MDMA (éxtasis)

 

PRIMERA PARTE:
Datos generales
/
Origen / Denominaciones / Química / Identificación / Composición / Formas de adulteración / Farmacología / Mecanismos de acción y formas de empleo / Usos terapéuticos / Dosificación / Efectos fisiológicos y psicológicos / Potencial de dependencia /
¿Qué hacer en caso de emergencia?

Hechos interesantes / Régimen legal actual
/ Recomendaciones para consumir éxtasis /
Las aventuras de los Shulguin / La clasificación respecto a la peligrosidad de las drogas depende de las preocupaciones de la DEA y de los intereses de los monopolios farmacéuticos / La adulteración y otros problemas derivados de la falta de controles sanitarios / Las muertes atribuidas al éxtasis en España / Raves con éxtasis / La mística rave: trance, ambient y éxtasis / La situación básica y el sentido del ritual significante, una advertencia del psicólogo Richard Yensen / Algunas recomendaciones para consumir éxtasis que circulan por Internet / El punto de vista de las autoridades / Los Intensivos de Ann Shulguin y Audrey Fenn Redman con MDMA / Los efectos del MDMA en el campo energético humano / Las declaraciones de Alexander Shulguin ante las cortes españolas / Los efectos de las drogas sintéticas en el sistema de chakras
Mi experiencia personal
Fuentes de consulta

 
 

DATOS GENERALES

Origen

En 1912 la compañía Merck aisló accidentalmente la MDMA (3,4-metilendioximetanfeta-mina), Al no encontrarle un aplicación médica concreta, los laboratorios abandonaron su investigación. Entre 1953 y 1954 el ejército estadounidense retomó las investigaciones. Aunque los primeros datos biológicos sobre las mismas se publicaron hasta 1973, no fue sino hasta la década de los 80, cuando personajes como el químico estadounidense Alexander Shulguin, la trajeron de nuevo a la luz pública. Según sus propias palabras: "Rescaté esta sustancia por sugerencia de un amigo. La probé y escribí mucho sobre ella en las revistas médicas. Descubrí que tenía notables beneficios terapéuticos. En su momento representó la aparición de una nueva familia de agentes que permiten al individuo expresar y experimentar contenidos afectivos reprimidos por las barreras culturales." (15) El MDMA alcanzó gran popularidad entre la cultura underground californiana y entre la clientela de los clubes nocturnos. Los vendedores, en una acción de marketing, la rebautizaron con el nombre de éxtasis. En 1985, el gobierno estadounidense declaró esta sustancia ilegal a pesar de que numerosos científicos argumentamos sobre sus propiedades para hacer aflorar pensamientos y recuerdos reprimidos.

Denominaciones

Hoy conocida en todo el mundo como XTC o éxtasis, la MDMA también se vende bajo las siguientes denominaciones: En Estados Unidos: E, Euphoria o Adam; en México: Tacha; en España: Delfín, Pasti, Pajarito, Sol, Tulipán, Estrella.

 

QUÍMICA

Identificación

En el mercado negro se comercializa en cápsulas y pastillas que pueden ser de cualquier forma, tamaño y color, y pueden tener distintos grabados.

 

Composición

Sus precursores vegetales son los aceites volátiles contenidos en la nuez moscada y en las semillas de cálamo, azafrán, perejil, enelfo y vainilla. Tratando safrol, un ingrediente del azafrán, con amoniaco se obtiene la MDA, a partir de ella, se produce la MDMA, "sólo les diferencia la adición de un grupo de metilo". (4)

 

Formas de adulteración

En España, según informes recientes del Instituto Nacional de Toxicología (INT), la cantidad del principio activo presente en las muestras incautadas  (pastillas o cápsulas de aproximadamente 300 mg) oscila entre  90 y 166 mg. Regularmente se adultera con benzodiacepinas como piracetam; también con buprenorfina, dextropropoxifeno, resina de Cannabis sativa, metilfenidato, fenmetrazina, cafeína. Asimismo, es común que se hagan pasar por éxtasis otras sustancias similares como es el caso de la MDEA y MBDB, anfetaminas, compuestos bastantes diferentes como el DOB o sustancias prácticamente inactivas como la PMA o la PMMA.

 

FARMACOLOGÍA
Mecanismo de acción y formas de empleo

El modo más común de ingerirla es por vía oral. Cuando se presenta en forma de píldoras, su absorción es más rápida y completa si ésta se coloca debajo de la lengua; en el caso de las cápsulas, regularmente se disuelven en jugos o aguas de frutas. Un modo alternativo de tomarla es a través de la aspiración, en cuyo caso produce un efecto más inmediato aunque su duración se reduce. Los efectos comienzan a notarse entre los 20 y los 60 minutos posteriores a la ingestión, su acción máxima se presenta entre una y dos horas después; tras lo cual disminuye progresivamente hasta desaparecer entre las cuatro y las seis horas. Al llegar al cerebro, la MDMA provoca la liberación de dopamina y noradrenalina. Estimula el Sistema Nervioso Central provocando alteraciones en la esfera emocional.

