¿Vivimos engañados?
 
 

Dos científicos afirman que podríamos vivir en una
falsa realidad virtual como en Matrix

Dos científicos británicos sugieren que la realidad tal como la conocemos podría ser una ilusión o una supermanipulación creada por una mega supercomputadora, como en la conocida película 'Matrix', informa AFP.

Martes, 23 noviembre 2004

IBL News, Agencias

El físico Martin Rees y el matemático John Barrow, dos respetados científicos británicos, se preguntan si toda la materia y la inteligencia, tal como las conocemos, no son sino la creación de una mega-supercomputadora que se encuentra en alguna parte del Universo. "Hace algunas décadas, las computadoras sólo podían simular modelos muy simples. Ahora pueden crear mundos virtuales con muchísimos detalles", declaró Rees a la AFP.

Martin, un astrónomo que trabaja en la prestigiosa Universidad de Cambridge, se atreve a ir más lejos en estas elucubraciones y se pregunta si podríamos estar en una simulación semejante. En ese caso, el universo no lo comprendería todo, sino tan sólo una parte de un conjunto que Rees y Barrow llaman el 'multiverso'.

Barrow, otro profesor de Cambridge, sostiene en un artículo académico que durante mucho tiempo se supo que una civilización ligeramente más avanzada que la nuestra podría simular "universos en los cuales entidades conscientes podían surgir y comunicarse entre ellas".

En una sociedad mucho más experta en informática y con una tecnología mucho más avanzada, "en lugar de limitarse a simular su clima o la formación de galaxias, como hacemos nosotros, ellos podrían ir más lejos y observar el surgimiento de estrellas y sistemas planetarios", sostuvo.

"Luego, una vez que incorporaran las reglas de la bioquímica en sus simulaciones astronómicas, serían capaces de observar la evolución de la vida y la consciencia", agregó. Los dueños de las máquinas del universo podrían "observar el crecimiento de las civilizaciones y comunicarse entre sí, discutir sobre si existe un Gran Programador en el Cielo que podría intervenir según su voluntad, desafiando las leyes de la naturaleza que se observan habitualmente", insistió Barrow.

La teoría de los dos científicos de Cambridge no cuenta con mucho respaldo entre sus pares. Seth Lloyd, profesor de ingeniería mecánica cuántica en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), subrayó que una simulación semejante requeriría una computadora tan grande que la imaginación no llega a concebirla, en un artículo publicado el fin de semana pasado en el Sunday Times.

 

El maestro Seraphis ha explicado esto mismo
hace años a través de un canalizador:

Si ustedes están familiarizados con el fenómeno conocido como holograma, saben que la imagen de un objeto puede quedar capturada en una película especial combinando dos rayos de luz láser, uno reflejado a partir del objeto y el otro no. Estos dos rayos interactúan interfiriendo el uno con el otro para crear una imagen especial sobre la película. Cuando el rayo láser se vuelve a pasar a través de la película, una imagen tridimensional del objeto original se aparece "flotando" en medio de la nada. Sin embargo, al contrario de las imágenes de fotografía, la imagen de la película holográfica no se parece en nada a la imagen del objeto original sino que aparenta ser un conjunto de círculos concéntricos, denominados patrones de interferencia. Y si el rayo láser se proyecta sobre cualquier fragmento de la película, la imagen vuelve a aparecer, aunque un poco menos nítida debido a que la imagen está dispersada sobre la película completa. Hay dos aspectos aquí: la imagen del objeto captada sobre la película y la imagen proyectada.

La analogía del holograma nos ofrece algunas pistas importantes acerca de la naturaleza de la realidad y acerca de cómo pueden ustedes trabajar con ella. De un lado, ustedes tienen la realidad cotidiana de sus experiencias (lo explícito, el patrón de la imagen proyectada), y del otro, tenemos el diseño ("blueprint") de esa realidad (o el patrón implícito) que permanece oculto para ustedes. Esto explica porqué una partícula subatómica puede estar en todas partes a la vez, pues su "diseño" está disperso a lo largo del patrón implícito. Esto contradice de manera directa a la física clásica, la cual describe el mundo físico como un conjunto de cosas discretas y locales, todas las cuales están ocupadas interactuando en muchas maneras limitadas.

Ahora si estamos a punto de llegar a algo. Supongan que la materia, tal y como la conocen ustedes, está hecha de ondas subatómicas, proyectadas para conformar patrones de ondas tridimensionales. Ese milagroso órgano, el cerebro humano, detecta esos patrones proyectados y construye para ustedes lo que aparenta ser, para ustedes, una realidad objetiva, a partir de ellos. Y esta realidad aparenta ser sólida y real para ustedes debido a que ¡su cuerpo físico también es una imagen tridimensional proyectada!

La realidad no es, por lo tanto, algo objetivo que existe "allá afuera", sino algo subjetivo "aquí adentro"; y es diferente para cada cual. Así pues, ¿en qué los convierte eso a ustedes? ¿Son ustedes explícitamente de carne y hueso, anclados en un mundo sólido? ¿O son la imagen borrosa implícita de patrones holográficos, desplegándose en medio de un inmenso remolino de patrones mayores? ¿Y cuál es el papel de la consciencia en todo esto? ¿Es ella la luz brillando a través de los patrones ocultos en la película? ¿O es el patrón en sí mismo? Bueno, pues son ambos. La consciencia le da forma tanto los diseños ocultos, a partir de diseños aún más remotos, como a la luz que brilla a través de ellos, para proyectar lo que ustedes ven, sienten y escuchan. Pero estamos hablando de funciones distintas aquí. La consciencia subatómica crea los bloques de construcción de la materia; y otras partes de la consciencia, los organiza en patrones aún más complejos: las células de ustedes, los órganos físicos, las emociones, los pensamientos; todo lo cual está plenamente consciente a su propia manera. Y la consciencia de ustedes interactúa con todas y cada una de las demás consciencias, sean ellas de seres vivientes o de los llamados seres "inanimados".

