La Puerta de Tobías
 
 

 

 

Los demonios son tuyos

Tobías canalizado por Geoffrey Hoppe
Reno, Nevada, 4 de agosto de 2007

Y así es. Estamos aquí con mucha alegría con todos y cada uno de vosotros iniciando esta nueva serie.  Tomo un momento para entrar verdaderamente a este espacio, llegar tan cerca como vosotros me lo permitáis ahora mismo.  Quizá sentado a vuestro lado... de pie detrás vuestro.  Quizá estando dentro de vuestro cuerpo físico con vosotros.

Hemos pasado por muchos, muchos largos años y muchas, muchas vidas juntos. Nos sentamos juntos como esta Familia de la Roca.  La familia de la estabilidad, la familia del equilibrio, y ahora la familia de la conciencia inspiradora sobre la Tierra.  Tomo este momento para sentir y para oler y para percibir a todos y cada uno de ustedes.  Ya sea que estén aquí sentados hoy en la cima de esta montaña o estén en otra parte del mundo, podemos todos conjuntar nuestras energías hoy.

Hoy vamos a cubrir un poco del terreno de la verdad.  Vamos a atravesar otra capa o nivel que os ha estado ocasionando algunos bloqueos, otra capa o nivel que permitirá que vuestra conciencia continúe expandiéndose. Como he dicho anteriormente, sois los pioneros de la Nueva Conciencia.  No estoy diciendo esto como un halago, os lo estoy diciendo porque está escrito a vuestro largo y ancho.  Está escrito justo a través de vuestra frente, casi como tatuado allí: “Pionero de la Nueva Conciencia”. Así que hoy atravesaremos otra capa de conciencia que es muy, muy gruesa, muy, muy, muy pesada. Algo de ello lo habéis adquirido vosotros. Lo demás es simplemente conciencia de masas, conciencia humana, pero está lista para ser liberada en este nuevo nivel.

Preparándonos para el invitado de hoy

Así que conforme iniciamos este día, lentamente vamos a introducir la energía de nuestro invitado. Os pedimos que sintáis las energías, pero no tratéis de adivinarlas. Solamente sentid.  Hay una importante diferencia.  Adivinar tiene lugar en la mente tratando de jugar al detective psíquico. En primer lugar, la mente no tiene capacidades para ser psíquica.  Sólo pretende que lo es.  Es vuestra esencia, es vuestra divinidad la que verdaderamente es psíquica – y todo lo que significa es que vosotros podéis sentir y percibir.  Podéis ser conscientes de energías en muchos niveles y capas, no solamente en esta tercera dimensión lineal en la que estáis.

Así que mientras nos preparamos para este día, voy a invitaros una vez más a tomar esa respiración profunda, la respiración que reúne a todos los Tú, dado que hablamos sobre “Tú” en nuestro último Shaud – todos sus diferentes aspectos, todas las partes y piezas, las que conocéis y muchas que habéis olvidado hace mucho – todas son partes del Tú.  Todas contienen un común denominador básico, un componente que es similar para cada una de ellas.  En cada una, ese común denominador eres Tú, tu esencia, tu ser.

Lo interesante es que vuestro ser, vuestra esencia, no está afuera sentada en una nube ahora mismo en algún lado tocando el arpa (algunas risas).  No está caminando a la deriva sin rumbo fijo en los éteres, aunque hayáis hecho eso en el pasado. Ni siquiera está sentada en una postura tipo gurú encima de alguna montaña, meditando acerca de lo que ocurrirá a continuación.  Está justo aquí – bueno, sí, una montaña, por supuesto – pero ustedes están justo aquí en el Ahora.  Tú eres tú.  Qué afirmación tan simple, profunda, quizá suene un poco idiota si la comparten con otros.  Tú eres tú.   Parece obvio, sin embargo incluso en eso hay muchas capas. 

¿Qué es Tú?  ¿Quién eres Tú?  Todo se remonta a algunas de estas preguntas medulares.  ¿Quién eres tú?  Habéis estado explorando esta pregunta desde que salisteis del hogar.  Saint-Germain habla de eso en la Escuela de Ascensión de los Caminantes-del-Sueño – sobre el propósito de la pregunta “¿Quién soy yo?”. Pero ahora, ahora es el momento de entender que “Tú eres Tú”.  Tú eres tú.  Eres todos estos componentes, todos estos aspectos, todas las vidas pasadas.  Todas tus imaginaciones, divagaciones y ensoñaciones son Tú.

Algunos batalláis ahora mismo divagando: “Pero ¿qué es yo?   ¿Cuál es mi verdad?”.  Antes que nada, es todo lo citado anteriormente.  Todo lo citado anteriormente.  Vosotros sois cada uno de estos aspectos, cada una de estas creaciones.  Sois tal creador que podéis sentaros aquí ahora mismo e imaginar – solamente por un momento, solamente por jugar – imaginar que sois un ser realmente malo, despreciable, deshonesto y corrupto.  ¡Para algunos de vosotros no es tan difícil de imaginar! (risas). Pero imaginad eso por un momento.  No tengáis miedo, imaginad eso, y cómo tal como lo veáis de hecho lo estáis creando, porque es parte de vosotros.  Es la pregunta del interior que dice, “Me pregunto qué se siente ser totalmente despreciable, totalmente maligno.  ¿Qué se siente?”.

Ahora voy a jugar un juego con vosotros debido a que todos lo habéis jugado ya anteriormente. En un punto u otro en vuestras muchas, muchas vidas, habéis divagado.  Algunos lo habéis llevado a cabo en esta realidad física, otros sencillamente lo habéis llevado a cabo en los otros reinos. Algunos de vosotros vais a este magnífico escenario en el universo físico llamado los Arcturianos.  Es un tipo de agrupación planetaria.  Es muy interesante ir allá.  Es algo etérico – lo que vosotros llamaríais – un escenario angélico para llevar a cabo estas cosas con una intensidad y drama colosales.  Hay un punto energético, un tipo de portal energético que os permite ir a este escenario etérico y llevarlo a cabo, con otros o por sí mismos.

Algunos de vosotros podçeis llevarlo a cabo en cualquier parte, en cualquier momento. Escogéis un lugarcito en los reinos no-físicos y lleváis a cabo pensamientos y deseos en estos niveles. Muchos de vosotros lo lleváis a cabo justo aquí en este cuerpo humano, en esta realidad.  Tiene consecuencias diferentes a las de llevarlo a cabo en algún otro sitio, implicaciones diferentes y definitivamente una energía distinta.  Es un tipo de energía que se siente muy real, tan real que tiende a apoderarse del Tú.  Es una influencia única, el que una creación pueda tener ahora la tendencia de entrar y apoderarse de todo lo que sois. Pero a pesar de eso, cada una de estas partes y piezas son sencillamente Tú.  Todas son parte de tu verdad. Ninguna de ellas es mentira.

Algunas de ellas, quizá, nos os gusten tanto como las otras. Algunos de estos aspectos son realmente deplorables para el Tú Humano, el cual es solamente un aspecto del Tú.  El Tú Humano. A vosotros no os gustan algunos de estos aspectos porque usurpan felicidad, alegría, abundancia, todas estas cosas que desea el Tú Humano.  Así que uno de estos otros aspectos del Tú que habéis creado, ahora parece estar tratando de apartar a empujones al Tú Pequeño Humano que solamente quiere seguridad y confort, ¡diablos!  El Tú Pequeño Humano solamente quiere... oh lo escuchamos todo el tiempo, “Yo solamente quiero ser feliz”.  Escuchamos eso todo el tiempo, y compartimos un secretito: yo no me río, pero Saint-Germain lo hace cuando os escucha decir eso (algunas risas). Ese es el Pequeño Tú.

Lo que Pequeño Tú está realmente haciendo es decir: “Tengo miedo de este gran mundo malo.  Soy una víctima para esta realidad 3D.   Soy insignificante.   Todo está más allá de mi control.   Solamente quiero felicidad. Eso es todo.   Querido Dios, solamente quiero felicidad”. Ese es el Pequeño Humano clamando.  El gran ser divino que ustedes son no necesita felicidad. Tirad eso por la ventana.  Es un término falso, en cierto sentido, es un término tendencioso.

 “Felicidad” – cuando asumís y sentís la energía humana que la rodea – de hecho es muy tendenciosa, porque es condicional, muy condicional.  “Tendré felicidad cuando...” y luego empezáis a pasar por la lista de cosas que os haría felices. La lista básicamente es inalcanzable.  La lista ni siquiera es realista, inclusive para vuestro Pequeño Humano mismo. Y la felicidad, en ese punto, tiende a tener tantas condiciones sobre ella que nunca se satisfará a sí misma.

El Humano Divino que sois –y parte de vuestro Pequeño Humano también forma parte de esto– el Humano Divino no necesita esta cosa llamada felicidad.  El Humano Divino sentado en estas sillas ahora mismo, sencillamente es.   Sencillamente es. Ahora bien,  Pequeño Humano dice: “Pero ¿qué es?   Define.  Segmenta”.  ¡Sencillamente es!   Es total –lo que vosotros llamaríais– satisfacción.  Total permitir.  Recordad una de nuestras primeras canalizaciones: Acepta todas las cosas como son.

El Humano Divino entiende el estado de Ser, la aceptación. El Pequeño Humano le dice al Humano Divino: “Pero eso suena aburrido. Suena como que solamente estás ahí sentado”. El Humano Divino mira al Pequeño Humano y dice: “Verdaderamente tú no entiendes. Estás tan atrapado en el drama, en la dualidad; estás tan atrapado en tus batallas y peleas que piensas que necesitas eso para sobrevivir”.  El Humano Divino, Tú, entiende que Es.  Entiende que Es satisfacción, Es culminación, Es todas las cosas.  Está asumiendo la completa responsabilidad de ti mismo.

Nuevamente, podríamos jugar un juego de semántica y palabras, y Pequeño Humano va a continuar tratando de resistir, de negar, justo como un niñito molestando a sus padres con incesantes preguntas.  En algún punto se trata sencillamente de esto: ¿Puedes experimentar tu estado de Ser?  Todo tú, cada parte de ti, regresando a esta maravillosa reunión llamada el momento del Ahora.  La integración divina donde cada parte es aceptada de vuelta pero ninguna os va a controlar o a gobernar o a desviaros de vuestra verdad.

Ahora mismo, en estos momentos en que declina de la Vieja Energía, lo que está ocurriendo sobre todo a los Shaumbra es que estáis mirando vuestra verdad.  ¿Cuál es tu verdad?  Ciertamente todos habéis sido enfrentados a esto durante muchos años, pero en estos últimos treinta días os habéis enfrentado aún más al asunto de la verdad. ¿Quién eres?  No eres quien pensabas que eras, porque eres mucho más. Así que entonces ¿quién eres?

Habéis estado fuera buscando una verdad fundamental, algo sobre lo que pudiérais descansar, algo con lo que puediérais contar como diciendo: “Esta es mi verdad. Esto es lo que yo soy.  Y desde este fundamento seguiré adelante a la Nueva Energía”.  Y adivinad lo que sucede…   No podéis encontrar ese fundamento. Y habéis estado buscando vuestra verdad en estas pocas últimas semanas. ¿Quién es Tú?  ¿En dónde estás Tú?  ¿Qué es tu correcto e incorrecto?   No lo podéis encontrar.  Y no lo encontraréis, en parte porque lo estáis buscando con ojos de la Vieja Energía y juicios de la Vieja Energía.  Pero también porque habéis llegado a entender que no hay una Verdad.  No hay una sola filosofía, no hay una religión, no hay un grupo espiritual que sea la Verdad.  No hay solamente una Verdad acerca del Tú. Tú eres muchas, muchas, muchas, muchas verdades. E incluso tus decepciones de ti mismo son, dentro y en sí mismas, verdad.

Quizá si hubiera de haber una verdad, ella se remonta al estado de Ser, al YO SOY. Se remonta a algo muy básico, algo que habéis escuchado durante miles de años.  Ya está dentro de vosotros.  Lo que sea que necesitéis –ya está adentro. Sanación– ya está dentro de vosotros. Sabiduría, infinita, mucho más allá de la mente. Discernimiento. Es una parte integral de vuestra intuición. Está ahí. Solamente tenéis que usarla. La habilidad para trabajar con la energía es innata en vosotros. Lo habéis estado haciendo desde que abandonásteis el Hogar. Sois adeptos en trabajar con y moviendo energía, pero a veces os gusta negar eso.  Os gusta conteneros.  Todo –Yeshua lo dijo, tantas veces– todo está ya adentro.

Así que mientras seguimos adelante dentro de esta Nueva Energía, esta es una cuestión que surgirá una y otra vez durante tanto como le permitáis reteneros. Lo tenéis adentro. Ya está ahí.

Así que tomemos juntos una respiración profunda este día. 

Muchas Facetas

Es una dinámica interesante. La energía hoy no es particularmente fascinante desde un punto de vista de la numerología (algunas risas), no obstante estamos iniciando juntos nuestra nueva Serie.  Esto es un comienzo hoy.  Vamos a usar un título operativo para esta serie –lo explicaremos más tarde– la Serie del Salto Cuántico. Tenemos otra sugerencia, sin embargo, de la cual hablaremos más tarde. El titulo operativo es: La Serie del Salto Cuántico.

Así que es un comienzo. Pero es interesante, muy apropiado también, que este Shaud, el cual es el inicio de una nueva Serie, sea también el último Shaud en la Vieja Energía. Es un comienzo y es un final, todo al mismo tiempo.  Es el principio, es el final.  Es muy indicativo de lo que vais a continuar viendo después de esta fecha del 18 de septiembre, que aparecerá muy en breve.

Queremos usar esto como un ejemplo muy primordial de uno de nuestros puntos principales hoy en este Shaud. Todo es multi-facético. Nuevamente, parece bastante simple. Pero es algo muy importante qué recordar mientras nos movemos hacia dentro de la Nueva Energía puesto que hay la ilusión en la Tierra ahora mismo de que las cosas tienen una sola faceta.

Miráis un árbol. Es un árbol. Esa es su faceta.  Imaginad por un momento un árbol de hoja penene o un pino. Aún hay muchas, muchas facetas.  El humano promedio da por sentado lo que ve con sus ojos.  Ve un árbol saliendo del suelo.  Lo que no ve, aunque es una parte integral de este objeto multi-facético, es lo que yace por debajo de la superficie – las raíces. Las raíces que alimentan y nutren y sacian la sed de todo por encima de la superficie.  Lo que el ojo no ve es el interior del árbol, a través de la corteza dentro de la madera, dentro de las hojas.  Todo ello está allí.  Está multi-facetado.  