Usos terapéuticos

Al estar clasificada como un entactógeno (generador de contacto intersubjetivo a niveles profundos), varios psicólogos y psiquiatras la incluyeron en sus terapias reportando excelentes resultados hasta antes de su prohibición. Ann Shulgin, investigadora de sustancias psicoactivas, asegura que es una herramienta extraordinaria para descubrir recuerdos reprimidos. El Dr. Grinspoon, profesor de psiquiatría en Harvard, dice que ayuda a la gente a ponerse en relación con sentimientos habitualmente no disponibles. El Dr. Ingrici, profesor de Cambridge que usó la droga con más de 500 pacientes, la considera muy útil para curar miedos. El psiquiatra G. Greer, definió la terapia con esta droga como un modo de explorar sentimientos sin alterar percepciones, sugiriendo que incrementa la propia estima y facilita una comunicación más directa entre personas reunidas por algún vínculo, por lo que uno de sus mejores campos de acción está en el de parejas que se quieren conocer a sí mismas para desarrollar su personalidad. Por último, un grupo de psicólogos californianos publicó un manifiesto donde se afirma que tiene el increíble poder de lograr que las personas confíen unas en otras. (6)

Dosificación

Las dosis bajas están entre los 50 y 75 mg; las medias entre 125 y 160 mg; las altas entre 180 y 200 mg; y las letales sobrepasan el medio gramo.

Efectos psicológicos y fisiológicos

Inicialmente se experimenta una sensación de euforia y bienestar, aunque un pequeño porcentaje de personas presentan turbación, ansiedad o tensión. No se sabe con certeza si este efecto proviene de la propia MDMA o de algún adulterante, lo más probable es que sea esto último, pues los pocos estudios clínicos que se han realizado utilizando MDMA pura no reportan nada al respecto.

Después de 15 o 30 minutos el ímpetu se reduce, varios consumidores consideran que ésta es la etapa "más rica" de la experiencia pues suele relacionarse con la contemplación, la meditación y las experiencias empáticas. Los sentidos que más se potencian son el tacto y el oído.

A continuación reproduzco tres de las bitácoras de éxtasis que encontré en internet pertenecientes al arsenal de reportes de los investigadores Alex y Ann Shulgin porque me parece muy interesante comparar cómo es que una misma sustancia puede provocar tres experiencias tan distintas, dos de ellas utilizando incluso la misma dosis:

(Con 100 mg) "La MDMA me intrigaba porque a todos los que la habían usado y les pregunté: '¿Qué se siente?' respondieron igual: 'No sé.' '¿Qué pasó?' 'Nada.' Y ahora entiendo esas respuestas. Yo también pienso que no pasó nada. Pero algo parecía haber cambiado. Antes de que la 'ventana' se abriera completamente, tuve algunos efectos somáticos. Una sensación hormigueante en los dedos y en la sien -una sensación placentera, no distractiva. De cualquier manera, justo después de eso hubo una ligera náusea y mareo un poco similar a demasiado alcohol. Todos esos detalles desaparecieron cuando caminé hacia afuera. Mi estado de ánimo era ligero, feliz, pero con una convicción remarcada de que algo significativo estaba a punto de ocurrir. Hubo un cambio en ambas perspectivas, en el campo visual cercano y en la distancia. Mi visión usualmente pobre se afinó. Vi detalles a distancia que normalmente no puedo ver. Después de que la cresta de la experiencia pasó, mi estado era de profunda relajación. Sentí que podía hablar sobre temas profundos o personales con especial claridad, y experimenté algunas de las sensaciones que uno tiene después de un segundo martini..."

(Con 120 mg) "Me siento absolutamente limpio por dentro, y no hay nada más que euforia pura. Nunca me he sentido tan bien, ni había pensado que esto fuese posible. La pureza, la claridad y el maravilloso sentimiento de sólida fortaleza interior continuaron durante el resto del día, y de la noche, y durante el día siguiente. Estoy conmovido por la profundidad de la experiencia... Todo el día siguiente me sentí como 'un ciudadano del universo' más que un ciudadano del planeta, completamente desconectado del tiempo y flotando fácilmente de una actividad a la próxima."

(Con 120 mg) "Conforme el material me hizo efecto sentí que estaba siendo envuelto, y mi atención debía ser dirigida a ello. Me asusté mucho, y mi cara se sentía fría y ceniza. Sentí que quería regresar, pero sabía que no había regreso. Después el miedo comenzó a abandonarme, y me aventuré a efectuar algunos pasos de bebé, como dando los primeros pasos después de haber renacido. La leña es tan bonita, es casi toda la alegría y la belleza que puedo soportar. Me temo que si volteo y miro las montañas, estaré sobrecogido de miedo. Pero miro, y estoy asombrado. Todo el mundo debería llegar a experimentar la profundidad de un estado como este. Me siento totalmente en paz. He vivido toda mi vida para llegar aquí, y siento que he llegado a casa. Estoy completo." (16)

