La Puerta de Kirael
 
 

La Parábola de la Corriente
Kirael a través de Fred Sterling
Agosto, 2005

El siguiente artículo es un extracto de “El Gran Cambio con Fred Sterling”, un programa de Internet de radio con participación telefónica del público, que se emite semanalmente por www.Kirael.com

A través de la mediumnidad de Kahu Fred Sterling, el Guía Maestro Kirael nos ha ofrecido esta Parábola de la Corriente, una vista de nuestro viaje en el plano Terrestre.

Sírvanse notar que el Guía Maestro Kirael teje su magia con su propia forma única de hablar – un acento de una distintiva tonada Celta – y este tipo de lenguaje ha sido mantenido intacto en este artículo.

KIRAEL: Buenas noches. Le pregunté al médium si podría tener solamente un momento de su tiempo y él tan bellamente lo ofreció y dijo, “Por favor, venga".

Yo quise hacer una manifestación relativamente simple. Sin embargo probablemente ustedes van a tratar de atribuirle complejidades, pero quedémonos con lo básico por un momento y escuchemos con los corazones totalmente abiertos. Simplemente presten atención a lo que van a escuchar y no traten de juzgarlo, no traten de pensar si correcto o equivocado, arriba o abajo, hacia delante o atrás, simplemente escuchen por un momento y vean lo que sucede con sus mentes inspiradas.

Si ustedes se fijan en los Diez Principios de la Creación Consciente, lo que encuentran es una fuente universal de información de luz que en realidad es una trama que conecta y que por si misma se simplifica al reacomodar sus propios puntos de enfoque en una corriente de partículas. A medida que comienza a reacomodar esos puntos de enfoque, ustedes verán que la corriente tiene una tendencia de ir solamente hasta esa distancia y luego parece que se mantiene a si misma en suspenso a la espera del resultado final hacia el que ustedes están trabajando.

Ahora sigan a esto, si lo desean. Si ustedes envían una corriente de partículas de luz hacia una meta, y a medida que la envían hacia ahí afuera, la misma no llega a donde ustedes quieren que llegue, ¿piensan que existe la posibilidad de que ustedes no hayan empoderado la corriente tan plenamente como lo podrían haber hecho o como lo deberían haber hecho?

Pero qué pasa, mis amigos, si ahí donde la corriente se detuvo es exactamente donde ustedes suponían que debía estar? ¿Qué pasa si la corriente – esa hermosa línea de partículas, que son como un rayo láser – se frenó poco antes de llegar a donde ustedes creyeron que sería su resultado final? ¿Qué pasa si ustedes establecieron ese resultado final solamente para poder llegar a donde acaban de llegar, para poder ver lo que están viendo en ese preciso momento?

Ustedes dicen, “Bien, ¿entonces para qué nos tomamos la molestia de establecer las metas?” Porque quizás eso fue lo que los llevó hacia donde ustedes están.

Así que escuchen conmigo ahora. Aunque ustedes pueden haber establecido una meta, y aunque puede que no la hayan alcanzado en el momento de tiempo adecuado, no se desanimen. Estén emocionados por las posibilidades de que ahí donde están los llevará a la meta final que buscan – y ¿qué hay si esa meta es distinta a la que inicialmente establecieron? Bien, ¿cuán malo sería eso? No sería para nada malo. En la verdad de esta conmoción de lo que llamamos el mundo, ustedes tienen una experiencia caótica que vibra dentro de un sistema de partículas de luz que se formulan y se forman a si mismas en una fuente mágica de la creación. En esa forma de la creación, todo se está produciendo simultáneamente en múltiples niveles.

Mi sugerencia para ustedes es la siguiente: Cuando han establecido su meta – sea lo que sea a lo que están apuntando o de lo que quieran ser parte – dejen de preocuparse. En los términos más simples, una vez que han establecido la idea de lo que quieren, ahora enfoquen su mente en el viaje que los va a llevar hasta ahí.

Verán, el viaje se detendrá a lo largo del camino. Así que establezcan su meta para llegar al final de la corriente, y luego sigan esa corriente. Digamos que la corriente tiene unas diez millas de largo. La misma comienza como un lindo arroyo burbujeante y su meta es la de llegar al final de este riachuelo que se vierte en un importante y gran río, en donde se halla un gran bote, totalmente nuevo para usted con un millón de dólares en el casco del bote. Bien, en primer lugar tienen que llegar al río. Así que saltan dentro de este pequeño arroyo y flotan hacia abajo sobre una hoja y miran por delante a la corriente, y mientras están flotando, simplemente están embelesados; ustedes tienen que llegar hasta ese río ahí. Ustedes tienen que llegar a la parte final de esa ancha corriente, y durante todo el viaje por el río, ustedes están solamente enfocados en ello, pero el Creador, y los guías y los ángeles, y cada uno está diciendo, “Pssst, oigan miren hacia aquí. Oigan miren hacia este lado” y ustedes miran hacia la derecha y ahí está esa pequeña ensenada y ustedes dicen, “Está bien, esperen un minuto. Déjenme hacer un pequeño viaje dentro de esa ensenada”.

O incluso podría ser que están navegando por la corriente y repentinamente la corriente está quieta, no hay movimiento. No hay viento; no hay nada. Usted simplemente está sentado ahí, quieto. Y cuando usted estuvo avanzando a un buen paso, a una velocidad acelerada, en dirección hacia el lecho de ese río, repentinamente la corriente se golpea en este pequeño agujero y usted está sentado quieto y mira hacia la derecha y ahí está esa pequeña ensenada de la que estuve hablando.

Así que dirige a su pequeña hoja hacia allí, y va en dirección a esa ensenada. Cuando llega allí, se encuentra con la persona más hermosa que ha visto en toda su vida. Esta persona pasa un tiempo con usted y consigue que usted reenfoque un poco sus pensamientos, y usted está tan excitado por lo que aprende de esta persona. Después de un tiempo, esta persona simplemente ya no tiene ganas de tener que ver con usted y usted se encuentra flotando de regreso hacia fuera nuevamente en la corriente, avanzando a un buen paso y usted piensa, guau, eso era tener suerte. ¿No tuve suerte de que se paró el viento?

¿Y qué pasa si no es suerte, mis amigos? ¿Qué tal si es el viaje que se está desarrollando exactamente en la forma en la que se supone que tiene que ser? ¿Qué tal si eso fue lo que se supone que tenía que hacer? Usted se encontró con esta persona que cambió su vida y está avanzando. Nuevamente está bajando por la corriente y está yendo a un ritmo adecuado. Casi puede ver la entrada del río al final de la corriente y se excita, “Ahí está mi meta; ahí está mi meta. Tengo que alcanzarla. Tengo que alcanzarla”, y nuevamente el agua se estanca debajo suyo y hay otra pequeña ensenada y usted entra a la ensenada y piensa, “Dios, simplemente quiero llegar a mi meta. Deja de molestarme con todas estas cosas”. Esta vez usted se encuentran conmigo ahí y se percata de que hay más con respecto a su meta de lo que había estado buscando. De hecho, usted se entera de que ahí atrás a lo lejos en la corriente, están todos los amigos y toda la gente con la que se tenía que encontrar mientras se hallaba en esta aventura, ellos están en todas esas ensenadas por las que usted ha pasado debido a su gran apuro por llegar al río.

Lo que se encontrarán haciendo es que regresarán y remarán corriente arriba. Ustedes verán el dolor y las penas que se produjeron a si mismos y pensarán, “¿Porqué me estoy lastimando a mi mismo de esta forma?” Yo tengo la respuesta para ustedes, mis amigos. Ustedes no se están lastimando a si mismos. Ustedes han descubierto que hay algo en este viaje que no han podido completar y se están forzando para regresar y conseguir la compleción. Ahora ustedes tienen una elección. Ustedes pueden sentarse y andar rumiando porqué no consiguen lo que quieren o simplemente pueden remar hacia arriba por la corriente y hacer lo que tengan que hacer y volver a bajar por la corriente nuevamente.