Hay otras partes de ese mismísimo árbol que existen fuera de esta realidad física. Podríais decir que hay miles de subcomponentes de ese árbol que no son tocables o visibles o incluso sentibles puesto que existen en un tipo de corredor energético o huevo que rodea ese árbol. Son reales, todos son componentes, pero quizá la mayoría de los  humanos al ver ese árbol jamás irán más allá de tocarlo u olerlo.

Este es un punto muy importante al entrar a la Nueva Energía: todo está multi-facetado.  Vamos a animar a todos aquí a empezar a observar, no solamente lo que asoma sobre la superficie, sino todo lo demás igualmente. Kryon tiene una manera de decirlo: “las cosas no son siempre lo que parecen”.  Lo cual significa que a veces este trocito de realidad que estáis percibiendo no es para nada la historia completa. Justo como asumís que estáis sentados aquí en esta silla, dando cabeceadas para no dormir, preguntándoos cuándo voy a llegar al punto, pensando qué calor hace aquí – ¡y eso solamente Cauldre!   ¡Ni siquiera sois todos vosotros! (montones de risas, Tobías riendo entre dientes). Estáis percibiendo sólo un aspecto y quizá ese aspecto es el aspecto del Pequeño Humano, el cual es una parte integral tuya pero no es todo Tú.

Conforme la Nueva Energía vea la luz, seréis capaces de percibir partes de ella, y la manifestación de partes de ella, con las viejas percepciones humanas –los ojos, los oídos, el cerebro– de la manera en que habéis estado acostumbrados a introducir datos, transfiriéndolos e interpretando cosas. Pero lo que particularmente cambiará en la Nueva Energía es la dimensión multi-facetada, especialmente de cosas que entran a esta realidad después de la fecha del 18 de septiembre.

Los niños nacidos después de esa fecha, un nuevo árbol que crezca después de esa fecha, algo que sea manufacturado en una fábrica después de esa fecha, empezarán a portar los componentes de la Nueva Energía.  Y mientras la mayor parte de los humanos percibirán su faceta de la Vieja Energía o uno de sus atributos dimensionales, vosotros como Shaumbra podéis empezar a ver las facetas multidimensionales. Podéis empezar a ver más allá de lo que solamente está encima de la superficie y comenzar a percibir debajo, desde arriba a la distancia, desde cada diferente lado y dirección.

Simplificad esto al hacer la elección y al reconocer que todo está multi-facetado. Todo tiene muchas, muchas capas o facetas. Y el interior de todas estas facetas diferentes os dará el cuadro más completo de la naturaleza de toda la realidad, y especialmente os dará un mucho mejor entendimiento acerca del Tú, acerca de todas sus facetas.

Mientras exploráis la naturaleza multi-facetada de todo, permitíos a vosotros mismos conscientemente no sólo mirar el piso como un piso. Hay algo debajo del piso. Hay también algo al lado del piso. Este piso existe en esta tercera dimensión, pero no podría existir aquí si no existiera también simultáneamente en aproximadamente novecientas otras dimensiones. Las dimensiones, por cierto, no son lineales. No van del 1 al 2 al 3 al 4 al 5.  Las dimensiones se arremolinan y se mueven y cambian todo el tiempo. Se cruzan una con otra. A veces son idénticas una a la otra, sin embargo son dimensiones distintas antes de dividirse y seguir por cuenta propia.

Conforme empezáis a volveros muy, muy observadores respecto a la naturaleza multidimensional... no estamos hablando de volveros poco realistas acerca de las cosas, estamos hablando sobre la física de la Nueva Energía. Conforme hacéis la elección de estar conscientes de las facetas multidimensionales, de ir más allá, vais a comenzar a ver estos aspectos de vosotros mismos sobre los que hablábamos en nuestro último Shaud, que ahora están llegando a casa también. Ya no solamente os percibiréis a vosotros mismos como el Pequeño Humano con las necesidades del Pequeño Humano y los dramas del Pequeño Humano y la necesidad de ser felices – lo cual solamente significa sobrevivir sin dolor (risas).

Vais a comenzar a ver quiénes sois vosotros verdaderamente y eso, en la Nueva Energía, va a ser como un magnifico florecer radiante, abriéndoos, dándoos cuenta -como Kuthumi diría- de cuán tontos habéis sido respecto a algunas cosas puesto que el Pequeño Humano ha sido la única faceta que ha tenido la atención, que ha tenido la habilidad para crear la realidad que percibís.  Vais a empezar a ver cuán verdaderamente magníficos sois en creaciones donde no tendréis que batallar, donde no tendréis que sufrir con vuestras creaciones. No tendréis que volveros tan tediosos con ellas. Pueden hacerse muy suave y elocuentemente.

Pero también vais a llegar a una pregunta muy interesante dentro de vosotros, y ahí es donde recuperáis el Concejo del Tú – Todos los Tú. No solamente al Pequeño Humano, ese es un mal Concejo (algunas risas).  Todos los aspectos de vosotros, lo que incluye vuestros aspectos de vidas pasadas.  Ellas tienen una tremenda sabiduría, como sabéis. Es tiempo de traerlos de regreso para echar una mirada: ¿qué es importante para ti ahora?

El Pequeño Humano ha manejado vuestras necesidades y deseos, vuestras listas de lo que os haría felices, pero ¿os habéis dado cuenta de que lo que hace feliz a Pequeño Humano no necesariamente hace feliz al Alma?  Mirad, muy a menudo el Pequeño Humano hace su planeación de Pequeño Humano y sus metas y gráficas de Pequeño Humano y determina lo que cada momento de cada día del Pequeño Humano debiera parecer. Y luego no sucede. Y entonces el Pequeño Humano se estresa por completo, cuestionándose qué ha salido mal.

Ahí es cuando el Pequeño Humano regresa a su “bueno yo soy solamente un Pequeño Humano. Voy a rezarle al Gran Dios que está ahí afuera en algún lugar, pero que no debe ser parte de mí”. El Pequeño Humano empieza a negociar con el Gran Dios, e incluso eso no funciona bien verdaderamente. Y entonces el Pequeño Humano realmente se deprime. No siente que tenga un alma, el Alma no parece haberlo escuchado. No sabe realmente si cree en el Gran Dios pero, está condenadamente temeroso de que tiene que creer un poquito en el Gran Dios. Pero básicamente, el Pequeño Humano está decepcionado de Gran Dios. El Gran Dios no escuchó. El Gran Dios no favoreció al Pequeño Humano hoy.  Quizá el Pequeño Humano intentará de nuevo mañana. Pero luego de un rato, el Pequeño Humano se cansa de ese juego.  El Pequeño Humano empieza a hacer algunas cosas muy torcidas y distorsionadas para recibir la atención del Gran Dios o cualquier otro que escuche – padres, amigos, jefes, gobierno, oficiales de policía, militares (risas) – cualquier cosa que implique recibir la atención de alguien, puesto que el Pequeño Humano no se siente seguro. El Pequeño Humano no es feliz. 

Con bastante franqueza, la Gran Alma del Pequeño Humano está realmente perturbada y afligida con todas las manipulaciones y controles del Pequeño Humano. El Gran Dios no existe de todos modos así que cómo podría importarle... El Gran Dios en términos de cómo pensáis vosotros en Dios en realidad.  El Gran Dios es la Gran Alma.  Ya está justo ahí; ya es parte de ustedes.  Pero el Pequeño Humano ha tomado tanto tiempo y  atención. Sus exigencias de que todo estuviera sintonizado de forma que pudiera recibir atención para su faceta, pero es solamente una faceta. No es Tú – es parte de ti – pero no es Tú.

