DMT
 
   
 

DATOS GENERALES

Origen

Este alcaloide fue sintetizado por primera vez en 1931 (Manzke), y aislado de dos plantas distintas por investigadores independientes en 1946 (Gonçalves) de la Mimosa hostilis y en 1955 (Fish, Jonson and Horning) de la Piptadenia peregrina. Sin embargo, sus características alucinógenas se descubrieron hasta 1956 (Szára). Está presente en diversos géneros de plantas de origen europeo o asiático como Acacia, Anandenanthera, Mimosa, Piptadenia, Virola, Syrian rue y en algunas de las plantas sudamericanas con las que se prepara la cahoba, el yopo y la ayahuasca como Psychotria viridis, Psychotria carthaginesis, B. rusbyana etc. (13) En 1965 un equipo de investigadores de Alemania anunciaron a través de la revista Nature que habían podido aislar DMT de la sangre humana. Investigaciones posteriores han clasificado a la DMT como "el primer psicodélico humano endógeno", ya que no sólo se encuentra en la naturaleza, sino que también lo produce nuestro propio cuerpo. (19)

Denominaciones

DMT son las siglas de su nombre químico: diemetriltriptamina Por la rapidez con que se presentan sus efectos y por su corta duración, este alcaloide recibió durante los sesentas el nombre de Businessman’s trip (viaje del hombre de negocios).

 

QUÍMICA

Identificación

La DMT es un sólido cristalino, blanco, de olor acre, cuyo punto de fusión se alcanza a los 50ºC. Es un alcaloide difícil de conseguir en el mercado negro ya que no resulta económico sintetizarlo en pequeñas cantidades. Hoy en día muchas personas han oído hablar acerca del este psicoactivo, pero muy pocas personas saben donde pueden encontrarlo y menos aún, lo han probado.

Composición
La DMT es el prototipo de las triptaminas, una subclasificación de los derivados indólicos.
Formas de adulteración

Debido a la particularidad de sus efectos, es difícil adulterarla.

 

FARMACOLOGÍA

Mecanismo de acción y formas de empleo

La DMT no tiene actividad cuando se administra oralmente a menos que esté acompañada de un inhibidor de la MAO, como sucede en el caso de la ayahuasca. Puede ser inyectada por vía intravenosa, aunque lo más común es fumar el alcaloide puro o aspirarlo por la nariz en algún polvo fino hecho con plantas del amazonas como el yopo. Éste se prepara con las semillas del árbol del yopo (Anandatera peregrina) que se humedecen, se fermentan y se mezclan con limaduras de caparazones de caracol. Una vez seca la mezcla, se pulveriza finamente y se administra mediante un tubo largo introducido a una fosa nasal en cuyo otro extremo otra persona sopla fuertemente para hacer llegar el polvo a la nariz. Algunas tribus del Amazonas utilizan tabaco como aditivo del yopo y otros utilizan plantas de la familia Virola en vez de Anandatera. (16) Sus efectos se presentan casi instantáneamente después de la primera aspiración y duran de 5 a 10 minutos como máximo. Cuando se inyecta comienzan en 15 segundos, teniendo la misma duración.

Se cree que al igual que otras triptaminas, la DMT interrumpe la recaptación de serotonina provocando cambios en la esfera perceptual. D. Christian, postuló que la DMT podía ser un neurotransmisor y hallarse también en el cerebro humano de forma natural (16), lo cual ya se ha comprobado. Científicos japoneses consideran que en cierta manera la DMT es "alimento cerebral", y que el cerebro lo trata de una manera similar a la glucosa. Es sólo cuando los niveles suben muy por encima de lo normal, que nuestra mante comienza a tener "experiencias inusuales". Según Rick Strassman, el sitio más probable donde producimos la DMT es en la glándula pineal, ya que las enzima precursoras: serotonina, melatonina y triptamina, están extraordinariamente concentradas en la pineal. (19)

Dosificación

Las dosis bajas cuando la aspiras o la fumas van de 30 a 40 mg; las medias de 50 a 70 mg; y las altas de 80 a 100 mg. (13) Inyectada 0.4 mg/kg es una dosis alta, 0.3 mg/kg una dosis media y 0.2 mg/kg una baja. (19) No hay reportes de dosis letales.