Según reporta el equipo de investigadores dirigido por el Dr. Jordi Camí, "no se observaron reacciones adversas clínicamente relevantes" durante el transcurso de su estudio farmacológico de la MDMA. Reportaron que "produjo un aumento considerable de la frecuencia cardíaca (taquicardia), un incremento en la presión arterial y una dilatación pupilar considerable (midirasis)". En dosis altas encontraron también un deterioro en el tiempo de reacción, un aumento en la tensión de la musculatura extraocular (esoforia), así como "aumentos discretos en las sensaciones de sedación, de confusión y de borrachera". (3) Según otros reportes consignados por Capdeville, seis horas después la presión disminuye a niveles menores que los previos a la ingestión. (4)

Algunas personas pueden experimentar náuseas, contracción en las mandíbulas o dolor de cabeza pasajero. Al día siguiente suele presentarse una especie de reminiscencia del efecto mucho más leve que puede manifestarse como fatiga y falta de apetito.

En Inglaterra, tras reportarse cinco muertes atribuidas al uso del éxtasis, las autoridades comenzaron a exigir que los sitios de reunión en los que se consumía la droga, tuviesen a disposición de los clientes suficiente agua y un cuarto especial con bajas temperaturas (chill-out-room), ya que dichas muertes presentaban un patrón común; de acuerdo al citado Capdeville:

"los sujetos se hallaban en fiestas multitudinarias y lugares cerrados, donde la ingestión de MDMA, la sostenida actividad física, la alta temperatura ambiental y la falta de líquido debieron alterar su mecanismo termorregulador (hipertemia)." (4)

Lo que más sorprendió a los investigadores fue que las víctimas, cuya temperatura interna pudo llegar a los 42 o 43 grados, no intentaron enfriarse. El Dr. J. A. Henry compara el hecho de bailar en un rave durante cuatro horas y el ejercicio que implica correr en un maratón. A su parecer esas muertes se pudieron haber evitado si la gente hubiera tomado suficiente cantidad de agua para hidratarse y bajar su temperatura corporal. (4)

El consumo en dosis abundantes durante periodos prolongados puede inducir la aparición de problemas físicos como anorexia, visión borrosa y deficiencia en la coordinación motora. Respecto a los efectos de su uso reiterado sobre el Sistema Nervioso Central y órganos internos aún no hay información contundente, sin embargo, experimentos recientes sugieren que puede alterar los niveles normales de serotonina en el cerebro de ratas y monos. Esta hipótesis concuerda con los informes del Dr. Schifano respecto a un paciente que tras el consumo durante cuatro años y medio de una dosis media de 200 mg de éxtasis en aproximadamente 150 ocasiones, desarrolló una psicosis atípica crónica "con alucinaciones hipnagógicas, inversión del ciclo sueño-vigilia, pérdida del apetito y antojo por determinados alimentos, disminución de la actividad sexual, agresividad, ilusiones paranoides, ansiedad y delirios de cambios corporales". (1) Dado lo cual Schifano postura una posible relación teórica entre daño serotoninérgico y el cuadro psiquiátrico descrito.

Potencial de dependencia

No hay indicios de que la MDMA provoque adicción física; sin embargo es muy probable que algunas personas puedan llegar a adquirir dependencia psicológica a esta sustancia debido a sus efectos subjetivos. La tolerancia aumenta ante administraciones consecutivas. De manera general, se acepta que la frecuencia máxima con que es posible consumir esta droga sin que disminuyan sus efectos es de una semana. En cualquier caso, la tolerancia es menos marcada que la de anfetaminas, tranquilizantes o somníferos.

¿QuÉ hacer en caso de emergencia?

Si la temperatura del consumidor es muy elevada, es necesario bajarla saliendo a la intemperie o aplicando compresas frías en caso de ser necesario. Se recomienda beber bastante agua fría. Una sobredosis muy aguda puede producir convulsiones, arritmia, hemorragias cerebrales secundarias, rigidez muscular e hipertemia por lo que debe considerarse como emergencia médica. Se ha comprobado que la cloroprozamina, antagoniza las acciones tóxicas provocando un rápido retorno a los parámetros físicos normales.

 

HECHOS INTERESANTES

Régimen legal actual

La MDMA está prohibida, pertenece a la Lista I.

Recomendaciones para el uso de MDMA (Ecstasy, X, Tacha, Nena, Traca)

Las siguientes recomendaciones las escribió Edgar, un lector de esta web con quien coincido plenamente y a quien le agradezco su generosidad por compartirlas en este espacio:

Nota: Es imperativo no usar MDMA si estás bajo tratamiento de antidepresivos, pues hay posibilidad de una crisis seria de salud al momento de tomar el MDMA; se recomienda dejar pasar un mínimo de 30 días después del uso de antidepresivos (especialmente del tipo MAOI), consulta a tu médico. Tampoco es recomendable para personas con insuficiencias hepáticas, renales o cardiacas. El MDMA fue usado por profesionales de la salud mental en todo el mundo, pero se volvió ilegal a partir de que el gobierno de EUA notó que se hizo popular con fines recreativos en las fiestas rave. De cualquier manera, sé consciente de que su uso, portación e intercambio son actividades ilegales. En este texto no estamos recomendando realizar actividades ilegales; solo deseamos dar información a las personas que de cualquier manera van a utilizar MDMA.

1) Una sola dosis de MDMA en la vida pueden generar los cambios más impresionantes; dejar de fumar o beber, superar traumas y shocks, mejorar relaciones humanas, o inspirar el resto de tu vida. La primera recomendación y la más importante, es: programate para usar MDMA una sola vez en tu vida, y hazlo preparandote para la importante ceremonia que es. Los usos repetidos pierden su eficiencia medicinal e incluso recreativa. Neuroquimicamente, tomar mas de 12 dosis de MDMA es un desperdicio; en algunas opiniones, solo la primera sesión es útil, y las demás son sólo un desperdicio de dinero (y expectativas).

2) Verifica mediante el testimonio o la recomendación de amigos la calidad de tu pastilla. A veces se vende como MDMA una mezcla de anfetaminas, cafeína, GHB,2-CB, cocaína, u otras substancias que no tienen los mismos efectos que el MDMA y no sirven para sanación. Ya que sepas que es MDMA puro, nunca tomes más de una dosis (una pastilla, generalmente de 60 a 100 mg de MDMA puro), pues dosis mayores pueden activar la neurotoxicidad. Si después de 2 horas de consumir una dosis, sientes el impulso de consumir una 2da pastilla de MDMA, esto significa que los efectos que esta substancia provoca en tu organismo están ya disminuidos y pronto serán nulos (final inevitable que puede suceder desde la segunda, tercera, sexta, séptima, décima, o en algunas personas, después de una centésima toma o más), por lo cual tomar una segunda pastilla será simplemente un peligroso desperdicio.

3) Antes de usar el MDMA, ten a la mano lo siguiente: Un frasco de tabletas de 1G de vitamina C, un frasco de Vitaminas A y E (opcionales, con la C puede ser suficiente), 4 litros de agua, un sweater, 4 paletas Tootsie pop, ropa de verano cómoda y suelta, y un cambio de camiseta (opcional por si sudas mucho). Si estás en un rave o al aire libre, mantén todo esto en tu auto o mochila, no es necesario que esté a la mano todo el tiempo. Prepárate para no manejar autos, ni maquinaria pesada, ni realizar ningún tipo de actividad riesgosa. El MDMA no interfiere con tus funciones mentales ni motoras, pero el bienestar y la relajación que se siente durante una sesión puede hacer que tus reflejos sean menos rápidos que de costumbre. Come unas 5 o 6 horas antes, una comida completa, de preferencia consistente en carbohidratos (papas, arroz, legumbres) y no tanto en proteínas (carne, queso, leche). Trata de ir a orinar antes de ingerir el MDMA, para no llenar tu vejiga tan rápidamente con el agua que beberás.

4) Hace muchos años se hizo un experimento patrocinado por el gobierno de EUA en el cual le dieron sobredosis de “MDMA” a varios simios durante 5 días seguidos, y se comprobó que tuvieron problemas para volver a generar serotonina en sus cerebros. Se creo entonces la teoría de que el MDMA causaba daños al cerebro (neurotoxicidad), la cual se reflejaba en “un 30% menos de producción de serotonina en el cerebro”, y como consecuencia, “una conducta menos agresiva, más tranquila, y con menos reacción emocional”. Estos son los daños que el gobierno de EUA anuncia que pueden suceder con el uso prolongado o abusivo del MDMA. Años después, se comprobó que lo que le dieron a los simios fue ‘speed’ (anfetaminas). Como sea, si deseas combatir la supuesta neurotoxicidad, basta que unos días antes de tu toma, consumas vitaminas, especialmente C, A y E (las consideradas antioxidantes). También se recomienda comer porciones de aguacate, chocolate sin azúcar, y cacahuates desde los días anteriores, para elevar los niveles de serotonina natural (el neurotransmisor que se libera durante la acción del MDMA y responsable de los efectos placenteros), y por lo tanto tener una fuerte experiencia.

5) Durante la toma del MDMA, trata de ingerir una dosis de 1 gramo de vitamina C (el 100% de la recomendación diaria) y de beber -de traguito en traguito- medio litro de agua durante cada hora, es decir, si el MDMA actúa en tu organismo 4 horas (lo que es el promedio), deberás haber bebido 2 litros de agua en total. Si no sientes sed, trata de beber agua al ritmo que normalmente beberías, o pide a tus amigos que te cuenten la cantidad que vas bebiendo, sobre todo si estás bailando y sudando. Las 4 botellas de un litro se recomiendan por si los efectos te duran 8 horas, que es la duración máxima registrada en una sesión. No se recomienda beber menos agua, ni más, puesto que un exceso de agua puede aumentar tu ritmo cardiaco al adelgazar la sangre, conllevando riesgo de falla cardiaca. Si sientes que tu corazón esta palpitando demasiado rápido, disminuye inmediatamente a la mitad la cantidad de agua que tomas, y vuelve al ritmo de medio litro por hora cuando tu corazón se normalice. Si a pesar del agua que bebes durante la experiencia, no sientes ganas de orinar, o acudes al baño y tienes dificultades (síntoma normal), ve al baño a intervalos en los que normalmente irías, y tomate tu tiempo para orinar; si lo haces lentamente, es más probable lograrlo, y si no, no te preocupes, al final de la experiencia todo se normalizara.

6) Algunos marcos recomendables para una experiencia de MDMA son: el aire libre, la playa, un bosque o jardín. La fuerza de la experiencia se potencía con la compañía de varios amigos, familiares o seres queridos en general (esto tiene una explicación metafísica). Se recomienda una pequeña meditación (ya sea tradicional o en movimiento) o un poco de ejercicio (caminata, jogging) antes de tomarla. Para evitar molestias por la rigidez de la mandíbula (síntoma normal del MDMA) ten a la mano paletas Tootsie y chúpalas continuamente.

7) Disfruta de la potencia de tus percepciones; no es que todo se sienta más, ¡es que así es como se sienten las cosas en forma natural! Cuando eras niño, así sentías todo, pero desde entonces, muchas capas de filtros mentales se han acumulado para que un adulto promedio no sea capaz de sentir la caricia del viento o el sabor del agua; pero la experiencia de MDMA te hará recordar todo lo que eres capaz de sentir si realmente callas tu mente y te pones a sentir. El MDMA no es para consumirse todo el tiempo; es sólo una ventana para que veas la belleza de tu propia vida, y quieras salir a vivirla a plenitud.

8) Durante la experiencia MDMA, nota que te sientes tranquilo, seguro, amado, confidente y feliz... puedes elegir tu humor y emociones; en ese momento puedes aprovechar para traer a tu mente situaciones pasadas o presentes de tu vida que deseas cambiar o transformar: amistades perdidas, personas con las que tenemos problemas o enojos, traumas de nuestra infancia... estas situaciones las puedes analizar en tu poderoso estado de confianza/seguridad y amor, y transformarlas sin dolor en algo que deje de atormentarte o te de algo de provecho en el futuro. No forces las cosas, trabaja con asuntos que te sean naturales, y así no entrarás a ningún lugar del que no seas capaz de salir. Un problema común durante la experiencia de MDMA, es que puedas conocer a alguna persona y creer que hay una identificación inmediata y pueden estar enamorandose; en general, es sólo un efecto de la apertura emocional, y no hay que tomarse las cosas demasiado en serio hasta verificarlas al día siguiente, cuando los efectos han pasado.

9) Haz un plan para aprovechar las bondades del MDMA, antes de la toma; nosotros recomendamos una sola sesión en toda la vida. Pero si decides tomar más de una, ten en cuenta que el cerebro desarrolla una alta tolerancia a esta substancia, y posiblemente antes de la décima toma, los efectos de una dosis en tu cuerpo sean mas ligeros que una taza de café; así que planifica bien cuando la vas a tomar, y con que propósito, pues el MDMA no hace efecto para siempre. Si ese es tu deseo, cada experiencia MDMA puede derivar en una sesión curativa equivalente a muchas sesiones de psicólogo, aprovecha cada una.

10) Después de la toma (al otro día), vuelve a consumir agua, vitaminas C, A y E, aguacates, chocolate y cacahuates, y especialmente al tercer y cuarto día, que es cuando se supone que viene la 'cruda'. El MDMA tarda hasta 72 horas en salir de tu organismo, pero es el inusual 'derrame' (y la posterior escasez) de serotonina lo que puede producir que sientas una especie de depresión.

11) Repetimos: Es imperativo no usar MDMA si estás bajo tratamiento de antidepresivos, pues hay posibilidad de problemas serios de salud; se recomienda dejar pasar un mínimo de 30 días después del uso de antidepresivos (especialmente del tipo MAOI); si tomas Prozac (o algún otro tranquilizante tipo SSRI), no hay mayor problema, pero la Fluoxetina (Prozac) y el MDMA resultan mutuamente excluyentes en sus efectos, y no sentirás casi nada del MDMA. Durante la toma, tampoco se recomienda combinar con alcohol (porque perderías algunos recuerdos de lo que avanzaste en tu sesión), ni con marihuana (pues podrías perder la altísima sensibilidad del momento), y tampoco con LSD o anfetaminas. Mucha gente recomienda dar un 'toque' de marihuana al otro día para 'levantar' el efecto del MDMA pero en nuestra opinión, bastante trabajo emocional se realiza normalmente con una dosis de MDMA como para aún prolongar la sesión.

12) En caso de que decidas repetir la experiencia, considera que los más experimentados tomadores de MDMA recomiendan usar una dosis al año (igual que sucede con los hongos psicoactivos). Otros menos rigoristas hablan de 6 o 3 meses entre toma y toma; estos mismos dicen que el mínimo absoluto es de 2 meses o 45 días; pero por ningún motivo conviene tomarla con diferencias menores a 14 días, pues tus contenedores de serotonina no se vuelven a llenar antes de 12 a 14 días, y si no están llenos, el efecto del MDMA disminuye notablemente; es decir, se trataría de un desperdicio de sesión (y con mayores riesgos de neurotoxicidad, si es que esto realmente sucede).

13) Si tienes contacto con otra persona que tomó o piensa tomar MDMA, dale estas recomendaciones, principalmente que no se olvide del agua, sobre todo si va a estar bailando y sudando. Las únicas muertes que ha habido a causa del consumo de MDMA han sido por deshidratación, no por la droga en sí.

14) Nota para personas que creen en la energía metafísica: Diversos terapeutas alternativos y Reiki han declarado que el MDMA ayuda a limpiar el campo energético y a desbloquear el chakra de tercer ojo principalmente, y en forma secundaria, los de corazón y comunicación; por lo cual es más recomendable para personas con bloqueos en chakras superiores en general (personalidades materialistas, prácticas y más terrenales que espirituales) más que para idealistas, artistas, soñadores o personas con chakras superiores abiertos en general; aun así se recomienda que antes y durante la experiencia se equilibren los chakras inferiores (sobre todo raíz) mediante alguna meditación, baile, ejercicio físico, caminata, abrazar un árbol o permanecer en exteriores (bosques o campos).

 

Las aventuras de los Shulguin

En su voluminoso y singular libro PIHKAL, a chemical love story, Alex Shulguin y su esposa Ann, dan cuenta de su trabajo de casi treinta años sintetizando, evaluando y probando en sí mismos y en un reducido grupo de amigos, cerca de 200 compuestos químicos de características psicoactivas.

La mayoría los diseñó Alex Shulguin al manipular las estructuras químicas de las fentilaminas, familia a la que pertenece la MDMA. El título del libro es un acrónimo que significa fentilaminas que he conocido y amado (Phenethylamines I Have Known And Love).

En la primera y segunda partes de la obra Alex y Ann describen los caminos individuales que los llevaron a interesarse por estos compuestos y entre ellos mismos; en la tercera parte describiendo más de una década de las aventuras que han tenido juntos analizando los nuevos compuestos químicos; y en la última presentan un compendio enciclopédico con métodos de síntesis, dosis, duración de los efectos y comentarios acerca de diferentes materiales químicos para sintetizarlas.

En el capítulo 12 de PHIKAL, Alex Shulguin describe cómo fue que se enteró de la existencia de la MDMA y cómo fue que la resintetizó. Después comenta con entusiasmo: "encontré que era distinta a todo lo que había tomado antes. No era un psicodélico, en el sentido visual o interpretativo, pero la lucidez y la calidez propia de los psicodélicos estaba presente y era muy remarcable". A partir de entonces comenzó a coleccionar comentarios referentes a sus efectos de distintos sujetos bajo una gran variedad de circunstancias.

Como muestra de sus estudios, relata pormenorizadamente los casos de un alumno suyo con problemas de dicción que se recuperó notablemente tras utilizar la MDMA para mirar en su interior; el  caso de una amiga suya que poco después de su única experiencia con la MDMA dejó de asistir al psicoanálisis pues logró resolver el trauma con el que vivió cincuenta años, esto es, la culpa de que su vida le fue concedida a costa de la muerte de su madre durante el parto; y el caso de un hombre que tuvo una experiencia "extraordinariamente compleja, difícil y atemorizante" con LSD, y con una sola sesión con MDMA pudo reintegrar la vivencia y resolver las secuelas de esa experiencia traumática.

Shulguin afirma que debido a estos y otros casos que asegura haber presenciado (y muchos de ellos documentado), desarrolló "un gran respeto y admiración" por este psicoactivo y lo recomendó a sus amigos psiquiatras y psicoterapeutas como material de investigación. En su opinión, ha probado ser una "invaluable herramienta psicoterapéutica" cuyo uso terapéutico persistirá a pesar de la prohibición, pues "como un psiquiatra lo dijo 'la MDMA es penicilina para el alma, y uno no renuncia a la penicilina una vez que ha visto lo que puede hacer". (16)

 

La clasificación respecto a la peligrosidad de las drogas depende de las preocupaciones de la DEA y de los intereses de los monopolios farmacéuticos

Del mismo modo que ocurrió con la LSD, un movimiento contracultural comenzó a efectuar proselitismo en favor del consumo de la MDMA. A partir de 1983 el XTC se convirtió en "un regalo de California para el mundo" destacándose el elemento transpersonal y ligando a sus consumidores con la defensa de las causas ecológicas. Principalmente promovido por el grupo New Age en lugares públicos de California, la substancia se obsequiaba junto con un folleto llamado Guía para neófitos donde se describían efectos farmacológicos, modos de empleo, contraindicaciones y sugerencias generales. (6)

Ese mismo año la DEA decidió incluirla en la Lista I, es decir, prohibió totalmente su uso y la volvió inasequible para el estrato de investigadores. La iniciativa provocó una oleada de críticas por lo que el National Institute on Drug Abuse, tuvo que salir en defensa de la DEA argumentando que la MDMA era "una grave amenaza para la salud nacional, pues produce problemas idénticos a los creados por las amfetaminas y la cocaína". No habiendo documentación alguna sobre casos de intoxicación y mucho menos de muerte, los californianos se preguntaban: "Si el NIDA no tiene idea del asunto, ¿en qué se basa la DEA?" Presionado por la prensa, el entonces director de la DEA, Frank Sapienza, declaró: "No teníamos la menor noción de que los psiquiatras usaran esta droga en sesiones de terapia"; admitió que todavía no habían recibido señales de abuso o delincuencia ligada a ella, pero justificó la decisión argumentando que el uso médico de la droga no había sido aprobado nunca por la Food and Drug Administration. Un reportero le preguntó entonces si todo lo no autorizado expresamente debería considerarse prohibido, o más bien al revés, Sapienza contestó con inusual franqueza:

La ley vigente no hace depender el abuso de que existan efectos psíquica o físicamente dañinos, sino de cuántas personas quieren usar una droga, y parece haber un número considerable de personas deseosas de usar la MDMA. Esta gente puede no llamarlo abuso -puede llamarlo uso recreativo o terapéutico-, pero la ley no distingue lo uno de lo otro. Aunque la MDMA acabe siendo una substancia con usos médicos, lo cierto es que no había estudios en tal sentido antes de aparecer en las calles. Por consiguiente, debemos decir que carece de uso médico y ha de ir a la Lista I. (10)

El New Age se encargó de enviar varios informes sobre el uso terapéutico de la MDMA a la OMS, y algunas asociaciones psiquiátricas hicieron lo propio. Cuando el Comité de Expertos se reunió en Ginebra en 1985, se vio obligado a reconocer que:

No hay datos disponibles sobre la propensión al abuso clínico, ni sobre problemas sociales y de salud pública, ni epidemiológicos ligados al uso o abuso de esta substancia. No existe un uso terapéutico bien definido, pero bastantes profesionales norteamericanos afirman que posee un gran valor como agente psicoterapéutico. [No obstante, el párrafo inmediatamente posterior, sin aclaración alguna, sentencia:] Sobre la base de los datos antes esbozados el Comité estuvo de acuerdo en incluir la metilenedioximetilanfetamina en la Lista I. (6)

En esa misma reunión, los expertos analizaron un amplio catálogo de substancias más o menos relacionadas con anfetaminas y decidieron incluir en la Lista I todas las que tuviesen algún perfil psiquedélico y mandar las demás a otras listas. Un año antes la Comisión de Estupefacientes se había reunido para dictaminar sobre las benzodiacepinas y sus afines, fármacos que como se ha visto ya desarrollan rápida tolerancia y dependencia física. A pesar de ello el debate sobre el diazepam (Valium®) y otras 33 benzodiacepinas fue mucho más intenso puesto que el volumen de producción y consumo mundial mostraba las cifras más elevadas que hubiese alcanzado jamás droga alguna. Se vendían bajo más de ochocientas denominaciones. Su volumen de fabricación anual se calculaba conservadoramente en unas cinco mil toneladas, que equivalen a un billón de dosis. Sometido a votación si las benzodiacepinas seguirían sin fiscalización internacional o si se incluían en la cómoda Lista IV, por mayoría simple se acordó lo segundo.

Antonio Escohotado, quien ofreciera MDMA como único "vehículo embriagante" durante su banquete de bodas en 1988, responde con una respuesta alarmantemente verídica a la siguiente pregunta: ¿Qué drogas son peligrosas y merecedoras de control? Son peligrosas y merecedoras de control aquellas cuyo consumo alarme a las fuerzas del orden en cada territorio. "Drogas peligrosas son las drogas prohibidas. Es la prohibición aquello que determina la naturaleza farmacológica de algo, en vez de ser esa naturaleza lo que determina su prohibición." (3)

 

La adulteración y otros problemas derivados de la falta de controles sanitarios

Bajo el nombre de "éxtasis", se vende no sólo la MDMA sino cualquiera de las demás feniletilaminas (anfetaminas de anillo sustituido), como la MDA, la MDEA, la DOM, la 2-CB y otras más cuyos efectos psíquicos y fisiológicos difieren en distintos grados de los que provoca la MDMA. Es por ello que el usuario rara vez sabe lo que consume en realidad.

La falta de control de calidad y la variabilidad de la actividad son características de la producción ilícita de estas sustancias. Los propios investigadores vinculados a las instancias de control gubernamental advierten que las dosis incautadas de éxtasis frecuentemente contienen "subproductos e intermedios resultantes del empleo de materias primas impuras, de reacciones incompletas y de una insuficiente purificación del producto final." (2) Los tipos y cantidades de impurezas presentes dependen del método de síntesis, de las proporciones y fuentes de las materias primas, de los tiempos de reacción, etc. Además, las dosis y el peso por comprimido son muy diferentes entre sí, por lo que el mismo usuario puede consumir unidades completamente distintas.

 

Las muertes atribuidas al éxtasis en España

Las decomisaciones de éxtasis se han elevado exponencialmente en España, aunque afortunadamente no ha ocurrido lo mismo con las muertes atribuidas a este psicoactivo. Según reportes proporcionados por miembros del Servicio de Información Toxicológica, "en 1992 el Instituto Nacional de Toxicología detectó niveles de MDMA en un joven fallecido, habiéndose contabilizado desde entonces otros dos casos (aunque en combinación con otras drogas de abuso), y en los primeros meses de 1995 se registró otro caso en Cataluña (Mataró)." (1)

Las naciones Unidas inculparon en 1994 a las llamadas drogas de diseño como causantes de muchos de los accidentes de tráfico registrados en jóvenes de 18 a 25 años durante los fines de semana. A pesar de que no presentaron pruebas de esta correlación, ni se han iniciado estudios al respecto, para las autoridades del INT de España, "el hecho de relacionar los fallecimientos indirectos por conducción de vehículos de motor con los efectos de MDMA y análogos parece defendible por el mero sentido común" (1)

Raves con éxtasis

En 1987, año en que entró en vigor la enmienda que ilegalizó todas las drogas de diseño, la MDMA comenzó a vincularse con la escena rave surgida en Ibiza España. Pronto se propagaría hacia toda Europa vía Inglaterra. Las reuniones aunaban el consumo de la droga a un nuevo tipo de música que usa samplers (muestras de música previamente registrada) para hacer collages auditivos que hoy se clasifican dentro del trance o el ambient. En Inglaterra, tras reportarse cinco muertes atribuidas al uso del éxtasis, por las causas ya mencionadas en el apartado de farmacología, las autoridades comenzaron a exigir que los sitios de reunión en los que se consumía la droga, tuviesen a disposición de los clientes suficiente agua y un cuarto especial con bajas temperaturas (chill-out-room). Poco después el parlamento británico terminó prohibiendo los raves. Cosa que por supuesto sólo sirvió para hacerlos más populares. De los bares se desplazaron entonces hacia almacenes vacíos y campos abiertos. Para huir del acoso policiaco, el sitio de encuentro se mantenía en secreto hasta el último momento y la tarea de los ravers consistía en averiguarlo a través de amistades o llamando a ciertos números telefónicos que cambiaban constantemente. Varios promotores y DJ's ingleses se trasladaron posteriormente a los Estados Unidos. De allí los raves se exportarían a organizaciones de espectáculos mexicanas que amasaron fortunas debido al cobro de altas cuotas de acceso y a la indiscriminada venta de cervezas, tachas (MDMA), solecitos (LSD en dosis muy bajas) y smart drinks (bebidas preparadas con aminoácidos). Los raves fueron prohibidos en México a finales de 1995.

 

   

La mística rave: trance, ambient y éxtasis

Las acepciones de la palabra rave en nuestro idioma son: delirar, desvariar, bramar, disparatar o salirse de sus casillas. Para los ravers significa: "bailar extáticamente al ritmo tecno, mesmerizarse con psicodélicos visuales y música que doblegue la mente, quedarse despierto toda la noche y explorar un estado de conciencia ensanchado..." (19) Los ravers suponen que la MDMA puede provocar un estado mental parecido a la meditación que buscan los monjes budistas siempre y cuando se acompañe de la música adecuada: trance o ambient. El trance "busca una especie de éxtasis emocional a través del baile, del movimiento corporal repetitivo con una intención similar a la de las danzas sufis o los bailes del candomblé.  Una característica de esta música es su energía, su capacidad para ir sugiriendo una sensación de espiral que va ascendiendo eternamente." La música ambient, considerada como vertiente electrónica de la música New Age, "se emparentaría más con la música zen o el canto gregoriano, en el sentido de buscar una actitud quieta, que casa perfectamente con los efectos introspectivos de la MDMA." Las grandes figuras del ambient como Brian Eno, sostienen que el fin de su trabajo es "crear un ambiente que favorezca la meditación en el centro de las ciudades, porque la gente ya no va a los templos." Desde su perspectiva, la ciencia puede explicar perfectamente cómo es que este tipo de música induce al trance: "Los neurotransmisores están sujetos a las leyes cuánticas de movimiento y a las ondas de probabilidad. El sonido -vibración- puede influir en ellos de un modo considerable... Con las resonancias, los chamanes enviaban nuevos mensajes a las vías neuronales para comunicar el órgano enfermo con el resto del cuerpo y curar al paciente." (19)

Se supone que además de sonidos y sustancias capaces de afectar a los neurotransmisores, un buen rave posee vibe, (vibra) o sea: "un sentimiento compartido de integración y excitación que nos lleva más allá del hedonismo." En un rave con vibe: "Egos y prejuicios personales son dejados atrás, la gente celebra la vida y se alimenta de la energía positiva de cada uno. La fiesta deviene un rito espiritual en el que los beats de la música guiada por máquina y los timbres del sonido trascendental sincronizan nuestros cuerpos y almas con el ritmo del universo. