialamente basada en el texto "Medical Drug or Shamanic Power Plant: The Uses of Kambô in Brazil", co-escrito por Beatriz C. Labate y Edilene Coffaci de Lima, y publicado recientmente en la revista Ponto Urbe de la Universidad de São Paulo (USP), aqui:
http://pontourbe.revues.org/2384

Summary of the paper

The secretion from the frog Phyllomedusa bicolor, known in Portuguese as kambô, has traditionally been used as a stimulant and an invigorating agent for hunting by indigenous groups such as the Katukina, Yawanawa, and the Kaxinawa in the southeast Amazon. Since the mid 90s, its use has expanded to large cities in Brazil and, since the late 2000s, abroad to Europe and the US. The urban diffusion of the use of kambô has taken place via healing clinics offering alternative therapies, by way of members of the Brazilian ayahuasca religions, and through travel, mainly by Amazonian rubber tappers, the Katukina, and the Kawinawa Indians. In this article, we present an ethnography of the expansion and reinvention of the use of kambô. We describe the individuals who apply the substance, who are a diverse group, including indigenous healers, ex-rubber tappers, holistic therapists, and doctors. We argue that the frog secretion has a double appeal among this new urban clientele: as a “remedy of science,” in which its biochemical properties are stressed; and as a “remedy of spirit,” in which its “indigenous origin” is more valued, as if kambô was a kind of shamanic power plant analogous to peyote and ayahuasca.

Resumen de la presentación

La secreción de la rana Phyllomedusa bicolor, conocida en portugués como kambô, tradicionalmente se ha utilizado como un estimulante y un agente estimulante para la caza por parte de grupos indígenas en el sudeste de la Amazonia, como los Katukina, Yawanawá y Kaxinawá. Desde mediados de los años 90, su uso se ha extendido a las grandes ciudades de Brasil y, desde finales del decenio del 2000, para el exterior, hacia Europa y los EE.UU.. La difusión urbana de la utilización de kambô ha tenido lugar a través de clínicas que ofrecen terapias alternativas, a través de los miembros de las religiones ayahuasqueras de Brasil y a través de los viajes, sobre todo por los caucheros amazónicos y los indígenas Katukina y Kawinawa.

Esta presentación ofrece una visión general de la historia, la clasificación, y los usos y modos de aplicación indígenas del kambô. Posteriormente se centra en reinvenciones urbanas, tales como la idea de que el kambô es una especie de "planta maestra" análoga al peyote o a la ayahuasca, y las controversias que estos han seguido. Estas incluyen las disputas sobre el origen y el monopolio de este conocimiento, patentes, comercialización, posibles formas de regulación Estatal, e incluso informes de muertes. Por último, se contemplan las consecuencias de la expansión en la Amazonía; por ejemplo, la transformación del kambô en símbolo étnico del Katukina. El estatus ambiguo del kambô como veneno, remedio y droga hace que sea un buen caso de prueba para reflexionar sobre el rol del “set” y “setting” en el uso de drogas, así como sobre nuestras clasificaciones biomédicas y jurídicas de las "drogas".

----

*Datos de la autora:

Dra. Beatriz Labate

Posee un Ph.D. en Antropología Social de la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP), Brasil. Sus principales áreas de interés incluyen el estudio de sustancias psicoactivas, políticas de drogas, chamanismo, rituales y religión. Es Profesora Visitante del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), en Guadalajara, y Profesora Asociada en el Programa de Política de Drogas en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en Aguascalientes, México. Es, a la vez, co-fundadora del Núcleo de Estudios Interdisciplinarios sobre Psicoactivos (NEIP), y editora de su sitio (http://www.neip.info). Es autora, co-autora, y co-editora de doce libros, un journal de edición especial y distintos artículos con sistema de dictaminación autónoma. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores Mexicano (SIN), nivel I.

Correo: [email protected]

Web: http://www.bialabate.net

 

footer

mesa 2

Arqueología y etnohistoria de las plantas sagradas

heder

 

Los usos recreativos(1) del consumo de mariguana en la
Sierra Otomí-Tepehua: proceso de migración y aculturación

 

María Guadalupe Ramírez Ramos*

 

Introducción

El hablar sobre migrantes(2) en la región otomí- tepehua en el estado de Hidalgo, resulta ser ya un tema de investigación desde distintas perspectivas en las que destacan  estudios antropológicos, sociológicos y económicos. Sin duda alguna, el factor primordial de la movilización de dichos grupos étnicos y mestizos de la región son las condiciones socioeconómicas que han padecido por generaciones hasta la actualidad.

A pesar de ser comunidades de agricultores y caficultores (algunos casos son solamente para autoconsumo), también, se dedican al comercio, al ganado, a la pesca y a la elaboración de artesanías, actividades que no alcanzan a solventar las necesidades básicas familiares y por ende se ven obligados a buscar otras alternativas de trabajo aunque eso implique una desestructuración familiar.

Situación muy particular de éstos poblados que conforman la Sierra, es que se encuentran en una constante adaptación y resistencia ante los procesos de modernización; ya que, tienen que enfrentar la realidad de desempleo y pobreza, sin dejar a un lado el fenómeno del intermediarismo (“coyotaje”) al que tienen que afrontarse constantemente, siendo los indígenas los principales afectados.

Por años, el estado de Hidalgo en general, ha sido considerado una entidad de profundas desigualdades sociales y escaso desarrollo social, económico y político. Por lo tanto, las comunidades de la Sierra, reflejan condiciones de exclusión, marginación, discriminación e inequitativo acceso al derecho fundamental de una vida digna.

Panorama que ha influenciado por generaciones en las comunidades de la Sierra Otomí-Tepehua para mantener un continuo flujo de migrantes a distintas ciudades principales del país, así como también a Estados Unidos.
Indudablemente el factor socioeconómico es el principal impulsador migratorio trayendo consigo una serie de transformaciones económicas, culturales, educativas, religiosas y de socialización, entre otras.

Dentro de toda esta serie de transformaciones que sufre constantemente la Sierra, haré mención de un elemento representativo entre la cultura otomí, y me refiero al uso ritual de la “Santa Rosa” entre los bädi  y el uso del “Tzö Dapö” (hierba mala o marihuana en otomí) como uso recreativo entre los jóvenes en una comunidad en específico.

También, es importante mencionar los motivos que influyeron en mí para observar éste fenómeno en la Sierra Otomí-Tepehua.

Independientemente de los temas de investigación realizados por parte del Museo Nacional de Antropología que me llevaron a conocer la región, fue mi experiencia adquirida desde el año 2002 hasta la fecha en una comunidad en los altos del Estado de Morelos donde he observado la dinámica social, económica, cultural y religiosa de sus habitantes.

Y me refiero, a una comunidad campesina y mestiza que práctica desde hace muchos años el cultivo clandestino de mariguana como factor económico principal dentro de la comunidad y la relación estrecha de forma ritual con el culto a la Virgen de la “Mariguana”, que así es nombrada por ellos mismos, quien es la Virgen de Guadalupe, y es la misma imagen que ejerce esa representatividad mayor dentro de toda esta religiosidad popular practicada en estos contextos vulnerables, donde se efectúan acciones ilícitas y que a pesar de que viven en la intranquilidad constante, estos campesinos siguen trabajando de esta manera.

Tema de estudio por parte de algunos investigadores, colegas que me han permitido presenciar estas historias durante diez años aproximadamente, lo que me permitió detectar esta otra realidad en la Sierra Otomí-Tepehua y así poderme acercar a estudiar sobre los mal llamados “pueblo de los mariguanos”.

Desarrollo

De acuerdo a éste fenómeno migratorio en la Sierra, hablaré de un caso en particular: Existe una comunidad conocida como “el pueblo de los mariguanos”, tal nombramiento se comenzó a rumorar en sus alrededores, a partir de que los hombres que migraban a Estados Unidos y regresaban después de un tiempo o eran deportados, llegaban a su lugar de origen y reproducían algunos de sus nuevos hábitos adquiridos como el consumo de la mariguana, despertando el interés y curiosidad de los demás hombres de la comunidad que aún no salen a fuera de su poblado, y como consecuencia al observar que es una práctica adquirida “de allá del norte”, del mismo modo la adoptan.

Los delegados del pueblo narran que en las décadas del siglo XX entre los 70” y los 80”, fueron los primeros años en que su gente comenzó a migrar a Estados Unidos, siendo Texas la primera ciudad a la que llegan y que se convirtió en el principal asiento para tal grupo étnico otomí y algunos mestizos de esta región, convirtiéndose en los originarios en realizar este desplazamiento fuera de su tierra, enfrentando el peligro constante de perder su vida y su libertad.

Innumerables contratiempos y barreras son las que tienen que enfrentar y no solamente físicas en cuestión de caminos, climas y distancias, sino también, padeciendo la más dura y cruel, la barrera del idioma ocasionando la discriminación, convirtiéndolos en objetos de burla, maltrato y abuso.
Una vez que logran llegar al Estado de Texas, se reúnen con sus paisanos de la comunidad o con familiares si es el caso, y si corren con suerte, comienzan a trabajar inmediatamente (en la yarda [campo], en fábricas, en lava autos, etc.), sino, tardan algunas veces hasta meses para conseguir un empleo.

Pasando el tiempo y el crecimiento del flujo de migrantes, se fue creando una red de ciudades donde pernocta particularmente este grupo otomí de la Sierra. Texas (cabe hacer mención que el Estado de Texas tiene una política dura ante el uso terapéutico  y medicinal de la mariguana), Florida, Carolina del Norte y Virginia.

Esta movilización tuvo una consecuencia rápidamente, aceleró la migración de familias completas, obligándolas a abandonar totalmente sus casas, que ya habían sido reconstruidas o remodeladas en algunos casos.
Paisaje claro que podemos observar en el “pueblo de los mariguanos”, a la entrada del lugar, primeramente se contempla el panteón, después comienzan a figurar casas de doble piso y de cemento y una que otra con diseños extravagantes.

Conforme se va ingresando a la comunidad, se pueden mirar aún, casas de madera, de teja y eso sí todas o casi todas independientemente de que sean de una construcción moderna, antigua o precaria, todas tienen en común en sus patios un temazcal(3), tradición que continúa siendo vigente.

Según Valenzuela Arce, la cultura de origen sufre transformaciones durante el proceso migratorio, pero sin perder por completo su carácter. Y Jorge Bustamante complementa diciendo que la cultura de los migrantes sobrevive gracias a la conformación de los enclaves que constituyen un espacio propicio para la reproducción o recreación de ciertos elementos culturales, como las relaciones de parentesco y de género o la organización de la cotidianidad. 

Indudablemente, el proceso de aculturación(4) es experimentado en la comunidad por la llegada o deportación de algunos hombres, principalmente jóvenes que comienzan a delinquir en las casas abandonadas por sus paisanos.

Este estilo de vida es adoptado por las últimas generaciones en el “pueblo de los mariguanos”, y ha traído consigo también, toda una construcción sobre el tema de drogas(5) dentro y fuera de la comunidad.

Algunos entrevistados platican que del año dos mil en adelante, comenzó a disminuir el flujo de migrantes a Estados Unidos, por la razón de que ya se convirtió más peligroso y riesgoso el cruce para “el norte”.

Lo que implica, mayor concentración de jóvenes en el poblado y mayor tiempo de interacción y socialización, y al mismo tiempo, la situación del escaso empleo sigue siendo el contexto de hace algunos años atrás, donde los papás o los abuelos se vieron obligados a ser los primeros migrantes.

Una de las décadas de mayor auge sobre el consumo de la mariguana, el uso recreativo y el aumento de la delincuencia  fue a los inicios del año dos mil.

Respecto a esto, cuenta una de mis informantes claves, lo siguiente:

Yo era muy niña y recuerdo que regresó un tío lejano de Estados Unidos al Pueblo y daba miedo a la gente, porque llego presumiendo que él allá “en el norte”, para no tener problemas en el vecindario donde vivía tuvo que ser parte de una pandilla llamada “Sur 13”, “los sureños”, y que aprendió a pelear, a defenderse y a no dejarse de nadie.

Llegó al pueblo porque lo andaban buscando ya que había matado a alguien allá, y comenzó a hacer aquí lo que aprendió.

Formó una pandilla y decían que eran “sureños”, se dedicaban a robar y a fumar mariguana. Al que quería ser parte de la pandilla lo golpeaban todos los integrantes durante 20 segundos y si aguantaba era ya parte de la banda.

En ese entonces fue cuando se hizo más evidente que fumaban mariguana, como la había probaron de allá “del norte” y regresaron, para algunos fue fácil hacer sus cultivos clandestinos para su propio consumo, y que cuando no tienen la traen de “Tepito”, en la ciudad de México.

No recuerdo porque fue, pero mi tío mato a un señor de aquí y se fue para que no lo agarraran y regreso “al norte”, y al poco tiempo entró a prisión y dicen que se suicidó, pero nosotros creemos que lo mataron.

Así fue como surgieron las pandillas y también que fumaran más mariguana, ahora, ya es muy común que lo hagan los chavos, ya hay niños desde los doce años que fuman, y al mismo tiempo comenzaron a ser cada vez más los robos.

No hacemos nada porque tenemos miedo de que nos hagan algo, hasta los mismos Delegados que han estado en turno no han resuelto nada. Por eso, es tan normal que veas  a los chavos fumar en la calle, y en el centro en donde está la cancha.

Anónimo. Noviembre 2013.
 
La ubicación geográfica del “pueblo de los mariguanos”, los privilegia con dos climas diferentes, uno es en la parte alta, es el clima idóneo para el cultivo de maíz y frijol (que se cosecha dos veces al año), y el otro, es en la parte baja que contempla un panorama cálido propicio para el cultivo del café (en el cual pueden hacer la corta de dos a tres veces por año cuando les fue bien y si es así, salen a venderlo a las comunidades aledañas).

Estas actividades del campo y del café, como el pintado de artesanías o los mismos bordados y el comercio, son algunas opciones de empleo que ya no llama la atención de los jóvenes principalmente y se les hace más práctico inclinarse a actividades ilícitas que resultan ser fáciles y principalmente rápidas para la adquisición de dinero.

Por el momento, sólo podría mencionar que en éste primer acercamiento etnográfico acerca del “pueblo de los mariguanos”, la práctica ilícita del cultivo de “Tzö Dapö” (hierba mala, mariguana en otomí), que se efectúa para el autoconsumo. Y a su vez,  el consumo cada vez es más grande y abarca ya desde niños de 12 años hasta la edad adulta máximo de 40 años.
Por lo tanto, el uso recreativo de la mariguana en la localidad, ha fundado todo un estigma o “leyenda” dentro y fuera de ella, los habitantes mencionan que suelen ocurrir peleas, algunas veces asesinatos, y comportamientos violentos que son relacionados automáticamente y causados por el fumar mariguana.

Lo que sí es cierto, es que efectivamente, constantemente se presencian actos violentos por parte de algunos de los jóvenes donde en una ocasión observé cómo un joven horas después de que lo entreviste apareció en el centro del pueblo en la cancha gritando y ofendiendo a todas las personas presentes, algunas palabras eran en inglés y otras en otomí, y como ya es algo común para los lugareños, simplemente comenzaron a reír y a provocarlo convirtiéndolo en el bufón del pueblo en esa noche.

En este caso podría decir, que el joven que se convirtió de un momento a otro violento ya que llevaba horas tomando cerveza y una vez encontrándose en un estado alcoholizo probablemente fumó mariguana y es por eso que el pueblo menciona que cuando están mariguanos es cuando se vuelven violentos y delincan.

Hago hincapié que este personaje que horas antes entreviste, me platico que lo deportaron de Estados Unidos por la venta y consumo de “hielo”(6) (una forma de metanfetamina, estimulante potente y adictivo y que normalmente se fuma), y cocaína(7). Lo que me lleva a pensar que existe algún otro tipo más de ingesta de drogas en la comunidad y que solamente se ha relacionado los comportamientos violentos y robos con el consumo de marihuana ya que es la más evidente a simple vista por los pobladores.

Tema interesante y abierto a investigaciones nuevas en el llamado “pueblo de los mariguanos”, ya que también, existe el consumo de otro tipo de drogas como la cocaína como fue mencionado en algunas entrevistas que realice.

La inseguridad dentro de la comunidad es un factor que agobia a los pobladores y que lo asocian con el consumo de mariguana, pero está la hipótesis de que existe también el uso de otras sustancias que “probablemente” influyan en el comportamiento violento que presentan algunos de los jóvenes en ocasiones, situaciones que propician inestabilidad en el poblado. Siendo evidente una comunidad vulnerable a partir de este proceso de estructuración social por el cual se encuentran transitando. 

Hay que considerar que el consumo de drogas no es un invento de la modernidad, sino que históricamente tiene su origen en todos los pueblos y en todos los tiempos, por motivaciones rituales, mágicas, religiosas, recreativas el hombre ha consumido sustancias de origen vegetal que afinaban sus sentidos, que les conferían fuerza y resistencia, que adormecían sus facultades o los transportaban a otra realidad. Esta particularidad las convertía en plantas mágicas, sagradas dignas de respeto y reverencia pues eran sin duda puentes entre los hombres y los grandes poderes sobrehumanos.

Me parece de suma importancia mencionar los dos usos que he observado que se le da a la planta de la mariguana(8) en la región de la Sierra Otomí-Tepehua.

Por un lado, en las comunidades del oriente de Hidalgo, desde el Altiplano hasta la región serrana, se practica el uso ritual de la llamada “Santa Rosa” (“medicinita” y que le llaman “cantar”), nombre que designa a la Cannabis indica y que forma parte fundamental en los rituales realizados por los bädi (que significa en otomí el que sabe), y que principalmente es consumida en los costumbres (ofrendas dedicadas a las antiguas o santitos zithamu, ancestros primordiales.”(9) Ya que la planta es sagrada en este contexto y es la esencia de las mismas deidades.

Y por el otro lado, he observado cómo surgió el consumo de la Tzö Dapö en el “pueblo de los mariguanos” a partir de la migracióny es usada de una forma recreativa y cultivada ilícitamente para autoconsumo.

El contar por el momento con un panorama general de la región de la Sierra respecto a las condiciones de Salud y la atención sobre el consumo de drogas de forma recreativa me obligó a relacionar este fenómeno de salud con el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y de la Delincuencia 2014-2018 que consiste en el otorgamientos de apoyos a las entidades federativas en el Marco del Programa Nacional de Prevención del Delito.

Donde el objetivo es incrementar la corresponsabilidad de la ciudadanía y actores sociales en la prevención social mediante su participación y desarrollo de competencias. Así como fortalecer las capacidades institucionales para la seguridad ciudadana en los gobiernos municipales/delegacionales, entidades federativas y federación.

Respecto al estado de Hidalgo, lugar de la zona de estudio, los recursos de subsidio fueron distribuidos en las ciudades principales de Pachuca de Soto, Tula de Allende y Tulancingo de Bravo.

Una puerta abierta para una posible investigación, atención a la salud respecto al uso, abuso, dependencia y uso problemático de drogas y obtención de financiamiento para disminuir la incidencia de la violencia en la comunidad para recuperar la seguridad y elevar el bienestar común fortaleciendo la cohesión social, y primordialmente la inclusión de estrategias y acciones en materia de identidad y participación juvenil con el fin de reivindicar los derechos de los jóvenes.

Conclusiones

A manera de conclusión podría decir, que el “pueblo de los mariguanos” ha marcado  el hecho de que aquellos que han logrado migrar, pero que no han alcanzado el “sueño americano” y regresan debido al fracaso o por deportación, importan a la comunidad las “malas conductas” “del norte” organizando bandas delincuenciales que en realidad no es más que una manera de demostrar un tipo de poder y distinción principalmente para señalar que ya estuvieron en Estados Unidos.

Y por ende, como la comunidad ya tiene antecedentes y un historial migratorio, el colectivo imaginario mantiene vigente todos estos hábitos,  y comportamientos que caracterizan y particularizan al pueblo y lo distingue de los poblados aledaños.

Por lo tanto, el proceso de aculturación es evidente y la reestructuración social es dinámica a partir del constante fenómeno de la migración.
Proceso particular ocurrido en esta comunidad de la Sierra Otomí-Tepehua propicio para estudios e investigaciones futuras.

 

Bibliografía

Aguirre Beltrán, Gonzalo. “El proceso de aculturación”. Universidad Nacional Autónoma de México UNAM. Dirección General de Publicaciones. Primera edición, México 1957.
Arizpe, Lourdes. “Migración, Etnicismo y Cambio económico”. México 1979.
---------------------- “Campesinado y Migración”. Ed. SEP. Foro 2000, México, 1985.
Baez Cubero, Lourdes. “El uso ritual de la Santa Rosa” entre los otomíes orientales de Hidalgo: el caso de Santa Ana Hueytlalpan. Cuicuilco, vol. 19, núm. 53, enero-abril, 2012, pp.155-174. Escuela Nacional de Antropología e Historia, Distrito Federal, México.
Broda, Johanna y Báez, Jorge Félix (coords.).”Cosmovisión, ritual e identidad de los pueblos indígenas de México”. Consejo Nacional para la Cultura y las Ates, FCE, México 2001.
Da Jandra, Leonardo. “La Hispanidad, fiesta y rito. Una defensa de nuestra identidad en el contexto global”. Plaza Janés. Primera edición México 2005.
Escohotado, Antonio. “Historia de las Drogas I”. Historia Alianza Editorial. Primera edición. Madrid 1989.
Galinier, Jacques. “Pueblos de la Sierra Madre. Etnografía de la comunidad otomí”. Instituto Nacional Indigenista. Colección Número 17. México 1987.
--------------------------“La mitad del mudo. Cuerpos y cosmos en los rituales otomíes”. UNAM. Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos. INI. México 1990.
-------------------------- “El espejo otomí. De la etnografía a la antropología psicoanalítica”. INAH, CDI, CEMCA. México 2009. NATIONAL INSTITUTE ON DRUG ABUSE. The Science of Drug Abuse y Addiction. NIDA

 

Fotografías





1. Como su nombre lo indica, el uso recreativo de drogas es el uso de drogas psicoactivas con finalidades que no son médicas ni terapéuticas. Este uso es muy polémico, y más a la hora de tratar de mencionar temas de drogas cuyo manejo se considera ilegal y delictivo en algunos países. Puede entenderse con otros usos, entre los cuales entra: médicos (incluyendo automedicación), mejora del desempeño y espiritual (enteogénico). Por esto, clasificar con facilidad un caso particular de uso recreativo de drogas incluidas en la Lista de la Convención de Estupefacientes de la ONU como la marihuana, la heroína, la cocaína y el LSD entre otros.

2. Dicho término es utilizado para hacer referencia a las personas y/o grupos que se mueven geográficamente, motivados por condiciones sociales o económicas; emigrante como una persona que sale de su lugar de origen, y desde éste son vistos como tal; inmigrante se refiere al emigrado visto desde la localidad a la que llega y se establece. En ambos casos pueden continuar con nexos de diferente índole en su comunidad. La literatura antropológica habla de la migración no como un fenómeno masivo, sino, un fenómeno de “numerosas modalidades” que responden a una serie de factores jerarquizados, principalmente económicos (Arizpe, 1979:7).

3. Entendemos temazcal como casa, templo de vapor, siendo un baño  con hierbas empleado en la Medicina Tradicional y religión de las culturas mesoamericanas.

4. Aculturación comprende aquellos fenómenos que resultan cuando grupos de individuos de culturas diferentes entran en contacto continuo y de primera mano, con cambios subsecuentes en los patrones culturales originales de uno o de ambos grupos. Aguirre Beltrán (1957).

5. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) Droga: Es toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración de algún modo, del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y es, además, susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

6. La metanfetamina es un estimulante sumamente adictivo que afecta el sistema nervioso central. Aunque la mayoría de la metanfetamina que se usa en este país viene de laboratorios internacionales o nacionales, también se puede producir fácilmente en pequeños laboratorios clandestinos con ingredientes relativamente económicos que se pueden conseguir sin receta médica. Estos factores hacen de la metanfetamina una droga con un alto potencial para el abuso masivo. Se conoce comúnmente como “anfeta”, “meta”, y “tiza” en español o como “speed”, “meth” y “chalk” en inglés. Generalmente se refiere a la forma de la droga que se puede fumar como “hielo” (“ice”), “cristal” (“cristal”), “arranque” (“crank”) y “vidrio” (“glas”). Es un polvo blanco, cristalino, sin olor y con sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o licor. La droga fue desarrollada a comienzos del siglo pasado como derivado de la anfetamina y originalmente se usó en descongestionantes nasales e inhaladores bronquiales. Al igual que la anfetamina, la metanfetamina aumenta la actividad y el habla, disminuye el apetito y produce una sensación general de bienestar. Sin embargo, la metanfetamina difiere de la anfetamina en que, cuando se usan en dosis similares, son mayores los niveles de metanfetamina que entran al cerebro, haciéndola una droga estimulante más poderosa con efectos más duraderos y dañinos sobre el sistema nervioso central. NATIONAL INSTITUTE ON DRUG ABUSE. The Science of Drug Abuse y Addiction NIDA.

7. La cocaína es una droga derivada de la planta de la coca y generalmente tiene la apariencia de un polvo blanco. El polvo de la cocaína se inhala a menudo por la nariz o se puede disolver en agua e inyectarse en las venas. Algunos términos comunes para describirla en español son “talco”, “nieve” y “coca”. En inglés a menudo se conoce como “coke”, “snow”, “blow”, “lady” y “flake”. NATIONAL INSTITUTE ON DRUG ABUSE. The Science of Drug Abuse y Addiction NIDA.

8. La mariguana es la droga ilícita de abuso más frecuente en los Estados Unidos. Es una mezcla de color café verdoso de flores, tallos, semillas y hojas secas y picadas de la planta de cáñamo, Cannabis sativa. Tiene efectos a corto plazo del consumo incluyen euforia, percepción distorsionada, pérdida de memoria y dificultad para pensar y resolver problemas.

9. Baez Cubero, Lourdes. “El uso ritual de la Santa Rosa” entre los otomíes orientales de Hidalgo: el caso de Santa Ana Hueytlalpan. Cuicuilco, vol. 19, núm. 53, enero-abril, 2012, pp. 155-174. Escuela Nacional de Antropología e Historia, Distrito Federal, México.

 

*Datos de la autora:
María Guadalupe Ramírez Ramos
Subdirección de Etnografía. INAH
Correo: [email protected]

footer

 

mesa 3

Auge y caída de la Prohibición en el nuevo orden global

heder

Transición normativa de las drogas en México:
de la regulación sanitaria a la prohibición criminal
(1841-1968)


Hugo Oscar Granja Pérez
Doctorando en Derecho por la UNAM

Sumario. - 1. Épocas legislativas de la regulación sobre drogas en México, 1.1. Época de regulación estatal, 1.2. Época Post-Revolucionaria, 1.3. Época Cardenista, 1.4. Época Internacionalista, 1.5. Fuentes.

1. Épocas legislativas de la regulación sobre drogas en México.

La historia de las drogas en México puede ser atendida desde varios áreas específicas, como lo son el derecho, la política criminal, la sociología, la economía, la medicina, la política general, la geografía, la demografía, etc., este aspecto lo convierte en un fenómeno complejo para su análisis.

Por lo que respecta, al tema que nos ocupa, limitaremos el estudio histórico de las drogas al análisis político criminal en la legislación mexicana entre los años de 1841 y 1968.

En el campo legislativo en materia de drogas en México se pueden identificar seis grandes periodos históricos de construcción, los cuales fluctúan entre la regulación, lo permisivo y lo prohibitivo, según cada periodo y la influencia política del exterior encabezada principalmente por los Estados Unidos de América.

Los periodos históricos para el estudio de la construcción legislativa en materia de drogas son los siguientes:   

Época de regulación estatal (1884-1911)
Época Post-Revolucionaria (1920-1939)
Época Cardenista (1940)
Época Internacionalista (1947-1968)

La evolución del tratamiento legislativo de las drogas en estas cuatro épocas va a resultar variante, pues se pasará de una permisividad casi absoluta hasta una intolerancia radical. En estos periodos la política criminal es poco variante y sólo hay que resaltar algunos aspectos importantes sobre el tema.

1.1. Época de regulación estatal

La época de regulación estatal sobre las drogas comienza con los primeros intentos de regular jurídicamente la naciente profesión de la farmacéutica al igual que la práctica boticaria, y aunque esta última ya tenía antecedentes desde el año de 1533 (1), el nuevo orden estatal con el movimiento armado de la Independencia requería reglas jurídicas acordes a la época. Este momento histórico se va a caracterizar por una permisibilidad y una regulación estatal más o menos eficiente, que va hacer casi nula la criminalización sobre el tema.

Los primeros intentos sobre la regulación de las drogas fue el proyecto presentado por Leopoldo Río de la Loza, el cual consistía en la creación de una policía médica, para la venta de drogas por parte de almacenistas y productores (2).

Esta policía médica es el antecedente de la policía de salubridad de la ciudad de México, y que para el década de 1920 va a contar con una división de antinarcóticos.

En enero de 1841 se creó el Consejo Superior de Salubridad, que fue la institución pública encargada de la regulación y restricciones de las sustancias medicinales y remedios secretos, lo que consistía propiamente en la vigilancia de que la venta de sustancias medicinales se realizara exclusivamente en los almacenes autorizados, así como vigilar que el despacho de medicamentos se realizara únicamente a oficinas de farmacia; otra de las facultades del Consejo consistía en la visita a boticas, almacenes y fábricas de drogas; por lo que hace a los remedios secretos, debía vigilar que estos no se comercializaran sin previamente habérseles realizados los exámenes pertinentes, además de ser aprobados y haber obtenido la licencia de venta (3).

Uno de los primeros antecedentes sobre la regulación jurídica de la farmacéutica y la práctica boticaria en el México independiente fue el Reglamento sobre inspección de boticas, almacenes y fábricas de drogas del 26 de noviembre de 1846. Ordenamiento que establecía la prohibición de la venta de sustancias medicinales fuera de los establecimientos farmacéuticos y boticas, tratando de evitar la adulteración de dichas sustancias (4).

Para el año de 1868, las visitas a los diferentes establecimientos encargados de la venta y despacho de las drogas se encontraban perfectamente reglamentadas; debiéndose verificar anualmente (5).

Años más tarde, el 10 de abril de 1878 se publicó el nuevo Reglamento sobre boticas y droguerías, el que prohibía la venta al menudeo de sustancias medicinales, además de establecer la necesidad de que cada botica contara con un permiso del gobierno y estuviera vigilada por un profesional farmacéutico quien sería el responsable de la pureza de las drogas (6). Desafortunadamente las reglas establecidas carecían de sanción y su observancia fue mínima.

En el año de 1884 un proyecto de reglamentación sobre boticas, droguerías y expendios de sustancias medicinales, propuso que la venta de los medicamentos se realizara exclusivamente en aquella botica o expendio donde hubiera un farmacéutico. El Reglamento también establecía la creación de una clasificación de medicamentos en tres listas, la primera de ellas la que se refería a las sustancias venenosas de uso industrial, la segunda a los medicamentos peligrosos y la tercera a las hierbas toxicas y abortivas (entre las cuales se enumeraba a la marihuana) (7).

Posterior  a la creación de la reglamentación aparecieron los Códigos Sanitarios que fueron recogiendo las disposiciones de los Reglamentos. Los Códigos Sanitarios de la época fueron los de 1891, 1894 y 1902.

Por su parte, el código penal de 1871 para el Distrito Federal y el territorio de Baja California en su Capítulo Único Título Setimo (sic) que comprendía de los artículos 842 al 853 establecía los delitos contra la salud pública. Estos delitos castigaban la inobservancia de las disposiciones establecidas en los Reglamentos y en los Códigos Sanitarios para la producción y venta de medicinas y drogas y se sancionaban con pena de cuatro meses de arresto y multa de veinticinco a quinientos pesos (8).

A la par de la legislación, la doctrina sobre remedios y drogas se difundía en los medios de comunicación escrita y a través de la creación de tratados, documentos en los que se señalaban con toda claridad las recetas sobre las sustancias medicinales y drogas así como las cantidades exactas de cada ingrediente (9).

La regulación de los farmacéuticos, medicamentos y drogas durante este periodo estuvo regido por una política de salubridad más que por políticas sancionadoras que establecieran disposiciones prohibitivas en la legislación penal, incluso las disposiciones contenidas en el código penal seguían manteniendo la política de regulación estatal en materia de salubridad; por lo que no se puede hablar concretamente de una política criminal previa a la segunda década del siglo XX.

1.2. Época Post-Revolucionaria

La permisibilidad de las drogas y su regulación estatal, hasta inicios del siglo XIX, mantuvieron una política de salubridad, que fue creando normas de vigilancia y supervisión sobre producción, venta y consumo (10).

Con el triunfo de los revolucionarios y la expansión de las relaciones internacionales y de los acuerdos internaciones, el panorama sobre la regulación jurídica de ciertas drogas dio un giro radical. Este cambio estuvo motivado principalmente por la influencia de las relaciones internacionales con los Estados Unidos de América y los pactos internacionales que el renovado Estado mexicano comenzó a adquirir después de la lucha revolucionaria.