Efectos psicológicos y fisiológicos

El investigador Douglas Rushkoff ofrece en su libro Cyberia esta interesante descripción: "Para aquellos que aún intentan aplastar el ego en el olvido y descubrir el extremo mismo de lo que significa ser capaz de sentir, la DMT es la única respuesta… no puede ser descrita en términos de magnitud, resulta más sensato concebirla como una verdadera llave hiperdimensional." (17)

El Dr, Strassman, quien realizó una extensa investigación sobre los efectos en diferentes dosis concluyó lo siguiente:

En nuestros voluntarios una dosis completa de DMT casi instantáneamente elicitó intensas visiones psiquedélicas, la sensación de que la mente se había separado del cuerpo, y emociones sobrecogedoras. Estos efectos reemplazaron completamente cualquier otra cosa que había ocupado sus mentes justo antes de que se les administrara la droga. Para la mayoría de las personas, una dosis psiquedélica de DMT estuvo entre 0.2, 0.3 y 0.4 mg/kg.

Los efectos empezaron segundos antes de finalizar los 30 segundos que dura la aplicación de la inyección. (...) El pico de la respuesta a la DMT ocurría a los 2 minutos y los voluntarios sintieron que estaban bajando a los 5 minutos. La mayoría fueron capaces de hablar entre 12 y 15 minutos después de la inyección de la droga, aunque permanecían moderadamente intoxicados. Casi todos se sintieron relativamente normales 30 minutos después. (...) Dosis menores de DMT de 0.1 a 0.05 mg/kg, generalmente no resultaron psiquedélcias, aunque ciertamente produjeron algunos efectos psicológicos como reacciones emocionales y físicas, aunque algunas personas particularmente sensitivas tuvieron respuestas psiquedélicas y físicas significativas incluso en estas dosis tan bajas. (...)

En promedio el ritmo cardiaco o pulso subieron de 70 latidos por minuto hasta 100. El rango, sin embargo, fue amplio. La presión sanguínea tanbién saltó de valores de 110/70 hasta un promedio de 145/100. Tanto el pulso como la presión cayeron casi tan rápidamente como subieron. (19)

Otra descripción clínica sobre sus efectos asegura que esta droga:

generalmente se caracteriza por provocar alucinaciones con los ojos abiertos o cerrados, y un extenso movimiento en el campo visual. Hay dificultad para expresar los propios pensamientos, y concentrarse en un tema dado. Usualmente hay un cambios de humor hacia la euforia con risas inmotivadas, pero se ha reportado ideación paranoide, sentimientos de ansiedad y estados de pánico. (5)

El psiquiatra Allan Wats considera que el término "mind blowing" [explosivo mental] debió haber sido inventado para esta droga:

Es como ser disparado desde la punta de un cañón atómico... Los pensamientos y las visiones se suceden a gran velocidad; una sensación de abandonar o trascender el tiempo y una sensación de que los objetos han perdido toda forma y se están disolviendo en un juego de vibraciones es característico. El efecto puede ser la transportación instantánea hacia otro universo en un viaje sin tiempo… La DMT es muy interesante y extremadamente intensa, pero no necesariamente placentera. (2)

Terence McKenna, a quien se reconoce como un experto en el tema de esta droga tan peculiar, hizo la siguiente recapitulación:

Creo que la DMT es la droga más intensa que puede haber; no quiero estar nunca más viajado [loaded]. No creo que nadie pueda estar más viajado que eso y regresar… Cuando la fumas, la subida es muy rápida. 30-45 segundos… Hay un sonido como un pedazo de celofán siendo arrugado y arrojado… Y entonces hay una "ruptura completa del plano mundano" [risas]… Y caes en ese espacio alucinogénico, y ves la lenta rotación de una cosa roja y naranja que, a través de los años, hemos llamado, "El Crisantemo".

Y esto representa alguna clase de estado de desequilibrio en las sinapsis. Lo que está pasando mientras miras ese crisantemo es que millones y luego miles de millones de moléculas de DMT están alcanzando los sitios de unión de la serotonina en la llave sináptica y están desviando la serotinina y cambiando el giro y el patrón de resonancia del electrón en estas conjunciones neuronales hacia "otra" dirección.