Conforme os movéis dentro de la Nueva Energía vais a empezar echar una mirada a lo que es importante para el Tú, no para el Pequeño Tú. Os vais a irritar realmente cuando os deis cuenta ¡en cuántos problemas y estrés ha estado metiendo a todos los Tú el Pequeño Humano!

Cauldre se está cuestionando, dice: “¡Esto es como una mala travesura de George Carlin!” (Montones de risas, Tobías riendo entre dientes).  ¡Nosotros canalizamos también, sabéis!

Empieza a darte cuenta Shaumbra entrando a la Nueva Energía, todo tiene muchas facetas, incluyendo Tú. Comenzad a abriros a algunas de las otras facetas de vosotros conforme ellas empiezan a llegar a casa dentro del momento del Ahora, dentro de este hermoso, hermoso tiempo de nueva conciencia.  Empezad a observar al Tú alma, al Tú vida pasada, al Tú espiritual, al mismo Tú no-espiritual. Todos estos son parte del Tú y mientras comenzáis a divertiros con ello y jugáis con ello y os dais cuenta de que sois mucho más que solamente el Pequeño Tú, vais a daros cuenta, verdaderamente, de cuán magnificentes sois.  Vais a daros cuenta de que no nos hemos sentado aquí los últimos ocho años solamente alimentándoos con palabras para haceros felices por unas cuantas horas.  Hemos estado mirando dentro del Tú, la gema, el diamante que tiene tantas facetas, tantos aspectos.

Estáis llegando a esta interrogante continua en la Nueva Energía en particular: ¿entonces qué es importante?  El Pequeño Tú, por cierto, el Pequeño Tú entrando a la Nueva Energía está haciendo dos cosas. Se está rebelando por un lado. No le gusta esto, puesto que involucra cambio y el Pequeño Tú odia el cambio porque el Pequeño Tú también entiende que cualquier cambio significará que el Pequeño Tú ya no puede ser un mocosito gritón (algunas risas), un tirano de la Vieja Energía.

Así que el pequeño Tú es el que se resiste al cambio porque es como un niñito haciendo una pataleta, teniendo un ataque.  Al Pequeño Tú no le gusta ni una pizca este cambio que está ocurriendo, pero conforme os desenvolvéis dentro de toda esta cosa llamada Nueva Energía, empezáis a considerar “¿Qué es importante?”. Y como ya habéis estado experimentando, la primera cosa que sucede es que nada parece ya tan importante.  Nada.  Habláis acerca de pérdida de pasión, porque la pasión era en realidad solamente los deseos del Pequeño Tú. No eran pasión para nada, solamente el Pequeño Tú tratando de mantener su pequeñísimo imperio. Es muy duro ser en verdad conscientemente apasionado cuando se está limitado a la lista de rasgos felices del Pequeño Tú.

Vais a notar eso cuando deis seguimiento a la pregunta, “¿entonces qué es lo que quiero hacer?  ¿Qué elijo?”, que parecerá vacía y en blanco por un rato, hasta que empecéis a daros cuenta de quiénes sois, de los potenciales que tenéis, del hecho de que no necesitáis tratar de refugiaros... o no necesitáis escuchar todo lo que Pequeño Tú está diciendo.  Vuestras motivaciones primarias en la vida aquí en la Tierra ya no son alimento, vestido y refugio. Podéis entrar a algunas áreas mucho, mucho más grandiosas.

Además de lo básico – comida, vestido y refugio – hay otra cosa que olvidáis que es la conciencia.  Conciencia.  Los humanos no ven eso como uno de los elementos esenciales para sobrevivir, pero absolutamente lo es. La conciencia es como la respiración. Si no respiráis, si dejáis de respirar, dejáis de vivir. Cuando detenéis la conciencia – el flujo, el flujo natural de conciencia – ello detiene la vida.  Detiene el flujo de las energías naturales del Tú a través de este corredor que llamáis vivir en la Tierra en forma humana.

Pero volviendo al punto – todo está multifacetado incluyéndoos a vosotros. Mientras reconocéis eso, mientras consideráis ahora en la Nueva Energía lo que deberíais hacer, lo que es importante, la primera cosa de la que se vais a daros cuenta es lo que no es importante. Sabemos que muchos de vosotros hanbéis estado pasando por eso últimamente. Cosas en vuestra vida, patrones que continúais haciendo una y otra vez de nuevo, los repetís.

¿Alguna vez se os ha ocurrido que si continuáis repitiendo un patrón malo, una y otra y otra vez de nuevo, no necesariamente hacéis lo correcto?  Si continuáis repitiendo el viejo patrón, ¿qué os hace pensar que algo bueno podrá salir de ello?  Es como ir en un carrusel. Sencillamente seguiréis dando vueltas y vueltas y vueltas.  Es cuando hacéis la elección de bajaros de ese carrusel, salir de los reinos de la conciencia del Pequeño Tú, hacer un cambio, sentir una nueva pasión, ahí es cuando todo se empieza a mover.

Y sabemos Shaumbra, lo estáis haciendo. Este mensaje, es para vosotros; parte de vosotros está trazando el sendero hacia la nueva conciencia, un portal hacia la Nueva Energía para todos aquellos que llegarán por este camino y se cuestionarán cómo diablos llegaron aquí.  Parte de este Shaud hoy está plantando este hermoso, hermoso mensaje para ellos, para los que están perdidos en su Pequeña Humanidad; para los que están sufriendo; para los que están buscando; para los que tienen un pie dentro del deseo de seguir adelante hacia una nueva conciencia en su vida, pero el otro pie dentro de un molde de concreto en la Vieja Energía, temerosos, muy temerosos de avanzar.

Así que hoy vosotros Shaumbra, estáis escribiendo esta nota para ellos. Si llegaran ellos a este punto, si se atascaran aquí, lo cual muchos harán – muchos de vosotros experimentasteis lo que se sentía – y la nota solamente dice, “Todo está multi-facetado. Lo que percibes en este momento no es para nada todo lo que hay en el momento. Hay mucho más. Lo que estás viendo en forma lineal es que tus miedos verdaderamente no son para nada lo que parecen ser. Tú eres Dios también. Puedes elegir y crear lo que quieras. No dijimos que eres el Pequeño Humano. Dijimos que eres Dios. Tú eres Tú”.

Visita al Centro de Servicio Shaumbra

Con  eso Shaumbra, ahora como un grupo, vayamos juntos hoy al Centro de Servicio Shaumbra.  Todos los que estáis reunidos aquí; todos los que estáis reunidos alrededor del mundo; quienes estáis leyendo esto más tarde; todos los que lleguéis a este punto en vuestro sendero de conciencia espiritual, uníos a nosotros. Quizá no volváis a apareceros en un año o dos. Quizá será en otros 50 años, o en otras cinco vidas antes de que regreséis aquí, pero venid con nosotros hoy.  Vamos a salir a explorar algunos nuevos reinos. 

El Centro de Servicio Shaumbra es un sitio que ha sido creado... un sitio muy multidimensional creado por los Shaumbra originales.  Ellos lo construyeron.  Lo hicieron con energía de amor y de verdadera pasión.  Es un lugar donde ellos se reunían antes de la Nueva Energía cuando estaban heridos, cuando estaban lastimados, cuando necesitaban rejuvenecimiento y sanación.  Este atrevido grupo de pioneros crearon este lugar llamado el Centro de Servicio Shaumbra adonde ahora los invitamos a todos vosotros a uniros con nosotros.