Con la suscripción y ratificación de la Convención del Opio de la Haya de 1912, se tuvieron que realizar las adecuaciones necesarias a la legislación penal nacional.

De tal modo, que, con fecha 5 de octubre de 1929 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el nuevo Código Penal para el Distrito y Territorios Federales que abrogaba el de 1871 y que entraría en vigor el día 15 de diciembre del mismo año. Este nuevo Código, a diferencia del de 1871, en el Título Séptimo De los delitos contra la salud sancionó penalmente en el Capítulo I la elaboración, adulteración y comercio ilegal de artículos alimenticios o de drogas enervantes, en los artículos 507 al 522; en el Capítulo II la embriaguez habitual y la toxicomanía, en los artículos 523 al 525; y finalmente en el Capítulo III el contagio sexual y del nutricio en los artículos 526 al 535 (11).

Por lo que respecta al Capítulo I y Capítulo II, las conductas sancionadas eran las siguientes:

  • Elaboración de drogas enervantes.
  • Tráfico ilegal de drogas enervantes.
  • La siembra, cultivo y cosecha de plantas que estén legalmente prohibidas por el Departamento de Salubridad o por el Consejo de Salubridad General de la República.
  • El comercio ilegal de drogas enervantes.
  • El comercio de las plantas que estén legalmente prohibidas por el Departamento de Salubridad o por el Consejo de Salubridad General de la República.
  • La compra, venta o enajenación de alguna droga enervante.
  • La exportación de alguna droga enervante.
  • La importación de alguna droga enervante.
  • La embriaguez en lugar público.
  • El consumo frecuente de drogas enervantes.

Las sanciones para efectos de la comisión de las conductas antes descritas consistían, por lo que hace al Capítulo I, en la segregación de uno a cinco años y multa de treinta a noventa días de utilidad. Para el caso en el que los responsables fueran comerciantes, farmacéuticos, boticarios o droguistas que llevaran a cabo la conducta dentro de sus establecimientos, el local sería clausurado de tres meses a un año.

Pero la política se recrudece, aún más, cuando el mismo Capítulo I establece que en  el caso de que con la comisión de la conducta se violaran otras leyes y disposiciones penales y se tengan sanciones diversas se aplicara la más elevada. 

Para el caso del comercio con sustancias adulteradas o nocivas para la salud se imponía un arresto hasta por seis meses y multa de veinte a cuarenta días de utilidad, pero en el supuesto de que la adulteración se realice sobre una sustancia que no sea nociva sólo se aplicaría la multa.
La sanción para quien oculte, sustraiga, venda o compre sustancias nocivas o drogas enervantes que haya sigo decomisadas para su sanción, era el arresto no menor a ocho meses y multa de treinta a sesenta días de utilidad.

Las sanciones que contemplaba el Capítulo II para la embriaguez en lugar público consistía en multa de cinco a diez días de utilidad y el sometimiento a un examen médico, y en el caso de que de los resultados del examen diagnosticaran la ebriedad habitual la sanción consistía en la reclusión en el manicomio especial para alcohólicos, la sanción duraba hasta la curación declarada del alcohólico hecha por el Consejo Supremo de Defensa y Prevención Social. Por lo que hacía a los toxicómanos, estos deberían ser recluidos en el manicomio para toxicómanos, la reclusión durara hasta su curación declarada.

El Código Penal para el Distrito y Territorios Federales de 1929 quedo abrogado con la publicación del nuevo Código Penal para el Distrito y Territorios Federales en materia de fuero común, y para toda la Republica en materia de fuero federal publicado en el Diario Oficial de la Federación el 14 de agosto de 1931.

El Código Penal de 1931 amplia el espectro de sanción penal por lo que hace a los delitos contra la salud, que al igual que el Código Penal de 1871 y 1929 los sanciona en el Título Séptimo, al considerar la posesión y el suministro gratuito de drogas enervantes, y la verificación de cualquier acto de adquisición, suministro o tráfico de semillas o plantas que tengan carácter de drogas enervantes (12). Y deja fuera de los delitos contra la salud la embriaguez en lugar público y el consumo habitual de drogas enervantes.

La punición se amplió también para el caso del opio cocinado o preparado para fumar. Por primera vez, el código refiere qué se debe entender por drogas enervantes, refiriendo que serán aquellas que disponga el Código Sanitario como tales. La sanción para la comisión de las conductas descritas como delitos contra la salud en el código de 1931 consistía en prisión de seis meses a siete años y multa de cincuenta a cinco mil pesos, y para los traficantes (importación y exportación) una sanción de seis a diez años de prisión y multa de cincuenta a diez mil pesos. 

El Código Sanitario de los Estados Unidos Mexicanos publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 8 de junio de 1926 (13), establecía en los artículos 197 al 209 lo referente a las drogas enervantes, en los que disponía que el comercio, la importación, exportación, elaboración, posesión, uso, consumo y en general todo acto de adquisición, suministro o tráfico de cualquier clase que se haga con drogas enervantes debería ser conforme a los Tratados y Convenios Internacionales.

Esta codificación en el artículo 198 realiza una clasificación sobre las drogas enervantes, entre las que se encontraban:

  • Opio en sus diversas formas
  • Opio preparado para fumar
  • Morfina, sus sales y derivados
  • Cocaína, sus sales y derivados
  • Heroína, sus sales y derivados
  • Adormideras
  • Hojas de coca
  • Marihuana en cualquiera de sus formas
  • Los preparados que contengan algunas de las sustancias que se enumeraron anteriormente

Así mismo, en el artículo 200 del mismo ordenamiento, queda prohibido la importación, exportación, elaboración, posesión, el uso y consumo del opio preparado para fumar, heroína con sus sales y minerales, y la marihuana en cualquiera de sus formas (extracto de cannabis indica).

El artículo 202 de la citada norma se prohibía expresamente el cultivo de la marihuana y de la adormidera; el artículo 208 habilitaba a los médicos cirujanos y veterinarios, para que en el ejercicio de su profesión, recetaran las drogas enervantes de Opio en sus diversas formas, morfina con sus sales y derivados, cocaína con sus sales y derivados, adormideras y hojas de coca.

1.3. Época Cardenista

Durante la época cardenista se pretende volver a la Regulación Estatal de las drogas que habían sido sometidas a las disposiciones legales prohibitivas de la segunda década del siglo XX, sin embargo la política exterior del Estado mexicano y las relaciones internacionales con los Estados Unidos de América no hicieron posible la intención del gobierno de Lázaro Cárdenas que se vio presionado.

El Reglamento Federal de Toxicomanías publicado el sábado 17 de febrero de 1940 en el Diario Oficial de la Federación, en su exposición de motivos expresaba la necesidad de combatir la toxicomanía y el tráfico (sic) de drogas enervante, de reducir los altos costos sobre las drogas impuesto por el reglamento de 1931 generando un gran provecho para los traficantes, en este mismo sentido se destaca la injusta persecución de los viciosos (sic) a quienes se les debe dar tratamiento y no sancionarlos como delincuentes (14).

El Reglamento constaba de 11 artículos, que abrogaba el Reglamento de Toxicomanías del 23 de septiembre de 1931, que entre otras disposiciones, otorgaba facultades a los médicos cirujanos para el suministro de narcóticos en dosis superiores a las señaladas por la Farmacopea. Así mismo, establecía la creación de dispensarios de toxicómanos y hospitales de atención, estableciendo las funciones de los dispensarios, que consistían en tener un registro de pacientes toxicómanos bajo tratamiento, despachar las sustancias narcóticas cuando hayan sido prescritas, administrar al paciente toxicómano la droga que le haya sido prescrita, de igual forma, el reglamento establecía la prohibición del cobro de honorarios por la atención medica en el dispensario. Las sanciones por la inobservancia del Reglamento eran reguladas por el Código Sanitario, propiamente el Capítulo I del libro V.

La vigencia del este Reglamento fue de tan sólo poco menos de 4 meses, pues el 3 de julio del mismo año, se publicó un de Decreto en el Diario Oficial de la Federación por el cual se suspendía la vigencia del Reglamento Federal de Toxicomanías (15).

Las razones que se expresan en el considerando del decreto fueron la escases de las drogas provenientes de Europa a causa de la guerra, lo que imposibilitaba al gobierno de dar cumplimiento a lo establecido por el Reglamento, en tal sentido, el Decreto suspende de forma indefinida la vigencia del Reglamento devolviendo la vigencia al Reglamento de Toxicomanías del 23 de septiembre de 1931.

El intento del Presidente Lázaro de Cárdenas de crear una política de salud pública para hacerle frente al problema del consumo y del tráfico de drogas, no tuvo éxito y se tuvo que constreñir a las circunstancias internacionales y a la política criminal que desde la década de los 20 venía marcando el camino en temas de drogas en el país.

Anterior a la promulgación del Reglamento Federal de Toxicomanías, se publicó el 14 de febrero de 1940 en el Diario Oficial de la Federal un decreto por el cual se adicionaba al Título Séptimo del Código Penal de 1931 un primer capítulo sobre la tenencia y tráfico de enervantes, y un capítulo segundo sobre el peligro de contagio, retomando el contenido del Código Penal de 1929 por lo que hacía al contagio sexual (16).

1.4. Época Internacionalista

A pesar de que la época post-revolucionaria se vio fuertemente influenciada por la política internacional y las relaciones internacionales con los Estados Unidos de América, para cambiar sus estrategias políticas de atención y regulación jurídica sobre las drogas, es hasta el año de 1947 y hasta el año de 1968 cuando la política internacional y las relaciones internacionales se intensifican y abren paso a una política criminal más represiva.

En el año de 1947 se crea la Dirección Federal de Seguridad, la cual estuvo bajo el mando directo, en un inicio, del presidente de la República. Entre las tareas de este servicio de inteligencia estatal se encontraban la vigilancia, el análisis y la información sobre hechos relacionados con la seguridad nacional y la de proporcionar seguridad personal a funcionarios extranjeros que visitaran de manera oficial el país. Además de estas funciones principalísimas, tendía la facultad para intervenir en temas relacionados con drogas (17).

El 14 de noviembre de 1947 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un Decreto mediante el cual se modificaba el Título Séptimo del Código Penal de 1931, mediante el cual se modificaba el Capítulo primero quedando de la siguiente forma “De la producción, tenencia, tráfico y proselitismo en materia de enervantes”. De igual forma, se modifican los artículos 193, 194 y 197, quedando, respectivamente, de la siguiente manera:

ARTICULO 193.- Para los efectos de este capítulo, se consideran drogas enervantes las que determinen el Código Sanitario de los Estados Unidos Mexicanos, los reglamentos y demás disposiciones vigentes o que en lo sucesivo se expidan en los términos de la fracción XVI del artículo 73 de la Constitución General de la República, así como las que señalen los convenios internacionales que México haya celebrado o en lo futuro celebre. Al que se le anexó, respecto a la reforma del 14 de febrero de 1940, los términos de la fracción XVI del artículo 73 de la Constitución General de la República, así como los señalamientos que realicen los convenios internacionales de los que el Estado mexicano sea parte.

Al que se le adiciona la fracción IV prohibiendo el proselitismo en materia de enervantes, otorgando una pena de prisión de tres a doce años a quien incurra en esta conducta. Otra de las adiciones a este artículo fue el último párrafo, limitando la condena condicional a los que cultiven, elaboren o en cualquier forma trafiquen con drogas enervantes, o con semillas o plantas que tengan ese carácter.

El incremento de la pena por el importe o exporte ilegal de drogas enervantes o substancias de las señaladas en el Capítulo primero del Título Séptimo.

Un suceso internacional que va seguir guiando la incremento de las penas y la limitación de derechos procesales y beneficios de los procesados fue la Convención Única sobre Estupefacientes del año de 1961, instrumento internacional que México va a ratificar hasta el año de 1967.

Documento que en su preámbulo refiere, entre otras cosas, a la salud moral y el reconocimiento de que la toxicomanía constituye un mal grave para el individuo y un peligro social y económico para la humanidad (18). El mismo instrumento internacional establece disposiciones expresas para la lucha contra el tráfico ilícito y para las cuestiones penales, en los artículos 35 y 36 respectivamente.

Frente a esta situación y compromisos internacionales, el Estado mexicano se vio obligado a reformar, nuevamente, el Código Penal de 1931 por lo que refería a los delitos contra la salud. Los artículos reformados en materia de delitos contra la salud fueron el 85, 193, 194, 195, 196, 198 y 199, reforma que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 8 de marzo de 1968.

Con la reforma se limita la libertad preparatoria para los delitos en materia de estupefacientes (artículo 85); en el artículo 193 se elimina el concepto de “drogas enervantes” y se adiciona el concepto de “estupefacientes”, esto con la intención de estar en conformidad con la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961; la pena de prisión se incrementa de dos a nueve años para las conductas descritas en el artículo 194 de dicho Código.

En este entendido, desde el año de 1912 y hasta 1968, la prohibición criminal de las drogas y la política criminal para su implementación, se han visto fuertemente influenciadas por la política internacional en el tema, lo que en gran medida han limitado y frenado cualquier propuesta de regulación distinta a la criminal y que ofrezca soluciones más eficientes por ser contrarias a la moral y valores del tema en el ámbito internacional.  

1.5. Fuentes

Código Penal para el Distrito Federal y Territorio de la Baja California y para toda la República Mexicana. Librería de Donato Miramontes, 1883. Acervo jurídico de la Capilla Alfonsina de la UANL.
Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. ONU.
DOF 14 agosto de 1931.
DOF 14 febrero de 1940.
DOF 17 febrero de 1940.
DOF 3 julio de 1940.
DOF 5 octubre de 1929.
DOF 8 junio de 1926.
HERNANDEZ Pontón, Ana Paula. Tesis: La legislación de drogas en México y su impacto en la situación carcelaria y los derechos humanos, México, FLACSO, 2010. 
Luis Berruecos Villalobos. "El consumo de drogas en la ciudad de México". El Cotidiano, vol. 22, núm. 145, septiembre-octubre, 2007.
Mariana Ortiz F. / F. Javier Puerto S. / Patricia E. Aceves. P. "La reglamentación del ejercicio farmacéutico en México". Parte I (1841-1902). Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, enero-marzo, año/vol. 39, número 001 Asociación Farmacéutica Mexicana A.C. Distrito Federal, México.
Mariana Ortiz Reynoso. "Vigilancia y control de fármacos de alto riesgo en México: 1878-1976". Historia y desarrollo de la química. Bol. Soc. Quím. Méx. 2011, 5(2-3), 21-27 © 2010, Sociedad Química de México ISSN 1870-1809. 
Pérez Monfort, Ricardo (coordinador). Hábitos, normas y escándalos: prensa, criminalidad y drogas durante el porfiriato tardío. 1ra ed., México, Plaza y Valdez Editores, 1997.
Reyna, María del Carmen, “Boticas y boticarios. Siglos XVI al XIX”, en Dimensión Antropológica, vol. 7, mayo-agosto, 1996.

Citas


1. Reyna, María del Carmen, “Boticas y boticarios. Siglos XVI al XIX”, en Dimensión Antropológica, vol. 7, mayo-agosto, 1996.

2. Mariana Ortiz F. / F. Javier Puerto S. / Patricia E. Aceves. P. La reglamentación del ejercicio farmacéutico en México. Parte I (1841-1902). Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, enero-marzo, año/vol. 39, número 001 Asociación Farmacéutica Mexicana A.C. Distrito Federal, México.

3. Ídem.

4. Pérez Monfort, Ricardo (coordinador). Hábitos, normas y escándalos: prensa, criminalidad y drogas durante el porfiriato tardío. 1ra ed., México, Plaza y Valdez Editores, 1997.

5. Mariana Ortiz F. / F. Javier Puerto S. / Patricia E. Aceves. P. La reglamentación del ejercicio farmacéutico en México. Parte I (1841-1902). Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, enero-marzo, año/vol. 39, número 001 Asociación Farmacéutica Mexicana A.C. Distrito Federal, México.

6. Mariana Ortiz Reynoso. Vigilancia y control de fármacos de alto riesgo en México: 1878-1976. Historia y desarrollo de la química. Bol. Soc. Quím. Méx. 2011, 5(2-3), 21-27 © 2010, Sociedad Química de México ISSN 1870-1809.

7. Ídem. 

8. Código Penal para el Distrito Federal y Territorio de la Baja California y para toda la República Mexicana. Librería de Donato Miramontes, 1883. Acervo jurídico de la Capilla Alfonsina de la UANL.

9. Reyna, María del Carmen, “Boticas y boticarios. Siglos XVI al XIX”, en Dimensión Antropológica, vol. 7, mayo-agosto, 1996.

10. Luis Berruecos Villalobos. El consumo de drogas en la ciudad de México. El Cotidiano, vol. 22, núm. 145, septiembre-octubre, 2007.

11. DOF 5 octubre de 1929.

12. DOF 14 agosto de 1931.

13. DOF 8 junio de 1926.

14. DOF 17 febrero de 1940.

15. DOF 3 julio de 1940.

16. DOF 14 febrero de 1940.

17. HERNANDEZ Pontón, Ana Paula. Tesis: La legislación de drogas en México y su impacto en la situación carcelaria y los derechos humanos, México, FLACSO, 2010. 

18. Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. ONU.


*Datos del autor:

Hugo Oscar Granja Pérez
Doctorando en Derecho por la UNAM
Experto en ciencias penales y política criminal; docente de la UVM campus San Luis
Correo: [email protected]

footer

 

mesa 3

Auge y caída de la Prohibición en el nuevo orden global

heder

mesa 3
Auge y caída de la Prohibición en el nuevo orden global

La coyuntura política internacional para

#FinalizarLaGuerra contra las drogas

Karina Malpica, politóloga,
psicóloga y usuaria de drogas*

Resumen

La OEA presentó en 2013 un Informe de Escenarios con la finalidad de identificar qué acciones podrían permitir que el hemisferio americano experimente la mejor versión posible del futuro en el año 2025. Dicho informe contiene un ejercicio politológico en el que se describen cuatro escenarios posibles denominados Juntos, Caminos, Resiliencia y Ruptura, basados en la adopción de cuatro diferentes políticas de drogas en el hemisferio. Después de su análisis la autora propone un quinto escenario posible, llamado Inclusión, en el que tanto los especialistas como los usuarios de drogas y los narcotraficantes sean tomados en cuenta en el debate y el proceso de negociaciones necesarias para finalizar la guerra contra las drogas.

Desarrollo

Aunque parezca una afirmación apresurada, en este preciso momento hay ya muchos factores indicando la necesidad de una legislación reguladora y no prohibitiva de las drogas. A pesar de esto existe un desacuerdo general en la opinión pública debido al efecto psicológico de las múltiples campañas antidrogas y debido a los altos índices de consumo problemático de drogas en poblaciones vulnerables y de escasos recursos. Igualmente, existe una notoria falta de consenso entre los países que integran la Organización de las Naciones Unidas, para brindar la posibilidad de explorar regímenes regulatorios y acabar con la prohibición.

Los países de Latinoamérica son quienes están dando los primeros pasos para finalizar la guerra contra las drogas. En el 2012 durante la VI Cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Colombia, los 34 jefes de gobierno compartieron información acerca de los principales problemas de gobernabilidad, salud, desarrollo y seguridad que múltiples países del hemisferio americano experimentan.

Juntos acordaron la realización de una investigación cuyo costo ascendió a $2,2 millones de dólares. El Secretario General de la OEA, el abogado chileno José Miguel Insulza, lo presentó en Washington un año después. Dijo que les fue encargado debido a que el narcotráfico, “lejos de reducirse, se extiende a toda la región y ha terminado por constituirse en amenaza a la integridad de los Estados”.(1)

analisis

El estudio consta de dos partes. La primera es el Informe Analítico acerca de los resultados de la política prohibicionista. Su conclusión es que los diversos problemas que ésta ha generado son tan graves que algunos países del hemisferio (como Colombia, Perú y México), se encuentran experimentando una “falta de estado de derecho”, porque sus gobiernos no están siendo capaces de cumplir con su obligación esencial de proteger a sus ciudadanos; lo cual en el futuro podría afectar su gobernabilidad democrática y ponerlos en riesgo de convertirse en “narco Estados”.

Estas son sus palabras:

Es la falta de estado de derecho lo que mejor explica los altos índices de violencia por parte de las organizaciones criminales y el hecho que ellas dominen territorios e influyan sobre las decisiones públicas. (…) Otros asuntos ligados a la obligación sólo parcialmente cumplida por nuestros Estados en materia de derechos humanos son el aumento explosivo de la población penitenciaria, el impacto social y ambiental de programas de erradicación; el desplazamiento de poblaciones, que lleva consigo el desempleo y la pobreza; y otros efectos del enfoque represivo con que se enfoca el problema.(2)

Según se establece en el análisis, las razones que llevaron a los Estados a preocuparse por el consumo de ciertas sustancias y a decidir controlarlas, fueron “los efectos de las drogas sobre la salud humana”.(3) Sin embargo, ese peligro no ha logrado evitarse por medio de la prohibición, por lo que un sector de la población mundial continúa haciéndose daño con ellas; al igual que ocurre con drogas legales como el tabaco y el alcohol.

De acuerdo a las estadísticas acerca del consumo mundial de drogas ilícitas que difunde la oficina de la Organización de las Naciones Unidas, proporcionalmente son pocos los que desarrollan un uso problemático, que es un término más adecuado para quienes anteriormente habían sido llamados toxicómanos, drogodependientes o adictos. Esta oficina de la ONU calcula que los problemáticos son menos del diez por ciento de los usuarios totales.(4) Según sus propias cifras, si el resto no lo son, podríamos asumir que el 90% de los usuarios de drogas ilegales estamos usándolas de forma moderada o no problemática.

El Análisis de la OEA revisa el consumo de las diferentes drogas ilegales, sus efectos sobre la exclusión social y el ejercicio de los derechos humanos, las formas de tratamiento y prevención posibles, el impacto ambiental del narcotráfico y las limitaciones de los gobiernos para enfrentarlo. También contiene un examen de la ganancia que se va generando en cada etapa del proceso de cultivo, producción, distribución y venta de las drogas prohibidas, concluyendo que, si bien todos ganan, la mayor utilidad se produce en la fase final, cuando se vende a los consumidores.

El Secretario mencionó también que en la investigación procuraron no callar ni ocultar nada para mostrar la verdadera dimensión del problema, o sea, no la salud pública, sino el enorme volumen de dinero generado por el narcotráfico que ha corrompido y erosionado la organización social.

escenarios

La segunda parte del estudio, el llamado Informe de Escenarios contiene un ejercicio politológico en el que se describen distintos futuros posibles para identificar, dadas las circunstancias, cuáles son las acciones que a largo plazo nos van a permitir experimentar la mejor versión posible del futuro en el 2025.

Cada uno de los cuatro pone de relieve donde están los énfasis principales, es decir, parte de distintas suposiciones que conducen a tomar decisiones diferentes, las cuales pueden acarrear consecuencias positivas o negativas, de acuerdo al éxito o fracaso de su implementación.

El primer escenario, denominado Juntos, tiene como premisa que la política de prohibición es eficaz para detener los efectos negativos de las drogas sobre la salud, por lo tanto, hay que continuar con ella. Esto supone aumentar el considerable presupuesto que los Estados destinan a la guerra, con el fin de fortalecer las instituciones y volver a los agentes de la ley incorruptibles para que puedan derrotar a los narcotraficantes. En este futuro, si la premisa es incorrecta, la guerra podría prolongarse innecesariamente. Pero si funcionara, en el 2025 podría haber concluido.

“Juntos” considera el problema de las drogas como un problema grave de inseguridad generalizada, no sólo provocada por el daño de la droga, sino también por la presencia de instituciones débiles, incapaces de controlar el fenómeno criminal. Su acento, naturalmente está puesto en el fortalecimiento de esas instituciones, que de esa manera pueden ejercer mejor su acción de control.(5)

El segundo escenario, Caminos, se sustenta en la creencia de que la prohibición no soluciona el consumo problemático y ocasiona consecuencias aún más indeseables, por lo cual es necesario legalizar, despenalizar o regular las sustancias prohibidas. Este futuro prevé que no se alcanzará un consenso al respecto, pero habrá la permisividad suficiente para permitir que distintas regiones de nuestro continente experimenten con diferentes modificaciones a sus propias legislación, lo cual supondrá ir desviando paulatinamente los recursos de la guerra hacia los mecanismos de regulación. Si esta política fracasa en su implementación, enfrentaremos conflictos inciertos. Si tiene éxito, en el 2025 la guerra ya habrá concluido y nos dedicaremos a lidiar con el problema del uso problemático desde otros enfoques.

“Caminos” parte de una visión muy distinta al considerar que el régimen regulatorio y el uso de medios represivos para controlar la droga son parte muy medular del problema mismo. La visión aquí es que la forma en que se persigue al consumo y al tráfico no resuelve el problema, sino que lo agrava. Por consiguiente, este escenario pone énfasis sustantivo en la búsqueda de tratamientos y regímenes legales y regulatorios alternativos, que incluyen despenalización del consumo, e incluso legalización de algunos productos.(6)

La premisa del idílico futuro de Resiliencia (término que en psicología hace referencia a la capacidad de superar hechos dolorosos o traumáticos), es que el sentimiento de alienación humana debido a causas socio-económicas origina el uso problemático de las drogas. Por ello la respuesta para evitar el uso problemático no debe centrarse sólo en políticas dirigidas a las drogas, sino a políticas dirigidas a tratar las desigualdades, aumentando el desarrollo, la educación y el bienestar común mediante la participación de toda la sociedad. Materializar este futuro requiere una inversión superior por parte de los gobiernos, así como tiempo y compromiso por parte de los ciudadanos para participar en los procesos comunitarios. Implementando este tipo de políticas con éxito estaremos un paso más adelante hacia la fin de la exclusión social de los menos favorecidos y tendremos menos usuarios problemáticos de drogas para el año 2025.

“Resiliencia”, el tercer escenario, tampoco niega la posibilidad de fortalecimientos institucionales o de reformas de fondo al enfoque general, pero parte de la base de que el Problema de las Drogas es una manifestación de disfunciones sociales y económicas subyacentes, que son la causa de la adicción y la violencia. Consecuente con ello, pone el acento en la acción de la comunidad organizada, fundada sobre los gobiernos locales, las empresas y las organizaciones no gubernamentales.(7)

La suposición del último escenario, Ruptura, es que algunos Estados se vean forzados a abandonar la guerra contra las drogas, destinando sus recursos a los programas que cada uno considere prioritarios, sin modificar ni aplicar la ley internacional. Si esta política tiene éxito, es posible que para el año 2025 disminuya la violencia pero no necesariamente el narcotráfico. Si fracasa, algunos países, como el nuestro, podrían llegar a convertirse en narco-Estados.

El cuarto escenario, que denominamos “Ruptura”, se aparta de los demás, por cuanto nos advierte sobre lo que podría ocurrir si no somos capaces en el corto plazo de arribar a una visión compartida que nos permita sumar nuestros esfuerzos para enfrentar el problema, respetando al mismo tiempo nuestra diversidad frente a él. Su visión de partida es que el costo del Problema de las Drogas es ya excesivo, que probablemente no habrá cambios de fondo en la estrategia y, por lo tanto, se acerca el momento en que cada actor deberá decidir la política de acuerdo a sus propios intereses.(8)

Los analistas de la OEA están conscientes de que en realidad existen otros futuros probables que puedan combinar sus cuatro escenarios con muy distintas consecuencias. Lo que les interesa es que a partir de cada uno de ellos “surge una gran variedad de oportunidades y desafíos colectivos y multilaterales” que deben ser debatidos para definir “rumbos colectivos y sostenibles en medio de la diversidad”.(9)

Con la intención de participar en el debate y enriquecer los posibles escenarios, quisiera sugerir otro que se me ocurrió al revisar la lista de personas que fueron entrevistadas y que colaboraron en la redacción de estos dos informes.

Resulta significativo que no se haya entrevistado a los Usuarios de las Drogas Prohibidas (UDPs) ni a los proveedores o distribuidores. Debido a esta omisión, la OEA no conoce las opiniones o ideas que los principales actores tienen para terminar la guerra contra las drogas. Aunque intentar realizar estudios o encuestas a los proveedores resulta complejo y peligroso por obvias razones, podemos consultar a los narcotraficantes que se encuentran cumpliendo sus sentencias en instituciones penitenciarias. También podemos entrevistar y estudiar el comportamiento de aquel 90% de consumidores no problemáticos. Nosotros podemos formar parte de la solución.

Si la amenaza a la gobernabilidad proviene del incumplimiento de las leyes en materia de drogas que el Estado defiende, entonces, ¿por qué no incluir en el debate precisamente a quienes circunstancialmente están poniendo en peligro la gobernabilidad? ¿Por qué no preguntar a los usuarios qué nos motiva a incumplir la ley pese al alto riesgo que corremos? ¿Por qué no preguntar a los narcotraficantes si están dispuestos a abandonar el alto riesgo de su negocio a cambio de amnistía o de lo que sea que ellos necesiten?

Me pregunto también por qué el apartado del Informe dedicado a los derechos humanos que se violan en el intento de cumplir con la prohibición, no hace ninguna mención al derecho de los UDPs a no ser excluidos de la vida legal. Hay muchas personas que no perciben el consumo de plantas y sustancias psicoactivas como un derecho que se nos está negando a los usuarios.

En el pasado, el hecho de ser mujer, de tener la piel oscura, de pertenecer a un grupo indígena o de tener preferencias homosexuales fueron elementos de exclusión de la vida ciudadana. Cada minoría luchó por sus derechos y le fueron reconocidos. En estos momentos prácticamente nadie parece estar notando que los UDPs también somos una minoría y también tenemos derecho a ser incluidos en la vida ciudadana. Nuestro derecho de pertenencia a nuestras propias sociedades está siendo violado.

Por eso es necesario proponer un quinto escenario que se llame Inclusión. Se basa en la premisa de que la minoría de personas que decidimos usar sustancias, tenemos derecho de hacerlo. La política derivada de esta premisa sólo puede llevar a la legalización o a una regulación bastante abierta, porque sólo así se consigue la inclusión de los usuarios dentro de la legalidad y de la sociedad. Si la implementación de esta política fracasa, en el 2025 habrá más consumidores problemáticos que nunca, pero ya no existirá más la guerra contra el narcotráfico. En cambio, si este escenario tiene éxito, además de tener paz, tendremos cada vez menos consumidores problemáticos.

En el campo de la psicología se sabe que es necesario modificar el entorno material y afectivo de los usuarios problemáticos para que logren abandonar sus dependencias, sabemos que imponer externamente una conducta limitante no funciona para corregirla. Si la persona no pide ayuda para abandonar su consumo problemático, es evidente que quiere continuar con él y está dispuesta a pagar cualquier precio. La única ayuda que en estos casos resulta bien recibida es la reducción de daños.

Otra ayuda eficaz es la prevención de dichas conductas problemáticas, lo cual puede mejorarse dando voz a otro grupo de actores sumamente importes para ganar la guerra. Me refiero a quienes han logrado evitar la dependencia en el contexto del consumo ritual o psicoterapéutico de plantas y sustancias psicoactivas. Ellos son los especialistas en el uso de drogas.

Existen actualmente, a pesar de la prohibición, psicólogos y psiquiatras que han conseguido permisos especiales para investigar sustancias prohibidas, como MDMA, MDA, LSD y DMT con fines terapéuticos. Están experimentando con ellas como herramientas para la sanación del estrés post traumático y las conductas obsesivas. Los protocolos que usan impiden que sus pacientes se vuelvan dep endientes a estas sustancias. Muchos de estos profesionales pertenecen a la Asociación Multidisciplinaria para el Estudio de los Psi quedélicos (MAPS). Sin duda ellos tienen mucho que aportar en este debate.

Igual que otras personas que cumplen las mismas funciones en nuestras culturas indígenas utilizando plantas cuyos alcaloides están internacionalmente prohibidos como la ayahuasca, el san pedro, los hongos psilocibos o el peyote, en un contexto ritual y tradicional. Ellos son dueños de tradiciones milenarias sobre cómo usarlas de forma no problemática, y se han mostrado abiertos a compartir estos conocimientos con los usuarios y con agentes políticos y tomadores de decisiones.

Poner en práctica el escenario de Inclusión comienza con la concientización de los mismos usuarios acerca de sus derechos como minoría para que se organicen y salgan a las calles a exigirlos. Lo cual ya está ocurriendo en estos momentos, donde además de las plataformas de legalización del Cannabis en diversos países del mundo, estamos viendo surgir organizaciones como la Red Internacional de Personas que Usan Drogas (INPUD) con cede en Londres, así como otras incipientes organizaciones similares en Latinoamérica.

inpud

Este tipo de redes exigimos formar parte del debate internacional. “No sin nosotros”, es nuestro eslogan para ser incluidos en la toma de decisiones que nos atañen directamente. Es necesario que nuestra voz sea representada en la próxima sesión extraordinaria de la Asamblea General de la ONU (UNGASS) dedicada a debatir las políticas mundiales sobre drogas que prevalecerán hasta el 2025.