Y esto toma 30 o 40 segundos… Cuando irrumpes en este espacio hay varias impresiones simultáneas: antes que nada (y no sé por qué) tienes la impresión de estar bajo tierra -lejos bajo tierra- no puedes decir por qué pero hay una sensación de un inmenso peso sobre ti, pero tú estas en un espacio grande, en un domo voluminoso. La gente lo llama "el domo de la DMT", la gente me pregunta, "¿Has estado bajo el domo?" y sé exactamente a qué se refieren.

Así es que caes en este espacio. Es ligero, está suavemente iluminado por alguna clase de luz indirecta que no puedes localizar. Pero lo que es asombroso e inmediatamente impactante es que en este lugar hay entidades… yo les llamo "Tykes" porque para mi tyke significa niño pequeño… Hay muchas de estas cosas, están enfrascadas en alguna clase actividad lingüística, para la que no tenemos palabras, pero es lenguaje visible. Están haciendo un lenguaje visible. Cuando tú irrumpes en este espacio, ¡ellos se emocionan! La primera cosa que oyes cuando pasas es ese "hhhyeaaaaaayyy" - ¿conoces la canción de Pink Floyd 'The gnomes have learned a new way to say hoo-ray'? - Esto tiene que ser de lo que esto cuates estaban hablando… [risas] Irrumpes en ese espacio, los gnomos dicen hoo-ray! Y vienen corriendo y lo que pasa luego y… la gente pregunta "¿Hay algún riesgo con la DMT?"… La respuesta es: sí, es tremendamente peligrosa; el peligro es la posibilidad de muerte por asombro [risas]… lo más raro de la DMT es que no afecta lo que ordinariamente llamamos la mente. A la parte que llamas "tú", nada le pasa. Estás tal como eras antes, pero el mundo ha sido radicalmente reemplazado -100% - todo se ha ido, y tú estás sentado allí, y estás pensando, "Jesús, un minuto antes estaba en una habitación con algunas personas… y ahora ¿qué pasó? ¿es la droga?… Y mientras tanto, estas cosas están diciendo: "No te dejes llevar por el asombro. Controla tu azoro", en otras palabras, están tratando de aterrizarte. Ellos dicen, "No te quedes en esa tontería, pon atención; pon atención. PON ATENCIÓN a lo que estamos haciendo." "OK, qué están haciendo? [risas] Dicen, "Esto es lo que estamos haciendo", y entonces proceden a cantar objetos dándoles existencia [sing objects into existence]… Les llevé esta cosa a los tibetanos y me dijeron "esta es la iluminación menor, la iluminación más baja del Bardo. No puedes adentrarte más en el Bardo y regresar. Esto te lleva tan lejos como puedes ir." Cuando se la di a los chamanes en el Amazonas, ellos dijeron: "Es fuerte, estos son los ancestros. Estos son los espíritus con los que trabajamos. Estas son las almas de los ancestros. Nosotros conocemos este lugar." (9)

A los pocos minutos de haber sido fumada, la DMT provoca dilatación de pupilas, aumento del ritmo cardiaco y la presión sanguínea. No hay reportes sobre los efectos fisiológicos de su uso prolongado.

Potencial de dependencia

En experimentos con ratas, la tolerancia sólo se alcanzó con inyecciones aplicadas cada dos horas durante tres semanas. No se ha registrado ningún caso de dependencia física o psicológica.

 

¿QuÉ hacer en caso de emergencia?

La emergencia más común es un mal viaje, pero como el efecto de esta droga es tan corto, no vale la pena administrar ninguna otra droga, es mejor tratar de infundirle calma al sujeto mientras pasa.

 

HECHOS INTERESANTES

Régimen legal actual

La DMT es una sustancia prohibida que pertenece a la Lista I.

 

La tintura psicoactiva de las alfombras voladoras

En el medio Oriente hay un árbol (Syrian rue) cuyas semillas contienen DMT y harmalina. Durante siglos estas semillas han sido usadas para preparar una tintura roja con la que se colorean las alfombras persas. Se ha dicho que las propiedades alucinógenas de la tintura pueden ser responsables de las leyendas de las alfombras voladoras. Hay quienes aseguran incluso que la tinta roja es parte de un brebaje consumido por ciertos artesanos cuyas alfombras contienen patrones que son en realidad mapas de mundos alternos… (2)

 

Los polvos esnifados del Caribe y el Amazonas

En la fértil amazonía hay tribus que utilizan ancestralmente polvos esnifados hechos con plantas que contienen DMT como la Anandatera peregrina del yopo y la vilca o con Virola theidora, V. rufula o V. colophylla como la epená, cahoba, paricá y nyakawana que se utilizan en Brazil; o el yato y yakee de Colombia.