Yo les digo que el mundo que ustedes ven ha sido fijado en sus ojos por una cantidad de historias que casi no tienen una realidad básica pertinente. De hecho, yo estoy escribiendo un libro acerca de Lemuria junto con mi médium y estuve hablando acerca de este plan de tener un hijo. Aquí en el plano Terrestre la mayoría de ustedes ni siquiera pueden decir si realmente quieren tener un hijo o no. Sin embargo, el niño ya ha llegado ahí a su matriz y ustedes están diciendo, “Oh, no sé realmente si quiero quedar embarazada”. ¿Adivinen quién está escuchando esto, dicho sea de paso? El nuevo niño.

En Lemuria les costaba aproximadamente – y digo aproximadamente porque sus tiempos son medidos un poquitín diferentes – les costaba aproximadamente veintisiete meses para tener un bebé. Veintisiete meses de embarazo. ¿Se pueden imaginar esto? La mayoría de las mujeres están ahí afuera diciendo, “Oh, Dios mío, por favor. Ni siquiera quiero pensar en veintisiete meses”. Pero aquí está lo que sucedía durante el embarazo en Lemuria. La línea básica de esto es que la primera parte de los nueve meses en el viaje de la madre era para completar ciertas cosas que tenían que hacer, tales como ayudar al niño con el proyecto y todas las cosas que eran necesarias.

Había otra parte de nueve meses en donde era responsabilidad de la madre entretejer la luz del niño entrante con la de la familia a la que se iba a unir. La etapa final era en donde el padre se involucraba en el proyecto y comenzaba a enseñar al niño acerca de las culturas y todo lo demás.

Aquí, en el tiempo actual en el que se encuentran ahora, cuando usted queda embarazada, la única cosa que quiere hacer es que el niño salga de ahí y seguir adelante con su vida. Esa es la corriente, mis amigos. Todas las cosas que se van a perder si avanzan demasiado rápido corriente abajo – ya sea teniendo un bebé o casándose, o haciéndose ricos, o convirtiéndose en espiritualistas hechos y derechos van a ser enviados de regreso corriente arriba para experimentarlas, si es que tienen junto a ustedes algún tipo de guía.

Aquellos que trabajan conmigo a veces se frustran conmigo. No me preocupa eso. Lo que me preocupa es que cuando yo los trato de guiar para que regresen corriente arriba para que tomen todos esos pequeños pedazos que han dejado de lado y ustedes se sientan refunfuñando. Esto no está funcionando y eso no está funcionando y aquello no está funcionando. Yo estoy aquí para decirles esto, mis amigos: Ustedes van a tener una gran claridad cuando reconozcan la simpleza de que todo sucede en absoluta perfección. Todo lo que tienen que tener es el coraje de ir buscando la perfección. Probablemente tienen un amigo que tiene esta energía realmente positiva, simplemente positiva, positiva, positiva, todo es simplemente perfecto en su mundo, y algunas veces ustedes solamente quisieran agarrarlo por la pechera de su pequeña camisa y zarandearlo y decirle, “¿No te das cuenta que no estás viviendo en un mundo perfecto? En todo el mundo hay gente que se está muriendo, hay una guerra que se está peleando y tu dinero de los impuestos está siendo absorbido por un gobierno al que no le importa y hay gente que muere porque creen en algo en lo que nadie más cree. ¿Cómo te atreves a decir que este es un mundo perfecto?” Bien, esto me lo han dicho una cantidad de veces, mis amigos, y aquí va lo que yo les diría: Es un mundo perfecto.