La UNGASS estaba programada para 2019. Sin embargo, los presidentes de Colombia, Guatemala y México hicieron un llamado a la ONU para adelantarla tres años, por lo cual se llevará a cabo el próximo año, en Nueva York. Durante las reuniones preparatorias, dichos países, junto con Uruguay y Bolivia, han defendido la necesidad de cambiar la estrategia mundial antinarcóticos, al entender que no ha dado los resultados deseados.

La idea de que hay un consenso mundial sobre la política antidrogas entre los gobiernos del mundo es falsa. Las discrepancias existen desde hace mucho, pero no se les ha prestado la atención necesaria.

filtracion

A finales del año pasado comenzó a ser del dominio público cuando el periódico británico The Observer recibió una filtración de la ONU. Se trata del borrador de un documento que intenta establecer una estrategia internacional de largo plazo contra el narcotráfico y muestra que no todos los países están de acuerdo con promover la prohibición como única solución al problema. Son muchos los que están a favor de tratar el consumo de drogas como un problema de salud pública y no como una cuestión de justicia criminal. El documento filtrado resume lo siguiente:

Ecuador pide diversificar y ampliar los enfoques del problema. Venezuela demanda tomar en consideración las implicaciones económicas de la tendencia actual de usar las fuerzas del orden para tratar el narcotráfico e insiste en que la estrategia vigente no reconoce "las dinámicas del mercado criminal de la de la droga”. Noruega quiere que el documento final plantee cuestiones vinculadas con la descriminalización de la droga. Suiza requiere reconocer los efectos de la política actual sobre la salud pública. Acentúa que el consumo de drogas no ha disminuido y que en la mayoría de las regiones del mundo ha aumentado el consumo de sustancias sicodélicas innovadoras. La Unión Europea, por su parte, insiste en la necesidad del tratamiento antidroga y servicios de apoyo a los drogadictos como una alternativa al encarcelamiento.(10)

América Latina lidera las voces que piden cambiar la estrategia antidrogas por otras políticas basadas en la evidencia científica, la salud pública y los derechos humanos. Sin embargo, aún hay Estados poderosos que continúan apoyando la prohibición.

Existe un bloque de países, como Pakistán, China, Egipto, Irán o Rusia, que abogan por una política represiva de "tolerancia cero". "La brecha entre un grupo cada vez mayor de países de América Latina con ideas afines y los que obstinadamente se oponen a toda revisión en el debate sobre los nuevos enfoques sigue creciendo y se encamina hacia una colisión frontal".(11)

La Comisión Global sobre Políticas de Drogas (GCDP), es un panel integrado por 22 líderes políticos e intelectuales que en 2011 advirtieron que "la guerra global contra las drogas ha fracasado." En el 2014 la Comisión hizo un llamado para la “regulación legal de sustancias psicoactivas.”(12) A esta comisión pertenecen los escritores Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, así como cuatro ex-presidentes latinoamericanos: Fernando Henrique Cardoso, ex Presidente de Brasil; Ernesto Zedillo, ex Presidente de México; César Gaviria, ex Presidente de Colombia; y Ricardo Lagos, ex Presidente de Chile. Esta comisión ha recibido el apoyo de otros ex presidentes de diversos países.

epn marihuana

Por su parte, el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo claramente que lo que está ocurriendo con el Cannabis en los Estados Unidos le parece inconsistente e incongruente ya que la definición de esta política tendría que ser hemisférica

EE UU tiene un papel clave que jugar en esto. Pareciera que no ha querido entrarle todavía al toro por los cuernos, como se dice coloquialmente. Pero lo tendrá que hacer. Lideró esta política de combate al tráfico, especialmente la marihuana. Y, hoy, aunque es algo ilegal y está prohibido, pues vemos que en varios Estados ya no es tan ilegal. Vemos que Uruguay, en la región, ya lo aprobó. Vemos que eso tampoco tuvo ningún efecto en el orden de la relación diplomática, en el orden del universo. (…) Personalmente he declarado que no estoy en favor de la legalización de las drogas. Y tampoco de la marihuana porque me parece que es una puerta por la que se puede incursionar al consumo de drogas mucho más dañinas para la salud. Sin embargo, la legalización de la marihuana es un fenómeno creciente. La demanda que hemos hecho ya nosotros es que revisemos el tema, sentémonos a debatir sobre el tema, a revisar la política que se ha seguido en los últimos 30 o 40 años y que a la postre solamente ha arrojado mayor consumo y mayor producción de drogas. Por tanto, es una política fallida. Hay que revisar eso. Insisto, yo no estoy en favor de la legalización, es un tema de convicción personal. Sin embargo, tampoco podemos seguir en esta ruta de inconsistencia entre la legalización que se ha dado en algunas partes, sobre todo en el mercado del consumidor más importante, que es EE UU, y en México que sigamos criminalizando la producción de marihuana. (…) Hay que abrir un debate y en México empieza a haber posiciones ya que demandan, como es natural, por esta inconsistencia e incongruencia que se aprecia, la eventual legalización de la marihuana, por lo pronto.(13)

A pesar de esta coyuntura de apertura hacia la regulación, la OEA, no cree que durante la UNGASS del 2106 se pueda llegar a legalizar ni siquiera la marihuana. En su informe dice que, independientemente del apoyo que varios jefes de Estado puedan darle a esta iniciativa, la opinión pública no respalda mayoritariamente la legalización de las drogas; lo cual hace que ésta sea un tema altamente impopular que pueda restar votos en las campañas políticas y limitar la actuación de los gobernantes.

En un estudio elaborado por Asuntos del Sur y el Observatorio Latinoamericano de Políticas de Drogas y Opinión Pública entre 2012-2013, se observa que en nuestro hemisferio aún hay bastante oposición a la legalización. En los países más afectados por el narcotráfico y por lo tanto teóricamente más abiertos a la posibilidad, que son México y Colombia, existe respectivamente un 42% y un 77% de ciudadanos que consideran que la prohibición debe continuar. (14) Probablemente el componente de la decisión que se percibe como ético o moralmente correcto aún pesa mucho en la psicología de la opinión pública.

Este es uno de los gráficos del estudio que nos muestra qué tan altos son los porcentajes en seis de nuestros pases:

grafico

De allí la importancia de las organizaciones civiles y de las plataformas políticas que son las generadoras de los movimientos sociales.

Por ejemplo la IDPC, que es “una red mundial para la promoción de un debate abierto y objetivo sobre las políticas de drogas”, está llamando a las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) a participar en las preparaciones de la UNGASS, mediante las siguientes estrategias:

- Educar a la opinión pública sobre la estructura de las políticas internacionales de drogas y de los procesos de toma de decisiones, así como de las opciones para la reforma.
- Incidir en sus gobiernos para promover políticas de drogas más progresistas durante los debates internacionales.
- Enviar una participación de la sociedad civil a la ONUDD, que la publicará en la página de la sociedad civil de su web oficial sobre la UNGASS.
- Apoyar y unirse a las organizaciones internacionales reformistas para fortalecer su nivel de incidencia en la comunidad internacional y en la ONU, y para mantenerse informado sobre el proceso.
- Unirse al Comité ONG de Viena sobre Drogas (VNGOC) y/o al Comité de ONG de Nueva York sobre Drogas (NYNGOC) ya que es probable que estos comités sean los mecanismos formales de la sociedad civil para participar en la UNGASS.
(15)

Otros organismos de peso y confiablidad internacional como el Transnational Institute también están gestionando la ampliación de oportunidades para que las ONGs sean escuchadas en las UNGASS.

Para la politología, los escenarios tienen un rol muy particular en los procesos de pla­neación estratégica. Son narrativas de ficción que presentan dos o más historias diferentes y factibles que permiten ofrecer una ventaja política crucial: la de ser el soporte de un debate verdaderamente informado en el que nadie se compromete con ninguna posición política específica. Los escenarios también nos permiten darnos cuenta de que podemos emprender determinadas acciones para tener alguna influencia positiva en el porvenir.

Experiencias distintas en diferentes países pueden servir de laboratorio local o regional para saber qué es lo que resulta más eficiente para que el desarrollo de cada sociedad y cada población. En el futuro, en vez de estadísticas acerca del crimen y las nuevas estrategias de la prohibición, podríamos generar análisis comparativos en torno a las experiencias de cada país y región, para informarnos acerca de las mejores alternativas.

Con el dinero que dejaríamos de gastar en la guerra contra las drogas, nuestros científicos podrían investigar qué psicoactivos son menos dañinos, cuál es la forma más segura de usarlos, y cómo se reducen los riesgos en su totalidad o al menos, lo máximo posible. Si logramos hacer esto, sí estaríamos atendiendo al problema de salud, que es lo que en principio querían y siguen queriendo todos nuestros países.

La guerra contra las drogas representa costos inmensos para todas las naciones del planeta. Este dinero podría ser utilizado para programas de salud y atención al uso problemático que seguramente representarían fracciones diminutas en comparación con el costo de la prohibición. Con políticas regulatorias, miles de personas tendrían derecho a empoderarse de su propio cuerpo y su dinámica de consumo, y sus vidas no se verían amenazadas por cargos legales o estadios criminales causados por el uso recreativo de sustancias. La vida de millones de personas podría mejorar alrededor del planeta al abrir nuevas alternativas de tratamientos con sustancias psiquedélicas, la violencia disminuiría, nuevos trabajos surgirían, controles de calidad se aplicarían, y el tiempo podría demostrar que sólo era necesaria la coyuntura. Es tiempo de Finalizar la Guerra contra las Drogas.


---
Citas:
1. Discursos del Secretario General: “Discutiendo el problema de las drogas en las Américas”,12 de noviembre de 2013 - Washington, DC, www.cicad.oas.org/Main/Template.asp?File=/drogas/elinforme/speeches_spa.asp
2. Ídem.
3. Ídem.
4. UNODC, Word Drug report 2013, United Nations publication, Sales No. E.13.XI.6, New York, 2013, pág. 1.
5. Conferencia del Secretario General en Washington DC, con motivo de la entrega del informe "el Problema de las Drogas en las Américas", 20 de mayo de 2013 - Washington, DC; www.oas.org/es/acerca/discurso_secretario_general.asp?sCodigo=13-0032
6. Ídem.
7. Ídem.
8. Ídem.
9. Ídem.
10. “Filtración de la ONU: Muchos quieren acabar con la guerra mundial contra la droga”, RT, 2 dic 2013, http://actualidad.rt.com/sociedad/view/112966-onu-fin-guerra-mundial-droga
11. "Las políticas de drogas no están dando los resultados esperados", Diario libre, 10 MAR 2015, www.diariolibre.com/latinoamerica/2015/03/10/i1047971_amrica-latina-lidera-las-voces-que-piden-cambiar-estrategia-antidrogas.html
12. www.globalcommissionondrugs.org/bios/
13. “Enrique Peña Nieto, más tolerante hacia una futura legalización del cannabis en México”, Sensiseeds, junio 2014, http://sensiseeds.com/es/blog/enrique-pena-nieto-mas-tolerante-hacia-una-futura-legalizacion-del-cannabis-en-mexico/
14. Estudio 2012-2013 Políticas de Drogas, reformas y nuevos lenguajes, Asuntos del Sur y el Observatorio Latinoamericano de Políticas de Drogas y Opinión Pública, Chile, 2013. www.asuntosdelsur.org/blog/2014/03/21/estudio2013_14/
15. http://idpc.net/es/la-sesion-especial-de-la-asamblea-general-de-las-naciones-unidas-ungass-sobre-drogas-de-2016

*Datos de la autora:
Karina Malpica Valadez
Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM.
Fundadora de la plataforma de educación y psicoactivismo www.mind-surf.net
Usuaria de Drogas Prohibidas (UDP).
Estudiante de la Maestría en Psicología de los Sistemas en el CUDEC.
Correo: [email protected]
Web: www.mind-surf.net/dogas

footer

 

 

mesa 4

Drogas y Consumos problemáticos

heder

Contradiscurso en torno a los estigmas a
jóvenes pandilleros y la drogodependencia

Víctor Hugo Silva Chávez*
Estudiante de sociología

Introducción

Se pretende analizar los distintos tipos de imaginarios sociales estigmatizantes  hacia el rol de pandillero y la drogodependencia en la colonia Constituyentes de Querétaro, en la zona metropolitana de Monterrey.

Tomando en cuenta que Monterrey, Nuevo León  es una de las ciudades más discriminativas y conservadoras de México, ocupando el primer lugar en discriminación según el CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), en este caso sólo nos interesara la discriminación hacia los jóvenes pandilleros drogodependientes.

Actualmente no sólo en la ciudad de Monterrey sino en todo el país surgió una oleada de violencia que el discurso dominante tiende a focalizar en la violencia en los sectores juveniles, como si éstos fueran implícita y psicológicamente violentos.

Los altos índices de violencia desataron la reacción en cadena de los medios de comunicación que, con su típico sesgo sensacionalista, han hecho del tema de la violencia juvenil el de mayor actualidad. Lo que ha provocado, como en otras ocasiones, el incremento de la represión policial y la sistemática estigmatización de los mundos juveniles como portadores potenciales o efectivos de violencia delincuencial.

En otras palabras, se puede decir que el alarmismo social, relativo a los comportamientos delictivos o a la inseguridad ciudadana, intenta ocultar precisamente un escenario marcado por múltiples conflictos socioculturales, desatados, entre otras condiciones, por la presencia de mecanismos de subordinación, exclusión o marginalización económica y simbólica de amplios sectores de la población. La presencia de estos mecanismos, permite entender la violencia como una construcción social tejida alrededor de las interacciones entre sujetos y escenarios conflictivos.

Imaginarios y estigmas

Podríamos definir estigma (según Goffman) como “un atributo profundamente desacreditador dentro de una interacción social particular”, donde el individuo que lo porta queda reducido, para otros participantes de la interacción, de una persona completa y normal a una cuestionada y de disminuido valor social.

Por otra parte el imaginario es ese conjunto complejo de procesos de identificación y proyección con ‘los otros’ que va conformando y constituyendo la estructura del ‘yo’ del sujeto, su posición frente al otro, sus sentimientos de satisfacción y frustración, su acomodamiento en las relaciones sociales, el reconocimiento, la visibilidad y afirmación de la dimensión de persona.

El imaginario y los estigmas que se van creando en torno a la colonia Constituyentes de Querétaro como ya lo mencionamos anteriormente es en gran parte debido a las noticias difundidas, que de un modo sensacionalista van relacionando a la colonia con imaginarios violentos, estigmatizando de cierto modo a sus habitantes.

Algunos ejemplos de la noticas que se difunden acerca de la colonia:

Se desatan balaceras en San Nicolás; hay tres muertos.

Intensa movilización se vive en calles y diferentes sectores de Constituyentes de Querétaro, luego de que un comando armado abriera fuego en contra de varios jóvenes. Sobre la avenida Raúl Murrieta, en su cruce con la calle Diputado Luis M. Rojas, un par de jóvenes, no mayores de 20 años, estaban recargados en un auto Atos guinda con placas vencidas RYU-1818. Los sujetos armados a bordo de dos camionetas, pasaron por el lugar y comenzaron a disparar, privando de la vida a ambos; luego, los pistoleros siguieron su ruta hacia el interior de la colonia y volvieron a accionar sus armas. Amas de casa, estudiantes y vecinos del sector comenzaron a buscar refugio, mientras los sujetos seguían abriendo fuego hasta dar muerte a un tercer joven que quiso introducirse a una tienda de abarrotes. Ante la amenaza de que el grupo armado regresara, policías y agentes ministeriales nicolaítas formaron un cerco para resguardar el área.

  Descripción: http://www.info7.mx/foto/300000/300199_sannicolas2.jpg
http://www.info7.mx/a/noticia/300199                                              

Capturan un comando armado en san Nicolás  

Un comando de cinco delincuentes armados, quienes portaban tres armas largas AK-47, 250 gramos de mariguana y se desplazaban en un vehículo tipo Chevy, fueron capturados ayer por uniformados municipales en una colonia de San Nicolás de los Garza, Nuevo León. Los detenidos fueron identificados como: Fernando Guadalupe Félix Araujo, de 18 años; Irving García Vázquez, de 21; José Alberto García Flores, de 33; José Guadalupe García Chávez, de 26 y Miguel Ángel Leija Cerda, de 24 años.  Voceros de la Policía de San Nicolás informaron que la captura ocurrió a las 18:00 horas frente a un parque público ubicado en Prolongación Avenida Churubusco y calle González Ortega, de la colonia Constituyentes de Querétaro, quinto sector.  Precisaron que los elementos policiacos municipales recibieron un reporte ciudadano sobre la presencia de pistoleros fuertemente armados a bordo de un auto compacto blanco, placas locales SBV1931, por lo que ubicaron el Chevy para enseguida rodearlo con varias patrullas.  Los voceros añadieron que los delincuentes no pudieron huir y se les aseguró con las armas largas, tipo “cuerno de chivo”, siete cargadores abastecidos, fornituras, la droga y el citado vehículo, sin efectuarse disparos. Además, mencionaron que los acusados, probablemente ligados con delitos recientes en el área metropolitana, fueron trasladados a las instalaciones policiacas de San Nicolás, denominadas CEDECO, mediante un fuerte operativo de seguridad. Se esperaba en las últimas horas de anoche que el caso fuera turnado a la Procuraduría estatal, además de darse vista a la Delegación de la PGR, en cuanto al armamento incautado. Las autoridades precisaron anoche que los acusados cuentan aquí con antecedentes penales por delitos contra la salud, robo con violencia y portación de armamento prohibido, de uso exclusivo del Ejército Mexicano.


Descripción: Thumbnail
    http://www.elmanana.com/capturanauncomandoarmado
ensannicolas-     2733382.html

Categorización sobre las pandillas

¿Qué es una pandilla? Podemos definir a una pandilla como un grupo auto organizado y auto regulado. Para Carlos Mario Perea, dos elementos arman una noción de pandilla. En primer lugar el elemento estructural: la pandilla se construye sobre una fractura que él llama tiempo paralelo. En segundo término el elemento sociológico: una serie de características sociales le resultan propias.

Es lo que se ha llamado el tiempo paralelo, esto es, el tiempo de la agrupación pandillera es uno distinto y al margen del tiempo social establecido. La metáfora del tiempo paralelo enfatiza la fractura que establecen estos muchachos con las dinámicas sociales que, aún en medio de la precariedad, continúan congregando al resto de personas que les rodean. Como resultado la pandilla instaura una verdadera vida al margen según lo revelan tres rasgos: la fractura con lo instituido; la entrega al grupo, la adopción de las prácticas conflictivas; y el sentido del respeto.

El tiempo paralelo, con sus tres rasgos, define aquello que constituye lo propio de la agrupación pandillera. Sin embargo no basta todavía, el tiempo paralelo se configura sobre unas condiciones sociales específicas, a saber: el territorio, la edad y el sexo, la clase social y lo urbano.

Características sociales sobre las pandillas

Territorio: La pandilla mantiene, de una u otra manera, un vínculo con un territorio dominado. Sea un barrio o un puñado de cuadras, la referencia a un espacio confiere identidad. Se trata de una condición en sumo variable, en algunos casos hace parte de la presencia pública; nadie atraviesa el territorio sin la anuencia de la pandilla mientras en otros pareciera no ser relevante.

Edad y sexo: La pandilla está compuesta en su mayoría por hombres jóvenes. En efecto, el sexo masculino hace el 80% de los integrantes en México y el 87% de los miembros en Colombia. Las mujeres tienen de todos modos una presencia, el 20% mexicano no es nada despreciable; con todo, la pandilla la arman ante todo los varones. Lo mismo acontece con la edad, el 74% de los mexicanos y el 82% de los colombianos tienen menos de 25 años. (Perea 2004)

Lo popular: La pandilla es hija legítima de la pobreza. La pandilla es un fenómeno social instalado en el corazón de la convivencia. Por ello es una forma de habitar la ciudad y por ello, justo, es la más contundente expresión de protesta contra la creciente exclusión de la sociedad actual.

Lo urbano: No se han identificado pandillas rurales, es un fenómeno urbano. La pandilla es entonces una agrupación de muchachos populares urbanos asentados en un territorio bajo la condición del tiempo paralelo.

Concluciones

Muchas agregaciones de jóvenes consumen droga, algunas incluso con adicción. Finalmente vivimos la era del éxtasis en el extravío individualizado de la conciencia, el consumo adictivo es síntoma de la subjetividad contemporánea. La droga circula en todas las edades, entre los jóvenes con mayor razón. La pandilla, sin embargo, es un dispositivo de consumo sin parangón, estar uno junto al otro es sinónimo directo de “meter”. La adicción es la mediación que sostiene la “realidad” de la pandilla en un mundo paralelo y afuera. Por el contrario otros grupos de jóvenes consumidores se mantienen todavía conectados a los flujos institucionales mediante la pertenencia a la escuela, el trabajo o cualquier otra actividad formal.

El problema es estructural y nos percatamos cuando tomamos en cuenta que las políticas empleadas para combatir el pandillerismo y la drogadicción están hechas desde un punto de vista meramente hegemónico donde el ser pobre es un crimen. Y que un individuo al desarrollarse en ambientes hostiles y precarios se enmarca en el imaginario social con el estigma de criminal. Esta criminalización de la pobreza conlleva a que los sujetos interioricen esa identidad otorgada por el imaginario social.

De parte de las autoridades y de la mayoría de la opinión pública se repite insistentemente que las soluciones (como si existieran o fueran definitivas) se plasman en los ámbitos de la prevención, represión y rehabilitación.

La prevención carece de mecanismos de apropiación y motivación, porque se basa enteramente en un discurso moralista, estereotipado y retórico, que, a través de las ‘famosas charlas’, no tiene repercusión significativa en los mundos de los jóvenes. La represión, por su parte, no genera más que exclusión, discriminación y estigmatización de estos mundos, a través de supuestas y dudosas aplicaciones jurídicas que vulneran otros y nuevos ‘derechos’ que apuntan a la constitución de nuevas ciudadanías culturales. Finalmente, la rehabilitación, ligada muchas veces a una verdadera y propia reclusión y privación de libertad, sea por su infraestructura o por enfoques que carecen de proyecciones integradoras, corre el riesgo de convertirse en un espacio de ‘aislamiento’ social que, paradójicamente, en vez de reinsertar se transforme en una plataforma de ‘perfeccionamiento’ de las destrezas delictivas.

Bibliografía

Loic Wacquant, (2001) Parias urbanos: marginalidad en la ciudad a principios del milenio, Ed. Manantial, Buenos Aires, Argentina.

Ardila, Amparo; Pombo, Javier y Puerto, Rubén (1995). Pandillas juveniles: una historia de amor y desamor. Secretaría de Educación – FES: Bogotá

Cervino M. chirriboga C. tutiven C. (2000) Culturas juveniles, cuerpo, música, sociabilidad y género. Convenio Andrés bello, abya yala, Quito.

 

*Datos del autor:

Víctor Hugo Silva Chávez
Estudiante de sociología
Correo: [email protected]
Web:

footer

 

mesa 5

Violencia e inseguridad en México derivadas del narcotráfico

heder

MUERTES, TUMBAS, TRAFICANTES DE DROGAS EN  SINALOA

Mtro. Rodrigo Marcial Jiménez*


Resumen

La ponencia tiene como objetivo reflexionar sobre los discursos socioculturales, que se expresan  en torno a  la muerte de algunos traficantes de drogas del estado de Sinaloa y especialmente sobre los mausoleos, que se han construido en el Cementerio de Humaya de Culiacán, en donde se pueden encontrar las tumbas de varios de los traficantes drogas “culiches”  más sobresalientes de la últimas décadas de siglo XX y también del siglo actual.

Palabras clave: mausoleos, muerte, traficantes de drogas

Introducción

La violencia  que ha generada por el narcotráfico en México, ha ocasionado  que las cifras de muertos sean cuestión cotidiana y se encuentren al alza en  los medios de comunicación impresos y digitales más conocidos por la opinión pública mexicana. La vida de los traficantes de drogas pareciese que termina con la muerte de dichos personajes, ya sean acribillados en reyertas callejeras o ajustes de cuentas. O bien muertos por alguna otra cuestión no vinculada con la violencia. Las reflexiones sobre los rituales y espacios posmortem de los traficantes de drogas ha sido poco abordados por los antropólogos u otros investigadores sociales.

La idea de generar una reflexión sobre estos espacios posmortem y sus significados simbólicos, se constituye en un tema que los investigadores dedicados al estudio de la muerte y sus expresiones rituales en México podrían abordar, y entender las implicaciones socioculturales de la materialización de narcocorridos y la construcción de mausoleos y tumbas “faraónicas” que tratan de “prolongar” de manera simbólica la vida de los traficantes de drogas. En el imaginario de los traficantes de Sinaloa, la muerte es un riesgo de las actividades ilícitas a las que se dedican estos personajes. Y por lo tanto a través de corridos, tumbas y mausoleos intentan perpetuarse en la memoria de familiares, amigos, enemigos y también de la opinión pública.

Los rituales mortuorios de los traficantes de drogas, ya fallecidos se caracterizan por ir acompañados de música de tambora, de suntuosos arreglos florales, de autos y camionetas de lujo. Además de que a los difuntos se les coloca en féretros de maderas finas o de metal bañados en oro y de precios millonarios. Por si fuera poco las tumbas y mausoleos son construidos de materiales finos y caros, como mármol italiano y/o con acabados en madera. Incluso los mausoleos cuentan con pequeños templos para oficiar ritos católicos.

LA MUERTE Y LOS NARCORRIDOS

Los narcocorridos describen las correrías de los traficantes de drogas y sus vínculos con el dinero, la corrupción, el amor, la violencia, y la muerte. Es la muerte una de las facetas más importantes para los traficantes de drogas, ya que los narcocorridos los “inmortalizan” de cierta manera y a partir de las historias contadas los narcos trascienden y se colocan en el imaginario popular mexicano.

Un ejemplo lo tenemos en el corrido llamado Pedro Avilés, que cuenta la forma en cómo mataron a este traficante de drogas de Sinaloa. El corrido dice lo siguiente:

“Lo apodaban el licenciado/ dice que era muy valiente/ lo mataron por la espalda/ nunca pudieron de frente/ porque Pedro se paseaba/ dondequiera con su gente/ Cruzó toda la frontera/ para el lado americano/ lo mismo entraba por Texas/ que por avión a Chicago/ hizo historia en California/ porque Pedro era muy bravo/ Gitano ya mataron a tu jefe/ Culiche ya mataron a Pedro/ tus amigos te recordaran por siempre/ porque fuiste un gran amigo sinaloense/ La leyenda del Gitano y de su gente/  con la muerte de Avilés ha terminado/ porque Pedro siempre fue considerado/ el más grande de los siete del reinado/ Gitano ya mataron a tu jefe…

El corrido es una suerte de epitafio y también una microhistoria de la trayectoria en vida de Pedro Avilés uno de los traficantes más sobresalientes de los años setenta en Sinaloa. Este traficante tenía varios sobrenombres y era famoso en el noreste de México, ya que en vida se dedicaba al trasiego de marihuana y goma de opio. Luis Astorga investigador social de la UNAM manifiesta que:

“Pedro Avilés  murió en un enfrentamiento con la Policía Judicial Federal el 15 de septiembre de 1978 y que era originario de las Ciénagas de los Silva, Durango. Aunque otra versión dice que nació en Sinaloa. Según los corridos que existen este murió  víctima de una traición, por parte de una comando de la Policía Judicial Federal al que había previamente sobornado, y  fue acribillado por la espalda” (Astorga, 1995: 103).

A través de los corridos Pedro Avilés, se transformó en un mito y también pasó a formar parte de la historia del tráfico de drogas. Inmortalizándose como personaje en el imaginario popular y  de alguna manera pasando a formar parte de la identidad vinculada a los traficantes de drogas del noreste de México.

Otro traficante de drogas sinaloense, que trascendió en la historia local a través de los narcocorridos,  fue Manuel Salcido Uzeta conocido con el sobrenombre de El Cochiloco.(1) Este traficante murió en la ciudad de Guadalajara, Jalisco a manos de un comando de gatilleros que le disparó más de ochenta balas. Este traficante de drogas fue parte del llamado cártel de Guadalajara al que pertenecieron Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo y Miguel Ángel Félix Gallardo. Los más mediaticos de la década de los años ochenta.

Un corrido llamado Ya mataron a Manuel plasmó la forma en cómo lo acribillaron sus enemigos:

Voy a contarles  a todos/ que se sabe en Piedras Negras/ en Monterrey, Nuevo León/ en la China y Cadereyta/ que mataron en Jalisco / a Manuel Salcido Uzeta/ Fue en la ciudad de Zapopan/ cerca de Guadalajara/ donde El Gallo de San Juan/ caía en una emboscada/ junto con su pistolero/ y también su hija adorada/ Se sabe iban contentos/ los tres en su camioneta/ ya pa, llegar  al esquina/ antes que diera la vuelta/ ahí lo encontraron vilmente/ mil balas de metralla/ Como lamenta la muerte / de Manuel Salcido Uzeta…

El corrido nos describe la forma en cómo fue asesinado dicho narcotraficante, aunque exagera los datos, la descripción se acerca a los pormenores que dieron algunos diarios sobre su deceso en una celada callejera. Los datos sobre su vida dicen que Manuel tenía 22 años, cuatro más desde que abandonó San Juan, su pueblo, ubicado en el municipio de San Ignacio casi a una hora al norte de Mazatlán, y del cual salió para dejar la miseria y buscar la fortuna.(2) Versiones periodísticas manifiestan, que Manuel Salcido Uzeta conoció más tarde a Modesto Osuna un traficante de marihuana de Sinaloa, y de quien aprendió el negocio del tráfico de drogas.

TUMBAS, MAUSOLEOS Y TRAFICANTES DE DROGAS

Como habíamos manifestado anteriormente los algunos traficantes de drogas en vida han mandado a construir sus tumbas y mausoleos de manera ostentosa o bien los familiares han decidido construir posmortem en cementerios públicos y  mausoleos privados, tumbas para depositar los restos de los parientes involucrados en el tráfico de drogas. En Culiacán capital del estado de Sinaloa se cuenta con varios cementerios reconocidos por albergar los restos de “famosos” narcotraficantes. Uno de los cementerios más conocidos, es de “Jardines de Humaya”. Pero también en los pueblos de donde son originarios algunos traficantes de drogas, se han construido criptas y tumbas, que semejan mansiones. Es el caso del mausoleo de Edgar Iván Guzmán uno de los hijos menores de El ChapoGuzmán asesinado en 2008. Una crónica periodística dice que:

“Era la madrugada del viernes 9 de mayo de 2008. Una caravana de vehículos último modelo invadía las angostas calles de la comunidad de Jesús María. Era un cortejo fúnebre. La elegante y sombría carroza que los precedía se estacionó frente a una capilla. Niños, adultos y ancianos eran testigos, y algunos de ellos bajaron de la carroza un lujoso ataúd  de caoba. En el iba el cuerpo de un joven de 20 años asesinado en la noche: Edgar Guzmán. Los pobladores estaban azorados. Estaban frente al féretro de uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, el capo más poderoso de México, según la DEA. Edgar fue ejecutado con junto con su primo César Loera y con Arturo Meza…” (Dávila, 2008: 23)

Además los diarios reportearon que varias bandas sinaloenses entristecieron más el ambiente. Uno de los corridos interpretados fue el corrido de El Moreno Edgar Guzmán. “No presume su apellido ni se la da de valiente./ Pero si se rifa el cuero, no se vale de su gente…"

En el funeral hubo comida y vino para toda la población de aproximadamente mil personas. Además la señora Griselda, mamá de Edgar, agradeció la asistencia de los presentes como recuerdo: un costalito de oro de 24 quilates. Al tercer día del entierro, se le empezó a construir un impresionante mausoleo. Una edificación de 2 mil metros cuadrados que se eleva en el panteón local, en un terreno aplanado de aproximadamente una hectárea, rodeado de modestas tumbas. Rodea al mausoleo una reja de hierro forjado, tras la cual hay bancas y varios postes de bronce, cada uno con cinco faroles. En el altar  en vez de alguna imagen religiosa, se encuentra una foto enmarcada de Edgar el difunto (Dávila 2008:23)

narcomausoleo edgar ivan guzman

Imagen 1,  Mausoleo de Edgar Iván Guzmán.
Cementerio Jardines de Humaya.