En algunas de estas culturas el uso está restringido a los herederos tribales y a los chamanes para ayudarse en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. En otras, su uso es bastante generalizado aunque normalmente está restringiodo a la población de los hombres adultos. (16)

Durante el segundo viaje de Colón a América entre 1493 y 1496, él mismo comentó que había observado a los "reyes" de los indios Taíno de la isla "La española" esnifar, un polvo con el cual "perdían la conciencia y se ponían como borrachos", el cual más tarde se identificó como cahoba (13).

Humbold por su parte, fue el primer Eurpopeo que reportó el uso del yopo en 1801 cuando visitó a los indios Mapure del Orinoco. Cincuenta años después el boténico Richard Spruce hizo el primer reporte científico acerca del uso del yopo entre los indios Guahibo tembién del Orinoco. (13)

En Perú y Bolivia se ha reportado también el uso de un polvo esnifado llamado vilca o huilca que usaban los chamanes Incas en el siglo XVI según Shultes y Hofmann. (15) Shultes también identificó los componentes de los principales paricá que es el nombre genérico que se utiliza para los polvos esnifados en varios pueblos indígeneas del Amazonas hechos con plantas de la variedades de Virola.

 

 

La DMT está en todas partes

Alexander Shulguin asegura que son tantas las fuentes de DMT en el reino vegetal e incluso en el animal, que nadie puede escribir una guía completa en este campo. Este químico resalta la importancia de este psicoactivo asegurando que:

En cierto sentido, la DMT es al mundo de los psiquedélicos indólicos lo que la mezcalina es al mundo de los psiquedélicos feniletilamínicos, es el punto de partida de nuestras clasificaciones y de nuestro entendimiento de los psiquedélicos, y a partir de ella evoluciona nuestro entendimiento de la relación entre estructura y actividad. (16)

 

Shulguin afirma que a donde quiera que poses la vista vas a encontrar algo que contenga DMT: una flor, un árbol, una hierba, una rana, una esponja marina del Caribe, etc. Y nos dirige al Pharmacoteon de Ott para encontrar una lista completa de las plantas que la contienen.

 

Las múltiples plantas que contienen DMT

En su clásico Pharmacoteon, y también en su Ayahuasca analogues, Jonathan Ott enumera extensivamente las diversas plantas en las que ha sido reportada la presencia de DMT, comenzando por las variedades de Andatera y las de Virola. En el primer libro también nos cuenta la historia del descubrimiento de los efectos psicoactivos de la DMT por parte de Stephen Szára y sus "valientes amigos" que fueron los primeros voluntarios en experimentar con sales de hidrocloruro de DMT pura en 1956. Y lo que siguió a continuación: que en 1961 el escritor estadounidense William Burroughs comenzó a experimentar con DMT hasta que un malviaje provocado por una sobredosis le hizo concluirlos y dar una voz de alarma contra la droga. A pesar de lo cual Timothy Leary y Ralph Metzner lainvestigaron durante su estancia en Harvard.

Metzner reportó que era similar a la mezcalina pero con un efecto de mucho menor duración y Leary declaró con entusiasmo que "este maravilloso alcaloide", en 25 minutos "te sorprende llevándote a través de la danza energética, el proceso cósmico, a la más alta velocidad psiquedélica". (13)

Dice Ott que la DMT nunca se ha distribuido masivamente, aunque siempre ha estado disponible en pequeñas cantidades para la élite de la "escena" de las drogas enteogénicas, sobre todo a finales de los ochente y principios de los noventa.