Les voy a dar un ejemplo. Está este gran terremoto que se produjo en el este de Asia ahí donde se encuentra Sri Lanka e India, y están diciendo que hay más de ciento cincuenta a dos cientos mil personas que han abandonado el plano Terrestre. Yo voy a compartir algo con ustedes que va a hacer que yo no sea el guía más popular de la séptima dimensión. De hecho, podría ser que no me haga popular para nada, pero solo en cuestión de unos pocos minutos, yo voy a estar en camino y ustedes van a tener que vivir con ello y van a tener que decidir que pensar acerca de ello. En ese lugar especial del mundo – y no estoy enjuiciando, les comento los hechos tal como nosotros lo vemos – hubo una gran cantidad de almas jóvenes, una gran cantidad de ellas. ¿Saben lo que es un alma joven? Si ustedes son un alma, entonces ello significa que viajan y que llegan aquí a este plano de conciencia, lo que quiere decir que han estado aquí con anterioridad; probablemente han estado aquí muchas veces y uno de los motivos por los cuales siguen volviendo aquí es para aprender y cuanto más aprenden, tanto más se los considera un alma vieja.

Así que si se encuentran con que esta noche salen y se emborrachan totalmente y están manejando su coche, entonces no son muy viejos en cuanto a la edad del alma, porque si llegan a matar a alguien o se matan ustedes mismos, bien, eso no es para lo que las almas viejas están acá. Si ustedes salen esta noche y se lastiman de cualquier manera o forma, entonces, no tienen mucho de un alma vieja. Pero si en realidad están ahí afuera pensando cosas como, “Lo que el Maestro Kirael está diciendo realmente está comenzando a tener un poco de sentido. Voy a tener que involucrarme más en esto”, entonces yo diría que su alma está envejeciendo. Así que después de que hayan viajado por los distintos tipos de planetas, los distintos niveles de conciencia, diferentes dimensiones y quizás hayan vivido con el mundo de las Hadas, o han vivido con los ángeles, o han trabajado con todo tipo de distintas posibilidades, entonces están comenzando a envejecer su alma.

Así que cuando digo que esa área en donde se produjo esta devastación tuvo una gran cantidad de almas más jóvenes, es porque ellos estaban viviendo algunas cosas muy terribles en cuanto a los niños ahí, explotándolos y así sigue y sigue. Un niño que entraba ahí y que participaba en ello, generalmente estaba tratando de enseñar – y esto se está poniendo demasiado confuso, así que no los voy a enterrar en todo este proyecto – pero comprendan esto: Un grupo entero de almas jóvenes dejaron el plano Terrestre en esa área de Asia.

Yo pienso que van a poder constatar que el ser un alma joven en este plano Terrestre en cualquier lado, ya sea que estén en China, ya sea que estén en África, las Américas, sea donde sea que estén, el ser un alma joven realmente se está haciendo muy incómodo aquí. La razón se debe a esta cosa que llamamos el Gran Cambio. Se está desplegando a una ritmo sin precedentes. El tiempo se está acelerando hasta tal punto que apenas pueden respirar y todos los cambios se están produciendo. Aquí está el gran cambio mis amigos – y es a esto que quise llegar cuando comencé a andar por este sendero – ustedes tienen que elegir la edad de su alma, y si se encuentran con que salen a tomar un gran cantidad de cervezas o licor y cosas similares, y luego saltan dentro de su coche y van a velocidad para ver cuán rápido pueden ir, entonces no se quejen al Creador cuando llegan a casa y se les dice que tienen que regresar nuevamente, porque esa es la forma en la que aprenden. No estoy justificando lo que hacen; estoy diciendo que tienen que fijarse y ver hacia dónde aspira su nivel de conciencia.

Así que si viajan por el pequeñito arroyo y no se toman el tiempo para parar y oler las rosas, como se dice, quizás ustedes se pierdan de demasiadas cosas y quizás, simplemente quizás, esa no es la forma en la que se supone que tienen que estar aquí.