Otro mausoleo impresionante, es de Emilio Cázares Salazar, que lo mandó construir en su rancho. Según los habitantes del pueblo este templo- mausoleo cuenta con 80 criptas y está rodeado de jardines y un rio. Emilio Cázares vio frustrado el deseo, ya que la PGR incautó el rancho y aunque después lo devolvió ya no hay actividad. Pero se tienen imágenes del templo, que tiene un escudo heráldico en el frente y cuenta también con dos torres rematadas con tragaluces de cristal de color azul.

narcomausoleo de familia cazares

Imagen 2, Mausoleo de la familia Cázares

En el panteón “Jardines de Humaya”, se encuentra el mausoleo de Guadalupe Leija Serrano esposa de Luis Héctor El Güero Palma, y de sus hijos Nataly y Héctor que fueron asesinados en 1990. El mausoleo es de de mármol blanco jaspeado de gris y un techo a dos aguas, como un partenón. Por dentro tiene un nicho con columnas a los lados, que contiene globos, flores, muñecos de peluche y veladoras con figuras de ángeles. En la cúpula se encuentra pintado el rostro de Guadalupe y sus dos hijos todos vestidos con túnicas y sonriendo. Luis H El Güero Palma fue uno de los traficantes de drogas más destacados de la década de los noventa (Monsiváis, 2004:33).

narcomausoleo de familia palma

Imagen 3, Interior del mausoleo de la familia Palma.
Cementerio Jardines de Humaya.

En este mismo panteón se localiza también el monumento funerario de Gonzalo Araujo, El Chalo un integrante destacado del cártel de Sinaloa. Este traficante que fue liquidado en su casa de Culiacán en octubre de 2006, en un acto que quizo pasar como suicidio (Reveles, 2010: 80). Su capilla consta de dos plantas, con balcones grandes y remates de cantera rosada. Sus ventanas ovaladas  tienen dinteles del mismo material. En su interior destacan tres nichos con grandes fotos enmarcadas del difunto Gonzalo Araujo. En los nichos encontramos varias imágenes de la virgen de Guadalupe. Al igual que en otras tumbas también hay globos de colores y algunos arreglos navideños. Se encuentra también la foto de otro de los hermanos Araujo. Un corrido dedicado a El Chalo Araujo dice:

“Nunca pensé que esto pasaría/ que se quitara la vida. / Araujo era su apellido/ Gonzalo su nombre de pila/ conocido como Chalo/ mucha gente lo quería. / Fue pistolero de Don Emilio / El Barón de Babunica./ Muy amigo de Zambada/ del Chapo y de mucha clica./ Era de los más buscados / la prensa así lo decía… (Reveles 2010: 81).

mausoleo del chalo araujo

Imagen 4,  Mausoleo del Chalo Araujo.
Cementerio Jardines de Humaya.

Otro de los mausoleos famosos en Sinaloa, es el de Amado Carrillo Fuentes, que fue conocido con el sobrenombre de El Señor de los Cielos, y que falleció en recuperación posoperatoria a causa de una sobre dosis de medicamentos el día 3 de julio de 1997. La cirugía plástica a la que se sometió Amado Carrillo falló y el cadaver fue reclamado por los familiares, que lo llevaron a Sinaloa para darle sepultura en su lugar de origen.

De la misma forma en que otros traficantes de drogas tuvieron su corrido, así también Amado Carrillo tuvo el suyo, que decía:

El fue El Señor de los Cielos/ un narco muy poderoso/ que de Colombia traía la droga que repartía. De Chihuahua a Sinaloa por toneladas vendió/ Ahora señores se sabe/ que lo aperaron del rostro/ y le quitaron la grasa porque deseaba ser otro/ pero le pegó un ataque/ y no se abrieron sus ojos…

Una crónica periodística destacaba el cortejo funebre sobre la presencia de un centenar de periodistas locales, nacionales y extranjeros, que siguieron en caravana a la camioneta que condujo el ataúd con los restos del trafiacnte desde el aeropuerto de la capital sinaloense. Y de ahí  hasta Navolato distante 25 kilómetros; y de ahí hasta la finca donde los esperaban docenas de dolientes.

Otra crónica del sepelio Amado Carrillo, nos describe su entierro final:

“Los preparativos para recibir el cadáver de Amado Carrillo se realizaron rápidamente por parte de los familiares en la misma finca en donde vivía la madre del mencionado personaje. Par el velorio de Amado la estancia fue convertida en capilla ardiente: Ahí se colocó el ataúd de doble tapa, una de las cuales permaneció abierta para permitir a los dolientes ver el cadáver embalsamado a través de un cristal. Sobre la caja mortuoria se colocaron enormes arreglos florales de rosas rojas y algunas de las más de cincuenta coronas que empezaron a  llegar desde que se confirmó la muerte del capo. Los familiares ordenaron quitarles los listones para evitar que se conocieran los nombres de quienes las mandaron”.(3)

La muerte de Amado Carrillo Fuentes se convirtió en un show-performance al darse a conocer en los medios de comunicación. Y como dice Michela Marzano en su libro La muerte como espectáculo (2010), que subraya que estos espectáculos se convierten “en escenificaciones extremas y ambiguas, que pertenecen al ámbito del artificio, con guión, actores, actrices, realizadores…” (Marzano, 2010: 9).

A Amado Carrillo Fuentes, se le atribuyó la construcción de un santuario dedicado a la Santísima Muerte. Son varios casos de traficantes de drogas a los que se ha vinculado con el culto a la Santísima Muerte.(4) El antropólogo Claudio Lomnitz en su libro Idea de la muerte en México (2006), nos manifiesta su opinión sobre los sepulcros de los traficantes de drogas y, dice que aunque muchos no tienen nombre se destacan por su opulencia y tamaño. En relación a los de las personas comunes (Lomnitz, 2006: 466).

narcomausoleo de amado carrillo fuentes

Imagen 5, Mausoleo-cripta de Amado Carrillo Fuentes.  

La familia de Amado Carrillo mando a construir un mausoleo de grandes proporciones. Se cuenta con imágenes del mausoleo de Amado Carrillo y de algunos de sus familiares. El complejo fúnebre destaca por su tamaño. Amado Carrrillo fue enterrado en la cripta familiar, junto a su padre y sus hermanos. La mamá del personaje declaró que mandó a construir el mausoleo dentro de su finca para tener a sus muertos solo a unos pasos donde ella duerme. (Dávila 2008:27)

narcomausoleo carrillo fuentes

Imagen 6,  Mausoleo de Amado Carrillo Fuentes y Rodolfo Carrillo Fuentes

El mausoleo cuenta con un techo del cual penden ventiladores para refrescar el lugar, el piso es de mármol blanco y negro, y también cuenta con bancas de concreto pintadas de color rojo. También destaca la profusión de flores, que rodean el edificio. Podríamos decir que el mausoleo nunca es neutro, siempre está cargado de connotaciones religiosas y de significados sociales. A cada espacio le corresponde una forma de comportamiento; las jerarquías sociales nunca tienen un valor absoluto, sino que están en función de una distribución espacial. (Mendoza 2008: 209). Y agregaríamos que también los mausoleos, se convierten  en espacios simbólicos, y en espacios de jerarquía y poder posmortem.

En el mausoleo de los Carrillo Fuentes, se observan dos criptas, la de la izquierda es de Amado carillo y en ella se observan imágenes de  la Virgen de Guadalupe, San Judas Tadeo, Jesús Malverde y una réplica de La Piedad de Miguel Ángel, además de un cuadro con una copia que escribió el propio Amado Carrillo que dice:

“Con mis hijos y mi esposa Sonia, Sinaloa, vengo a saludarte, 17 y 18 de marzo, querida esposa quiero festejarte. Adiós rancho del Guamuchilito, ya me voy, pero luego regreso. Yo le he pido a mi madre Aurorita, me bendiga con un lindo beso”. (Dávila, 2008:27).

Los corridos y mausoleos de los traficantes de drogas de Sinaloa, se convierten en símbolos, que ayudan a construir la mitología contemporánea en torno a dichos personajes.(5) Así también  como diría el antropólogo francés Marc Augé, los cementerios en donde son sepultados los narcos mexicanos, se transforman de no lugares a lugares con historia. (Augé 2005: 57). Es decir, se convierten en un entramado semitico por excelencia. De esta forma el cementerio y los mausoleos son parte de la historia local y un referente de identidad para los lugareños.

De esta manera, se podría decir que las tumbas, criptas y cementerios, se convierten en un lugar de la memoria colectiva de los traficantes sinaloenses. Aunque los traficantes de drogas mueran lejos de su tierra, estos nunca son sepultados o incinerados lejos de su lugar de origen.(6) Así algunos cementerios de Sinaloa, se transforman en espacios identitarios vinculados a la trayectoria y vida personal de los traficantes. Y son también un espacio simbólico de las prácticas rituales y creencias en torno a la muerte por parte los familiares de estos personajes.

Los cementerios son puntos de encuentro social en donde las rivalidades entre traficantes, se mediatizan momentaneamente ante el hecho de la muerte.  Pero las rivalidades fisicas, se trasladan a el campo de lo simbólico, en donde es inportante mostrar el poder económico del personaje, esto a través de la construcción de caros y suntuosos mausoleos, que refrendan el poder económico.

Este trabajo es un primer ejercicio de reflexión sobre las implicaciones simbólicas, que subyacen al vínculo entre muerte, espacios funerarios y algunos traficantes de drogas de Sinaloa. No tiene otra intención más que ponderar un tema, que ha sido poco abordado por investigadores sociales. Esto quizá porque la sociedad mexicana, se encuentra saturada de información sobre los actos ilicitos de los traficantes de drogas. Consideramos que falta una investigación más profunda sobre el tema abordado. Nuestro trabajo quiere contribuir a ese fin con mínimas ideas.

BIBLIOGRAFÍA
Astorga, Luis (1995) Mitología del narcotraficante en México, UNAM- Plaza y Valdés.
Augé, Marc (2005) Los no lugares espacios del anonimato: Una antropología de la sobremodernidad, Gedisa, España.
Dávila, Patricia (2008) “Sinaloa: las últimas mansiones”, en Proceso, El México narco, No.24. México. DF.
Florescano, Enrique (2001) Mitos mexicanos, Taurus, México.
Girola, Lidia y Olvera, Margarita (2007) Modernidades, narrativas, mitos e imaginarios, Anthopos-UAM, España.
La Jornada, 6 de enero de 1992.
Lomnitz, Claudio (2006) Idea de la muerte en México, FCE, México.
Marzano, Michela (2010) La muerte como espectáculo, Tusquets, México.
Mendoza Rockwell, Natalia (2008) Conversaciones en el desierto. Cultura, moral y tráfico de drogas, CIDE, México.
Monsiváis, Carlos (2004) Viento rojo: Diez historias del narco en México, Plaza y Valdés.
Perdigón C J Katia (2008) La santa muerte. Protectora de los hombres, INAH, México.
Reveles, José (2010) El cártel incomodo: El fin de los Beltrán Leyva y la hegemonía del  Chapo Guzmán, Grijalbo, México.
Revista Proceso, # 1282, 27 de mayo de 2001.
Unomásuno, 14 de octubre de 1991.
Valenzuela, José Manuel (2002) Jefe de jefes: Corridos y narcocultura en México, Plaza y Janés. México.

Citas:

1. Véase el diario Unomásuno, 14 de octubre de 1991, p.7.

2. Véase La Jornada, 6 de enero de 1992, pág.14.

3. Véase Proceso, # 1282, 27 de mayo de 2001, p. 31.

4. Véase J Katia Perdigón C (2008) La santa muerte: protectora de los hombres, INAH, México.

5. Véase Enrique Florescano (2001) Mitos mexicanos, Taurus, México. En este texto se describe al traficante de drogas como parte de la mitología mexicana contemporánea.

6. Véase el texto de Lidia Girola, et,al(2007) Modernidades, narrativas, mitos e imaginarios, Anthopos-UAM, España.

*Datos del autor:

Mtro. Rodrigo Marcial Jiménez.
UAEMéx
Correo: [email protected]
Web:

footer

mesa 5

Violencia e inseguridad en México derivadas del narcotráfico

heder

 

Jóvenes estigmatizados:
La violencia provocada por la violencia

Jesús Christian Bustos García*



Me veo sospechoso
por mi forma de caminar
Tal vez es mi piel morena
o mi forma de hablar

Me veo sospechoso
por mi forma de vestir
Tal vez son mis orejas
mi boca o mi nariz

Sospechoso de nacimiento
un dibujo en el papel
Una descripción hablada
Soy culpable sin saber

Resumen

El disparo de la criminalidad y la violencia que se vive en el país y en el Estado de Nuevo León, algunas de las veces es acompañado por declaraciones de testigos que identifican a los sospechosos con los vocablos “tipo pandillero”, “aspecto pandillero” y/o simplemente “pandillero”, mismos conceptos que usan y enfatizan los medios de comunicación para manifestar/revelar rasgos de las personas, característica física individual, una peculiaridad particular e indistinto del individuo. Los medios de comunicación a través de sus noticieros o los programas de entretenimiento van criminalizando personas y categorizando comportamientos dirigidos a los sectores marginales.

La ponencia es parte del anteproyecto de investigación que pretende identificar las estrategias de afrontamiento de los jóvenes sobre los discursos estigmatizantes. Así como la auto-percepción y los contra-discursos que utiliza el grupo etario. Para realizar la delimitación de la zona hemos utilizado el texto Nuevo León. Polígonos de pobreza urbanos. Indicadores Socioeconómicos, 2010. Unidad de Planeación, describe los polígonos de pobreza que se encuentran en el Área Metropolitana de Monterrey (AMM). De esta manera nos centraremos en Salinas Victoria, García y Cadereyta Jiménez, por ser los municipios del Estado de Nuevo León con mayor población en estado de pobreza extrema.

Palabras Claves
Juventud, estigma, discriminación, contra-estigma

Introducción. La juventud

La juventud es concebida como una categoría social construida culturalmente y al igual que la vejez «no están dadas, sino que se construyen socialmente en la lucha entre jóvenes y viejos» (Bourdieu, 2002, p. 164). Es la transición de la infancia a la vida adulta, establecida y organizada por cada sociedad, este tránsito es muy variable, pues no es lo mismo ser joven en Inglaterra que en México, así como "no hay una sola ciudad de México y tampoco hay una sola juventud, sino que se reconocen diversas y encontradas clases sociales, distintas vocaciones y experiencias, múltiples necesidades y expectativas, que hacen imposible encuadrarlas en una simple categoría analítica y mucho menos en una única solución o alternativa." (Cuna Pérez, 2005, p. 79). Es decir, la juventud existe en tanto categorías sociales, dentro de una enorme red de interacciones y relaciones con otras categorías sociales y grupos generacionales. “La vivencia que cada individuo o comunidad hace de la realidad, como joven en México, es diversa y está cualificada por factores socioeconómicos ideológicos e históricos.” (Callejas Fonseca & Piña Mendoza, 2005, p. 64).

Los mundos juveniles, se encuentra con diferentes polos, en el censo del INEGI de 2005 hay 27.18 millones de jóvenes, lo cual significa un 26.3 % de la población total mexicana. A grandes rasgos podemos encontrar los siguientes mundos:

  • Jóvenes que tienen las posibilidades de realizar sus estudios en instituciones públicas o  en instituciones privadas. Estos jóvenes buscan instruirse, tener los conocimientos necesarios para ponerlos en marcha cuando pasen a, o cuando se les brinde la oportunidad de, ser económicamente activo.
  • Jóvenes que por falta de recursos económicos o por mantener un alto grado de indisciplina y un bajo nivel de compromiso académico, esto provoca la expulsión de la escuela o el abandono de la educación para ocuparse en un trabajo. Las instituciones/trabajo que tratará de encauzar a los jóvenes al camino del bien, de llevarlos a que sigan el discurso del poder, mientras ellos sólo encuentran un mayor rechazo, aumentando la frustración y que se convierta en “episodios de ruptura y violencia” (Mejia Navarrete, 2005, p. 396). Pero tendrán un gran castigo por haber abandonar los estudios, convertir su cuerpo en máquinas de carga, un sueldo escaso, por no calificarlo de trágicos, también podrían catalogarse de frustrantes y absurdos. 
  • Actualmente en nuestra sociedad se encuentran los que no estudian, pero tampoco trabajaban, los que se encuentra en esa zona de limbo categorizada como Ni-ni, ni estudian y ni trabajan. Para este grupo no se cuentan con cifras exactas, pero en entrevista para CNN México el rector de la UNAM, José Narro Robles consideró 7 millones y medio de jóvenes, cifra muy similar dada por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). En cambio la Secretaría de Educación Pública (SEP) supone que son 285, 000 jóvenes. Pero lo más controversial y curioso, es la cantidad dada por el presidente en ese tiempo, Felipe Calderón sólo supone que "son un montón". 

Los discursos estigmatizantes

Nos hemos enfocado a los discursos estigmatizantes porque como menciona Michel Foucault en el orden del discurso, la producción de los discursos en toda sociedad, está a la vez controlada, seleccionada y redistribuida mediante una serie de procedimientos de exclusión cuyos objetivos son conjurar los poderes y los peligros de la materialidad discursiva. Entre los grupos se encuentran:

  • Los “procedimientos de exclusión” (Foucault, 2002, pp. 14-25) que se ejercen en cierta manera desde el exterior. Entre ellos se encuentran los relacionados con lo prohibido, con la separación y el rechazo y con la oposición entre lo verdadero y lo falso.
  • Otro grupo sería el de los “procedimientos internos” (Foucault, 2002, pp. 25-38) mismos que son nombrados por que ejercen su propio control. Entre ellos se encuentras los comentarios, el autor y la disciplina.

Siguiendo los conceptos de Foucault a todas relaciones de poder, que es un proceso que generan y reproducen relaciones injustas de poder en donde no sólo reprime e induce, seduce, facilita, dificulta, amplía, limita y hasta puede llegar a prohibir. Como en toda relación de poder se lleva en sí la rebeldía, una resistencia que puede ser consciente o inconsciente, es la búsqueda de los sujetos por escapar del control y la vigilancia.

Antes de llegar a los discursos estigmatizantes de los medios de comunicación, nos gustaría  tratar el termino de estigma, mismo que Irving Goffman desarrolló y definió como una referencia a un propiedad del individuo que busca la desacreditación, “Un atributo que estigmatiza a un tipo de poseedor puede confirmar la normalidad de otro y, por consiguiente, no es ni honroso ni ignominioso de por sí” (Goffman, 1995, p. 13). Por lo tanto, ese atributo/esencia hará que la persona sea considerada como inferior, algo así como no del todo humano sino más bien como subhumano. Goffman menciona que existe una perspectiva doble en el estigma. Una es considerado como desacreditado y el segundo como desacreditables. El primer trata sobre las diferencias que son evidentes, deficiencias o algún otra característica distinguible a la vista, como ejemplo los rasgos de minusvalía. En cambio el segundo las diferencias no son evidentes y conocida, se puede esconder el atributo/esencia. También el autor de Estigma: la identidad deteriorada (Goffman, 1995, p. 13) diferenció tres niveles de estigma, algunos siendo de mayor aceptación en la sociedad que otros, dichos niveles son:

  • Abominación del cuerpo; son los referentes a las diferentes deformidades físicas que pudiera tener la persona.
  • Defectos del carácter; se considera a la falta de voluntad, entre otras cosas. 
  • Tribales de la raza; son los que se transmiten por herencia.

El individuo estigmatizado, la persona con atributo/esencia que llegan a descártalo ante los demás mantiene las mismas creencias que las personas que lo estigmatizan, originada cuando el individuo percibe uno de sus características como una posesión impura, provocándole vergüenza, denigrarse, mismo que podría desembocar en odiarse, auto-rechazo y en deseos de merecer “…una oportunidad justa para iniciarse en alguna actividad, puede ser uno de sus más profundos sentimientos acerca de su identidad.” (Goffman, 1995, p. 17). Asimismo pueden realizar algunas de las siguientes actividades:

  • Intentaran  corregir su condición, buscando deshacer la característica estigmatizante, sin importar la forma en que lo tengan que hacer, un claro ejemplo es de las personas que tienen labio leporino o con algún defecto físico y se pueda corregir por medio de cirugía y de esta manera poder eliminar el estigma.
  • Hacer uso de su condición para conseguir y obtener beneficios o en su defecto justificar sus frustraciones, como aquellas personas que buscan ocultar las condiciones de su fracaso laboral o escarbar bajo su estigma.
  • Destacar sus enseñanzas sobre la vida, sobre superación persona y esfuerzo personas, simplemente al nombrar a Ludwig van Beethoven, Stephen Hawking, Oscar Pistorius, modelos claros y sencillos que ejemplifican nuestro punto, todos son personas con defectos físicos –estigma físico-, y aun obtuvieron logros destacables en sus respectivas especialidades. Al lograr lo anterior, se realiza una nueva evaluación de las limitaciones de los normales.

Norbert Elias y John L. Scotson también trataron el tema de la estigmatización en una investigación llevada a cabo entre los años de 1958 al 1960 en el área metropolitana de Leicester, años después Elias publicaría Ensayo sobre la relación entre establecidos y marginados donde se encontró que en la ciudad Winston Parva, localidad donde se presentaba un fenómeno, personas pertenecientes  a la misma nación, con la misma educación, de la misma raza, ingresos muy similares y por lo tanto de la misma clase social. A pesar de todas sus similitudes, se llegó a presentar la discriminación/estigmatización de un grupo sobre el otro,  pero ¿por qué a pesar de tantas similitudes entre los grupos se daba la discriminación/estigmatización? Elias responde que se basa en dos aspectos fundamentales, una de ellas radicaba en la diferencia del tiempo viviendo en la ciudad, pues el grupo establecido/discriminador/estigmatizador tenían mayor tiempo viviendo en la localidad, sobre los nuevos vecinos, el grupo forastero/discriminado/estigmatizado.

En este caso, el simple hecho de “…la “antigüedad” de una formación, con todo lo que esto encierra, es capaz de generar un grado de cohesión grupal, identificación colectiva y mancomunidad de normas, aptos para inducir en unas personas la gratificante euforia ligada con la conciencia de pertenecer a un grupo superior y el concomitante desprecio para otros grupos.” (Simmel et al., 2012, p. 85).  La otra diferencia entre los grupos, residía en que el grupo de los establecidos, mantenía y controlaba cierto poder, y al llegar el nuevo grupo, se sintieron amenazado por ellos, se vieron obligados a buscar una forma de oponerse contra lo que sintieron como una amenaza hacia su poder, por tal motivo se vieron en la necesidad de utilizar el estigma para provocar el rechazo y la humillación del grupo marginado. Por lo que Elias considera el estigma como:

“… un arma que grupos superiores emplean contra otros grupos en una lucha de poder, como medio de conservación de su superioridad social. En tal situación el estigma lanzado por el grupo más poderoso sobre otro de poder inferior, normalmente entra a formar parte de la autoimagen de este último, y por esa vía lo suele debilitar y desarmar aún más.” (2012, pp. 89-90)

El grupo de establecidos otorgaba a sus integrantes características humanas superiores, al mismo tiempo resaltaba las historias de los miembros más destacados, como aquellos que fueran elegidos para algún cargo público, aquellas personas con carreras y/o vidas exitosas. En cambio al realizar la definición del grupo marginado se construía con características negativas, algo menor a lo humano, cuasi animales. Después de un tiempo, los mismos marginados terminan por “… aceptar, con una especie de desconcertada resignación, su pertenencia a un grupo de menor valor y respetabilidad, lo cual, en relación con su conducta real, se reveló como justificado apenas para una pequeña minoría.” (Simmel et al., 2012, p. 83).

El autor de Ensayo sobre la relación entre establecidos y marginados ejemplifica lo anterior al analizar el grupo marginado japonés llamado burakumin, anteriormente conocidos como eta que significa lleno de mugre se regían conforme al estigma que los caracterizaba, los burakumin andaban sucios, con cabello grasiento y con ropa rasgada, el mismo  grupo de marginados cometían, actuaban, exactamente según su estigma, ante el grupo de los establecidos, pero sobre todo eran aquellos jóvenes pertenecientes a los marginados, los que se desquitaban comportándose mal a propósito, según el estigma que cargaban. Ser estigmatizado puede traer consecuencias aún mayores al de regir el comportamiento de las personas discriminadas, sino también “… la creciente cantidad de evidencias que demuestran que crecer en un grupo de marginados estigmatizados puede conllevar determinadas deficiencias intelectuales y emocionales.” (Simmel et al., 2012, p. 104).

En la obra de Elias, los establecidos permitían únicamente la interacción con los individuos de los marginados en horas laborales. Fuera del trabajo las integrantes del grupo establecidos que entablaran relación con algún(os) otro(s) individuo(s) de los marginados era considerado como sucio, impuros, y por lo tanto se hacían acreedores del mismo estigma que recaían en los marginados, siendo el estigma una contaminación, que podía pasarse con el simple hecho de la plática. Para llevar a cabo dicha contaminación, los establecidos hacían uso del “…tabú sobre tales contactos era mantenido vivo a través de medios de control social como el chisme que elogiaba a quienes observaban el tabú y la amenaza del chisme injurioso contra ofensores sospechosos.” (Simmel et al., 2012, pp. 83-84).

Únicamente un grupo establecido, es fundamental que se encuentra en posición de poder, que otro u otros grupos estigmatizados no tengan, por lo tanto el estigma pesara en el grupo hasta que los establecidos mantengan la balanza a su favor. Un claro ejemplo de lo anterior podrá ser la forma en que los españoles, conquistadores del nuevo mundo, crearon estigmas sobre los vencidos, los indios nativos. Otro ejemplo es como los alemanes estigmatizaban a los judíos, gitanos   y otras razas  previo y durante la segunda guerra mundial. Cuando la balanza del poder disminuye en los grupos establecidos, en el caso de los ejemplos sería los españoles y los alemanes, los grupos marginados, indios, judíos, gitanos, etc., intentando nivelar la balanza de poder, buscan una retaliación, recurriendo a la contra-estigmatización, que sería el orgullo de los individuos por pertenecer a ese grupo y la búsqueda de sus raíces y la creación de un futuro.

La contra-estigmatización, termino similar a lo que se describe en la investigación de Zúñiga titulada Los locos del barrio: o la ostentación del estigma social y fronterizo en una pandilla de Matamoros, Tamaulipas. Río Bravo, el autor encontró que los jóvenes pertenecientes a una pandilla fronteriza utilizan una forma de hablar, vestir y comportarse distinta al de la sociedad. Su forma de vestir era discriminada, para ellos era una búsqueda de lo distinto aunque en Estados Unidos “…era a la vez un desafío norteamericano y una arrogante solicitud del ingreso, un alejamiento de la tradición de sus padres y un reconocerse distinto por seguir siendo mexicanos” (Monsivais, 1985, p. 164 en Zúñiga, 1991, p. 51).

Los jóvenes de dicha pandilla fronteriza también hacían uso de las drogas, los apodos y los tatuajes, todos son estigmas sociales. Pero en el grupo, en la pandilla tenían otro valor, otra importancia. Zuñiga nos menciona que el tatuaje, claro signo de estigma social portado en la piel, era para los individuos del grupo “…una muestra indeleble, dolorosa y corporal de que se es un "loco," es decir, fronterizo-pobre joven-mojado-drogadicto-delincuente.” (1991, p. 54).

Por medio de los apodos, sobrenombres es como estos jóvenes pueden tener una nueva identidad, es y será la verdadera identidad, ya no será  una “identidad deteriorada” (Zúñiga, 1991, p. 57) sin embargo se necesitara del grupo para mantenerla, para portarla y presumirla. El individuo necesita del grupo y el grupo necesita del individuo para poder enorgullecerse, ostentar y alardear de sus estigmas, de sus tatuajes, de su vestimenta, del uso de las drogas, pues en su grupo, en su pandilla, esos signos de estigma social son símbolos referencia de pertenencia al grupo.

Ahora nos gustaría pasar a como en los medios de comunicación se informa sobre la situación del país, de las balaceras, de los secuestros, de los daños colaterales, de los muertos, de la guerra contra el narcotráfico, llamada así por el Presidente Felipe Calderón Hinojosa. En los periódicos, emisión televisiva y radiofónicas se encuentran “los relatos más influyentes” (García, 1997, p. 11) en la sociedad, por lo que desean ser los primeros en informar, ansían las noticias más inmediata, lo más frescas. Vargas Llosa asevera que en los noticieros es mero entrenamiento, al dar la información buscan divertir “en los casos extremos, si no tiene a la mano informaciones de esta índole sobre las que dar cuenta, ella misma las fabrica.” (2012, p. 54) donde la información pasa a ser mero instrumento de diversión. En cambio para (Turpo Gebera) los medios de comunicación realizan la reproducción de la ideología, dado que “los medios convierten todo en espectáculo, esto es especialmente notable cuando analizamos el trato que se da a los casos de violencia” (2011)  mismo que es reafirmado por Van Dijk al señalarnos que los discursos de los medios de comunicación “…ejerce un significativo impacto a nivel actitudinal, cognoscitivo e ideológico y determina de ese modo los marcos interpretativos que los individuos aplican para la comprensión de los acontecimientos sociales, políticos, económicos, culturales” (Van Dijk, 1990, p. 392).

De esta manera “se han construido estereotipos que enmarcan y generalizan el comportamiento de un individuo respecto a su entorno.” (Zacipa, 2000, p. 276). El estereotipo, (Colás & Villaciervos, 2007; Morales & Puertas, 2008; Possenti, 2014; Puertas Romo; Saiz, Rapimán, & Mladinic, 2008; Stern, 2007; Zacipa, 2000) se crean  y reproduce a través de la socialización, las creencias se van compartiendo, se va cincelando en el inconsciente de las personas (de aquí la dificultad al momento, al desear, al buscar cambiar dichas creencias), las características van grabándose, los atributos personales que poseen los miembros, los otros, se tomó como factor identificador, como marca distintiva. Etiquetas que corresponde realmente a las personas o el grupo estereotipado.

Metodología

Desgraciadamente el análisis de los medios de comunicación se realizara únicamente en los diarios, pues las televisoras venden sus noticieros en CD y por el momento no contamos con el presupuesto para adquirirlos. Al comenzar indagar en los periódicos de mayor tiraje del Estado de Nuevo León, nos hemos encontrado en que la Base de datos retrospectivos de los periódicos Milenio, El Porvenir y El Norte se encuentran fuera de funcionamiento , por lo tanto hemos acudido a Google y hemos tratado de realizar una búsqueda lo más específica, primero seleccionamos la sección de noticia y los términos utilizados han sido Nuevo León, de esta manera los resultados que hemos encontrado los presentamos a continuación .

Fuente

Fecha

Sección

Nota

El Norte

28/08/2012

Seguridad

…sobre los asaltantes las victimas informaron que eran muy jóvenes…vestían tipo pandillero.

Telediario

17/02/2014

Alerta

Intentan asaltar tienda de conveniencia y agreden a empleada…dos sujetos  con aspecto de pandilleros.

Milenio

07/02/2011

Policiaca

Matan a balazos a hombres en Monterrey…testigos refieren que sujetos de aspecto pandillero.

Porvenir /Los tubos

29/09/2011

Local

Marinos en San Nicolás… dos hombres de entre 17 y 18 años de edad, de aspecto tipo pandillero

El Horizonte

 

Local

Alcalde de Cd. Juárez…  La gente muchas veces tiene el estigma de que los grafiteros son pandilleros y que andan buscando hacer daño.

El Horizonte

10/07/2014

Local

… un sujeto descrito como de aspecto pandillero, luego de asaltar…más adelante la nota menciona la vestimenta del sujeto… vestía bermudas, tenis, sudadera negra y gorra del mismo color.

El Horizonte

 

Local

… dos hombre de aspecto pandillero ingresaron como clientes y de pronto uno de ellos agarró una botella y lo golpeó en varias ocasiones.

En la tabla se puede observar cómo en la redacción de las noticias (por espacio hemos decidido poner las más significativas) se van creando/utilizando/difundiendo los vocablos “tipo pandillero” y/o “tipo aspecto pandillero” y/o simplemente “pandillero” para manifestar/revelar característica de las personas que han delinquido, sin embargo, únicamente en una de las noticias se añade el tipo de vestimenta del delincuente, en las demás se omite dicha información.

Los conceptos son usados de manera ambigua, sin especificar características físicas individuales, por lo tanto las palabras “tipo pandillero”, “tipo aspecto pandillero” y/o “pandillero” pasan a ser rasgos particular e indistinto de los sujetos. Dichos vocablos son manejados, sobre todo para la creación de estereotipos/estigmas, mismos que van “…criminalizando personas y determinados comportamientos dirigidos a los sectores marginales se ubica allí la culpa y la responsabilidad de esa “situación catástrofe”. (Leal, 1999, p. 399). Así es como los estereotipos se transforman en estigmas, se convierten en esos “…signos fatales de defectos morales o de pertenencia a una raza” (Le Breton, 2002, p. 82).

Se consigue un reclamo de la sociedad, se cierran las calles de las colonias, atrincheran/fortificando las murallas y se contrata seguridad privada, ¡seguridad ante los de afuera! se exige           mayor vigilancia en la ciudad. Los gobernantes endurece la mano para castigar a los criminales e incrementan los operativos de vigilancia. Se logra un condicionamiento de actuación “de los mecanismos de seguridad al implementar medidas de seguridad de corte reactivo, espasmódicas (que en ocasiones) atenta contra los derechos de la comunidad y del individuo…” (Leal, 1999, p. 400), deteniendo a jóvenes sospechosos, posibles infractores. Pero al final del día, en la intimidad del hogar/castillo tintinea en los telediarios… tipo pandillero… creándose y propagando/difundiendo un estereotipo, una marca, “una condición o una cualidad sería un atributo, algo que se aplica desde afuera como estigma” (Tijoux, 2013, p. 99).