 

 

La conexión entre drogas y evolución según Terence McKenna

Intenso experimentador de los efectos de la DMT McKenna asegura que esta droga:

es un pseudotransmisor, que cuando se aspira, permite que uno vea los sonidos, que uno pueda usar la voz para producir, no composiciones musicales, sino composiciones pictóricas y visuales. Esto, en mi lógica, indica que estamos en la cúspide de alguna clase de transición evolutiva en el área de la formación del lenguaje, estamos yendo del lenguaje escuchado, al lenguaje visto, a través de un cambio en el proceso interior. El lenguaje aún estará hecho de sonido, pero será procesado en función de la impresión visual. De hecho esto ya lo están haciendo los chamanes en el Amazonas. Las canciones que cantan suenan como lo hacen para provocar cierto tipo de imágenes visuales. No son composiciones musicales como estamos acostumbrados a pensar en ellas. Son arte pictórico creado por señales auditivas. (9)

Desde la perspectiva de McKena, autor del libro El manjar de los Dioses, existe una relación simbiótica entre los humanos y las plantas psicoactivas que conlleva beneficios para ambas partes: "Lo que nosotros estamos obteniendo es información de otro nivel espiritual, en otras palabras, ellas nos están dando su punto de vista. Lo que nosotros les damos a ellas es cuidado, alimentación, propagación y supervivencia para que ellas continúen dándonos su alto nivel dimensional." (9)

McKenna no es el único investigador que ha encontrado nexos entre ciertos psicoactivos y el proceso natural de evolución.

Según Albert Hofmann, la realidad es un transmisor cósmico y el individuo es un receptor planetario, por tanto, si se altera la conciencia del individuo a través de ciertas drogas, emergerá una realidad distinta sin que esta alteración en el receptor haya deformado al transmisor. De aquí concluye que la realidad no es fija, sino momentánea, "y cada individuo es un creador que debe reinventar de nuevo su propio mundo." Lo que se ha perdido entre los hombres, explica, es la experiencia de la unidad esencial debido a que la relación con la naturaleza no se ha dado en estos términos, sino en una óptica judeo-cristiano de dominación-sometimiento que promueve: "haz de la tierra tu sierva". (11)

Mientras la prohibición no se acate, mientras no lleguen a extinguirse las plantas que los prohibicionistas han excluido del plan global de preservación ecológica ya que en su opinión merecen ser exterminadas de la faz de la Tierra, mientras el desacato de la prohibición no acabe verdaderamente con la posibilidad de experimentar y no oscurezca la mentalidad de los experimentadores, habrá investigadores como Albert Hofmann y Terence McKenna que puedan dedicar su vida a la exploración de los vínculos entre las drogas enteogénicas y la evolución humana.

 

La gran investigación de Strassman sobre la DMT

Este maravilloso libro me lo encontré en una smartshop de Ámsterdam (que por cierto se llama Kokopelli y está genial). La portada la hizo el famoso pintor Alex Grey inspirado en sus propias experiencias con DMT. Sus páginas contienen un relato pormenorizado de las investigaciones que llevó a cabo un médico estadounidense, Rick Strassman, quien se tomó la molestia de sacar todos los permisos oficiales pertinentes y de seguir con rigurosidad los protocolos de investigación también oficiales.

Su estudio fue de dosis-respuesta, para caracterizar las respuestas físicas y psicológicas con distintas dosis de DMT. Buscó sujetos experimentales que tuvieran una "vida estable" y experiencia previa con la DMT o con otros psicoactivos. Cada uno recibió en 5 distintos días una dosis de placebo y 4 de DMT (una alta de 0.4 mg/kg, una baja 0.05 mg/kg y dos medias) inyectadas aleatoreamente a "doble ciego" (ni el sujeto experimental ni el investigador saben cuál será el orden).

Gracias a este experimento Strassman terminó "quemado", a disgusto con sus propios resultados y a la vez muy asombrado.

Quedó "quemado" por haber hecho esta serie de experimentaciones debido, a los engorrosos trámites que cuenta pormenorizadamente en un largo y agónico capítulo que vale la pena saltarse por completo (a menos que pretendas hacer una investigación con drogas ilegales en Estados Unidos) y por los problemas posteriores que tuvo con su equipo y la universidad que lo financiaba. Pero más que nada, terminó a disgusto con sus propios resultados porque en el fondo él quería explorar la utilidad terapéutica de la DMT, lo cual, debido a los protocolos tan limitados en los que tuvo que trabajar para poder conseguir los permisos, no pudo hacer.