Algunos de vosotros habéis estado aquí antes.  Algunos habéis ayudado a crear este increíble espacio multidimensional.  Quizá estáis notando que mientras viajamos allá hoy... y por cierto, llegáis ahí al hacer la elección consciente. Tomando una respiración profunda, haciendo una elección consciente, es así de fácil.  No lo hagáis más difícil.  No tengáis toda una lista de instrucciones y reglas de cómo llegar allá. No tiene que hacerse en ningún día en particular o después de haber pasado por una dieta o ayuno particular. Sencillamente haced una elección.  La Nueva Energía es así de simple.  

Así que todos confluimos juntos – pasado, presente y aquellos por venir en el futuro potencial – en este lugar llamado el Centro de Servicio Shaumbra.  Él es lo que ustedes escogen que sea.  Puede ser grande, puede ser pequeño.  Puede ser al aire libre en un momento y al momento siguiente estar rodeado por los más hermosos trabajos de vidrio que alguna vez hayáis visto, ayudando a mantener la energía dentro al menos durante el tiempo que estamos compartiendo. Puede tener los elementos del agua, y para muchos de vosotros los elementos trasmutadores del fuego, los elementos de la Tierra y los elementos del éter.  Puede tener todas estas cosas, cualquier cosa que elijáis.  

El Centro de Servicio Shaumbra es mágico puesto que es vuestro lugar. También es el lugar de otros Shaumbra, pero aquí no tenemos reglas.  No teneís que quitaros los zapatos en la puerta.  Podéis fumar aquí dentro si queréis, no le molesta a nadie.  Podéis comer, beber, meditar.  ¡Inclusive os dejaremos rezar aquí dentro si queréis! El centro es cualquier cosa que escojáis que sea.

Y notaréis un aspecto interesante de este Centro de Servicio Shaumbra. No teneís que preocuparos respecto a abusar de alguien más.  Podéis estar aquí con muchos, muchos otros, como estamos ahora, y particularmente en la Nueva Energía ello no perturba las creaciones o las elecciones de cualquiera en torno a ustedes.  Es asombroso cómo sucede eso.  Es muy diferente de vivir en la Tierra en donde constantemente tenéis que estar alertas de todos los demás, tanto si estáis abusando de ellos o, probablemente más notorio, si ellos están abusando de vosotros. Como el hecho de que estén haciendo ruidos chistosos, como ronquidos, soltando ciertos olores corporales o cualquier otra cosa. Hay todas estas cuestiones de infracción, pero no aquí en el Centro de Servicio Shaumbra.

Así que nos reunimos en el Centro de Servicio Shaumbra en este hermoso momento del Ahora como un grupo de Shaumbra.  Sería muy apropiado para nosotros que elijáis tomar juntos una respiración profunda y sentir las energías seguras y sagradas.

Aquí en el Centro de Servicio Shaumbra tú puedes ser tú.  Tu Pequeño Humano no tiene que estar estipulando lo que necesita – el hecho de que pudiera estar hambriento, el hecho de que tiene que ir al baño, el hecho de que necesita dormir o más dinero – o cualquiera de estas otras constantes molestias del Pequeño Humano. Aquí en el Centro de Servicio Shaumbra puedes ser todo Tú.  De manera segura, sin reglas, puedes ser Tú.  Ese es el motivo por el cual este lugar es tan estupendo.  Esa es la razón por la cual tiene las energías de rejuvenecimiento que tiene. Esa es la razón por la cual pasar unos cuantos momentos en el Centro de Servicio Shaumbra puede cambiar unos cuantos años o unas cuantas de vuestras vidas.

El Invitado de Hoy

Hoy en el Centro de Servicio Shaumbra vamos ahora a presentar a nuestro invitado.  Vamos a pedirle a todos y cada uno de vosotros que sintáis las energías mientras introducimos a nuestro invitado de hoy, Lucifer (la audiencia murmura).  Ahora sentid la energía justo cuando dijimos la palabra “Lucifer”.  No estamos haciendo esto para ser chocantes. Lo estamos haciendo porque es tiempo de moverse a través de cierta energía.

Sentid la energía de este ser que tantos de vosotros habéis conocido desde vuestros primeros días. Lucifer, el Diablo, el tipo malo, el ángel caído.  Interesante.  Ángel caído.  Hmm, me pregunto si muchos de vosotros podéis incluso identificaros con esa energía Lucifer porque, en uno u otro punto, os habéis sentido como un ángel caído. 

Hay tantos mitos acerca de Lucifer.  Empecemos con el nombre.  El nombre “Lucifer” deriva del latín y significa “el portador o el que trae la luz”.  Las referencias a Lucifer son casi inexistentes en la Biblia.  Para algunos de vosotros que sois estudiosos, si verdaderamente vais y contáis, casi ninguna.  Sin embargo la energía de Lucifer, el Diablo, el tipo malo, el embustero, es muy fuerte en la conciencia humana ahora mismo.  Es una representación simbólica del demonio.

Una de las familias de la Orden del Arco es la Orden de Luceffa. Significa “de la luz, llevado hacia aspectos multidimensionales”.  En otras palabras, la luz, la sabiduría que está ahora caminando sobre la Tierra como ustedes.  Y esto llegó a ser considerado maligno o negativo o caído.  Tantos de vosotros habéis caído dentro de esa trampa, dentro de la trampa de creer que existe este ser caminando por aquí para llevarse vuestra alma, tratando de robar vuestra energía. Pero en su esencia Lucifer significa el Portador de Luz o, en una forma de verlo en la Nueva Energía, la Expansión de Conciencia. Ha sido una parte integral de todos y cada uno de vosotros y no hay nada que temer. 

Tengo que contar una interesante nota al margen aquí. Yo Tobías, coincidiendo mayormente con Saint-Germain, Kuthumi y Kwan Yin, en verdad queríamos llamar a ésta la Serie de Lucifer (risas de la audiencia).  Me senté con Cauldre hoy más temprano... él culpa a Linda, por supuesto, diciendo que ella nunca apoyaría eso, pero sabemos quién estaba preocupado en realidad.  Él planteó un punto humano bueno e interesante, el cual no habíamos considerado porque, bueno, ¡sencillamente no consideramos tanto los puntos humanos! (muchas risas, Tobías riendo entre dientes). El hecho de que si ésta se llamara la Serie de Lucifer, la Serie del Portador de Luz, ello podría causar algún daño potencial a la propiedad física material y corporal de los asociados con ellos personalmente y con el Círculo Carmesí.  Así que cedimos y llamaremos a ésta (hablando con una voz exageradamente sosa) genéricamente la “Serie del Salto Cuántico”. (Linda dice “gracias” y Tobías ríe entre dientes).

Pero el punto, nuestro punto, es que es hora de sacudir a algunos de los humanos que realmente están atorados – ¡y ésta sería una manera de hacerlo!  Están muy atascados en algunas formas, con sus miedos y sus demonios. Ellos aman a sus demonios, por cierto.  Oh, vosotros también, y esa es la razón por la que estamos aquí hoy (risas).  Ellos aman a sus demonios.  Sus demonios son sus dioses porque rigen sobre ellos. Rigen sobre los humanos. Así que pensamos que sería una dinámica interesante llamar a ésta la Serie de Lucifer porque ello ocasionaría que la gente, los humanos, se detengan, presten atención.  A aquellos que van a venir por el sendero y lleguen a este punto y vean una gran señal que dice: “Entrando ahora a la Serie de Lucifer” por el Círculo Carmesí, los va a sacudir de su trance por lo menos.  Les va a provocar parar por un momento.