Voy a introducir una última perspectiva. Hay aquellos que me dirían que estoy equivocado y no quiero negociar con ellos, pero les voy a decir que cuanto más joven es la edad de su alma, tanto más rápidamente van a ganar al loto, el gran, gran premio en dólares. Verán, a medida que su alma envejece, y cuando ustedes comienzan a ver las bellezas reales en la vida, no se trata de ganar al loto; no se trata de cuanta plata tienen. Se trata de si pueden mirar por la ventana justo ahí donde están y si pueden ver ese gran abuelo de árbol que se halla allí. Se trata de que cuando miran a los ojos de su pareja de la vida y ustedes pueden ver los miedos que hay ahí y pueden amarla tanto como si no tuviera esos miedos. Cuando ustedes pueden comenzar a ver esas cosas, van a comenzar a darse cuenta de que el dinero es un subproducto natural del amor que expresan.

Esa es la verdad y la sabiduría que comparto con ustedes en el día de hoy. Ustedes lo pueden llamar verdad o sabiduría, ustedes lo pueden llamar falta de verdad y falta de sabiduría... ni siquiera me importa. Lo que si me importa es esto: Cuando ustedes reconozcan que toda la belleza de su mundo se halla reflejada cuando se miran en el espejo, cuando reconocen que ustedes están aquí debido al resultado de la grandiosa y hermosa energía llamada el Creador y de que los ama por todo lo que son y que este gran Creador los sostiene en su estima más elevada porque ustedes están aquí haciendo el viaje, entonces reconocerán que no es importante llegar al río. Ustedes realmente vinieron aquí para hacer el viaje por la corriente. El río es un bono al final y el mismo siempre va a estar ahí si ustedes bajan por la corriente, porque el Creador es esa energía amorosa, dadora, que nunca les pediría hacer un viaje para Él y no recompensarlos al final. Hagan el viaje, vayan por la corriente, no se preocupen por el río al final. Está ahí; ustedes fluirán directamente a su cauce ¿y saben qué? El momento en el que llegan al río, ustedes simplemente van a seguir buscando un río más grande hasta que se encuentren con el océano; siempre van a continuar evolucionando.

Hagan el viaje, mis amigos. Mírenle a los ojos a su pareja; miren profundamente. Vean los miedos y ámenlo por los miedos. Simplemente no esperen que él los sostenga y que sea su apoyo. Miren a sus ojos y vean sus miedos y vean si no le pueden ayudar a comprender que los mismos ni siquiera son miedos, son simplemente energías a las que tienen que atravesar evolucionando, y ustedes harán ese “cinco o los cincuenta”* acerca de lo que escuchan hablar al médium.

Así, mis amigos, cuando están viajando por la proverbial corriente de la vida, recuerden de parar a lo largo del camino y oler las rosas, de encontrarse con la gente que se tienen que encontrar y de aprender las lecciones que se supone tienen que aprender. Ustedes encontrarán que ese viaje, ese cinco o cincuenta, es lo que más les conviene enfocar. Está diseñado para hacer envejecer su alma, llenándola con la sabiduría de la experiencia, y cuando alcanzan esa meta en la que pensaban estar enfocados, esa vasija de oro que los estaba esperando en el bote en el río, ustedes se darán cuenta de que eso era solamente el azucarado de la torta, la cosa que les hizo hacer el viaje. Buenas noches.

* Cuando el Maestro Kirael habla de "cinco o cincuenta“, él está hablando del viaje para llegar a su meta, sea lo que sea que ello pueda ser. El viaje puede llevar cinco pasos o puede llevar cincuenta (o cien). No abandonen. Cinco o cincuenta representa al viaje.

© 2005 Fred Sterling For more information contact:
Lightways Publishing, 1539 Kapiolani Blvd., Honolulu, Hawaii 96814 USA
Tel: + 808 952 0880 – www.kirael.com


Traducción: Anita Manasse: [email protected]

Volver a la Puerta de Kirael

download game