No obstante, Strassman se declara asombrado porque la mayoría de sus sujetos experimentales sufrieron transformaciones importantes a partir de los breves minutos en que les duró el efecto de la DMT cuando lo que les inyectaba eran dosis medias o altas. Lo cual le hizo considerar que la DMT posibilita "el acceso de nuestra conciencia a las visiones, pensamientos y emociones más asombrosos e inesperados, abriendo las puertas hacia mundos más allá de nuestra imaginación" (19) De hecho este doctor estadounidense se atrevió a llamar a la DMT una "molécula espiritual". Estas son sus propias consideraciones:

Una molécula espiritual necesita elicitar, con razonable confiabilidad, ciertos estados psicológicos que consideramos "espirituales". Los cuales se componen de sentimientos de extraordinaria alegría, ausencia de tiempo, y una certeza de qie lo que estamos experimentando es "más real que lo real". Esta substancia puede conducirnos a la aceptación de la coexistencia de los opuestos, como la vida y la muerte, el bien y el mal; a un conocimiento de que la vida continúa más allá de la muerte; a un profundo entendimiento de la unidad básica de todo fenómeno; y a un sentimiento de que la sabiduría o el amor permean toda la existencia. (19)

Strassman le atribuye incluso inteligencia y discernimiento a la DMT, ya que según afirma: "La DMT, como una verdadera molécula espiritual, le dio a nuestros voluntarios el viaje que ellos necesitaban, y no el que ellos querían tener (...) La DMT tenía su propia agenda". Con base en ello, clasificó la experiencia subjetiva de sus voluntarios en 3 categorías: personal, transpersonal e invisible.

Sanación psicológica con DMT

El primer tipo, personal, se refiere a experiencias en que las personas tuvieron acceso a su propios procesos físicos y mentales mediante imágenes altamente simbólicas, parecidas a sueños. Strassman asegura que algunos de los sujetos resolvieron difíciles problemas personales durante las sesiones y se sintion mejor. Desde su perspectiva, entraba en marcha el proceso básico de terapia: "pensar, reflexionar, sentir, conectar emociones con ideas" ya que si bien enfrentar sentimientos dolorosos es difícil, "la DMT puede facilitar la confrontación de esos sentimientos". Respecto a la conexión cuerpo emociones, dice que notó que "las náuses en estados alterados de conciencia a menudo son una forma en que el cuerpo nos distrae de la ansiedad y la tristeza... es más fácil sentirse enfermo que triste." (19)

Experiencais místicas con DMT

La segunda categoría, la transpersonal engloba las experiencias cercanas a la muerte o de contenido espiritual, donde los sujetos experimentaron una "completa y radical" separación de entre su conciencia y sus cuerpos; tuvieron experiencias de muerte y resurrección o directamente, experiencias místicas, como ésta de Cleo:

Había un movimiento de color. Los colores eran palabras. Escuché lo que los colores me estaban diciendo. Yo estaba tratando de ver hacia afuera, pero ellos estaban diciendo, "Ve hacia adentro" Estaba buscando a Dios afuera. Ellos dijeron, "Dios está en cada célula de tu cuerpo". Y lo estaba sintiendo, totalmente abierta e llo, y seguí abriéndome más y simplemente lo tomé dentro. Los colores seguían diciéndome cosas que no sólo podía oir, sino sentir en mis células. Digo "sentir" pero era como ningún otro "sentir", más como un conocimeinto de lo que estaba pasando en mis células. Que Dios está en todos y que todos estamos conectados, y que Dios baila en cada célula de vida, y que cada célula de vida baila con Dios. (...) Estoy cambiada. Nunca seré la misma. Simplemente decir esto reduce la experiencia. No creo que nadie que oiga o lea esto pueda realmente tener un atisbo de lo que sentí, realmente no lo puede entender profunda y completamente. La euforia sigue hasta la eternidad. Y yo soy parte de esa eternidad. (19)

Como la mayoría de este tipo de experiencias se daban sólo con las dosis altas de DMT, los sujetos experimentales empezaron a hacer bromas y a decir: "Puedes seguir siendo ateo hasta que pruebas una dosis 0,4 de DMT"