¿Pero qué significa esto: Portador de Luz, Expansor de la Conciencia?  No hay Lucifer.  No hay un Lucifer, al menos no tan representado como el de las iglesias quienes lo usan como una herramienta de control sobre los humanos. El único Lucifer o Satán que hay, es el que ha sido creado en la conciencia colectiva por organizaciones o iglesias o aquellos que quieren creerlo.  Entonces, sí, ello crea un – lo que llamamos – un aspecto de grupo, precisamente como la energía de Jesús. Por cierto, hace mucho, mucho tiempo... hablo del término Jesús o Yeshua...  Lucifer y Yeshua eran términos intercambiados uno con otro. Sientan por un momento.  Voy a enunciar dos palabras y sientan la energía de ellas.

Cristo
Lucifer

Es la misma energía. Portador de Luz. El que trae la Nueva Conciencia.

De cualquier manera, llamaremos a ésta la Serie del Salto Cuántico. Pero todos sabemos que lo que realmente estamos tratando de hacer es decir: “Es tiempo de sobreponerse a sus demonios.  Lo es.  Esa es la razón por la que estamos hoy en el Centro de Servicio Shaumbra con Lucifer como invitado. Es tiempo de sobreponerse a sus demonios”.

Hablemos acerca de ello por un momento. Esta energía que ustedes llaman Lucifer en realidad no existe. Es un aspecto de la conciencia de grupo, de aquellos que eligen comprar acciones de este ser maligno todo-poderoso quien va a consumir su alma, pero que realmente no existe. No está ahí.  Satán... Satán deriva de una vieja palabra hebrea que significa “adversario, uno que va en contra”.  No hay un Satán viviendo en el infierno o en cualquier otro sitio, pero todos estos son demonios con los que vosotros habéis estado de acuerdo. Muchos de vosotros los habéis dejado ir, pero aún tenéis demonios de una u otra clase dentro de vosotros.

Hoy en el Centro de Servicio Shaumbra echemos una mirada a los demonios.  Echemos un vistazo a lo que están haciendo, por qué están ahí, porque ustedes los han estado cargando.

Demonios

Hay una amplia variedad de demonios, ciertamente.  Vosotros les dais nombres o relaciones diferentes en cuanto a sus aspectos o sus facetas, pero ellos son vuestros demonios. Vamos a pediros que los confronten, eso significa reconocerlos hoy, entender la razón por la que los convertisteis en demonios, y entender que son vuestros.

Una de las cosas que los humanos tienden a hacer es negar sus propios demonios. Se lo conferirán a otra persona.  Dirán: “Este no es mi demonio.  Este es Lucifer, un ángel caído”. Lucifer tiene su propio club. Lucifer, Satán, como queráis llamarlo.  Así que les ponéis nombres a los demonios, los ponéis afuera de vosotros mismos, pero la realidad es que son vuestros.  Son vuestros demonios.  Esta es la primera regla en demonología (risas), entender que es vuestro. Entended también que hay otros nombres. Hablamos de Lucifer y Satán, pero hay toda clase de terminologías. Finalmente, ellos son vuestros. Son vuestros demonios.

En el momento en que vosotros decís: “Pero eso está llegando de ese lugar llamado infierno”, donde los demonios son algunos seres desencarnados que se han adherido a vosotros y están drenando vuestra energía, en el momento en que decís que es algún demonio extraterrestre, en el momento que le dais crédito para hacerlo más grande y más “es” que vosotros mismos, entonces el demonio tiene el control. Es parte de vosotros, pero está controlándoos. Incluso va más allá del aspecto del Pequeño Humano. Ya no deja que ese aspecto del Pequeño Humano reciba toda la atención. Está apropiándose de la atención.
Los demonios son vuestros y vamos a pediros, en este punto hoy, en este portal a la Nueva Energía, que reconozcáis que son vuestros. No pertenecen a nadie más.

No hay un gran espíritu –espíritu maligno negativo– adhiriéndose a vosotros. Ya no hay grupos que tengan control demoníaco sobre ustedes. No hay un gobierno que esté manipulando frecuencias de radio o luz y sea el demonio exterior en vuestra vida haciéndoos tomar agua de grifo (algunas risas).  Cada demonio es vuestro. Ya no hay un sistema financiero que os esté controlando a vosotros. Cada demonio es vuestro.

Mirad, al momento que los colocáis fuera de vosotros, le dais una increíble cantidad de poder. En realidad está todavía dentro de vosotros, pero lo habéis colocado fuera porque el Pequeño Humano tiende a pensar que afuera es más grande que adentro, que afuera es más poderoso. Cada demonio es vuestra propia creación.

Echemos una mirada a algunos de los otros que ustedes habéis creado. El demonio de la muerte, ese es uno bueno. Ese es probablemente uno de los más prevalecientes y atemorizantes debido a que hay tan poca información real acerca de la muerte. La muerte es un gran hoyo negro así que el demonio se vuelve muy atemorizante. ¿Cuántos años de vuestra vida habéis pasado huyendo de la muerte, del demonio de la muerte? Tratando de evadirla, tratando de burlarla, tratando de esconderos del ángel de la muerte, tratando de no tener dolencias físicas, tratando de no ser atropellados por un coche. ¿Cuántas horas desperdiciadas de vuestra vida habéis estado tratando de evitar al demonio de la muerte?  Ese demonio es vuestro. Es vuestro miedo de lo que hay más allá. Es el Pequeño Humano que no quiere ningún cambio, el Pequeño Humano que quiere seguir por siempre y siempre y siempre.

Vosotros habéis creado este demonio de la muerte más-grande-que-la-vida. Es tiempo de echarle una mirada a eso. Es vuestro. No hay muerte. Hay la transición y la evolución, pero no hay muerte. Entonces ¿a qué le tenéis miedo?  Yo sé a qué le tenéis miedo. Tomaré un trago de agua antes de deciros... (Risas mientras Tobías/Cauldre toma un sorbo de agua)... exactamente por qué creasteis este demonio de la muerte y por qué tenéis miedo: porque tenéis miedo al juicio. Habéis sido condicionados a creer que cuando muráis seréis juzgados por el Gran Dios y el Gran Jesús (algunas risas) y tenéis miedo incluso de vosotros mismos porque vais a ser juzgados de una u otra manera. Así que ello crea todo este demonio de la muerte y él es vuestro. Es tiempo de moverse más allá de eso.

Habéis creado demonios de carencia. Hemos hablado de ello antes – carencia de abundancia, carencia de relaciones, carencia de todo. Habéis estado tratando de manipularlo, a este demonio de la carencia.  Habéis estado tratando de negarlo. Habéis estado tratando de trabajar tan duro solamente para quedar medio paso adelante del demonio de la carencia. Es un monstruo. Yo sé que lo es. 

Lo teméis por la noche cuando estáis tratando que quedaros dormidos. Se presenta como una cuenta sin pagar. Se presenta como un cobrador. Se presenta como una gran institución financiera que os va a quitar todo. Y lo ponéis fuera de vosotros, a este demonio de carencia, pretendiendo que no es vuestro, y le dais enorme e increíble poder hasta el punto en que él controla vuestra vida.  Hasta el punto en que se convierte es una batalla constante, una persecución constante entre el Pequeño Tú y el demonio de carencia.  ¿Cuánto de vuestro tiempo habéis consumido, desperdiciado con este demonio?