Sé que todo esto es suficiente para hacerle saltar los fusibles al cuerpo mental de cualquiera; pero es importante saber cuán fluida es la realidad, a fin de que sean capaces de manejarla. Si ustedes creyeran que su composición no es modificable, quizás no se darían permiso para cambiar. Por ejemplo, ustedes saben que poseen muchísimos patrones antiquísimos de comportamiento almacenados en las células de sus cuerpos físicos. Si estas células se quedaran "congeladas" y esta antigua energía se quedara aprisionada allí, ¿cómo podrían jamás liberarse de ella? Pero si sus células son la proyección de un diseño oculto, ¿qué pasaría si ustedes fueran capaces de cambiar el diseño o la manera cómo éste ha sido proyectado? Y para ello ustedes poseen la herramienta necesaria para hacerlo: la consciencia.

Tal y como lo veremos más adelante, la especie humana está en medio de una búsqueda: la búsqueda de la creación de una realidad. Pero ustedes se han vuelto tan buenos en crear realidades que ya no saben que es eso lo que están haciendo. Cada cosa que ustedes experimentan es el resultado directo de sus esfuerzos para crear una realidad; y de la proyección fiel de los diseños internos. Si ustedes no saben que es esto lo que están haciendo, o que ustedes pueden cambiar el diseño, se la van a pasar creando la misma antiquísima realidad; y eso no es divertido. Pero las cosas son mucho más maleables y plásticas que lo que ustedes alcanzan a comprender; y eso probará ser de mucha importancia, más adelante.

Sus emociones y pensamientos son parte del diseño interior; y su vida cotidiana es la imagen proyectada. Por supuesto, las emociones y los pensamientos interactúan con los de todos los demás, de la misma manera a como ustedes comparten su vida con todos los demás. Pero lo que ustedes piensen y sientan, desempeña un papel muy grande en lo que les suceda.

La realidad, tal y como ustedes la conocen, se proyecta desde una gama de diseños parecidos a hologramas. Los diseños están en niveles distintos para poderlos "remover" de la realidad ordinaria; y las imágenes que ellos proyectan, se sobreponen. Las imágenes de las frecuencias más bajas aparentan ser sólidas, ante el cuerpo sólido de ustedes; pero aquello que ustedes piensan que es espacio, está lleno de imágenes de frecuencias más elevadas, todo coexistiendo. Ustedes mismos están conformados de muchas proyecciones --física, emocional, mental y espiritual-- a partir de los diseños preparados por ustedes como ESPÍRITU. Y estos diseños son, a su vez, proyecciones de otros diseños provenientes de frecuencias más elevadas. Lo que es importante aquí, es que ustedes pueden modificar estos diseños a través de la visualización. Si ustedes están enfermos, pueden usar la visualización para "reparar" el diseño y recuperar la salud. Si ustedes desean atraer una situación, pueden preparar un nuevo diseño y ponerse a ver como se proyecta dentro del plano físico, en forma de acontecimientos que ustedes entonces podrán experimentar.

Sin embargo, la creación de la realidad funciona en ambos sentidos. Si ustedes están en medio de una situación que no les gusta y se resisten a ella, en vez de visualizar algo distinto, están reforzando no sólo el diseño sino también el mecanismo de proyección y, por ende, perpetuando la situación no deseada.

Así pues, la consciencia es el patrón detrás de la realidad objetiva y detrás de cada cosa en la historia del Planeta Tierra; y la consciencia yace profundamente en la tela de la realidad.

Cualquiera de ustedes que vea la serie de TV "Camino a la Estrellas: La Siguiente Generación" (Star Trek, the Next Generation), tendrá un excelente modelo de creación de la realidad. La plataforma de hologramas de la nave "Enterprise" es capaz de crear imágenes de objetos y personas, las cuales operan dentro de los parámetros especificados por las personas que programan la "realidad". Un cambio sutil en el programa puede causar un cambio en, digamos, el nivel de agresividad de un carácter holográfico o desarmar una situación amenazadora. Pero a diferencia de ellos, los hologramas de hoy en día, por ejemplo, una bala holográfica, puede matarlos; y un monstruo holográfico, puede devorarlos, a menos que ustedes detengan el programa antes. La serie de TV ocurre en el Siglo XXIV pero la tecnología para esculpir la energía de esta manera estará disponible mucho antes que eso.

Esto nos conduce hacia cómo es que el plano físico se ha formado, en realidad. Una imagen holográfica se forma por luz, contenida en una envoltura, que representa al original. Toda la información que se necesita para generar la imagen, está codificada en la película. La envoltura en realidad es una especie de onda estacionaria.

Esto forma parte del Segundo Capítulo de Un Manual para la Ascensión de Seraphis canalizado por Tony Sttubs.

.