Como lo hemos mencionado anteriormente, atreves de los medios de comunicación, de sus noticieros o los programas de entretenimiento, que “refuerzan las opiniones generales de la gente y sirven para definir el contenido del estereotipo… recurriendo a la presentación y repetición de representaciones coexistentes. Estas interpretaciones son invariables negativas, y parece ser que el estereotipo emerge a través de estas evaluaciones.” (Aparici, 1996, p. 231). Se exhibe una igualdad entre los conceptos de embarazo precoz, violencia, drogadicción, alcoholismo, tabaquismo, etc. y juventudes, en el que se maneja una sugestión casi escondida y algo extraña, según la cual, la violencia, la drogadicción y otros vicios es suscitada por los jóvenes de sectores populares, mismo que, según el mito, la vestimenta extravagante del joven, significa que lleva consigo un cierto nivel de violencia, la formula creada es que el nivel de violencia (dependencia a sustancias) de los jóvenes es proporcionado por lo extravagante de su vestimenta. Los jóvenes vestidos de cierta forma pueden ser acusados simplemente por tener aspecto pandillero o lo que es lo mismo sospechosos de cometer-cometido crímenes. Sentimientos de insuficiencia, resentimiento y frustración creciendo, ya lo mencionó Callejas Fonseca “…los estigmas que más pesa sobre los jóvenes es en lo referente a la asociación entre juventud y violencia de tal modo que estos dos términos han venido a constituirse en una sola categoría…” (Callejas Fonseca & Piña Mendoza, 2005, p. 67).

Se sintetizan las imágenes y se trasmiten, como si fuera una película de Westerns el reconocimiento del bueno, sombrero blanco y del malo con sombrero negro, en nuestro caso serían los chico de vestimenta estrafalaria, el que provocaría temor y desconfianza, el sujeto que debe recibir nuestro desprecio, nuestra desconfianza, simplemente por resistirse o rebelarse ante la sociedad disciplinaria. El discurso de los medios de comunicación busca mantener a la sociedad en paz, encontrar y juzgan a un culpable, un chivo expiatorio, algo similar a lo que sucedió en Colombia, donde “…los muertos son ‘necesarios’, la visibilidad de la muerte a través de los medios masivos es considerada por todos los actores armados (legales e ilegales) una táctica más para demostrar a la opinión pública que la confrontación se está ganando.” (Betancur, 2002, p. 186). Sin atender el conflicto de raíz. Desdichadamente se ha llegado al punto de inocular una paranoia en la población adulta, que llega a ver con desconfianza a los jóvenes que no han hecho nada, sino solamente vestirse, hablar de una manera diferente a lo común.

El influjo de los medios de comunicación, juzga y aborrece a los jóvenes que no han tenido la culpa por su forma de vivir, buscan  “descalificar al individuo” y quitarle “la plena aceptación por los demás” (Wacquant, 2007, p. 194). Son ambos, los medios de comunicación y la sociedad los que han puesto las reglas para decir lo que está bien y lo que está mal, pero en el fondo, la sociedad utiliza una doble moral, lo prohibido para unos, para otros no lo es. Pues por una parte los educan de manera muy diferente a como les piden que actúen, de la forma correcta establecida, aquella que está avalada por las normas de la civilización, bajo las pautas de lo convencional y la normalidad. Al seguir estas contradicciones advertimos que, por un lado, se promueve a los jóvenes el machismo, el conquistar el mundo sin importar los recursos utilizados, el ser diferentes, mostrarse como una única persona para no confundirse con los demás; y por otro, se les va llenando de violencia, se les  sugiere que actúen, se conduzcan, de otra forma muy distinta y contraria a la que han sido educados, pues al final el éxito, obtener el poder, es lo que cuenta.

Conclusión

Como hemos visto los jóvenes que utilicen cierta vestimenta fácilmente pueden ser estigmatizados/discriminados, un claro ejemplo es el simple hecho cuando una persona vestida con camisa aguada, gorra, gafas de sol y pantalón flojo, fácilmente es detenido en la calle o bajado del camión de pasajeros por los policías para inspeccionarlo, dado que es un individuo sospechoso de robo/violencia/drogadicto. Ese simple acto, de detener su camino, de ser señalado/separado para posteriormente verificar que porta drogas/armas posiblemente produce en el individuo sentimientos de frustración, enfado, coraje, enojo. Ellos sólo viven/experimentan su juventud, ellos también sienten, desea y expresan emociones (Bustos García, 2009).

Sin embargo y a pesar que en párrafos anteriores mencionamos que los estereotipos/estigmas son difíciles de modificar, creemos que a pesar de la dificultad de cambiar el inconsciente de las personas, se debemos comenzar con campañas en las diferentes redes sociales para desasociar los conceptos: juventud, violencia, pandillerismo, crímenes, entre otros términos discrimantes/estigmatizantes.

Bibliografía

Aparici, M. R. (1996). La revolución de los medios audiovisuales:educación y nuevas tecnologías. España: Ediciones de la Torre.
Betancur, J. G. (2002). C OLOMBIA, UNA GUERRA EN “CONTRAVÍA INFORMATIVA" Convergencia, septiembre-diciembre 2002, número 30 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México. Convergencia(30).
Bourdieu, P. (2002). La "juventud" no es más que una palabra Sociología y cultura (pp. 163-173). México: Grijalbo, Conaculta.
Bustos García, J. C. (2009). Análisis de la comunicación epistolar-afectiva entre los jóvenes pandilleros de Guadalupe, Nuevo León. Universidad Autónoma de Nuevo León.  
Callejas Fonseca, L., & Piña Mendoza, C. (2005). La estigmatización social como factor fundamental de la discriminación juvenil. El Cotidiano. Nov-dic año, 2(134), 64-70.
Colás, B. P., & Villaciervos, M. D. P. (2007). La interiorización de los estereotipos de género en jóvenes y adolescentes. Revista de Investigación, 25(1), 35-58.
Cuna Pérez, E. (2005). Acerca de la desconfianza en las instituciones. Jóvenes y discriminación en la Ciudad de México. El Cotidiano, 78-89.
Foucault, M. (2002). El orden del discurso. Barcelona: Tusquets.
García, C. N. (1997). Ciudades y ciudadanos imaginados por los medios. Perfiles Latinoamericanos: Revista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales(9), 9-24.
Goffman, E. (1995). Estigma, la identidad deteriorada (L. Guinsberg, Trans.). Buenos Aires :: Amorrortu.
Le Breton, D. (2002). La sociología del cuerpo (P. Mahler, Trans.). Buenos Aires: Nueva Visión.
Leal, S. L. (1999). El papel de los medios de comunicación en la construcción de las representaciones sociales en torno a la inseguridad ciudadana. espacio abierto, 8(3).
Mejia Navarrete, J. (2005). Medios de comunicación y violencia. Los Jóvenes Pandilleros de Lima. (Spanish). Communication Media and Violence: Youth Gangs in Lima. (English), 14(3), 389-404.
Morales, M. C. M., & Puertas, S. (2008). Estereotipos, inmigración y trabajo. Papeles del psicólogo, 29(1), 6-15.
Possenti, S. (2014). Estereotipos e identidad en los chistes. Cuicuilco. Revista de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, 9(24), 235-245.
Puertas Romo, M. Del color de la piel al racismo. Prácticas y representaciones sobre las personas afrodescendientes en el contexto escolar bogotano. Un estudio de caso/From skin color to racism. Practices and representations about afro-descendants in the school context in Bogotá. A case study. Universidad Nacional de Colombia.  
Saiz, J. L., Rapimán, M. E., & Mladinic, A. (2008). Estereotipos sobre los mapuches: Su reciente evolución. Psykhe (Santiago), 17(2), 27-40.
Simmel, G., Schütz, A., Elias, N., Cacciari, M., & Ramos, O. S. (2012). El extranjero: sociología del extraño.
Stern, C. (2007). Estereotipos de género, relaciones sexuales y embarazo adolescente en las vidas de jóvenes de diferentes contextos socioculturales en México. Estudios sociológicos, 105-129.
Tijoux, M. M. E. (2013). Niños(as) marcados por la inmigración peruana: estigma, sufrimientos, resistencias. (Spanish). Children marked by Peruvian immigration: stigma, suffering, resistance. (English), 20(61), 83-104.
Turpo Gebera, O. W. (2011). (In) visibilidad informativa sobre la violencia de género en contra de las mujeres inmigrantes en las webs oficiales españolas. Razón y Palabra, 16(77).
Van Dijk, T. A. (1990). La noticia como discurso: comprensión, estructura y producción de la información. Barcelona [etc.]: Paidós Comunicación.
Vargas Llosa, M. (2012). La civilización del espectáculo: Alfaguara.
Wacquant, L. (2007). La estigmatización territorial en la edad de la marginalidad avanzada. Ciências Sociais Unisinos, , 43(003 ), 193-199.
Zacipa, I. I. (2000). ¿ Quién compra? El consumidor real o el estereotipado. Nómadas(12), 275-278.
Zúñiga, V. (1991). Los locos del barrio: o la ostentación del estigma social y fronterizo en una pandilla de Matamoros, Tamaulipas. Río Bravo, 1(1).


El proyecto de investigación aún se encuentra en fase de realizar entrevistas.

 

*Datos del autor:

Jesús Christian Bustos García
Estudiante del Doctorado en Filosofía con Acentuación en Estudios de la Cultura.
Correo: [email protected]

footer

mesa 5

Violencia e inseguridad en México derivadas del narcotráfico

 

heder

 

Homicidios en el contexto de la Guerra a las Drogas en México

 

Alejandro Tlacaélel Ramírez De León*

 

“Nuestra droga nacional es el alcohol. Tendemos a considerar el uso de cualquier otra droga con especial horror”.
-William Burroughs.

 

Introducción.

La estrategia de la Guerra Contra las Drogas que busca “un mundo libre de drogas” ha fracasado a todas luces. No sólo se sigue consumiendo y ofertando de drogas en todo el mundo, también ha provocado la muerte de miles de personas, aumentado de los niveles de violencia, y generado problemas de salud pública que, se han manifestado de distintas formas a nivel global; encarcelamientos masivos en USA, una epidemia por infección de VIH en Rusia, y la mayoría de daños colaterales como represión, corrupción, desestabilización política y olas de homicidios, que afectan principalmente a los territorios de producción-tránsito como en Asia, Afganistán, África Occidental, y Latinoamérica. Ésta última, nuestra región, es en la historia del capitalismo moderno la región más desigual del mundo, y en años recientes según la misma organización, se ha la más violenta del mundo.

México se encuentra en una situación particular, puesto que además de no ser excepción en cuanto a niveles de desigualdad y de violencia, es el único país latinoamericano con frontera a USA que es el mayor consumidor de drogas en el mundo. Esto pone a México, que es país productor de drogas, como entrada clave al destino final del mayor porcentaje de drogas en el mundo. La situación de desigualdad económica, desempleo, así como el aumento en el costo-oportunidad de migrar, hace que los mercados negros de drogas se vuelvan una opción para personas en condiciones de pobreza, vulnerables socialmente.

El aumento en los niveles de violencia, es uno de los tantos problemas generados por la Guerra a las Drogas, mismo que conviene analizar desde los fundamentos económicos mismos de la Guerra a las Drogas y con las peculiaridades de los territorios tan diversión que conforman la región latinoamericana para así, posteriormente, incorporarlo a análisis desde otras ciencias sociales que permitan una visión amplia que lleve a soluciones multidisciplinarias y lo más amplias posibles. A partir de este contexto, es que a continuación se revisarán los fundamentos microeconómicos de la Guerra a las Drogas que generan mercados competitivos a través de la violencia; en una segunda parte del trabajo se revisarán los datos de homicidios en los municipios de México, usaremos los homicidios como una variable representante de un fenómeno tan variado y complejo como es la violencia.

Fundamentos microeconómicos de La Guerra a las Drogas que generan mercados competitivamente violentos.

La estrategia de la Guerra Contra las Drogas que busca “un mundo libre de drogas” ha fracasado a todas luces. No sólo el consumo y oferta de drogas se ha extendido en todo el mundo, también ha provocado la muerte de miles de personas y aumento de los niveles de violencia que se ha manifestado de distintas formas a nivel global; encarcelamientos masivos en USA, una epidemia por infección de VIH en Rusia, y la mayoría de daños colaterales como represión, corrupción, desestabilización política y olas de homicidios, que afectan principalmente a los territorios de producción-tránsito como en Asia, Afganistán, África Occidental, y Latinoamérica. Ésta última, nuestra región, es en la historia del capitalismo moderno la región más desigual del mundo, y en años recientes según la misma organización, se ha la más violenta del mundo.

La historia de la Guerra contra las Drogas puede rastrearse desde 1909, se formaliza en 1912 con la Convención de La Haya de 1912 sobre Opio (Collins 2012). Desde su inicio el objetivo prohibicionista fue eliminar la oferta de drogas (guerra a productores; decomisos, encarcelamiento de distribuidores), dejando de lado la demanda y criminalizando el consumo. Esta fue una primer y muy grave falla, dado que se desconocía (o se ignoró) la naturaleza de la demanda de drogas como bienes de consumo, hoy en día, los estudios empíricos muestran que la demanda de la mayoría de drogas son bienes prácticamente inelásticos incluso ante estrategias que incluyan el uso de policías y/o ejércitos. La lógica prohibicionista busca reducir bienes de consumo, pero no toma en cuenta la enorme cantidad de recursos públicos que requiere descubrir la producción ilegal y a sus responsables (incluso en condiciones de poca corrupción).

A partir del análisis de Becker, Murphy, y Grossman (2006) para mercados de bienes ilegales, quienes basados en los trabajos de Weitzman (1974), y Gleaser y Shleifer (2001) realizan (en primera instancia) un análisis microeconómico gráfico simple para la interacción entre la elasticidad de las drogas, con los costos que representan al Estado perseguir a los oferentes de drogas; podemos entender el aumento de la violencia en México. Los impulsores de la Guerra a las Drogas, se basan en dos supuestos básicos para su estrategia en el plano microeconómico; la primera, es que el mercado de drogas es competitivo, y segundo que la demanda de drogas obedece la ley la oferta y demanda a la producción de drogas.

Al menos para el caso mexicano, podemos considerar que el primer supuesto (mercado competitivo) se cumple. Ya que, aunque existen cárteles más fuertes que otros, y se negocian alianzas y zonas de exclusividad, es difícil considerar que un solo cártel funcione como monopolio por un periodo considerable de tiempo; los enfrentamientos y ajustes de cuentas entre grupos narcotraficantes, son otra evidencia para considerar cierta éste supuesto.

Con el segundo supuesto de que el mercado de drogas se comporta según la ley de la oferta y demanda (en términos simples esta ley dice dice que mientras menor sea el costo de un bien más será consumido), los impulsores de la Guerra a las Drogas esperan que en el proceso de eliminación de la oferta, los productores tengan que destinar más recursos a las actividades relacionadas con producción de drogas, por ejemplo para ocultar sus instalaciones, flujo de dinero, sobornar autoridades, y otros gastos relacionados con preservar su seguridad física; y pérdidas por la confiscación de drogas y encarcelamiento de personas que participan directamente en la cadena de producción. De forma indirecta, con la campaña mediática que implica la Guerra a las Drogas para disuadir a los consumidores y potenciales consumidores de drogas a evitar el consumo, se esperaría que la demanda de drogas disminuyera.

Ante ésta situación, los productores de drogas se verían obligados a subir el precio de su producto, a fin de cubrir los costos que implica librar la Guerra a las Drogas, también podrían ver disminuido su número de compradores como efecto de la campaña mediática. Lo con el transcurso del tiempo dejaría a los productores sin los ingresos suficientes para continuar con sus actividades, lo que los llevaría a un punto de cierre, eliminando así la oferta de drogas. En la Gráfica 1 f es el punto de equilibrio en libre mercado, es decir sin Guerra a las Drogas; mientras que el punto de equilibrio w, representa el aumento en el precio y disminución de la cantidad de drogas. La diferencia entre ambos puntos, son los ingresos que el productor pierde por la Guerra a la Guerra a las drogas.

Gráfica 1

grafica 1

Fuente: Becker, Murphy, Grossman (2006:42).

Sin embargo, la evidencia empírica señala que éste segundo supuesto no se cumple, puesto que distintos estudios indican que las drogas ilegales presentan una función de demanda casi inelástica (es decir, a pesar de variaciones hacia arriba o hacia abajo en su precio, su demanda sigue siendo la misma) (Reuter 2010). Ante esto, el ataque violento a productores-distribuidores de drogas, hace que el mercado se vuelva competitivo en cuanto violencia, eliminando a los actores menos eficientes (menos violentos) y fortaleciendo a los competitivos (más violentos) (Felbab-Brown, 2013). Ante esta evidencia y experiencias propias, es que a inicios del siglo XXI varios Estados comenzaron a discrepar con el objetivo internacional de erradicar la oferta de drogas, incluidos países de la región latinoamericana (Bewley-Taylor 2012).

Para el caso mexicano, la literatura revisada no encontró trabajos específicos sobre elasticidad de drogas, sin embargo, los datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011 (Gráfica 2), resume las tendencias de consumo de la población nacional de 12 a 65 años de edad, se mantienen con ligeras variaciones de 2002 a 2011 (variaciones a la alza, cuando la lógica de la Guerra de a las Drogas esperaría que ésta disminuyera).

Gráfica 2

Tendencias del consumo de drogas en el último año, población total de 12 a 65 años

grafica 2

Fuente: INPRFM (2012)

Algunos especialistas consideran que estos niveles de consumo están sobrevalorados, ya que se contabiliza a usuarios que sólo han probado drogas en el último año, y no exclusivamente a aquellos que las consumen de forma habitual. Para un análisis crítico de la Encuesta Nacional de Adicciones, consultar Labate, Ruiz (2014).

Con una demanda inelástica, la presión de la Guerra a las Drogas a los productores para subir sus precios, provoca que puedan cubrir los costos de la guerra e incluso elevar sus ingresos a tal punto que, por ejemplo, puedan adquirir armamento superar a de policías locales y equivalente al de ejércitos nacionales. Si bien, para el caso mexicano no podríamos asegurar el incremento generalizado en los precios al consumidor final de una o más drogas, es posible que éste aumento se de en mercados extranjeros; lo que explicaría el aumento exponencial en el poder de fuego de los grupos narcotraficantes.

Homicidios en México, una forma de cuantificar la violencia por la Guerra a las Drogas.

Como se mencionó anteriormente, sabemos que la violencia generada por la Guerra a las Drogas es un fenómeno bastante complejo y multidimensional, sin embargo, en el presente trabajo, consideraremos los homicidios y personas desaparecidas para cuantificar éste fenómeno. Como también se mencionó, México, al igual que la región latinoamericana, es sumamente diverso, por lo que al analizar fenómenos complejos como el presente, conviene hacerlo a la mayor desagregación espacial posible. Para éste caso se hará una breve descripción estadística a nivel municipal.

Gráfica 3.

Porcentaje de muertes por homicidio con respecto al total de muertes violentas 2000-2013

grafica 3

Fuente: Elaboración propia con datos de INEGI.

Como se observa en la Gráfica 3, el porcentaje de muertes por homicidio con respecto al total de muertes violentas, tienen un crecimiento exponencial a partir de 2008, y se mantiene en un promedio de 35% a partir de 2010; que es superior en 16 unidades al promedio del 19% en los 8 años anteriores al aumento. Sin embargo, la distribución de los homicidios en el territorio nacional es bastante heterogénea. El Mapa 1 muestra la distribución municipal en México de 2013 a 2014, donde en 40% de los municipios no ocurrieron homicidios, y 2007 a 2014 donde en el 25% de los municipios no ocurrieron homicidios. De ese 25% de municipios sin homicidios en 7 años, el 2.9% se encuentra en estados con muy altas tasas de homicidios. Lo que indica que hay condiciones espaciales que influyen ya sea para incrementar probabilidades de violencia, así como para evitarla.

Mapa 1

mapa 1

Fuente: Data4mx

Se vuelve importante analizarlos en el espacio geográfico mínimo posible, el municipio, ya que se nivel de desagregación permitirá identificar variables que tengan influencia sobre el fenómeno de la violencia. Tales como variables económicas, sociales, culturales, institucionales, y geográficas. Lo geográfico posiblemente arrojará datos interesantes, pues existen regiones del territorio mexicano que funcionan únicamente en la producción de drogas, mientras que otras son regiones de producción y distribución (de las drogas producidas en la región, así como de las que fueron producidas en otras regiones).

 

Conclusiones generales

El diseño microeconómico de la Guerra a las Drogas, provoca que ante una demanda casi inelástica de drogas, ese mercado negro se vuelva violentamente competitivo.

México parece cumplir la condición de tener una demanda casi inelástica de drogas (tanto legales como ilegales), lo puede explicar el aumento exponencial de la violencia.

La tendencia de los homicidios a nivel nacional va a la alza, pero su distribución espacial es heterogénea. Lo que debe ser estudiado más a profundidad a fin de encontrar variables clave que determinan dicha distribución.

Ésta heterogeneidad de la distribución espacial de la violencia generada por la Guerra a las Drogas, deberá tenerse en cuenta para cualquier tipo de política de drogas que se siga en el futuro.


Bibliografía

Becker, Gary. Murphy, Kevin. Grossman, Michael (2006). The market for ilegal godos: the case of drugs. Journal of Political Economy.
Bewley-Taylor, David R. (2012). International drug control: Consensus fractured. Cambridge University Press.
Collins, John (2012). The international drug control system, en Giverning the global drug wars. London School of Economics.
Felbab-Brown, Vanda (2013). Focused deterrence, selective targeting, drug trafficking and organised crime: concepts and praticalities. International Drug Policy Consortium.
Gleaser, E.L. Shleifer, A. (2001). A reason for quatity regulation. American Economic Review.
Instituto Nacional de Psiquiatía Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM) (2012). Encuesta Nacional de Adicciones 2011.
Labate, Bia. Ruiz, Pamela (2014). Critical reflections on the National Addiction Surveys (ENAs) in Mexico. Drugs: education, prevention, and policy.
Reuter, Peter (2010). Understanding the demand for ilegal drugs. The national academies press.
Weitzman, M. L. (1974). Prices vs quantities. Review of economic studies.


*Datos del autor:

Alejandro Tlacaélel Ramírez De León
Estudiante de Maestría en Economía Social, UAM-I.
Correo: [email protected]

footer

 

mesa 6

Usuarios libres y asociados: derechos, costumbres y abusos

heder

Plantas sagradas, un convento de conocimiento

 

Antropólogo Gabriel Eduardo Estrada Martínez*

mural maria sabina

El espacio donde sigo indagado a la medicina tradicional indígena ha sido en la sierra mazateca, Oaxaca mi tierra natal. No obstante ahora expondré con mayor énfasis a un testimonio que me compartió información trascendental sobre su relación con las plantas sagradas.

La cultura mazateca se basa en una gran variedad de plantas sagradas (enteógenas) para sanar diversas enfermedades. Entre ellas se encuentra la virgen del rosario (éstas se pueden encontrar blancas o negras), velo de novia o campanita, maripositas, semilla de la virgen, la pastora, ésta última se consume cuando no hay hongos alucinógenos que son los más demandados.

hojas de salvia divinorumhongos alucinogenos
 
Hoja de Salvia divinorum o Ska pastora y Hongos alucinógenos

Trabajo de campo 2014.

El curandero se presenta como una guía, un maestro. Él investiga y te dice  lo que tienes, te pide que lo vomites, que lo saques o de lo contrario te seguirá dañando.

El “curandero” es concebido como el vehículo o institución que se necesita para que el individuo interactúe con la fuerza mística del creador, que es “Dios”, no obstante hay autores como Álvaro Estrada que lo definen como: “shaman; este vocablo es de origen siberiano que identifica al hombre dios-medicina; en sí se le denomina así al hombre sabio que genera un tipo de conocimiento para poder sanar problemas sobrenaturales, tiene poder para curar toda las enfermedades pero también proporciona la fuerza mística que crea el lenguaje elevado, esotérico del chamán.” (Estrada 1989:21).

Fue entonces que me dirigí a entrevistar a Filogonio García Martínez, bisnieto de la curandera famosa María Sabina Magdalena García.

Me decía:

¡Nada es fácil, viajamos cuando enfermamos, cuando nuestro cuerpo está en desequilibrio y estamos en desesperación! El curandero sólo se presenta como una guía, un maestro que busca el problema, lo estudia y le da solución. Con el hongo uno se va a dar cuenta de cómo se encuentra y posiblemente de lo que va a ocurrir. Varia gente que no cree, viene y dicen que son (chingones) creen tener el poder, vienen a desprestigiar a nuestra cultura. Bien me acuerdo cuando llegaban los extranjeros, grababan y lo pasaban en la televisión de esa manera ganaban su dinero a costas de nuestra cultura.

El hongo es sagrado, te limpia la enfermedad, así como la pastora otra planta hermosa. Yo curaba con ellos, una vez consumí 300 pares, lo molí tomé y cerré la boca porque tan solo en un instante lo vomitas, el viaje solo te dura una hora no tanto. Esta es más fuerte, es concebida como la manga que tiene la virgen maría. Se siente que uno va a morir, tiene como siete etapas o pisos y por cada problema que tengas vas subiendo un piso, es duro el trabajo.

filogonio garcía martinez y el autor

Filogonio García Martínez
Trabajo de campo 2014.

Con el hongo siempre veo a María Sabina se llora y se ríe, es el pan, la ostia para curarnos internamente el alma, es más fino, es más sagrado. Él te ayuda a buscar trabajo, te ayuda en muchos problemas solo es cuestión de creer porque si no tienes fe de nada sirve haberlos tomado. Es en los meses de junio, julio y agosto cuando llega más gente, si hay ahorita pero sale caro. Fue con Valson (Roberth Gordon Watson) cuando comenzó todo este cambio. Le traía pastillas a María Sabina para sus dolores pero ella decía que los hongos eran su mejor medicina.

Este conocimiento se debe de aprender con la práctica, es como si fueras  a la escuela. Los hongos secos no tienen mucha fuerza,  también se puede hervir y solo te tomas medio vaso de 10 pares, te llevan lejos.


Ahora bien, expondré la entrevista que me regaló Florencio Carrera Gonzáles mazateco de la comunidad de Huahutla de Jiménez. Un testimonio clave que reveló información valorada y que quiero compartir en este congreso. Él es licenciado en etnolingüística y fue profesor en educación primaria. Tiene la edad de 66 años, ha perdido la vista por la aparición y complicación de cataratas.

florencio carrera

Florencio Carrera
Trabajo de campo 2014.

¿Cómo ha sido su relación con los enteógenos?

Fue desde que tuve una volcadura, allí por los años 70. Este problema me orilló a que probara los hongos sagrados, entonces me sometí a ellos por necesidad. En la primera sesión que tuve no logré ver nada, en la segunda más o menos vi y ya en la tercera velada fue cuando mi compadre Alvino (curandero) vio el problema pues donde me volqué  se encontraba mi alma. Mi espíritu estaba entre los cactus, entre esa maleza con espinas y sí es cierto porque yo en mi visión logré verme atrapado.

hongos san isidro

Hongos San Isidro
Trabajo de campo 2014.

Me hicieron curaciones pero no daban con el “clavo” y con él se logró pues pagó para que me liberaran los dueños del lugar.  Tuvo que hacer un pago, dejó cacao, san pedro para traer a mi espíritu. Estaba encarcelado y el dueño de esos cerros es una pareja y me tenían encerrado. Yo seguido soñaba con ese lugar, mis síntomas eran náuseas y pérdida de peso. Los médicos decían una y otra cosa como la diabetes etc, ya después mi compadre me iba a recoger y dos o tres veces seguimos consumiendo hongos hasta equilibrarme y llegar a sentirme bien.

Me preparó la sustancia del cacao junto con la sangre de gallo y tenía que tomarlo, a partir de allí empecé a recuperarme, ya después me junté con mi esposa y ella se sometió a la terapia de los hongos, vio todo lo que le sucedió de niña y juntos logramos que ella estuviera bien. Mi compadre en una velada vio que ella tenía el don para ser curandera, le decía comadre usted va a ser un buen trabajo ¡no espere más, éntrele!

¿Cuál era el nombre de su esposa?

María Antonia Rufino Carrera. Ella estaba procreando y pues lo pensamos porque para eso hay que estar limpios, luego entonces se vinieron los problemas familiares por parte de ella pero los fuimos apaciguando con las terapias de los hongos. Me fui a Tlaxcala en el 83, ella me acompaño y en cuatro años que estuvimos por halla sufrimos mucho. Un día en trance le llegó el espíritu en forma de paloma para que le entrara en su interior pero en el momento de ver la paloma que venía hacia ella para introducirse en el centro de su corazón, ella exclamó: "Señor, si está  bien, acepto, sólo que aquí tengo un problema ¡yo vivo en pareja! No quisiera manchar a nadie y ni si quiera faltarle al respeto porque eso es muy sagrado", hasta allí quedoó en suspenso, es decir porque si ella hubiera aceptado desde ese momento hubiera trabajado, sólo que lo que dijo ella fue imposible. Pasaron dos años en el 87 y 88 llegamos a Huahutla, nos fue mal, no conseguí trabajo, donde tocaba puertas me las cerraban, mis propios amigos del pueblo me dejaron.

Mi esposa me dijo "vamos a someternos a la terapia de los hongos", ya teníamos a nuestra hija. La criatura tenía meses, como ocho meses aproximadamente, entonces tomé los hongos y a ella le di dos “parsitos” ya cuando estaba encaminándome, ella se dio cuenta que le dijo el Todopoderoso: "¿Lo vas a dejar solo? Acércate a él, auxílialo, acompáñalo", ella respondió "¡Pero mi hija nos va a llorar!" El todo poderoso respondió: "No te preocupes yo te la cuido". Ya entonces percibió ella que como una lámpara de Aladino venía y le dijo "Agárralo", entonces le dimos gracias a Dios con oración y plegaria. A Dios le encanta que hablemos en nuestra lengua, ya como a las tres terminamos la sesión. A raíz de eso vinieron oportunidades y así tuvimos que trabajar a través de las terapias de los hongos para consolidar y llegar a nuestro objetivo a través de las terapias y rituales. Yo al menos he sido muy afecto a eso.

Fuimos hacer veladas hasta Guanajuato, una vez hicimos veladas aquí y llegaron 12 personas pero pareció que eso no le gusto a la medicina pues acecharon a mi esposa, estuvo feo, pero eso quedó como una prueba de que con esto no se juega y bueno de 100 curanderos el 10% son los que trabajan bien, sin negación vinieron profesionistas, doctores que difícilmente aceptaron este conocimiento.

Gordon Watson probó en varias ocasiones, la primera vez que lo hizo fue cuando vivió con un curandero que le denominó Aurelio el tuerto y con una maestra de nombre Herlinda Martínez que fue la interprete. En esa velada que tuvo Gordon Watson con Aurelio el tuerto supo que su hijo iba hacer llamado a Vietnam y allí lo menciona en su libro, después de su velada se topó con Cayetano García el síndico principal. Él le dio referencia de  María Sabina y a Gordon le pareció impresionante ver a una india mazateca al 100% y dijo este es el manjar y fue allí cuando comenzaron las investigaciones. El trajo a Heim, micólogo que revisa las sustancias de los hongos, así es cuando empiezan las investigaciones y Gordon Wason, en vez de que lo difunda en México, lo hace en Europa. Entonces se producen revistas, libros, discos de este descubrimiento, lo que no hacemos ni tenemos en México, y a raíz de eso viene la oleada de los hippies que vinieron a prostituir lo sagrados hongos que teníamos reservados en un nicho donde nadie los podía ver sólo el que los recolectaba y hasta la noche al realizar la velada para así ingerirlos, sin embargo después se empezó a ofrecer en todos lados como si fuera la mariguana, allí perdió lo sagrado, desde allí comenzó el hacer negocio, le ponían precio y varios que lo tomaban lo hacían en cualquier lado y se trastornaban.

Los estudiantes con el efecto se espantaban y cometían locura alguna. Los hongos te llevan por partes, a todos los rincones, hasta que te llevan a la dimensión de los muertos, donde ves calaveras, víboras entre otros. Si no hay alguien que te guíe puedes quedarte encarcelado hasta que te saquen de este calabozo. Ese es el procedimiento por eso su delicadez a lo mejor solo lo puedes hacer, pero sí con alguien que te acompañe, ya solo a lo mejor el abanico se abrirá más y conocerás más cosas que no tenías pensado ver.

¿Qué otras plantas ha ingerido?