Tenéis demonios de soledad, temerosos de estar solos, temerosos de que este demonio os vaya a barrer y estaréis perdidos en algún oscuro abismo profundo con sólo ustedes mismos para la eternidad. Sí que suena bastante atemorizante pero es un demonio que vosotros colocasteis ahí afuera puesto que encontráis difícil estar con vosotros mismos.  Estáis solos.  Estáis solos no debido a la gente en el exterior, sino que estáis solos con vosotros mismos en el interior.

El Pequeño Humano está solo y triste dando vueltas sin rumbo, tratando de encontrar amigos, tratando de encontrar a alguien que lo ame.  Sale al exterior, sale al exterior de sí mismo, tratando entonces de alimentarse de otra gente.  El Pequeño Humano no tendría este demonio si el Pequeño Humano y todos los Tú se reunieran, volvieran a casa ahora juntos en este momento del Ahora.

Tenéis demonios de la locura –muchos demonios de la locura– temerosos de volveros locos, y puedo decirles ahora mismo, que lo estáis (risas) dado que la locura está relacionada con la forma en que funciona vuestra mente. Así que este demonio fue creado, en cierto sentido, como una contraparte de la mente, inclusive como una extensión de la mente. Y se cuestionan si os estáis volviendo locos y pasais incontables horas tratando de deciros a vosotros mismos que no estáis locos, huyendo de este demonio. Y básicamente tarde o temprano vais a tener que saliros de vuestra mente porque la mente no puede comprender al Dios que sois.  La mente no puede comprender la grandeza que sois.  Por tanto sí, tarde o temprano, se tratará de soltar ese control, permitiéndoos a vosotros mismos volveros locos.

El demonio de loco es el que mantiene la confianza lejos de vosotros. Te separa, Pequeño Humano, de la confianza en ti mismo. El demonio de loco hace las cosas de tal manera que no confiéis en quien vosotros sois.  Os mantiene dudando de vosotros mismos. Os tiene cuestionándoos las decisiones correctas, las decisiones incorrectas, las decisiones buenas, el no decidir. Os impide confiar verdaderamente en vosotros mismos.

Tenéis demonios de todo. Demonios de otra gente poniéndoos en ridículo.  Así que crean este demonio, lo colocan fuera de vosotros, empoderan a otra gente, de hecho, para usar sus energías, porque tenéis miedo de ser ridiculizados. Porque, básicamente, el Pequeño Humano recibe identidad de sí mismo a través de seres externos, a través de otros humanos. Entonces eñ Pequeño Humano trata de desarrollar la conciencia de sí mismo a través del mundo exterior - las reacciones de otra gente, las relaciones con otra gente.  De tal manera que crea todo este demonio de ser ridiculizado, de que se mofen de ti, de que te desprecien, de que se burlen de ti.  Eso es un demonio, pero es vuestro.  Dejad de achacar la culpa a todo lo de afuera de vosotros.

La lista de demonios sigue y sigue y sigue, pero todos son vuestros.  No hay una sola cosa que en verdad pueda lastimaros fuera de vosotros. No hay demonios fuera de vosotros. Otra gente tiene sus demonios, pero los demonios de ellos no van a devorar a vuestros demonios.  Los demonios son vuestros.

Encarando a los Demonios

Es tiempo de echar un vistazo a eso. Es tiempo de sentir la energía de esos demonios.  Es tiempo de invitarlos aquí ahora mismo al Centro de Servicio Shaumbra donde estamos sentados.   ¿Cuáles son tus demonios?   ¿A qué le tienes miedo? ¿Tienes miedo del dolor físico? El demonio del dolor. Piensas que el dolor proviene de fuera de ti, piensas que alguien te puede inflingir dolor, así es que huyes de eso. ¿Pero cuántes interminables horas y días y años has pasado huyendo del dolor? Y eso, por cierto, es una ilusión. El dolor en sí mismo es una ilusión.

¿Cuáles son tus demonios? Mientras estás sentado aquí en este lugar seguro, ¿puedes invitarlos como nosotros hemos invitado a Lucifer?

Es gracioso. En mis tiempos el espíritu negativo externo era tenía un nombre: Belcebú. ¿Ahora qué tan malo parecería este espíritu? ¡Bu! (risas de la audiencia) Belcebú. ¡Vaya nombre! Obviamente tenía que cambiarse, quizá Lucifer es mejor o Satán, pero al menos ya no es Belcebú. Vaya nombre tan ingenuo para lo que se supone que sea un terrible demonio.

¿Cuáles son tus demonios, Sahumbra? ¿Cuáles son? Cuéntalos ahora mismo. Allí están todos, puedes sentirlos. ¿Es la salud? ¿A qué le tienes miedo?

Muchos tenéis un casi indefinible demonio de que algo os va a consumir, algo externo, que va a venir a tragaros. Las iglesias lo retratan como Satán o Lucifer, un ser que va a venir y se va a llevar tu alma por toda la eternidad.

Ningún alma puede llevarse a otra alma. Eso no funciona así. Simplemente no fuiciona. Sí, durante un periodo de tiempo puedes crear esa illusion, pero ultimadamente nadie puede tener tu alma por toda la eternidad. ¡De hecho nadie la quiere durante toda la eternidad! (risas) ¿Qué harían con todas esas almas? ¿Hacer una fiesta de almas estúpidas? (más risas, Tobías se ríe).

Las buenas noticias Shaumbra, son que nos podemos sentar aquí en el Centro de Servicio a hablar sobre diablos, demonios, Lucifer y Satán y reirnos. ¿Te das cuenta de qué tan lejos hemos llegado? ¿Te das cuenta de que no hace muchos años aún estabas corriendo de estos seres, desperdiciando tu vida huyendo de estos demonios? Ahora podemos sentarnos aquí y decir: “¡Mira, estos son mis demonios! ¡Qué grandes creaciones que fueron!”

Es como desinflar un horrible muñeco inflable y eso es lo que estamos haciendo ahora. Esos demonios que parecían tan grandes, tan aterradores, tan terroríficos que podían llevarse tu alma por toda la eternidad no son nada más que grandes globos de aire caliente. Y podemos sacarles el aire ahora mismo. Para poder hacerlo es importante reconocer que son tuyos. Cuando os metéis en historias de conspiraciones, alienígenas… cuando alguien empieza a decirme que tiene una entidad maligna adherida a él, creciendo dentro de él, siguiéndote por todos lados… Tengo que sacudir mi cabeza. Tengo que decir: “Pero si eres sólo tú. Eres sólo tú, una parte de ti que no te gusta, una parte a la que le has dado un gran poder, pero eres sólo tú.”

Cuando empiezas a decir: “Seguramente un grupo de mi pasado está controlando mi vida ahora, impidiéndome ser creativo y tener éxito”, yo tengo que decir: “Pero es tu demonio. Eres tú.” Oh, probablemente era de una vida pasada, de alguna mala experiencia que has tenido en algún momento –perdiendo dinero o haciendo algo estúpido con él, apostándolo, regalándolo o invirtiéndolo en algo realmente malo- pero es algo tuyo.

En el momento en el que le das esa clase de poder y control a una entidad externa, ahora llamada demonio, estarás bajo su control. En el momento en que el Pequeño Humano, en su miedo y su deseo de sobrevivir permite que un demonio externo sea real en su vida, es real. Te sorprenderás. Tendrás toda una serie de dramáticas conspiraciones ocurriendo en tu vida.