Sin embargo, algunas personas, pocas, tuvieron "malos viajes", por ejemplo un chico se encontró siendo violado por dos cocodrilos, lo cual le austó muchísimo. Sobre esto dice Strassman: "Lo que hizo que los efectos fueran adversos, no fue la experiencia en sí misma, sino la reacción de los voluntarios hacia ella. (...) tratar de pelear contra sentimientos dolorosos o atemorizantes, hace que una mala situación empeore." A pesar de haber dicho esto, como los malos viajes no se pueden prevenir, Strassman concluye que "la molécula espiritual no siempre nos lleva al amor y a la luz. También puede abrirte los ojos a realidades aterradoras, y marcarnos con esas experiencias como lo hace con las beatíficas. La DMT es una droga potencialmente peligrosa. Por esa razón, tenemos que pensar mucho antes de usarla en nosotros mismos y en otros." (19)

Abducciones extraterrestres a través de la DMT

Por último tenemos la tercera categoría de experiencias con este psicoactivo, que Strassman llamó invisibles a falta de un mejor calificativo, porque los sujetos experimentales describieron viajes a realidades tan creíbles como ésta realidad material, donde tuvieron encuentros y a veces conversaciones con inteligencias propias de esos planos de existencia.

Para describirlas, los sujetos experimentales usaron expresiones como "entidades", "seres", "alienígenas" y "aliados". A Strassman le asombraron mucho las coincidencias de los numerosos relatos de estas personas que no tuvieron oportunidad de hablar entre sí y ponerse de a cuerdo, y sin embargo, sus descripciones eran tan similares que no había duda de que habían "llegado" al mismo lugar a través de la DMT. Algunos de los encuentros fueron amistosos y otros produjeron miedo a quienes los tuvieron. Por ejemplo, esta es la experiencia de Sara con una dosis alta de DMT:

Rápidamente pasé "al otro lado". Estaba en un vacío oscuro. De pronto, aparecieron unos seres. Estaban encubiertos, como siluetas. Estaban felices de verme. Me indicaron que habían tenido contacto conmigo como individuo, antes. Parecían estar muy complacidos de que hubiéramos descubierto esta tecnología. Me sentí como una buscadora espiritual que, habiendo ido demasiado lejos, en lugar de encontrar el mundo del espíritu, terminé en otro planeta.

Ellos querían aprender más acerca de nuestros cuerpos físicos. (...) Me dijeron que había muchas cosas que ellos podrían compartir con nosotros cuando aprendiéramos cómo extender más este contacto. (...) Estaban interesados en las emociones y los sentimientos. Yo les dije: "Tenemos algo que darles: espiritualidad". Me refería en realidad al Amor. Traté de imaginar cómo hacer eso. Sentí una tremenda energía de un rosa brillante con bordes blancos, como un puente. Dejé que esta energía pasara de mí hacia ellos y dije: "Miren, lo hice para ustedes, tómenlo". Estaban agradecidos. Se me acabó el efecto de la DMT, perdí altitud, tuve que regresar. (...)

Pensaba que la única manera de contactarlos era con luces brillantes y platillos voladores en el espacio exterior. Nunca se me ocurrió que realmente podríamos encontrarlos en nuestro propio espacio interior. Yo pensaba que las únicas cosas que podríamos encontrar allí dentro eran nuestra propia esfera de arquetipos y mitología. Esperaba encontrar guías espirituales y ángeles, no formas de vida alienígenas. (19)

Debido a varios relatos parecidos a éste, Strassman confiesa:

No estaba ni intelectual ni emocionalmente preparado para la frecuencia con la que el contacto con seres ocurrió en nuestros estudios (...) También resultaron sorprendentes los temas comunes que estos seres estaban efectuando con nuestros voluntarios: manipulando, comunicando, enseñando, ayudando, cuestionando. (...)

El sonido y la vibración precedían un explosivo cambio hacia los reinos "alienígenas". Los voluntarios se encontraban a sí mismos en camas, en bahías de aterrizaje, en ambientes de investigación o en habitaciones de alta tecnología. Los seres altamente inteligentes de este "otro" mundo estaban interesados en el sujeto, parecían estar listos, esperando su llegada y no perdían tiempo en "ponerse a trabajar". A veces había un ser en particular a cargo, dirigiendo a los otros. Los voluntarios frecuentemente hacían comentarios acerca de la cualidad emocional de sus relaciones: amorosos, atentos o profesionalmente desapegados.

Sus "trabajos" parecían consistir en probar, examinar e incluso modificar las mentes y cuerpos de los voluntarios. También se comunicaban con los voluntarios, intentando obtener información a través de gestos, telepatía o imágenes visuales. El propósito del contacto era incierto, pero varios sujetos experimentaron una intención benévola de parte de estos seres para mejorarlos a ellos como individuos o como raza. (19)

Este capítulo de la investigación de Strassman me hizo recordar un libro de Ediciones Obelisco, El prisma de Lyra, que cuenta la historia de los humanoides de Zeta Retículi, un planeta lejano, cuyos habitantes dicen estar en otra dimensión y visitar a ciertos humanos durante el tiempo de sus sueños o en abducciones que sólo "parecen" forzadas, porque, según ellos, en otro nivel que ahora no recordamos concientemente, el nivel del alma, esas personas se han prestado a trabajar con ellos para mejorar su raza y la nuestra creando una raza híbrida... En fin, todo esto ha llevado al Dr. Strassman a concluir que: "la experiencia de abducción extraterrestre se hace posible a través de excesivos niveles de DMT en el cerebro" y que:

La DMT, de forma regular, repetida y confiable provee acceso a "otros" canales. Los otros planos de existencia siempre están allí, ¡transmitiendo todo el tiempo! Pero no podemos percibirlos porque no estamos diseñados para hacer eso, nuestro cableado f´sisico nos mantiene sintonizados en el Canal Normal. Sólo toma un segundo o dos -los pocos latidos que la mólecula espiritual requiere para llegar al cerebro- cambiar de canal, para abrir nuestra mente a otros planos de existencia. . (19)

 

 

MI EXPERIENCIA PERSONAL

Con la DMT mi experiencia se reduce a la ingestión oral en preparados de ayahuasca (para más información, ir a Mis experiencias con la abuela ayahuasca).

 

 

 

FUENTES DE CONSULTA ACERCA DE LA DMT

1. Brailowski, Simón: Las sustancias de los sueños: neuropsicofarmacología, FCE-CONACYT, Méx. 1995

2. Brau, Jean Luis: Historia de las drogas, Bruguera, España, 1973.

3. Escohotado, Antonio: Historia General de las Drogas, (tres tomos), Alianza, España, 1995.

4. Fericgla, José María, et all: Plantas, chamanismo y estados de conciencia, Col. Cogniciones, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona, 1995.

5. Goodman, Alfred et all: Goodman y Gilman. Las bases farmacológicas de la terapéutica, 8va. edición, Panamericana, Argentina, 1991.

6. Heffern, Richard: Secrets of the mind-altering plants of Mexico, Piramid Books, USA, 1974.

7. McClean, Rebecca: The High Times interview with Terence McKenna, Internet.

8. McKenna, Terence: "Otra reflexión sobre las drogas", en Drogas la prohibición inútil, Milenio, México, 1995.

9. McKenna, Terence: "Time and mind", en Internet: http://www.lycaeum.org/drugs/other/mackenna

10. McKenna, Terence: El manjar de los dioses, Paidós, Barcelona, 1993.

11. Neitzke, Angelika: "Entrevista con Albert Hofmann", Revista Monográfica El idiota, No. 1, Barcelona, 2000.

12. Ott, Jonathan: Ayahuasca analogues, Natural Products Co., USA, 1994.

13. Ott, Jonathan: Pharmacoteon, Natural Products Co., USA, 1996. (Traducido recientemente por La Liebre de Marzo).

14. Roquet, Salvador y Pierre Favreau: Los alucinógenos: de la concepción indígena a una nueva psicoterapia, Prisma, México, 1981.

15. Schultes, Richard E. y Hofmann, Albert: Plantas de los dioses. Orígenes del uso de los alucinógenos, FCE, México, 1993..

16. Shulgin; Alexander & Ann: TIHKAL, Transform Press, USA, 1997. En Internet: http://Hyperreal.com/drugs/tihkal/

17. The Lyceaum, Drug Achives, (Internet http://www.lycaeum.org/drugs/dmt)

18. Weil, Andrew & Winifred Rosen: Del café a la morfina, Integral, Barcelona, 1993.

19. Strassman, Rick: DMT, The Spirit Molecule, Park Street Press, USA, 2001.

 

Ir a la siguiente página: ololiuqui
Regresar a la página anterior: LSD
Regresar a: Plantas y alcaloides visionarios