La pastora, ésta tarda su efecto como una hora, aproximadamente tiene 50 minutos de efecto es relampagueante el proceso, por lo tanto hay que ponerse buzo para ver las imágenes. Esta es muy delicada porque si le faltas al respeto te puede transformar, es decir puedes quedar “loco”. La ocasión en que tomé la pastora se me presentó un señor de sombrero, se me quedó viendo y la mujer que venía con él hacía lo mismo. Me veía y sólo me hacía gestos, ya después desaparecieron y lo entendí de esa forma, que si yo le faltó al respeto a la pastora, si cometes algún error o me mancho, hago acto sexual, el amor, teniendo en mi sangre la sustancia de la pastora, lo que me va a pasar es que me voy a transformar. La pastora remedia varias enfermedades, es una planta fría y crece en lugares fríos, no crece en lugares descubiertos. Se da en donde hay humedad.

ska pastora

Ska pastora, Salvia divinorum
Trabajo de campo 2014.

La primera ocasión tomé 20 pares pues por pares se toma. La segunda ocasión tomé 25 pares y la tercera ocasión tomé 30 pares, no pues imagínate me hizo una revolución. Durante 15 días me fue purificando poco a poco, sacaba todo en la saliva, orinaba y defecaba verdoso, me iba purificando e incluso tuve una dieta de 13 días. Los hongos cuando los pruebas por primera vez son 53 días y cumpliendo los 53 días se puede ser curandero es como una preparación, posteriormente son cuatro días de abstinencias cada vez que consumas hongos. En esos días te vienen muchas tentaciones y sobre todo la del amor. Cuando consumes por primera ves pastora, hongos y demás plantas son 53 días, eso es para que tu trabajo esté limpio y puedas sanar  a la gente.

Semilla de la virgen, es un intermedio con la pastora y los honguitos, hace el saneamiento de la enfermedad que uno tenga. Las semillas es lo mismo, son pequeñitas, anteriormente se molían en metate para tomarlo como si fuera el agua de masa, ósea revolverlo con agua y tomarlo. Este se puede moler en la licuadora aunque no es lo mismo, sale mejor en metate.

La pastora es sagaz, la semilla es tranquila y de los hongos, el San Isidro es más tranquilo, el Derrumbe que se da en los meses de julio, son fuertes, es el de trueno porque dicen que donde truena es donde nacen y florecen. El de caña es donde brotan en la molienda de la caña. El San Isidro es más lento.

Si, el derrumbe es fuerte te lleva en donde hay puros barrancos, montañas, mientras el de caña lloras y ríes. Pajaritos te hace volar, esto se dan por temporadas. Los hongos, semillas de la virgen y la pastora son los enteogenos que más se conocen y más se utilizan. En temporadas de calor como marzo, abril y mayo es cuando se consume la pastora pues son los tiempos de calor. Cuando hay hongos ahí le tupen duro Junio, Julio y Agosto. Sólo eso te puedo compartir.

Por último, compártame algunas palabras que retroalimente al público ¿Se podrá?

Claro que sí, razonemos, no dejemos morir a nuestra cultura, sigamos practicando estos conocimientos. Guillermo Bonfil Batalla es un pilar de México, el  hace énfasis a la identidad, volteemos la mirada a ello. Para mí los gringos no tienen una cultura bien cimentada como la de nosotros, ellos siempre crean nuevas culturas. Que conozcamos nuestra historia, nuestra identidad, nuestro espacio, todos los elementos que conforman una estructura. Si la gente no sabe su historia, creme que está perdida, que demuestren su cultura y porten su tradición sin pena. Que los jóvenes no desperdicien su juventud.

Leamos, empapémonos de conocimiento pues si no conocemos estamos perdidos, hay que escudriñar, leer para ilustrarnos, saber qué pasa con nuestra cultura.

¡Gracias por haber regresado y nunca te olvides de tu gente mi estimado antropólogo mazateco!

---

Bibliografía:
Estrada, Álvaro (1989), Vida de María Sabina la sabia de los hongos, México, Siglo XXI.

 

*Datos del Autor:
Licenciado en Antropología Social y Terapeuta.
Universidad Autónoma del Estado de México.
Correo electrónico: [email protected]


footer

mesa 6

Usuarios libres y asociados: derechos, costumbres y abusos

 

heder

Cultura canabica en el México contemporáneo:
resinas, extractos y cannabis.
Mercado y nuevos consumidores.

waxweed

Jorge Antonio Haro González*

 

Resumen

El orden canábico mundial que se configura derivado de la regulación y legalización de los mercados de marihuana en Norteamérica, Europa e incluso Sudamérica, genera una nueva geografía de los sitios de producción, distribución y venta; con ello, los flujos de dinero y la cannabis misma tienen nuevos destinos. De tal suerte, en el mercado mexicano pueden encontrarse actualmente con mayor facilidad productos antes excluidos de éste o no tan accesibles para los consumidores tales como el wax, cannabis hibridas con nombre y características específicas, así como hachís.

A la par de las transformaciones económicas, legales, políticas e ideológicas las características de los usuarios y su conocimiento en relación a la marihuana también se modifican y están en constante revolución, esto es lo que el antropólogo británico Radcliffe-Brown denomina el proceso cultural (1986:13). Apoyándome en la etnografía como método de investigación trataré de describir las características de quienes consumen cannabis hibrida o de marca, por llamarla de algún modo. Me enfocare en jóvenes de 17 a 21 años, que además de representar un porcentaje importante en las estadísticas, es un grupo de edad que trata de informarse a partir de diversas fuentes impresas, electrónicas, u orales, de lo que acontece en torno a la marihuana.

Distante de los mercados regulados y legales, en México la cannabis fluye en un circuito mercantil ilícito.

Palabras clave: cultura, consumidores, mercado.

Introducción.

La etnología se encarga, como ciencia, de construir tipologías de las sociedades, agrupa las similitudes y anota diferencias entre los rasgos que caracterizan a uno u otro grupo social; de tal suerte mi formación académica motivó el interés personal por investigar lo relacionado con los actores sociales vinculados a la marihuana, en particular el ámbito de los consumidores o usuarios, considerando que existen una serie de elementos que se han implantado paralelamente a los procesos de prohibición y penalización del cannabis -y que inciden directamente en los actores sociales inmersos en los procesos de producción distribución, venta, pero principalmente en el consumo- tales como caracterizaciones generalizadas de quienes consumen(1) criminalización, discriminación, exclusión.

La etnografía es un método de investigación social que trabaja con una amplia gama de fuentes de información (Atkinson, et.al.; 1994: 15). Los datos aquí recopilados se han ido conformando a partir de la utilización de diversas técnicas de investigación tales como el análisis de fuentes bibliográficas, archivo hemerográfico, datos estadísticos y entrevistas con jóvenes de entre 17 y 24 años que consumen cannabis.

Al hablar de cultura nos referimos a un proceso mediante el cual una persona aprende por contacto con otras personas o por contacto con otras cosas tales como libros u obras de arte, conocimiento, habilidad, ideas, creencias, gustos y sentimientos. En una sociedad particular podemos descubrir ciertos procesos de tradición cultural, utilizando la palabra tradición en su significado literal de transmisión de unas generaciones a otras (Radcliffe; 1986,13). En las complejas sociedades modernas existe un gran número de tradiciones culturales. La transmisión de formas aprendidas de pensar, sentir y actuar constituye el proceso cultural, que es un rasgo específico de la vida social humana (Ibidem.)

Lo actores sociales.

El consumo de cannabis en México, es una práctica social que ha permanecido estigmatizada y asociada a las clases populares(2), esta situación ha venido transformándose en los últimos años y aunque persiste el modelo prohibicionista en el país, existen nuevos usuarios de cannabis que reivindican un estatus determinado por el consumo de las variedades de cannabis  y derivados que adquieren en el mercado ilegal, las cuales tiene un nombre de referencia y características específicas que esta nueva generación de consumidores busca(3) (por ejemplo: orange kush, OG, Darth Vader, Mango Kush, entre otras, así como wax y hachis).

En los últimos años el paradigma prohibicionista articulado en torno a la marihuana e impuesto principalmente por los Estados Unidos hace ya varias décadas, de igual manera ha venido transformándose a nivel internacional, de tal suerte que las políticas punitivas están siendo remplazadas por otras que permiten el consumo, la posesión, el cultivo y la venta, los cuales son ahora procesos mediados por el Estado(4) y que a la vez aíslan al usuario del circuito ilegal de mercado y  descriminalizan al mismo.

En algunos estados de la unión americana, han optado por la implementación de otro tipo de políticas en relación a la marihuana más tolerantes,  lo que ha permitido el desarrollo de una cultura diferente a la que el régimen de prohibición genera, esto ha motivado entre otras cosas, el desarrollo una industria alrededor de la planta, lo que genera ingresos para el Estado (en Norteamérica Colorado recaudó cerca de 76 millones de dólares en impuestos por las ventas legales de cannabis en el 2014, según cifras publicadas en febrero de este año por el Departamento estatal de Ingresos. Las ventas de cannabis recreativas comenzaron el 1 de enero del año pasado)(5), y además con la posibilidad del uso recreativo regulado, la oferta y calidad de productos es amplia.

Por otro lado, el régimen de prohibición no permite la producción, distribución, venta y consumo dentro del marco legal, no maneja estándares de calidad, la procedencia del producto final es dudosa. Además, esto posibilita que todo suceda fuera de la ley, lo que implica que quienes consumen se tienen que insertar en las formas prevalecientes para poder satisfacer sus necesidades de suministro, con lo cual tienen que quebrantar la ley.

En México aún persiste el régimen prohibicionista y con él los estigmas y cargas sociales que el ser usuario de cannabis representa en esta sociedad, los referentes más comunes, por ejemplo, de quien fuma marihuana son enfermo y adicto; además se da una marcada criminalización de quien es consumidor, ya que la portación es una acción ilegal y quién consume tiene que portar.

A pesar de ello, algunos usuarios de la planta, mayoritariamente los más jóvenes, ahora toman una postura en la que reivindican sus conocimientos sobre esta droga y su estatus por tener algo a lo que no todos tiene acceso y no todos conocen, cannabis caro, con nombre y características particulares.

En México, la cultura del cannabis está en constante transformación, lo que ha derivado en una serie de rasgos que la componen: moda (ropa de fibra de cáñamo o con leyendas sobre la marihuana), música (hip hop por ejemplo, la canción de Banda Bastón “Envuelto en humo”), estilo de vida, reivindicación del consumo, reivindicación de conocimientos sobre el cannabis, activismo(cada año en el mes de mayo se hace una marcha en la ciudad de México a favor de la legalización del cannabis). Los jóvenes consumidores de cannabis, hoy legitiman el consumo y la yerba misma, dándole un estatus más alto al manifestar que la cannabis que consumen es de importación, además de ser cultivadas con modernas técnicas de hidroponía. El consumidor clásico de marihuana (de entre 30 y 40 años o más), es decir el consumidor de banqueta que aun acude al punto por sus 25 pesos de cannabis, ese se esconde, es discreto y sigiloso, carga con todos los estigmas existentes.

Conclusiones.

Si en un momento dado los consumidores de cannabis mexicanos mantuvieron la tradición cultural del estigma, la exclusión, el aislamiento o la discriminación, el nuevo consumidor trata de insertarse altivamente en la sociedad, orgulloso del aroma de su yerba, de su música, de su moda y de su estilo de vida, porque denota un estilo trasnacional, ya es igual que un chico holandés o un joven norteamericano, por lo menos en los aspectos que atañen a la cultura cannabica.

La  mayoría de los entrevistados se informan entre amigos,  y en la web, el contacto con su dealer o vendedor se da por medio de otro amigo, la transacción acontece por medio de mensaje telefónico, los costos varían, por ejemplo Boby ha adquirido orange kush en 60 pesos un gramo o variedad OG de 80 pesos el gramo(6).

El boom de la tecnología y con él, el de las redes sociales, están reconfigurando las identidades locales, al insertarlas en un ámbito global de relaciones, por lo menos eso se muestra en la cultura del cannabis actual en México.

----

Bibliografía.
1994   Atkinson Paul y Hammersley Martyn; Etnografía, métodos de investigación, Paidós, España.
Gamella Juan F. y Jiménez Rodrigo María Luisa;  La cultura cannabica en España: la construcción de una tradición ultramoderna. Uso de drogas y drogodependencias, PDF en línea.
1990 Harris Marvin; Antropología cultural, ed. El libro de bolsillo Alianza editorial, España, 622pag.
1997 Pérez Montfort Ricardo; Hábitos, normas y escándalo: Prensa criminalidad y drogas durante el Porfiriato tardío;  CIESAS-Plaza y Valdés, México, 210p.
1986 Radcliffe-Brown Alfred R.; Estructura y función en la sociedad primitiva, ed. Planeta Diagostini, España.

Sitios web.
http://www.lamarihuana.com/
http://www.washingtonpost.com/blogs/wonkblog/wp/2014/10/14/colorado-marijuana-revenues-hit-a-new-high/
http://www.forbes.com/sites/robertwood/2015/01/11/marijuana-tax-millions-hallucinations-up-in-smoke-yet-feds-propose-a-50-federal-tax-too/
http://www.hightimes.com/read/pot-making-colorado-so-much-money-they-literally-have-give-some-back-residents

Citas

1. Generalmente se piensa que todos los consumidores de marihuana son iguales, pero al igual que con los licores o las bebidas alcohólicas, los efectos de la embriaguez se manifestaran de acuerdo a las características culturales del sujeto en cuestión. El antropólogo Marvin Harris lo define de la siguiente manera: Puesto que la cultura denota el complejo total de tradiciones mentales y de comportamiento que rodean a los individuos, cabe esperar grandes diferencias en las reacciones a las drogas psicoactivas en diferentes culturas (Harris;1990: 473).

2. Véase el texto del Doctor Ricardo Pérez Montfort: Hábitos, normas y escándalo.

3. Principalmente existen dos técnicas a la hora de realizar los concentrados de marihuana. Los que utilizan solventes químicos como el gas n-butano, Etanol, alcohol etc. y los que por el contrario utilizan una técnica ecológica, agua y hielo; algunos de los diferentes concentrados derivados del cannabis son Budder, Oil, Cristal, Wax. El hachis es la resina del cannabis. Hidroponia es una técnica de cultivo a base de agua y nutrientes.

4. En los Estados Unidos de Norteamérica, el estado de Colorado es pionero en la aplicación de modelos regulatorios, primero en relación al uso medicinal del cannabis y posteriormente en cuanto al uso recreativo.

5. En total, 44 millones de dólares en impuestos recaudados por la venta de cannabis recreativo, con el adicional de otros 32.000.000 dólares procedentes de las tasas de la industria y ventas de cannabis medicinal. En Colorado, la posesión, cultivo y distribución con licencia del estado de cannabis recreativo es legal para las personas mayores de 21 años. 

6. 1 gramo es aproximadamente lo de un cigarro.

 

*Datos del Autor:
Jorge Antonio Haro González,
Pasante de la licenciatura de Etnología.
Correo electrónico:


footer

 

TALLER I

mindsurf

heder

Taller I

La Historia Sistémica de las Drogas

 

Taller impartido por Mindsurf:
Karina Malpica e Isabela Oliveira*

Resumen:

A partir de la observación de lo que tienen en común los sistemas comunitarios que funcionan de forma pacífica y armoniosa, el pensador alemás Bert Hellinger, descubrió tres órdenes (pertenencia, jerarquía y equilibrio), que cuando se incumplen, ocasionan exlusión, violencia y desarmonía. La finalidad de este análisis histórico sistémico consiste en observar que cuando se transgredió el orden de equilibrio en el uso del alcohol y otros psicoactivos, en un intento por corregir esta violación, transgredimos también los otros dos órdenes recurriendo a una serie de prohibiciones locales y globales, que implican el encarcelamiento (exclusión = violación del orden de pertenencia) y también el intento de que nadie utilice las sustancias psicoactivas ni las plantas precursoras (exterminio = violación del orden de jerarquía). Ello ha ocasionado diversas problemáticas aún mayores que aquella que se intentaba solucionar, por lo que debemos buscar soluciones distintas para resolver el problema inicial, que es el del uso problemático (abuso = violación del orden de equilibrio).

Desarrollo:

Los órdenes descubiertos por Hellinger son conocidos como ÓRDENES DEL AMOR, porque reflejan las leyes naturales que tienden a generar bienestar en los sistemas familiares y sociales. Su transgresión origina conflictos y discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como distintas patologías individuales, familiares y sociales. En cambio, cuando se siguen, la convivencia es pacífica ya que pueden fluir el entendimiento, la armonía y el amor a través de sus miembros.

El primero de estos órdenes implica que todos, por el simple hecho de haber nacido, formamos parte del sistema familiar y social a través del cual tomamos la vida. Cuando intentamos excluir a alguien que culpamos de algo (por ejemplo de consumir plantas psicoactivas), rompemos este orden de pertenencia y ocasionamos un problema que no sólo nos afecta a nosotros, sino a las siguientes generaciones.

El segundo orden implica que los sistemas se organizan de manera jerárquica, y quienes llegan primero a la vida, tienen prioridad sobre los que llegan después, para asegurar la supervivencia y la reproducción, facilitando también la convivencia. En el ecosistema planetario, las plantas pscoactivas llegaron primero, estuvieron aquí mucho antes que los humanos, tiene un orden de jerarquía superior al nuestro.

El tercer orden implica que debe haber un equilibrio entre el dar y el tomar para que la vida fluya en armonía. En el caso de los psicoactivos, la violación del orden de equilibrio consiste en el abuso o consumo problemático de estas plantas y de las sustancias derivadas de ellas.

Así pues, a cuntinuación analizamos el cumplimiento o la transgresión de estos tres órdenes durante las siguientes etapas:

1) Prehistoria; 2) Edad Antigua; 3) Edad Media;4) El Surgimiento de la Ciencia Médica y la primera Prohibición Global; 5) La Era Psiquedélica; 6) El Cambio de Milenio; 7) Los Desafíos del momento.



Uso de Psicoactivos durante la Prehistoria

hongos rupestres

Esta pintura rupestre de Cuenca (España) puede tener más de 6,000 años de antigüedad. En la parte inferior se aprecia un conjunto de hongos, probablemente la especie psicoactiva Psilocybe hispanica.

Es muy probable que los hongos y plantas psicoactivas formaran parte de la Tierra mucho antes de la aparición de los primeros homínidos. La botánica psicoactiva ya estaba aquí antes de que nosotros llegáramos. Su orden de jerarquía en el tiempo es muy superior al de los primeros hombres y mujeres que caminamos sobre el planeta.

Hay evidencias que nos llevan a suponer que nuestros antecesores (Australopitecus, Homo habilis, Homo erectus, Homo sapiens) utilizaron algunas de ellas durante las eras Paleolítica y Mesolítica.

Sin embargo, nuestra interrelación con las plantas psicoactivas como especie (Homo sapiens sapiens) se remonta al momento de nuestra aparición durante el periodo Neolítico. Fue desde entonces que iniciamos su consumo. Parece ser que las tratábamos con respeto, las considerábamos sagradas y las identificábamos con deidades.

Algunos de nosotros las utilizamos para tener acceso a otros estados de conciencia y quizá para expandir nuestras habilidades y destrezas dentro de los propósitos evolutivos.

Es probable que no toda la humanidad en su conjunto haya hecho uso de los hongos y plantas psicoactivas, sino sólo una parte. Las evidencias apuntan a que las comíamos con fines medicinales, rituales, recreativos y utilitarios.

Es importante señalar que no se han encontrado evidencias acerca de ninguna ruptura del equilibrio entre el dar y tomar en nuestra relación con estas plantas, es decir, no se ha descubierto nada que nos lleve a suponer que haya habido un uso excesivo o problemático.

Entonces, podemos suponer que desde el Neolítico hasta el inicio de la Edad Antigua los humanos siempre dimos cabida a estas plantas y a su desconocido porcentaje de consumidores en nuestras primitivas sociedades y las utilizamos con moderación. Asumimos que durante miles de años convivimos con ellas respetando los órdenes de pertenencia, jerarquía y equilibrio.


Uso de Psicoactivos durante la Edad Antigua

relieve demeter con opio

Este relieve de la diosa Demeter (Grecia) muestra a la diosa de la tierra sosteniendo espigas de trigo y cápsulas de amapola o adormidera, una especie psicoactiva Papaver somníferum, precursora del opio.

En este periodo de nuestra historia, que abarca desde la invención común de la escritura hasta la caída del imperio romano, comenzamos a descubrir la fermentación y a elaborar las primeras bebidas alcohólicas con nuestras plantas locales, además extendimos a lejanas regiones el consumo de plantas psicoactivas como el cáñamo y la adormidera. Algunos de nosotros las usamos en forma ritual, medicinal y recreativa. En realidad no había una distinción tajante entre estas diferentes maneras de uso, ya que en aquellos tiempos reírse hacía parte de sanarse y de celebrar con los dioses. Teníamos un llamamiento comunitario hacia el autocontrol y cierta permisividad para salir de él en ocasiones especiales.

Sin embargo, fue durante esta época que introdujimos, como humanidad, los primeros controles sociales informales para utilizar estas plantas y sustancias psicoactivas debido a que rompimos el orden de equilibrio.

Dar y tomar, aplicado a nuestra relación con las plantas, está asociado a “no tomar más de lo necesario”. En el caso del vino, literalmente, perdemos el equilibrio cuando bebemos más de lo que nuestros cuerpos pueden metabolizar. Observando los estragos físicos y conductuales debidos al exceso de éste y otros psicoactivos, se nos ocurrió realizar advertencias mediante la reflexión filosófica, las amonestaciones disciplinarias, los compendios médicos y el arte dramático. A través de este tipo de controles sociales informales delimitamos quiénes podían acceder a los psicoactivos y bajo qué circunstancias.

Así pues, seguimos respetando el orden de jerarquía pero debido al peligro de pérdida del orden de equilibrio, comenzamos a imponer límites al orden de pertenencia.

En el caso de brebajes psicoactivos potentes, como el kykeón -vehículo de comunión con la diosa Démeter que usábamos en el templo griego de Eleusis, aprobamos su utilización -dentro del marco de un ritual- únicamente a quienes considerábamos aptos de gozar de una experiencia educativa transcendental.

Para mantener en equilibrio nuestra relación con el vino sugerimos una regulación intergeneracional en la que excluímos a los menores de su consumo, instamos a la moderación a los adultos y permitimos el exceso a los ancianos, especialmente durante ciertas festividades.

Con respecto al uso de psicoactivos como el cáñamo y el opio, dejamos en manos de nuestros médicos la tarea de advertir acerca de los peligros y perjuicios observados en el comportamiento y la salud de las personas que los usaban sin moderación.

 

Uso de Psicoactivos durante la Edad Media

codice florentino, hongos y diablo

En este grabado del Códice Florentimo (Nueva España = México) se observa una figura demoniaca flotando sobre un conjunto de hongos, probablemente la especie psicoactiva Psilocybe mexicana.

Como hemos visto, coexistimos pacíficamente consumidores y no consumidores de plantas psicoactivas desde nuestra aparición sobre la faz de la tierra hasta el último segundo de nuestra historia, que se remonta sólo a unos siglos atrás.

Fue el momento en que nos encontramos frente a frente con pueblos de tradiciones, creencias, psicoactivos y costumbres diferentes, lo cual nos hizo experimentar mucho miedo y recurrir constantemente a la violencia. Llegamos a ser despiadados y bastante crueles.

Nuestra relación con la divinidad se orientó hacia el monoteísmo y dos religiones protagonizaron gran parte de este periodo histórico: el cristianismo y el islam. En un intento por mantener el orden de equilibrio, los musulmanes prohibimos por completo el uso del vino, mientras que los cristianos instituímos controles formales para su uso, ya que lo consideramos y utilizamos como sacramento de comunión ritual en nuestras misas.

Los practicantes de ambas religiones identificamos la voz de Dios con la voz de nuestras conciencias grupales. Esto hizo surgir una conciencia personal del bien y del mal. Asociamos el uso de psicoactivos ajenos con los extranjeros y con el demonio, por lo cual su consumo comenzó a vincularse con una “mala conciencia”.

De esta manera ocasionamos un cambio en el significado de la utilización de las plantas psicoactivas, e hicimos aparecer los primeros estigmas y castigos de exclusión hacia los usuarios de las mismas. Con ello rompimos el orden de pertenencia.

Los cristianos hicimos aparecer los conceptos de “herbolatría” o “brujería” y los aplicamos a los consumidores de otras sustancias o plantas que percibíamos como peligrosas o demoniacas, tales como el beleño, la mandrágora, el opio y el cáñamo. Al principio los excomulgamos de nuestras comunidades religiosas y más tarde, durante la Inquisición, por motivos religiosos llegamos al extremo de excluirnos unos a otros de la vida misma en el fuego de las hogueras.

Posteriormente, navegando largas distancias, los cristianos Europeos entramos en contacto con los Americanos y por los mismos motivos, ampliamos la exclusión y el descrédito hacia sus prácticas rituales, especialmente las referentes al consumo de distintas plantas visionarias como el peyote, los hongos, el wachuma, el yajé y muchas más, ya que precisamente en el continente Americano se encuentra la mayor variedad de especies con propiedades psicoactivas de todo el planeta.

Nuestra negación del conocimiento herbolario previo nos hizo romper también el orden de jerarquía respecto a los habitantes originarios de América. Ellos estaban allí primero que nosotros, no obstante, quisimos imponerles nuestras creencias, pretendiendo que renunciaran a sus costumbres de utilizar su extensa botánica sagrada.

Como veremos, es muy probable que estas creencias sigan activas en la conciencia colectiva, ocasionando lo que Hellinger llama “lealtades ocultas” que nos llevan a repetir ideas, emociones, frases y conductas pertenecientes a generaciones anteriores, sin que se nos ocurra cuestionarlas.

Quizá en estas lealtades ocultas podamos encontrar uno de los motivos principales por los cuales aún no logramos derogar la prohibición, reintegrar el uso de las plantas psicoactivas en nuestras sociedades, ver con buenos ojos a nuestro siempre presente sector de consumidores y encontrar otras formas de control social para mantener el equilibrio en su utilización.

 

El Surgimiento de la Ciencia Médica y la primera Prohibición Global

mujer tomando laudano

Esta imagen pertenece a un anuncio publicitario de un láudano, preparado con alcohol y opio procedente de la especie psicoactiva Papaver Somníferum. Los médicos de la época lo recetaban a las personas para conciliar el sueño y tratar diferentes afecciones.

A través de la investigación empírica realizada por las mentes brillantes del renacimiento que demostraron la utilidad médica de la adormidera y sus distintas preparaciones, pudimos salir de la inquisición psicoactiva y volver a confiar en el poder de ciertas plantas como la coca y la efedra.

Así fue como dejamos de ver al opio como una sustancia ''diabólica'' y la convertimos en un ''don de la providencia''.

Posteriormente nuestros primeros químicos comenzaron a aislar los principios activos de las plantas. A raíz de ello estrenamos la era de las industrias farmacéuticas para producir y comercializar gran parte de las sustancias psicoactivas que hemos consumido y dejamos de consumir, las que seguimos consumiendo en la actualidad y probablemente las que vamos a consumir en el futuro.

Hicimos avances en contra de la superstición. Reconocimos el valor de cierta parte de la farmacopea antigua, sin embago, nos pusimos por encima de ella con nuestras nuevas técnicas de extracción de los principios activos de las plantas. Al separar estos principios del resto de la planta, excluimos otras de sus propiedades, excluímos también las prácticas asociadas a ese uso y los conocimientos nativos acerca de ellas. Comenzamos la explotación de la naturaleza.

También asumimos el rol de la reglamentación. Creamos una ideología acerca de quien administra los psicoactivos y quien no debe de hacerlo. Ocasionamos el incremento sustancial de la dependencia física a sustancias nuevas que en su forma natural eran difícilmente susceptibles de ser abusadas (como las hojas de coca que transformamos en cocaína, o el opio que convertimos en morfina y heroína).

Fue entonces que hicimos aparecer el concepto de “adicción a las drogas” como una enfermedad, definimos quienes son los adictos y los consideramos como personas con un disturbio de la voluntad asociándolos a otras cosas que considerábamos trastornos como la homosexualidad. Establecimos cuál era el uso médico correcto, e hicimos del uso no médico algo incorrecto. Posteriormente iniciamos el control de las personas mediante la administración de psicoactivos de uso psiquiátrico para tratar desde esquizofrenia y psicosis hasta depresiones y falta de sueño. Rompimos los tres órdenes.

La segunda inquisición psicoactiva que experimentamos como humanidad, la iniciamos en Estados Unidos con la prohibición temporal del alcohol. Durante el apogeo del puritanismo, básicamente hicimos resurgir los mismos argumentos utilizados durante la inquisición para descalificar a los consumidores del alcohol y de otros psicoactivos que identificamos con grupos culturales específicos hacia los que sentimos aversión.

En Estados Unidos, donde confluimos humanamente tantas culturas con ideologías, religiones y hábitos psicoactivos diferentes, fue donde gestamos la prohibición internacional aún vigente de la coca, los opiáceos y la marihuana.

Nuestra confrontación con otros distintos, con diferentes costumbres, a quienes tememos y queremos cambiar o expulsar de nuestra cercanía, se vinculó con la conciencia de nuestro estamento médico que quiso hacerse cargo del “uso correcto” de las plantas psicoactivas y sus alcaloides para fines curativos. Allí reforzamos nuestra condena a otro tipo de usos.

Mediante la estratégica inclusión de esta prohibición de origen estadounidense en la firma de los Tratadosde Versalles con los que concluyó nuestra Primera Guerra Mundial, convertimos esta prohibición estadounidense en internacional, ya que todos los países integrantes de la ONU (con muy pocas y notables excepciones) nos vimos en obligación de suscribirla.

Contestatariamente, nuestros artistas se volcaron fervorosamente hacia el uso lúdico del alcohol, hachís, éter, opio, morfina y cocaína, generando mucha literatura al respecto.

 

La Era Psiquedélica

jipi fumando porro

En esta imagen vemos el prototipo de un hippie (Estados Unidos), con el cabello largo y la vestimenta de la época, transgrediendo la prohibición al fumar Cannabis.

Los humanos inauguramos la llamada época psicodélica a partir de aislar y popularizar el uso de ciertos alcaloides extraídos de las antiguas plantas de los chamanes, como el LSD (derivado del cornezuelo de centeno), la psilocibina (de los hongos psilocibos) y la mezcalina (del peyote y el san pedro). Nuestros psiquiatras fueron algunos de los primeros en probarlos, investigarlos y escribir ensayos entusiastas respecto a su utilización en el campo de la exploración y sanación de nuestras mentes.

A partir del viaje de antropólogos y micólogos a las zonas de México donde sus habitantes aún consumían hongos, peyote y otras plantas psicoactivas, comenzó la investigación científica y la experimentación empírica de sus alcaloides principales: mezcalina (peyote y san pedro) dimetiltriptamina (chakruna y mimosa), dietilamida del ácido lisérgico (cornezuelo de centeno), psilocina y psilocibina (hongos).

Nuestra separación transgeneracional hizo recrudecer el prohibicionismo que se extendió hacia los alcaloides, prohibiendo indirectamente el libre uso y comercio de las plantas que los contienen. Lo cual ha ocasionado problemas a muchos chamanes y pueblos consumidores, que han tenido que luchar contra las leyes para continuar con sus prácticas ancestrales.

Fue a partir de este punto cuando iniciamos la guerra abierta contra las drogas, sus traficantes y sus consumidores. Como humanidad llegamos a concebir que era posible la extravagante idea de exterminar ciertas especies psicoactivas de la faz del planeta, como la coca. Y lo intentamos.Instauramos una cruenta lucha contra las personas que continuaban proveyéndolas a nuestro indoblegable sector de gente decidida a seguir consumiéndolas a cualquier costo. Debido a su incapacidad de abandonarlas, empezamos a considerarlas enfermas, a llamarlas “farmacodependientes” y a intentar curarlas, aún en contra de su voluntad, la cual consideramos atrofiada por el uso de la misma planta o sustancia.

Durante esta época continuamos rompiendo los tres órdenes, agudizamos el conflicto y comenzamos a observar la aparición de las primeras implicaciones sistémicas entre los jóvenes. Pretendimos que todo el mundo excluyera de sus vidas el uso de los psicoactivos que decidimos prohibir. Al mismo tiempo permitimos la comercializamos masiva del alcohol y el tabaco, así como la de otros psicoactivos de uso psiquiátrico que sucitan dependencia física, como los antidepresivos y las pastillas para dormir.

Hicimos surgir el movimiento contracultural (jipi) con el cual ofrecimos una respuesta paradójica a los acontecimientos, iniciando al mismo tiempo una revaloración y una profanación del uso ancestral de las plantas y sustancias psicoactivas. Los jipis revelamos una dimensión intergeneracional como compensación del orden de pertenencia (compartir sustancias psicodélicas y rasgos de comportamiento para identificarnos con ciertos valores y actitudes). Observamos por primera vez una ruptura transgeneracional entre padres e hijos, donde los hijos presentamos una identificación con los ancestros cuyas prácticas psicoactivas fueron excluidas.

Organizamos una resistencia en contra del Estado y de los padres que nos llamaban al no uso. Hicimos aparecer los primeros casos de expiación reflejados en las altas estadísticas de abuso de sustancias ilegales. Con el separatismo de las generaciones comenzamos a atribuirle una connotación negativa  a la palabra droga, la diferenciamos del fármaco e hicimos que la primera fuera mala y la segunda buena. Y que fueran diferentes. Con ello generamos el estigma de “drogadicto”, que aplicamos a los jóvenes jipis.

Y también observamos la reivindicación en la lucha contra las drogas, como un intento de buscar culpables de las muertes entre nuestros bandos contrarios de narcotraficantes, policías y militares. Hicimos surgir la conciencia moral del deber de proteger con la vida, la vida de otros, como sustento ideológico de nuestra guerra contra las drogas. Mediante nuestras leyes prohibicionistas tratamos a todos como menores a los que hay que proteger de sí mismos, consideramos a los usuarios como enfermos y les impusimos un determinado tipo de ayuda a quienes no la solicitaron. Rompimos con ello el segundo orden de la ayuda (no imponerla a quienes no la solicitan).

Nuestros Estados se convirtieron en perpetradores hacia los pueblos indígenas y los usuarios encarcelados, y se miraron a sí mismos como víctimas de los narcotraficantes, a quienes convertimos en perpetradores.

 

Finales y Principios del Cambio de Milenio

raver

En esta imagen vemos a una joven raver con una pastilla de MDMA o éxtasis en la lengua.

En virtud de la prohibición de los psicoactivos que usaban los jipis, nuestro estamento de psicólogos y psiquiatras que quisieron continuar trabajando con ellos, comenzaron a explorar otras opciones. Encontraron un psicoactivo que no producía alteraciones visionarias sino en la esfera de las emociones, la MDMA y procedieron a explorarla y utilizarla ampliamente en terapia.

Esta sustancia pasó a formar parte de las drogas prohibidas cuando salió del ámbito terapéutico hacia las calles. Se le llamó “éxtasis” y muchos de nuestros jóvenes comenzaron a usarla en fiestas masivas llamadas raves, lo cual preocupó a nuestras autoridades, de forma que quedó incluida entre las sustancias prohibidas a principio de los 80.

En la actualidad nuestros farmacólogos han aprovisionado a nuestros médicos con todo un verdadero arsenal de nuevas drogas psiquiátricas, causantes de diversos efectos secundarios adversos, para tratar enfermedades de orden mental y desórdenes del comportamiento. Desde psicosis y esquizofrenia, pasando por depresión y ansiedad, hasta falta de sueño y apatía. Convirtiendo a millones de sujetos en farmacodependientes bajo receta médica y con aceptación social.

Bajo el lucrativo panorama de la prohibición nuestro humano sector de químicos clandestinos ha comenzado a sintetizar drogas nuevas que imitan la estructura de los alcaloides prohibidos. A medida que algunos gobiernos las descubren, catalogan, incluyen entre sus listas locales de sustancias prohibidas e informan de ello a la OMS, ya se han inventado otras nuevas para reemplazarlas, sin controles de calidad ni estudios de efectos secundarios a largo plazo. Lo cual complica los problemas de las autoridades y aumenta el riesgo que corren los usuarios.

A fin de comercializar los psicoactivos prohibidos, nuestra humanidad ha desarrollado toda una red de producción, distribución y venta a cargo de distintos cárteles del narcotráfico que, además de resistirse a las fuerzas policiacas, compiten con otros cárteles para defender o ampliar sus territorios lo cual ha ocasionado una gran corrupción y tantas muertes como cualquier otro tipo de guerra.

Hemos hecho surgir la terapia psicodélica que reivindica, de alguna manera, el rescate de las tradiciones ancestrales. En estos momentos, hay investigadores en Norteamérica que han realizado los trámites burocráticos necesarios para conseguir los permisos que se requieren para experimentar con MDMA en casos de estrés posttraumárito, y lo están  probando en veteranos de las guerra de Vietnam y de Irak.

Al mismo tiempo, naciones como Colombia y Perú permiten que sus grupos indígenas continúen con sus tradiciones ancestrales defendiéndolos como patrimonios culturales. Nuestros chamanes se han vuelto nuevamente prestadores de servicios psicoactivos, abierta o veladamente, según la legislación de los países. Hemos iniciado una idealización de los nativos, quizá debido a una necesidad de hacerles un pago o una reivindicación.

Los humanos contamos también con un otro sector que astutamente ha encontrado la manera de recibir permisos excepcionales para utilizar sus psicoactivos como sacramentos, al amparo del derecho a la libertad de cultos religiosos. Nuestras iglesias psicoactivas cuentan con miles de fieles y realizan sus sincréticos rituales asiduamente en países como Brasil e incluso en Estados Unidos.

Nos encontramos en los inicios de una época de despenalización del Cannabis, quizá como estandarte del movimiento de vuelta a la inclusión de los psicoactivos prohibidos mediante controles estatales oficiales, como es el uso médico (y en ciertos lugares también el uso recreativo) de esta planta. Estamos comenzando una búsqueda de inclusión de los derechos de los usuarios de psicoactivos como minoría y estamos efectuando diversas tentativas de reducción de daños.

Por último, hay otra cuestión inquietante que añadir a nuestra situación actual que sólo está ocurriendo en algunas de nuestras principales ciudades: la aparición de psicoactivos sintéticos extremadamente tóxicos como el kokodrile en Rusia, el oxi en Brasilia y el uso de sustancias inhalables en la Ciudad de México por parte de chicos que están pasando de la niñez a la adolescencia, sustancias que encuentran en las mismas casas de sus padres o que pueden adquirir en comercios a muy bajo costo.


Los Desafíos del Momento

raver solicitando acido

Una joven solicitando LSD en un festival de música.

En estos momentos de la historia humana, a pesar de la prohibición coexisten simultáneamente todos los distintos grupos de usuarios de psicoactivos: chamanes, pueblos originarios e iglesias que tienen el peyote o la ayahuasca como sacramentos, terapeutas que continúan utilizando MDMA o LSD, personas que toman sedantes bajo receta médica o sin ella, millones de consumidores de alcohol, tabaco, heroína y cocaína. Y por supuesto jóvenes usuarios de todo tipo de plantas y sustancias, desde hongos y tripis (LSD), pasando por éxtasis (MDMA) y nuevas sustancias psicoactivas (NSP).

El espíritu de nuestros jóvenes hippies y ravers, parece haberse fusionado ahora en el de los asistentes a los festivales masivos que se llevan a cabo en diversos lugares del planeta bajo algunos principios comunes tales como: inclusión, servicio voluntario, respeto cívico, responsabilidad personal, ecologismo y por supuesto consumo de psicoactivos, principalmente éxtasis, ácidos y NSP.

Nuestros investigadores (psicólogos y psiquiatras) se han resistido a abandonar la terapia con psicoactivos, han conseguido los permisos necesarios, se han organizado, han recaudado fondos entre simpatizantes de los psicoactivos como los que asisten a los festivales y están mostrando sus primeros resultados clínicos en diversos foros universitarios y propios.

Quizá, la academia sea de nuevo el lugar en el que comience a desmantelarse la segunda inquisición de los psicoactivos, tal como ocurrió con la primera. El diálogo entre los sectores de los jóvenes usuarios, los psicoterapeutas y las autoridades ha comenzado a ser más conciliatorio y más inclusivo. Al menos entre los dos primeros sectores. Lo que aún está pendiente es la solución del dilema ético subyacente en la prohibición.

La prohibición no es una solución eficaz. Como hemos visto, cuando se transgredió el orden de equilibrio en el uso del alcohol y otros psicoactivos, en un intento por corregir esta violación, transgredimos también otros órdenes recurriendo a una serie de prohibiciones locales y globales, que implican el encarcelamiento (exclusión = violación del orden de pertenencia) y también el intento de que nadie utilice las plantas precursoras (exterminio = violación del orden de jerarquía) ni las sustancias psicoactivas. Ello ha ocasionado diversas problemáticas aún mayores que aquella que se intentaba solucionar, por lo que debemos buscar soluciones distintas para resolver el problema inicial del uso problemático (abuso = violación del orden de equilibrio).

Bibliografía

ALPERT, Richard, Sidney Cohen y Lawrence Shiller (1966) LSD, New American Library, USA.
ANÓNIMO (1995) El Rig Veda, México, Consejo nacional para la Cultura y las Artes.
ANÓNIMO (1992) Los Misterios de Eleusis, Ed. Herbasa, México.
BRAU, Jean Louis (1973) Historia de las drogas, Bruguera, España.
BOHREGI (1961) Fotografías publicadas en www.mushroomstone.com
CASO DE LOS COBOS, Guillermo, (marzo 7, 2011) “Interpretan como hongos alucinógenos pinturas rupestres del panel de Selva Pascuala (Cuenca)”, http://terraeantiqvae.com
ELIADE, Mircea (1960) El chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis, México, FCE.
ESCOHOTADO, Antonio (1994, 1995, 1996) Historia General de las Drogas, (tres tomos), Alianza, España.
ESCOHOTADO, Antonio (1990) Guía de drogas, Ómnibus Mondadori, España.
ESCOHOTADO, Antonio (1996) Aprendiendo de las drogas, Anagrama, Barcelona.
ESTRADA, Álvaro (1989) Vida de María Sabina, la sabia de los hongos, S.XXI, México.
FERICGLA, José María (1997) El hongo y la génesis de la Cultura, Barcelona, Los libros de la Liebre de Marzo.
FERICLA, Josep M. Coompilador (1999) Los enteógenos y la ciencia, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona.
FERICGLA, José María (2000) Los chamanismos a revisión, Barcelona, Kairós.
FURST, Peter T. (1980) Alucinógenos y cultura, México, Fondo de Cultura Económica.
GROF, Christina y Stanislav (1990) La tormentosa búsqueda del Ser, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona.
GROF, Stanislav (2009) Psicoterapia con LSD, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona.
GUERRA Doce, Elisa. (2006) Las drogas en la Prehistoria, España, Edicions Bellaterra.
HAERNER, Michael J (1976) Alucinógenos y chamanismo, Guadarrama, Madrid.
HELLINGER, Bert (2009) «El inconsciente colectivo y las Constelaciones Familiares». Cuadernos de Información y Comunicación 14, Madrid.
HOFMANN, Albert (1992) LSD, Gedisa, Madrid.
LA BARRE, Weston (1987) El culto del peyote, Premiá editora, México.
LEWIS-WILLIAMS, David y CLOTTES, Jean (2001) Los chamanes de la prehistoria, España. Ariel.
LÓPEZ, Berta,  (12 de marzo 2010) “El más antiguo uso ritual de setas alucinógenas de Europa fue aquí”, El diario de Cuenca, España, pp. 21-22.
MCKENNA, Terence (1991) The Archaical Revival, Harper, San Francisco.
MALPICA, Karina (2002) Las drogas tal cual, www.mind-surf.net/drogaMÉNDEZ, Alfredo (Martes 11 de diciembre de 2012) Documentan 136 mil muertos por lucha al narco; “más que en un país en guerra”, Periódico La Jornada, México, p. 15.
MYLONAS, George. (1961) Eleusis and the Eleusinian Mysteries. Princeton University Press, USA.
NAAMAN, Raad Salam (2012), Desvelando el Islam, Editorial Monte Riego, León España, 2012.
OPHA (Organización Panamericana de la Salud) Viernes 12 de Julio de 2013
PAZ, Octavio (1967) Corriente alterna, Siglo XXI, México.
PINCHBECK, Daniel (2007) Una Historia De Las Drogas, Editorial: Ediciones B, España
PIÑEIRO, Juanjo (2000) Psiconautas, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona.
POVEDA, José María (2002) Chamanismo: el arte natural de curar, España, Mondadori.
RAVELO, Ricardo (2012) Narcomex, Ed. Debate, México.
ROQUET, Salvador y FRAVEAU, Pierre (1981) Los alucinógenos: de la concepción indígena a una nueva psicoterapia, Prisma, México.
ROSZAK, Theodore (1982) El nacimiento de una contracultura, Kairos, España.
SAMORINI, Giorgio (2001)Los Alucinógenos en el mito: relatos sobre el origen de las plantas psicoactivas, Barcelona, Los libros de la Liebre de Marzo.
SAN, L. GUTIERREZ, M. CASAS, M. Eds (1996) La experiencia psicodélica, Ediciones en Neurociencias, Barcelona.
SAUNDERS Nicholas y DOBLIN, Rick (1996) Ecstasy. Dance, trance & transformation, QAA, California, USA.
SINEMBARGO, Redacción  (octubre 21 de 2013) “En 8 años, la guerra contra las drogas de México acumula más muertos que 10 años de guerra en Vietnam”
SHULGIN, Alexander y Ann (1995) PHIKAL, Transform press, USA.
SHULGIN, Alexander y Ann (1997) THIKAL, Transform press, USA.
Richard Evans Schultes y Albert Hofmann (2008) Plantas de los Dioses, Orígenes del uso de los alucinógenos, Fondo de Cultura Económica, México.
SMITH, Huston (2000) La percepción divina, Ed. Kairós, Barcelona.
SNAKE, Reuben y SMITH, Huston comp. (1996) One nation under God: The triumph of the Native American Church Clear Light Publishers, Santa Fe, USA.
UNODC (2011), Informe Mundial sobre las Drogas 2011 (Publicación de las Naciones Unidas, núm. de venta S.11.XI.10) New York.
UNODC (2013) Word Drug report 2013, United Nations publication, Sales No. E.13.XI.6, New York.
VÁZQUEZ, Rodolfo, comp. (2010) ¿Qué hacer con las drogas? Ed. Fontamara, Colegio de Bioética, ITAM, México.
USÓ, Juan Carlos (2000) "Sobre el uso clínico de psiquedélicos en España", Revista Monográfica El idiota, No. 1, Barcelona.
WALTON, Stuart (2005) Una historia cultural de la intoxicación, Ed. Océano, México.
WASSON, Gordon. (1968) Soma: Divine Mushroom of Immortality. USA, Edición de autor.
WASSON, Gordon, RUCK, Carl A. P. y KRAMRISCH, Stella A.(1986) La búsqueda de Perséfone: enteógenos y los orígenes de la religión, México, FCE.
WASSON, Gordon, HOFMANN, Albert y RUCK, Carl A. P. (1992) El camino a Eleusis, FCE, México.
WEISKOPE, Jimmy (1998) "Yagé, la planta mágica de la Amazonía, testimonio de un tomador de ayahuasca" y "El culto urbano del yagé", en Revista Año Cero, España.
WHO(2011) Global status report on alcohol and health, Servicio de Producción de Documentos de la OMS, Ginebra (Suiza)
WHO(2013) Informe OMS sobre la Epidemia Mundial de Tabaquismo, 2013, Servicio de Producción de Documentos de la OMS, Ginebra (Suiza)
WHOSIS. WHO Statiscal Information System (2014). Disponible en:
http://www.who.int/whosis. Consultado el 15 de marzo de 2014.
YENSEN, Richard (1998) prólogo de Una terapia prohibida: Biografía de Salvador Roquet. Planeta, México.
YENSEN, Richard (1998) Hacia una medicina psiquedélica, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona.

 

*Datos de las talleristas

Karina Malpica
Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNAM)
Estudiante de la Maestría en Psicología Sistémica (CUDEC)
Fundadora de www.mind-surf.net, el portal dedicado a la educación en torno a las drogas que más visitas recibe en habla hispana.
Correo: [email protected]
Web: www.karinamalpica.com

Isabela Oliveira
Maestra en Comunicación (Universidad de Brasilia)
Estudiante de la Maestría en Psicología Sistémica (CUDEC)
Profesora de Comunicación
Correo: [email protected]

Ambas están trabajando juntas en su tesis de maestría:
La Historia Sistémica de las Drogas

Mindsurf es un

footer

 

TALLER II

Nierika

heder

TALLER II

EL POTENCIAL TERAPEUTICO DE LOS
PSICODELICOS EN LA PSICOTERAPIA

 

Impartido por Nierika
Dra. Anja Loizaga-Velder y Armando Loizaga Pazzi*

 

Resumen:

Este taller se concentrara en hacer una revisión histórica de la aplicación de plantas y o substancias psicodélicas con fines de desarrollo personal, de evolución espiritual y terapéuticos desde la perspectiva de la medicina intercultural y la psicología transpersonal. Se analizara la importancia que sostienen los estados modificados de consciencia para las sociedades tradicionales como herramientas para la transformación y evolución del ser humano; en contraste a la negación que hace la sociedad occidental de los efectos benéficos en la mente y cuerpo del ser humano. Esta revisión detallara diferencias entre modelos terapéuticos como son la terapia psicolítica y la terapia psicodélica; y la aplicación de psiquedelicos para el tratamiento de las adicciones, trastornos por estrés post traumático, depresión entre otras aplicaciones clínicas. También se analizaran riesgos, criterios de contraindicación; así como los elementos que influyen en el tratamiento con psicodélicos y como se puede maximizar el potencial terapéutico y minimizar efectos adversos de esas substancias en contextos multidisciplinarios.

*Datos de los talleristas:

Anja Loizaga-Velder es Co-fundadora de la asociacion Nierika y recibió el grado de Maestría en Psicología (Dipl.-Psych.) por la Universidad Koblenz-Landau, Alemania y un doctorado en psicología médica (Dr.sc.hum.) por la Universidad Heidelberg, Alemania. Actualmente es becaria postdoctoral en el programa de posgrado en ciencias medicas , odontologicas y de la salud en la UNAM. Escribió su tesis de maestría sobre el potential psicoterapeutico de las plantas sagradas y su tesis de doctorado sobre el uso del Ayahuasca para el tratamiento de las adicciones y ha publicado varios articulos en revistas academicas internacionales y capitulos de libros sobre esas temas. También es psicoterapeuta especializada en psicología humanista y transpersonal, el estudio de la consciencia, musicoterapia, etnopsicoterapia y eco-psicología.

Armando Loizaga Pazzi – Lic. Psicología Universidad de Minnesota y Especialista Consejero en Adicciones. Ha trabajado en el campo del tratamiento y prevención de las adicciones en México desde 1991. Fue Director y Coordinador de diversos programas clínicos de manejo cognitivo-conductual de las adicciones desde la perspectiva cognitivo-conductual también ha colaborado con organizaciones de medicina tradicional en el estudio de tratamientos transculturales. En este contexto ha estudiado el potencial terapéutico del ayahuasca en el tratamiento de las adicciones desde 1998 en Perú. Es Presidente de Nierika A.C. donde se enfoca en avanzar protocolos multidisciplinarios de investigación clínica sobre el potencial terapéutico de las plantas sagradas en contextos rituales.

La Asociación Para la Preservación de las Tradiciones Indígenas de las Plantas Sagradas – Nierika AC reconoce el valor cultural, espiritual y terapéutico que han tenido las plantas sagradas a lo largo de la historia y busca preservar los valores bioculturales que contienen estas plantas considerándolas patrimonio de la humanidad. Las actividades de Nierika AC y el Instituto de Medicina Intercultural Nierika incluyen la investigación científica sobre el potencial terapéutico de las plantas sagradas y la preservación de los ritos y ceremonias de los pueblos indígenas relacionadas a estas plantas. Nierika busca promover el dialogo interinstitucional en México para lograr sus objetivos como asociación y ha organizado diversos eventos y congresos internacionales.


Correo: [email protected]
Web: http://nierika.info/castellano/nierika-a-c/

footer

 

TALLER III

Interdisciplinario Farmacolectivo

heder

Taller III

Reingeniería Cultural Triptaminica

Impartido por miembros del
Interdisciplinario Farmacolectivo:
 
Jesús Gil e Ibrahim Gabriell

Resumen: Uno de los objetivos principales del Interdisciplinario Farmacolectivo consiste en la reintroducción de los compuestos psiquedélicos al contexto cultural moderno. Sin embargo, en el hiperacelerado siglo XXI, la cultura misma parece estar indispuesta a semejante integración. Así pues, ¿es la cultura una consecuencia manifestada del propio estado de conciencia de quienes la conforman? El discurso que subyace a muchas de las problemáticas psico-sociales actuales parece ser el enfoque exclusivo en tecnología, lenguaje y estados de conciencia únicamente amigables a los estándares del materialismo reduccionista. Por tanto, este taller pretende funcionar como una especie de interfaz entre nuevos modelos de percepción que invitan a reflexionar sobre la solidez, viabilidad y eficacia del uso de los compuestos triptamínicos como agentes de rediseño ontológico; es decir, instrumentos tecnológicos testeados a lo largo de milenios con la capacidad de modificar psiques y sociedades enteras, conduciéndolas a un desarrollo fuera de contextos mecanicistas y con múltiples potenciales para el surgimiento de nuevas informaciones en el pensamiento humano, una expansión de la conciencia y un consecuente incremento en la calidad de vida.

Desarrollo

El presente taller parte de la comprensión de la psiconáutica como la disciplina esencial en el estudio metodológico de la conciencia. Si bien las alteraciones en la conciencia son esencialmente cambios en el funcionamiento sináptico, estos han sido psicológica y antropológicamente reconocidos dentro de infinidad de culturas practicantes de la espiritualidad. Estas modificaciones sinápticas no son simples alteraciones sobre un modo “normal” de conciencia per se, sino que representan un portal de acceso a fenomenologías desestimadas por el pensamiento científico occidental, al mismo tiempo que obligan al individuo a tratar con elementos simbólicos más allá de su zona de confort paradigmática. Es precisamente en esta dinámica desconocida que la mente humana se encuentra sujeta a una nueva ontología de la experiencia, un revisionismo de sus sistemas de creencia y una percibida expansión de la conciencia.

El presente taller se desarrollará en tres etapas principales que nos proporcionaran una visión coherente de la reingeniería cultural mediante el uso de estos compuestos:

1) La argumentación y el establecimiento de las triptaminas como agentes de reprogramación cultural, es decir, una forma biológica de tecnología molecular co-evolutiva.

2) Un seguimiento psico-antropológico de las triptaminas en la cultura moderna.

3) La experiencia DMT y sus implicaciones en la ontología occidental.

 

Triptaminas como tecnología de reprogramación

Descripción: C:\Users\Public\Pictures\New Science\Abramovitch-Shapiro_tryptamine_synthesis.png

Las Triptaminas son derivados químicos del Triptófano, un aminoácido universal y esencial en la naturaleza.

Psiconáutica

La exploración de la conciencia mediante modificaciones en términos de funcionamiento sináptico puede ser llamada psiconáutica. Esta disciplina consiste en la aplicación de una metodología de investigación para el estudio del funcionamiento de la conciencia.

Conciencia

Ralph Metzner define a la conciencia como el contexto, o el campo en el cual los pensamientos, sentimientos, imágenes, percepciones, sensaciones, impulsos e intenciones, existen y ocurren.

Cualquier investigación antropológica mostrará que existieron y aun existen múltiples sistemas para explorar la conciencia mediante la alteración de la misma. Algunos de estos sistemas involucran el uso de moléculas psiquedélicas, técnicas meditativas, rituales, ceremonias, ejercicios de respiración, percusiones y  baile, etc.

Los compuestos psiquedélicos pueden ser entendidos como amplificadores de la conciencia, ya que someten al cerebro y al sistema nervioso en general a funcionar en un estado de retroalimentación cerebral conocido como conciencia múltiple o multi-estabilidad no linear. En los seres humanos, esta dinámica multi-estable es percibida subjetivamente como una expansión de la conciencia.

Chamanismo como evidencia de una integración
social farmacológica exitosa

El Chamanismo es uno de los sistemas más útiles y antiguos para analizar la expansión de la conciencia. Este ancestral sistema de conocimientos se basa en una estructura social proveniente del conocimiento de plantas sagradas y en la comunicación directa con los espíritus. El chamanismo busca acceder a planos superiores de existencia mediante el uso de técnicas específicas durante los estados alterados de conciencia. Las moléculas a las que nos referimos en este taller corresponden a una familia específica de estos poderosos compuestos chamánicos: las triptaminas.

Los orígenes del Chamanismo pueden ser rastreados hasta Siberia, donde la práctica chamánica giraba en torno al consumo del hongo psicoactivo Amanita Muscaria. Esta tradición, al parecer se expandió al sur mediante una difusión y aceptación masiva de los psicoactivos como sacramentos ritualizados.

En Finlandia, la tradición mitológica Kalevala habla del Sampo, una bebida mágica que según los estudios de John Major Jenkins, sería una representación cosmológica de la propia Amanita. De acuerdo con Colin Renfrew, la expansión de estos cultos se habría producido alrededor del 7000 A.C., desde Finlandia y Siberia, el culto de la Amanita reapareció poco después dentro de la tradición védica en India, ahora como el sagrado Soma.

Los cultos chamánicos del mediterráneo no tardaron en entrar en contacto con la cultura griega que pronto estableció a la bebida psiquedélica Tykeon como el elemento central de los Misterios Eleusinos, los máximos ritos de iniciación griegos. De forma similar, la alta magia egipcia, presumiblemente también habría hecho uso de psiquedélicos; en su caso, de la Acacia Nilotica, un árbol también rico en triptaminas.

En América, las tribus amazónicas lograron desarrollar una enigmática y compleja formula triptamínica conocida como Yaje o Ayahuasca (Banisteriopsis caapi o Banisteriopsis inebrians con Psychotria viridis). Mientras que en México, el consumo ritual de psiquedélicos se dio a través del sapo Bufo Alvarius, la planta Salvia Divinorum, el cactus Peyote (Lophophora williamsii), los hongos Psilocibicos (Psilocybe mexicana, Psilocybe Caerulescens y Stropharia cubensis) y las semillas de Ololiuqui (Rivea corymbosa e Ipomea violácea). En el sur de América, además, se sabe del consumo del Yopo (semillas molidas de Anadenanthera colubrina y Anadenanthera pregregrina), ambas triptamínicas.

De acuerdo a Bourguignon, las prácticas de modificación de la conciencia que involucran moléculas psiquedélicas han estado presentes en el 90% de las sociedades humanas. Las triptaminas particularmente han desempeñado un papel fundamental en la concepción de la espiritualidad, la religión, la tecnología y la magia. La Iniciación antigua o Filosofía Perenne clásicamente combinaba la inclusión de agentes psiquedélicos en sus ritos. Se sabe que esta tradición perduró hasta los primeros años del Cristianismo, logrando incluso encontrarse evidencia del consumo de hongos psicoactivos en el arte cristiano primitivo. Lamentablemente, el tipo de religión institucionalizada que predomina en la era moderna ha neutralizado y reducido los sistemas originales de iniciación, mediante la combinación de rituales superficiales no transformativos y especulación intelectual basada exclusivamente en el estado cognitivo ordinario.

Triptaminas

Alexander Shulgin, una de las máximas autoridades en el diseño de drogas, definió de la siguiente forma a las triptaminas: Tript-amina\n. 1: Un compuesto de origen natural encontrado tanto en el reino animal como vegetal. Es un componente endógeno del cerebro humano. 2: Cualquiera de una serie de compuestos que contengan el esqueleto triptamínico, y se encuentre modificado por constituyentes químicos en posiciones apropiadas de la molécula.

Características básicas de las triptaminas:

  • los alcaloides de origen triptamínico son producidos por nuestro cuerpo de forma natural y provienen del triptófano.
  • son compuestos químicamente análogos a la serotonina, actúan específicamente sobre los receptores cerebrales 5-HT2A, también llamados serotoninérgicos. Se sabe que la estimulación de estos receptores es precisamente lo que activa el interruptor de los efectos psiquedélicos y la neuroplasticidad.
  • pueden también ser definidas como exoferomonas, es decir, mensajeros químicos entre especies. Esta compatibilidad química universal entre especies es evidencia irrefutable de una larga asociación co-evolutiva entre humanos y triptaminas.
  • Las triptaminas pueden ser endógenas o exógenas.

¿Qué vuelve tecnología a una triptamina?

Al igual que cualquier dispositivo tecnológico moderno, estos compuestos pueden ser elementos “programables”. Es decir, mediante un set & setting correcto, una misma familia molecular puede generar diferentes tipos de experiencia, desde funcionar como una poderosa medicina holística en psicoterapia, hasta ser un instrumento para descargas de información “alienígena”.

Set & Setting

  • Set es el conjunto de expectativas que el individuo tiene con respecto a la sustancia en relación al contexto de su personalidad completa.
  • Setting es el entorno físico y social, en el cual es ingerida la droga.

Triptaminas como software de Descarga Alienígena

Alíen proviene etimológicamente del latin Alius y significa literalmente Otro. En psicología, el concepto del Otro está inherentemente asociado al concepto del Yo; y consiste básicamente en la eterna dicotomía entre lo objetivo y lo subjetivo. En palabras del filosofo espiritual Krishnamurti, el observador y lo observado, o en términos freudianos, consciente e inconsciente. Durante las experiencias triptamínicas, la diferenciación entre el Yo y el Otro se ve radicalmente re-configurada, puesto que se suelen alcanzar ciertas fases de unificación mística trascendente.

La navegación dentro de estos estados, es estudiada por la Antropología Transpersonal bajo el término Sistema Simbólico Alien-Esotérico.

Algunos autores sugieren que hemos estado buscando el contacto extraterrestre en la dirección equivocada o siguiendo una metodología errónea y que quizás, en lugar de buscar aliens en el cielo, deberíamos observar mucho más de cerca los espacios interiores donde la interacción con otras formas de inteligencia es milenaria. Terence Mckenna, en su momento también abogó por una resignificación de la búsqueda extraterrestre. Según Mckenna, si un ser extraterrenal quisiera interactuar con la sociedad humana y tuviera un código ético que no le permitiera aterrizar naves en la plaza de la ONU, en otras palabras, si fuera discreto, sería lógico que se escondiera dentro de una intoxicación chamánica.

Tras estas experiencias trascendentes, el humano percibe la nueva información en forma de lenguaje. El lenguaje es básicamente un código de programación, un sistema informativo que agrupa toda una serie de elementos abstractos en total y permanente interrelación. Lamentablemente, el lenguaje natural, lineal, o aristotélico es un software demasiado limitado ante fenómenos transpersonales o ante la percepción y procesamiento de múltiples significados simultáneamente, por lo que nos vemos en la necesidad de usar nuevos instrumentos y métodos para el análisis y procesamiento de la información psiquedélica.

Uno de los padres de la psiconáutica contemporánea y pionero en el contacto alienígena mediante psicofarmacología psiquedelica, el Dr. John Lilly, desarrolló el concepto de “metaprogramacion de la biocomputadora humana” para referirse a la capacidad de la estructura neurológica del individuo para “reimprimir” información. La información a la que se refiere Lilly es básicamente nuestro propio lenguaje de programación, una combinación de nuestro código genético y nuestro sistema de creencias que funciona como una interfaz entre el sistema nervioso, los estímulos exteriores y las interpretaciones neurológicas intelectuales o emocionales que procesa el individuo.
Así pues, estas tecnologías guardan la característica fundamental de ser herramientas psicológicas con la capacidad de ser programadas para remover implantes del condicionamiento individual, familiar y cultural.

Psico-Antropología de las triptaminas en la cultura moderna

Descripción: C:\Users\Public\Pictures\psyconautas altar 2014\2E9.jpgDescripción: C:\Users\Public\Pictures\psyconautas altar 2014\Aldous-Sitting_t479.jpgDescripción: C:\Users\Public\Pictures\psyconautas altar 2014\81HwV42nWuL._SL1474_.jpg

1898- Descubrimiento del Peyote y de su compuesto activo Mescalina (una Feniletilamina).
1931- Descubrimiento de la triptamina DMT (NN-Dimetiltriptamina) por el químico Canadiense Richard Manske – en ese entonces se desconoce cualquier propiedad referente a su psicoactividad o a su función en el organismo.
1943- Descubrimiento de la triptamina LSD-25 por el químico Suizo Albert Hofmann, probablemente la droga psiquedelica más popular del siglo XX.
1953- Twarog y Page descubren la presencia de la Serotonina en el cerebro humano. La serotonina es una triptamina (5-Hidroxitriptamina) y su descubrimiento fue una de las tres piernas del trípode científico sobre las cuales los científicos erigieron el edificio de la moderna psiquiatría biológica, o psicofarmacología humana junto al LSD y a la síntesis del medicamento anti psicótico Thorazine (Clorpromazina).
1954- Aldous Huxley publica Las Puertas de la Percepción, que junto Cielo e Infierno (1956), se convertirían en dos obras fundamentales para la introducción a los estados alterados de conciencia y compuestos psiquedélicos en general.
1955- Stephen Szára descubre el potencial psiquedélico del DMT por vía intravenosa.
1957- Difusión del redescubrimiento del consumo ancestral de hongos psilocíbicos (también triptaminas) por parte de R. Gordon Wasson.
1966- Timothy Leary inicia la difusión masiva del LSD como un agente neuroquímico para la expansión de la conciencia, explosión del movimiento hippie, surgen los primeros movimientos activistas, de derechos humanos y anti bélicos, el LSD se mezcla con la cultura popular, el arte y la tecnocracia de las principales universidades del mundo.
1971- Establecimiento del régimen prohibicionista a nivel mundial, prohibición de la investigación clínica, estigmatización cultural contra los compuestos psiquedélicos.
1980- Inicios del surgimiento de la cultura rave, Terence Mckenna se convierte en el máximo exponente intelectual de la nueva conciencia psiquedélica y desarrolla nuevos mapas y modelos para entender experiencias triptamínicas como las generadas por el DMT, Psilocibina o el mismo LSD.
1990- Reapertura de la investigación psiquedélica en Estados Unidos, Rick Strassman comienza a aplicar dosis intravenosas de DMT a voluntarios/as, se reportan contactos extraterrestres durante las experiencias.
 1991- Surgimiento de la World Wide Web con una posterior expansión, privatización y comercialización de las redes de información, dando entrada unos años más tarde al internet moderno y a una nueva forma de entender la sociedad en el siglo XXI.
2012- De acuerdo a la Teoría de la Onda Cero desarrollada por Mckenna, el tiempo fluctúa conforme a un factor: la “novedad”. Asi que mientras avanzamos en el tiempo y la información se vuelve más compleja, las olas de innovación creativa van acelerándose vertiginosamente, de acuerdo a este sistema llegamos al punto 0 a finales de 2012.

La experiencia del DMT y sus implicaciones
en la ontología cultural occidental

Descripción: C:\Users\Public\Pictures\New Science\603531_336210686467771_1527382310_n.jpg

  • El DMT es la triptamina con efecto psiquedélico más poderoso.
  • Es el componente activo de la Ayahuasca.
  • Es también un compuesto endógeno del cuerpo humano.
  • Se estima que el DMT abandona el organismo en tan sólo treinta minutos, y contrario a la mayoría de las triptaminas, la duración de su efecto no supera los diez minutos. Esta rápida metabolización del DMT por parte del organismo es más propiamente una característica de las vitaminas o compuestos importantes como la glucosa ,que de cualquier otro intoxicante.
  • el DMT es transportado activamente hacia el cerebro atravesando muy fácilmente la barrera hematoencefálica.
  • Es generado en la Glándula Pineal.
  • Según el Global Drugs Survey, el DMT es una de las sustancias con mayor incremento en su tendencia de popularidad en los comienzos de este siglo.
  • De acuerdo al propio Rick Strassman, es también el mejor material para proporcionar acceso a imperios no corpóreos independientes.

Hipótesis de Strassman

  • ¿por qué el DMT es considerado por el sistema nervioso como una molécula necesaria?
  •  ¿por qué hay DMT en nuestros cuerpos?

Paralelo al trabajo de Strassman, otros investigadores también sugieren que los estados místicos experimentados por figuras bíblicas pudieron tener su origen en segregaciones endógenas o en el consumo incidental de DMT.

La Glándula Pineal

Actualmente, la neurociencia sabe que la principal función de la glándula pineal está asociada a la sensopercepción, que es el cómo nuestros sentidos perciben el mundo que nos rodea, cómo podemos orientarnos, así como el espectro de pensamientos y emociones que percibimos. En las psicosis, experiencias triptamínicas y en ciertos tipos de sueños, lo que se encuentra alterado es justamente la sensopercepción. Investigadores han descubierto que en contactos y abducciones extraterrestres donde la sensopercepción se ve afectada, los sujetos pueden llegar a mostrar cantidades elevadas de alfa-2 globulina en la sangre, la alfa-2 globulina es una sustancia endógena que contribuye en la regulación de los aminoácidos precursores del DMT.

Posibles Modelos de Reingeniería Cultural Triptaminica

  • Decondicionamiento social a base de la experimentación de múltiples realidades
  • Potenciales medicinas en psicoterapia
  • Exploración de las realidades no corpóreas
  • Ufología
  • Parapsicología
  • Xenolingüística
  • Relación con la tecnología e Inteligencia Artificial
  • Teoría de medios y retorno a la oralidad cognitiva de Marshall Mcluhan
  • La tecnología como una prótesis cognitiva
  • Inteligencia emocional de Howard Gardner
  • La resonancia que la fenomenología triptamínica encuentra dentro del postdigitalismo de Kuklinski.
  • Aldous Huxley:

¿Es demasiado esperar que un sistema educativo pueda algún día ser diseñado, el cual de resultados, en términos de desarrollo humano, comparable con el tiempo, dinero, energía y devoción invertidos? En un sistema educativo así, podría ser que la mescalina o alguna otra sustancia química pueda desempeñar un rol haciendo posible a los jóvenes “probar y ver” lo que han aprendido de segunda mano en los escritos religiosos o en las palabras de poetas, pintores o músicos.

  • John Lilly:

Si todas las personas del planeta y en particular las que ejercen  el poder en los órdenes establecidos, pueden alcanzar con regularidad altos niveles de conciencia, el mundo sería regido con alegría y eficiencia relativamente simple, (…) una empresa que anime a su dirección y a sus trabajadores a alcanzar básicos y más altos niveles de conciencia, mostrará, en pocos meses, eficacia, armonía y una productividad creciente, una política mejorada y unas relaciones públicas mejores. Si una corporación puede lograr la "unidad de grupo", se convierte en una nueva clase de entidad del sistema establecido que rebasa sus anteriores límites.

 

*Datos de los talleristas
Jesús Gil e Ibrahim Gabriell

Psiconautas, investigadores y co-fundadores de Interdisciplinario Farmacolectivo www.if.org.mx, un colectivo anti prohibicionista en búsqueda de la integración y el empoderamiento social farmacológico.

Algunos de los proyectos de este colectivoson el webzine Pills Magazine, el programa de radio y podcast Psyconautas Radio, el boletín informativo Ilustración Farmacológica y La Drogoteca (un acervo bibliográfico físico/virtual de consulta gratuita sobre drogas). Durante el desarrollo de esta investigación han tenido la oportunidad de entrevistar a reconocidas figuras de la psiconautica contemporánea como el Dr. Rick Strassman (DMT: La Molecula del Espíritu), Marysol G. Sterling (I Ching y Psicología Transpersonal) y el Dr. Octavio Rettig (Bufo Alvarius: el Sapo del Amanecer.)

El Interdisciplinario Farmacolectivo se encuentra establecido en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas; donde frecuentemente realiza foros de debate, talleres informativos y otras actividades referentes al dialogo cultural psiquedélico.

footer

 

TALLER V

Espolea, ReverdeSer y CUPIHD

heder

 

PROGRAMA ANÁLISIS DE SUSTANCIAS (PAS)

 

Fany Pineda Miranda, Miguel Bencomo Cruz,
Brun González Aguilar, Miguel Villegas Ortega y Gabriel Amezcua

Las personas utilizan sustancias psicoactivas por diferentes razones que van desde la búsqueda del placer hasta evitar dolor; sin embargo, el lenguaje y los métodos utilizados (tradicionalemente) para el tratamiento de un consumo problemático no es la única opción.

Reducción de Daño es una perspectiva holística y humana que busca reducir el daño de cualquier tipo causado por el uso ya sea del individuo y su contexto, se debe enseñar a las usuarixs a tomar decisiones correctas para reducir el riesgo y daño, se busca la toma de decisiones informadas, menos daño es la solución. Los consumidores tienen el poder de elegir la mejor opción para sí mismos, saben qué les funciona y qué no. Hay que poner en balance los riesgos y beneficios en el uso de sustancias. Deben de existir límites en el consumo para evitar que se vuelva problemático (Patt,2004).

Los programas de reducción de riesgos que incluyen análisis de sustancias han demostrado una gran efectividad a la hora de contactar con los consumidores de drogas que difícilmente se interesarían por otro tipo de propuestas preventivas y que, de esta manera, además de obtener información del contenido de la sustancia, cosa que es una de sus máximas preocupaciones, reciben información complementaria imprescindibles y útil para realizar un consumo de menor riesgo, y en su caso, un uso responsable (Rovira, 2002).

Lo que diferencia  un servicio de análisis de un mero control de calidad de la composición de una muestra de una droga es precisamente la comunicación entre la persona usuaria y la persona que le atiende desde este servicio. Esta persona usuaria recibe una información y un  asesoramiento particularizado y en muchos casos es el primer contacto que tiene con un dispositivo preventivo en consumo de drogas.

La información constituye el eje central de las intervenciones con análisis de sustancias, partiendo y respetando que si la persona ha decidido hacer un consumo, contribuye a evitar un uso peligroso y por ello reducir riesgos.

La relación de diálogo con el consumidor a través de la práctica del análisis, se inscribe en una lógica de acción comunicativa amplia que utiliza soportes gráficos (folletos, tablas, diagramas, figuras...) y que orienta y refuerza los objetivos propios del análisis.

Cuando una persona utiliza un servicio de análisis de sustancias tiene la posibilidad, además, de poder obtener información complementaria de reducción de riesgos por medio de materiales y mediante una relación y comunicación interpersonal que trata contenidos referidos no solo a la sustancia que está siendo analizada sino también información importante para un consumo, en general, de menor riesgo (Rovira, 2002).

Los temas y preguntas que se plantean en el momento del análisis son muy variados. Desde los que hacen referencia a los efectos o riesgos de la sustancia y la mezcla con otras, al manejo más seguro o de menor riesgo de una sustancia, cómo evitar los efectos secundarios, cómo identificar si un consumo es problemático, aspectos relacionados con sexo seguro, con alimentación, contraindicaciones con la toma de una determinada medicación, enfermedades, etc.

Objetivos

La atención que se da es totalmente adaptada y personalizada para la persona que acude al análisis. Por este motivo, el tipo de intervención puede ser breve y estrictamente informativa o un asesoramiento en profundidad que, en ocasiones, incluye un seguimiento de la evolución de los hábitos de consumo de esa persona. En este sentido se establecen  tres objetivos o niveles de asesoramiento:

a.  Informar a la persona usuaria de la composición que tiene el producto que ha traído para analizar, con el fin de que adapte su consumo al resultado del análisis o decida no consumir si es que se ha detectado una composición nociva para la salud. Para ello se abordarán los siguientes temas: efectos y riesgos de la sustancia en cuestión, adulterantes (en caso de no tener un resultado inmediato se puede hablar de cuales son los adulterantes más frecuentes) y pureza. Es importante tener conocimientos básicos sobre cada sustancia y para ello necesario capacitar a las personas que brindan el servicio de análisis.

b.  Trasmitir pautas de consumo de la sustancia analizada, que sirvan para minimizar los riesgos derivados del consumo. En este sentido se asesorará, primero, sobre la conveniencia o no de consumir la muestra y segundo, sobre cómo dosificarla, la vía más conveniente de consumo, la frecuencia de consumo, la conveniencia de consumir si se está siguiendo una medicación, la mezcla con otras drogas, los efectos que va a experimentar si es la primera vez que consume, los riesgos legales, etc. También es importante hablar sobre las vías de administración de la sustancia y cómo los riesgos varían dependiendo de la vía que se utilice, según la sustancia.

c.   Se puede realizar un asesoramiento más profundo si la persona que realiza la atención tiene las habilidades necesarias y la persona usuaria lo solicita o está receptiva. En estos casos se pueden abordar problemas derivados de un consumo concreto, profundizar y orientar en procesos de cambio o derivar a otro servicio donde se pueda tratar un problema más grave ya sea de tipo adictivo, psicológico o asistencial. En este sentido un dispositivo de reducción de riesgos con análisis de sustancias puede servir, a una persona que lo necesite, como puerta de entrada a la red asistencial. En el caso de las personas usuarias de drogas inyectables o de cocaínas fumables se les hace hincapié en el riesgo de contagio de infecciones como Hepatitis C y B (VHC y VHB), y el Virus de Inumnodeficiencia Humana (VIH), cuando se comparte la parafernalia para el uso de la sustancia.

¿Qué requisitos son necesarios para realizar una atención en un servicio de análisis?

En relación al espacio y las condiciones ambientales, es conveniente realizar la atención en un lugar discreto y lo más tranquilo posible, de forma que se pueda garantizar la privacidad de la persona y la comunicación se pueda establecer con las menores distracciones posibles. Se tienen que permitir que la persona que quiere analizar se sienta con la privacidad suficiente como para que esté tranquila y sepa que nadie pueda escuchar lo que dice o pueda ver la sustancia que trae excepto la persona del equipo que la atiende.

Respecto a la relación entre las personas usuarias y las personas del equipo deben de darse los siguientes requisitos (TEDI, 2012):

·      Voluntariedad. Tiene que haber acuerdo entre la persona del equipo y la persona usuaria para poder acceder al uso del servicio, de forma que no haya mal entendidos. Tiene que estar de  acuerdo en rellenar un cuestionario, dejar una cantidad determinada de sustancia y recibir una atención. Existen técnicas de conversación que pueden ser útiles para persuadir a la persona a recibir soporte personal adicional.

·      Positividad. Una atención debe ir enfocada a mejorar los hábitos de consumo y en caso de plantearse problemas, dirigir el asesoramiento hacia cambios que puedan hacer que esa persona pueda superarlos. Ser positivo no implica que cualquier actitud sea aceptable o que no haya  problemas a la hora de un consumo. También significa que siempre tiene que haber una actitud de aceptación y respeto hacia el estilo de vida y en ningún caso caer en juicios morales hacia esa persona.

·      Aceptación. Implica aceptar que el uso de drogas es una realidad y que el asesoramiento personal en determinados patrones de consumo tiene un significativo impacto en el nivel de riesgo que una persona usuaria de drogas asume. Los peligros relacionados con el desconocimiento sobre el contenido y pureza de una muestra concreta de una droga pueden ser minimizados  mediante un servicio de análisis. Aceptación no significa necesariamente que cada decisión o deseo de una persona usuaria sea aceptable o sea aprobada por  el miembro del equipo. Al contrario su rol como mediador ha de ser el de transmitir una actitud crítica pero sin juzgar.

·      Cuestionarios. Mediante un cuestionario se puede acceder a información importante y estructurada sobre el perfil de las personas consumidoras y los hábitos de consumo. Esto nos puede servir para evaluar cuales son las tendencias de consumo de drogas en general. También nos permite crear una estructura a la hora de realizar una atención personal o un asesoramiento más profundo (Bücheli, 2010).

·      Técnicas y habilidades de conversación. Son muy útiles a la hora de realizar una intervención efectiva. Mediante estas técnicas se puede obtener información esencial y motivar a realizar cambios que mejoren los hábitos de las personas usuarias. Por ejemplo usando técnicas de espejo la persona que realiza la atención puede animar a la persona usuaria a mirase a si misma y de esta manera incrementar la conciencia sobre si misma y su situación personal. Una serie de guías para esto se pueden consultar en http://www.tediproject.org/index.php/main/guidelines.

¿Cómo abrir un canal de comunicación cuando se dispone de un servicio de análisis?

Cuando una persona accede al servicio de análisis puede hacerlo para pedir información, analizar una muestra o recibir un asesoramiento. Las personas que están al cargo de esta atención tienen que abrir el canal de comunicación o romper el hielo, de varias maneras, como por ejemplo estas dos:

·      Preguntar si la persona ha analizado anteriormente y en caso contrario explicar cómo se realiza el análisis, qué tipos de análisis se realizan, que información podemos obtener y para qué nos es útil (Rovira, 2002).

·      Se puede preguntar sobre diversas cuestiones relativas a la sustancia y al consumo de la persona de manera que nos daría oportunidad para incidir en temas de carácter preventivo. Para ello puede ser muy útil la administración de cuestionarios, que por un lado nos pueden servir de herramienta para obtener información estructurada y por otro lado para obtener datos necesarios para evaluar el servicio.

¿Cómo asesorar en función de la sustancia consumida?

En general cuando una persona usuaria lleva una sustancia a analizar a un servicio de análisis, el asesoramiento que recibe es en función de la dosificación de esa sustancia, de la pureza detectada y de los adulterantes que pueda llevar en su composición. Esta información es crucial para que pueda decidir sobre la conveniencia de consumir o no o de modificar la pauta de consumo que tenía pensado aplicar.

-----

Referencias:

·    Brunt, T.M. Niesink, R.J.M. (2009). An analysis of cocaine powder in the Netherlands: content and health hazards due to adulterants. Addiction Abingdon England 104(5), 798-805.

·    Bücheli, A.  Quinteros–Hungerbühler, I. Schaub, M. (2010). Evaluation of Party Drug Prevention in the City of Zurich, 16(8), 38-43.

·    Pardo, R. Alvarez, Y. Barrál, D. Farré, M. (2007). Cafeína: un nutriente, un fármaco, o una droga de abuso. Adicciones, 3(19), 225-238.

.    Patt, D. et al. (2004) Over the influence. The harm reduction guide for managing drugs and alcohol. EUA. 15-44.

·    Rovira, J. (2002). Testeo y análisis de sustancias como práctica para una reducción de riesgos. Eguzkilore: Cuaderno del Instituto Vasco de Criminología, 16, 61-76.

·    TEDI: Trans European Drug Information. (2012). TEDI Drug Checking Consultation and Counselling Guidelines. Extraído el 12 de Noviembre de 2012 desde http://www.tediproject.org/uploads/guide_lines_file_1349056705.pdf


Correo de contacto: [email protected]


footer

Panel I - El Guerrero de las drogas

heder

 

Presentación del Panel - El Guerrero de las drogas

 

Olmo Canales Tello*

Objetivo del panel:

Propiciar la discusión sobre un caso particular, donde se alcanzan a vislumbrar a nivel estatal y de manera local -en algunos de sus municipios- algunas de las repercusiones de la política de drogas existente: violencia, inseguridad, inestabilidad política e institucional,  propiciada por distintos sectores de la sociedad guerrerense.

Abstract

La situación en el estado de Guerrero con respecto al fenómeno de las drogas es particularmente estrecha. Es el primer productor a nivel nacional de “maíz bola” como se le llama a la planta de amapola. Su extensa geografía escarpada es propicia para la siembra de enervantes aunado a la situación precaria de muchos de sus habitantes, lo cual empuja a muchos campesinos e indígenas a enrolarse a estas actividades. 

De igual manera al ser un estado con altos índices de migración, el trasiego de drogas se ha convertido en una forma de vida de costeños, sierreños, montañeros, los cuales viven una temporada en sus comunidades y otra parte del año migran a las grandes ciudades, llevando cargamentos y mercancías a distintos destinos.

En ciudades turísticas como Acapulco, Taxco y Zihuatanejo la venta de drogas a visitantes es un plus de la economía local, en otras como Tlapa y Chilpancingo, la droga circula al por mayor bajo el control de grupos delictivos.

La violencia y la inseguridad producto de la guerra contra el narcotráfico ya paso factura en el estado de Guerrero donde el asunto de las drogas es la cola del problema.

  • Florencia Mercado Vivanco es Maestra en Antropología Social por la UAM Iztapalapa. Es especialista en Antropología Jurídica en el estado de Guerrero donde ha analizado la impartición de justicia y el debido proceso en la forma en cómo es ejercida la justicia comunitaria. En esta ocasión nos mostrará una investigación que apenas inicia sobre la pareja imperial: la minería y el crimen organizado, los cuales han amedrentado a poblaciones y comunidades con fines de desplazarlos de los territorios que intentan dominar y explotar.
    “Comunidades indígenas frente al capitalismo formal e informal”
  • Sergio Ulises Ferrer Martínez  es corresponsal en La Montaña de Guerrero para Los Ángeles Press, Premio Nacional de Periodismo 2012 en México. Ha acompañado en su labor periodística el proceso de la formación de algunas de las Policías Comunitarias y Ciudadanas en el estado de Guerrero, así como el caso de Nestora Salgado, una ciudadana estadounidense presa en un penal federal, por participar en el combate al crimen organizado desde el municipio de Olinalá -del cual es originaria- donde era comandante comunitaria. En esta ocasión nos compartirá como tratan en la región de la Montaña el asunto de las drogas, allá donde se imparte de distinta forma la justicia.
  • Emir González Calderón. Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa
    Lo global y lo local: Narcotráfico en el pentágono de la amapola (estudio de caso de San Miguel Totolapan, Guerrero)
  • Colectivo ReverdeSer. Amaya Ordorika Imaz, Andrés E. Hirsch Soler  y Miguel  A. Villegas Ortega.

*Datos del autor:

Olmo Canales Tello es Antropólogo Social por la ENAH. Co-organizador de los Congresos sobre drogas en la misma escuela y en esta ocasión convocante de este panel.

Correo: [email protected]

footer

 

Panel I - El Guerrero de las drogas

heder

 

Comunidades indígenas de Guerrero,
entre el capitalismo formal e informal

 

Mtra. Florencia Mercado Vivanco*

Primer contacto

Mi primer contacto con Guerrero se da en 2004, año en el que trabajé para la CDI como perito cultural. El momento de llegada a Chilpancingo marcó un impacto que, sin duda, se imprimirían en los siguientes años de mi vida. Se trataba de ocho cadáveres hacinados frente al Congreso de la Unión de la entidad, que pude observar desde el taxi que me llevaba de la terminal al Reclusorio de esta entidad. El paso siguiente, sería la realización de más de 20 peritajes relacionados con tráfico de drogas y posesión de armas, algunas de uso exclusivo del ejército.

Fueron nueve meses de entrevistas en el CEFERESO de Chilpancingo con los inculpados, la mayoría de origen mixteco y nahua; de visitar sus comunidades de origen; y de presencia en los Juzgados, que generalmente eran de segunda instancia.

Durante este periodo visité Cochoapa el Grande, (que en ese entonces pertenecía a Metlatónoc), Copanatoyac, la región del Río Balsas, Tlapa de Comonfort, Xalpatláhuac y otros municipios en los que se buscaba la relación de los ilícitos con las culturas indígenas. Por supuesto que las autoridades no esperaban una concordancia directa entre ambos aspectos. Las preguntas más bien, iban dirigidas a confirmar la autoadscripción de los procesados y, a saber si eran pobres e ignorantes. Mis respuestas, desafortunadamente no se salieron mucho del guion. Sin embargo, espero lograr lo contrario en este texto.

En este acercamiento, pude observar que la producción de goma de opio está estrechamente vinculada con casi todas actividades de las comunidades que se dedican a la producción de goma y que son los niños los encargados de “rayar la flor” y los adultos, generalmente hombres, los encargados de su traslado, es decir, se involucra la familia completa.

El contraste entre el ingreso y las condiciones socioeconómicas es abismal. Teniendo en mente que 7 de cada 10 personas en Guerrero viven en pobreza y que, 5 de éstas se encuentran en extrema pobreza, nos preguntamos ¿en dónde se encuentran las ganancias obtenidas por la venta de la goma de opio? Si la lectura inmediata nos da como resultado el encarcelamiento sin debido proceso de un gran número de indígenas (sin contar los luchadores sociales), migraciones masivas (p.e. a San Quintín) y la inaccesibilidad a cualquier tipo de servicio, que produce que éste termine en otro círculo de mercado negro: las armas.

¿Esto hace parte de la cultura de las comunidades indígenas de la entidad? Sin duda, son muchos años de producción de goma de opio(1) y pensar que ésta y el tráfico no hacen parte de la cultura de gran parte de los municipios de la entidad, sería una inocencia prácticamente imperdonable. No obstante, es necesario cuestionarnos ¿cómo y hacia dónde apunta esta tendencia, que de acuerdo a informes publicados de la DEA va en un incremento vertiginoso?

Capitalismo formal

Uno de los procesos que más han marcado la historia de Guerrero es la minería. El municipio de San Luis Acatlán, en la Costa Chica de Guerrero tuvo como origen la extracción del oro en esa región.  La comunidad de Pascala de Oro, perteneciente al mismo municipio, llegó al extremo de esconder la boca de una mina con su propia iglesia para que ésta no siguiera destruyendo su territorio y su cultura me’ phaa.

En uno de los manifiestos del Partido de los Pobres de Comandante Lucio Cabañas, la minería ocupa un lugar importante en la denuncia de las condiciones de esclavitud contemporánea en la que permanecían algunas comunidades de Guerrero, lo que deja ver que ni la actividad extractiva ni la resistencia a ésta son nuevas en la entidad.

Lo que sí ha causado un furor en los procesos organizativos en Guerrero, son las concesiones otorgadas en los últimos diez años a empresas canadienses e inglesas para la extracción de minerales con el proceso de “cielo abierto”.

Es importante tener en cuenta que, hasta 2011, la cobertura estatal de las concesiones mineras registradas en la Subdelegación de la Secretaría de Economía (localizada en la Ciudad de Chilpancingo) era de 11.04 por ciento, ubicadas en 12 regiones: La Unión, Coyuca-Zirándaro, Cutamala, Arcelia-Teleoloapan, Buena Vista de Cuellar, Papanoa, Tlapehuala, San Miguel Totoloapan, Mezcala, La Dicha, Mochitlán-Quechultenango y La Montaña. Para 2013, se calcula que el territorio concesionado llegó al 21 por ciento, es decir, el doble de 2011.

Frente a las dimensiones del territorio concesionado, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Guerrero, en el periodo 2011-2013, fue de apenas 0.5 por ciento en promedio, en contraste con el 3 por ciento de la media nacional. De esta cifra, el sector primario (agricultura, minería, etcétera) aporta sólo el 5 por ciento.

Siguiendo con las cifras, “en 2013, la entidad recibió 110.3 millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa, principalmente por el sector minero, representado por compañías como Minera Gold Corp, Minaurum Gold, Zhong Ning Mining Investment de China, Vedome Resources, Hoschild Mining, entre otras; todo ello en contraste con el porcentaje de población guerrerense en situación de pobreza, que fue de 69.7 por ciento, es decir 2.44 millones de personas al cierre de 2012, lo que representa un incremento frente al 67.6 por ciento de 2010”

Capitalismo informal

En un artículo de CNN(2), se publicó que:

Guerrero es el mayor productor de esta planta en México y, según cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en sus 63,621 kilómetros cuadrados, se produce el 60% de toda la amapola del país. La dependencia señala que dentro de la 35 Zona Militar, que abarca 56 municipios del norte del estado, se siembran la mayoría de los cultivos de este tipo. 

Durante 2010, en los 56 municipios donde opera la 35 Zona Militar se destruyeron 23,906 plantíos de amapola, que sumaron más de 3,843 hectáreas sembradas, lo que equivale a casi cuatro canchas de futbol juntas, citan fuentes militares.

Hasta el sexenio del expresidente Vicente Fox, la Procuraduría General de la República (PGR) era la encargada de la erradicación de todo tipo de plantíos en el país. La PGR destruía campos de amapola y marihuana a través de la fumigación con avionetas, tarea que dejó de realizar porque aseguran que la fumigación causaba daños ambientales a los sembradíos legales y bosques aledaños.

Cuando la Sedena se hizo cargo de esta labor, en diciembre de 2006, explica que decidió llevar a cabo la erradicación a mano, arrancando planta por planta, lo que se ha reflejado en la disminución de la superficie destruida.

El Reporte Internacional sobre Estrategia de Control a Narcóticos 2011 del Departamento de Estado de Estados Unidos señala que México registró por cuarto año consecutivo un aumento en la superficie cultivada de amapola.

El cultivo de la amapola de opio aumentó un 31%, al pasar de 15,000 hectáreas en 2008 a 19,500 hectáreas en el 2009, detalla.

Esta cantidad de cultivos de amapola de opio podría producir potencialmente 50 toneladas métricas de heroína pura o 125 toneladas métricas de goma de heroína, sin contar las pequeñas pérdidas que se dan en el proceso de producción.

El Departamento de Estado señala que, si bien México aún no ocupa un lugar importante a nivel internacional en la producción de amapola como el caso de Afganistán o Birmania, ha ganado mercado a lo largo de los años. La dependencia cree que México pudo haber superado a Birmania como segundo productor de amapola desde 2009.

Segunda etapa: Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC).

Terminada mi tarea de perito, decidí dirigir mi atención en la organización comunitaria con más presencia en la entidad: la Policía Comunitaria de Guerrero.

Ahí permanecí trabajando de manera cercana, durante más de seis años. Sin duda se trataba de una manera radicalmente distinta de observar la seguridad y la justicia a la que operaba en la entidad.  No obstante, había un elemento aparentemente común: entre los delitos que esta forma de justicia sanciona, sí se encuentra el narcotráfico.

Durante una de mis estancias en la CRAC-PC, tuve oportunidad de observar un pequeño plantío de mariguana en la comunidad de Santa Cruz del Rincón. En esa ocasión, recuerdo que iba con uno de los coordinadores, quién pidió a los policías comunitarios que dijeran a la persona de esa casa que lo destruyera.

Al día siguiente pasamos por la misma comunidad y el plantío había sido completamente destruido. No hubo ningún detenido por la infracción, pero era claro que, de no hacerlo, el dueño o dueña sería sometido a proceso de reeducación.

Pasaron más de tres años para que se presentara otro hecho vinculado con la producción de drogas en la institución comunitaria. Se trataba de un comisario (de la región de la Montaña) que pedía apoyo a los reeducados para la cosecha. Esto se supo, luego de una reunión de evaluación del proceso de reeducación. Inmediatamente los Coordinadores fueron a destruir el plantío de amapola y a detener al comisario y los comandantes implicados.

Durante su juicio se argumentó que muchas comunidades de la Montaña se dedican a esta actividad y que el hecho ocurrido estaba estrechamente relacionado con la poca producción de alimentos que es capaz de dar la tierra y la falta de oportunidades económicas de la población. A esto, se contra argumentó que esta actividad ponía en riesgo a una organización de más de 16 años (en ese entonces) y que era necesario combatirla, antes de que este hecho sirviera al Estado para terminar con su Institución.

El siguiente hecho se produjo en la comunidad de Zitlaltepec, en donde los conductores de dos camionetas cargadas de mariguana intentaron sobornar a los Policías Comunitarios para que no impidieran su paso. Esto estaba ocurriendo a la par del Primer Encuentro en Contra de la Minería, que se llevaba a cabo en la comunidad de Paraje Montero, a escasas tres horas de Zitlaltepec.

Expongo el caso de la CRAC-PC porque me interesa observar ¿cuáles son las preocupaciones de las comunidades? y sobre todo ¿cuál es la percepción de éstas sobre el narcotráfico?

Destaco el último hecho que ocurrió en la CRAC-PC, en el que la Asamblea Regional determinó sancionar a los traficantes de la mariguana, pero siempre marcando que no es menester de la Policía Comunitaria combatir el narcotráfico. Se discutió también la probabilidad de que este hecho estuviera directamente relacionado con un intento de sabotaje del encuentro de resistencia a la minería. Pese a todo, se tomó la determinación de enviar a los traficantes a proceso de reeducación por el intento de soborno y por el intento de transitar por su territorio con armas y drogas.

Este hecho, que asistieron a presenciar algunas autoridades de estado de Guerrero, marcó la postura de la organización comunitaria en relación con el tráfico de marihuana. No obstante, se sabe que muchas comunidades pertenecientes al sistema y vecinas se dedican a la producción de goma de opio, principalmente.

Ante esta situación, es poco lo que la CRAC-PC puede ofrecer como alternativas económicas a las comunidades. Se han hecho talleres de agricultura orgánica y comercio justo, sin embargo, las labores de justicia, reeducación y seguridad ocupan la mayor cantidad de esfuerzos comunitarios.

Y ¿dónde está el Estado?

Existen muchas tesis que sostienen que el Estado en la entidad de Guerrero está ausente. Sin embargo, yo sostengo que existe una saturación de Estado. Digo esto, porque a diferencia del imaginario del Estado de Bienestar, el estado que se vive en Guerrero está presente en el impulso del capitalismo formal e informal, sin que esto implique ningún beneficio para la población.

En un sentido casi contrario, las comunidades han tenido que organizarse para brindarse seguridad y, en algunos casos justicia para poder sobrevivir a ambas formas de capitalismo.

El imaginario comunitario también está copado de actividades encaminadas a la defensa de sus vidas y sus territorios, al grado de que reclamos como salud, educación, trabajo y vivienda han pasado a segundo plano y, considero que es justo en este hilo tan fino, en el que la cultura de los capitalismos que menciono ha logrado filtrar, de manera capilar la cultura de las comunidades indígenas de Guerrero.

Sin duda es necesario seguir investigando sobre las formas en que el capitalismo sigue impactando en la organización comunitaria, considerando al narcotráfico como una expresión no formal de éste. A la par, necesitamos una mirada aguda de las expresiones formales de éste, como es la minería, el fracking, así como las privatizaciones del petróleo y del agua. Sólo de esta manera es posible trazar el mapa de la violencia.

No estamos todos, nos faltan 43 y muchos más, nuestra agua, nuestras tierras y nuestra dignidad.

-----


1. Víctor Manuel Sánchez Valdez, sostiene en un artículo que en Guerrero, en los últimos 15 años el ejército mexicano ha logrado detectar y destruir: 335,555 plantíos de mariguana, los cuales (en conjunto) tenían una superficie superior a las 30,910 hectáreas, así como 1,079,879 plantíos de amapola, equivalentes a 129,146 hectáreas; además, se han encontrado decenas de laboratorios en donde se procesaba heroína y metanfetaminas. http://redaccion.nexos.com.mx/?p=6843

 

 

*Datos de la autora:
Florencia Mercado Vivanco
Maestra en Antropología Social por la UAM Iztapalapa. Es especialista en Antropología Jurídica en el estado de Guerrero donde ha analizado la impartición de justicia y el debido proceso en la forma en cómo es ejercida la justicia comunitaria.

footer