Pero en el momento en que pares, ahora mismo, en el Centro de Servicios Shaumbra, rodeado por mí, por Kwan Yin y Shaumbra –y también por Lucifer- y reconozcas que esos demonios son tuyos, todos y cada uno de ellos, no habrá una influencia externa. No importa qué tanto quieras creer en ella, no hay una influencia externa que tenga control sobre ti. Hay la percepción de que tu Pequeño Humano puede ser controlado, pero es sólo una percepción.

Aceptar y Libera  los Demonios

Ahora voy a pedirte que des un gran paso el día de hoy, si así lo escoges. Se trata de escoger, por supuesto. Reconoce todos esos demonios y después dejalos libres. Permíteles que se vayan. Sólo son facetas de Ti jugando un increíblemente complejo juego o creación, una creación que se ha vuelto tan grande, tan compleja y tan real que crees en ella. Crees en esta faceta, pero recuerda que todo tiene múltiples facetas. Gira el multifacético globo de la realidad por un momento. Deja de mirar sólo una faceta. Dale la vuelta. Míralo desde cada perspective que veas. Entonces comprenderás, como dice Kryon, que “Las cosas no siempre son como parecen”.

No hay demonios. No hay conspiraciones demoniacas que vayan a consumirte a menos que tú quieras que eso ocurra. Esos demonios son tuyos. Antes de que podamos caminar hacia la Nueva Energía es importante reconocer esto. No sólo unos pocos, no sólo muchos, sino todos ellos. Cada demonio es tuyo.
Ahora puedo adelantarme a los argumentos. “Pero Tobías… pero Tobías…” ¿Quién está hablando? El Pequeño Humano. El Pequeño Humano que quiere creer en estas cosas. El Pequeño Humano que realmente se divierte y encuentra satisfacción en todo este asunto de los demonios y los monstruos. En realidad, todo este concepto de los demonios le da credibilidad al El Pequeño Humano. Hace que la vida del El Pequeño Humano se sienta más real, más intoxicante, más dramática y chupa demasiada energía. El El Pequeño Humano chupa energía. “los demonios me van a coger”. Todo el mundo tiene que ayudar al Pequeño Humano. Está tratando de que todas las otras facetas y aspectos de ti mismo se crean todo el viaje, compren la historia completa.

Vuestras historias, muchas de ellas, son también vuestros demonios. Todos tenéis historias. No tan grandes como las de Saint-Germain (risas) pero todos vosotros tenéis historias. Historias de vidas pasadas, de vidas antes de la Tierra, historias de esta vida. Las historias son parte de tu base de experiencias. No sólo tú, Pequeño Humano, tienes historias, sino cada una de tus facetas y aspectos tiene historias. El Pequeño Humano en particular es muy muy bueno para tomar historias –experiencias pasadas- y convertirlas en demonios, dejando que esas historias se le escapen de las manos, dejando que esos aspectos de sí mismo se vuelvan tan dominantes, que cobren más importancia de la que tienen –como yo diría- hasta sofocarte a Ti, a ti en esta vida. De forma que ahora te dejas llevar por tus historias, que bien puedes llamar simplemente tus demonios. Historias que se han vuelto demasiado grandes, que se te han escapado demasiado de las manos, que se han vuelto muy seductoras, que se han estancado tanto en la Vieja Energía que piensas que tienes que continuar viviendo esa historia. Es un demonio. Es tuyo. Quizá es tiempo de dejar que eso también se vaya.

Conforme entramos en el umbral de la Nueva Energía es tiempo de soltar esas cosas. Encontrarás que al hacerlo, será como besar sapos (algunas risas). Encontrarás que después de todo no eran tan horribles. No tenían otro poder o control más que el que tú les diste. Encontrarás que cada uno de tus demonios, cada una de tus historias, en realidad tiene una perla de nueva energía en ella, contiene dentro de sí una bendición que no podísa encontrar hasta el momento en que confrontaste los demonios como tuyos.

Todo aquello de lo que has estado huyendo por la noche en tus sueños, en tus horas oscuras, por la noche cuando estás despierto, los miedos que has tenido de que alguien te persiga, que alguien ande detrás de ti; es tiempo de que Tu – no el Pequeño Humano, sino Tú, el Humano Divino que se sienta en estas sillas- tome un profundo respiro. Si así lo escoges, metafóricamente, imagina que quitas el cerrojo de esa energía. Es vieja energía atascada. No era el demonio el que tenía la llave, siempre fuiste tú quien la tuvo. Podías haberlo abierto cuando hubieras querido. Parte de ti, Pequeño Humano, se estaba divirtiendo mucho con este juego.

Para cruzar este umbral hacia la Nueva Energía es importante abandonar ese juego, dejar que se vaya esa vieja energía atascada de tus demonios. Cuando abras esa energía atascada de los demonios, cuando dejes ir las historias, no se convertirán en demonios más grandes, no serán historias más grandes. Se revertirán hacia Ti, regresarán a tu energía pura de forma que ya no te drene, ni te asuste, ni te controle, sino que se convierta de nuevo en energía pura que esté aquí para servirte. Te servirá de alguna forma en la Nueva Energía.

Hemos mencionado antes en esta larga sesión, que las cosas que nazcan, sean creadas, imaginadas o desarrolladas, particularmente después del 18 de septiembre (2007), tendrán un componente o pòtencial de la Nueva Energía. Eso incluye también todo lo que hagas. Cada pensamiento, cada sueño de la noche, cualquier cosa que crees con tus manos o con tu voz, incluso todo lo que crees en tu mente, todo tendrá ahora componentes de Nueva Energía.

Cuando eres libre de tus sueños, cuando los reconoces, cuando los confrontas y los liberas, te vuelves su propietario. Cuando entiendes que tú los has creado, también puedes des-crearlos. Eso libera una tremenda cantidad de energía para que sea usada de formas altamente creativas. Puedes comenzar hoy, pero realmente comenzarás a ver cómo funciona en unas pocas semanas.

Y con esto, Shaumbra, aquí en el Centro de Servicio, permítenos respirar profundamente juntos. Contén la respiración por un momento y conforme la liberas, piensa que es como desinflar los globos de los demonios que has creado. Deja que se vayan. Deja que la energía se vaya. No hay demonios, todos ellos son solamente Tú.

Permítenos sentarnos aquí solamente por un breve momento juntos en este Centro de Servicio. (Pausa)

Tú Shaumbra, has ayudado a crear esto. Muchos, muchos otros vendrán por este lugar. Quizá no lo llamen el Centro de Servicio Shaumbra, pero sabrán que es un lugar seguro. Un lugar muy seguro. Un espacio en el que puden ser ellos mismos. Un lugar seguro en este largo y a veces muy retador camino de la nueva conciencia.

Tomemos un profundo respiro.
(Pausa)

… liberemos los demonios…
(Pausa)

… y cuando estés listo, despídete de ellos y dile adiós a Lucifer.

Y ahora reenfocamos nuestras energías aquí de nuevo, desde donde empezamos. De vuelta a las sillas, de vuelta a este momento del Ahora. Y sí, podéis traer la energía del Centro de Servicios Shaumbra aquí de vuelta con vosotros.

Y esto ha sido todo, en la primera sesión de la Serie del Salto Cuántico.


Versión original en inglés: www.crimsoncircle.com

Traducción: Karina Malpica: www.karinamalpica.net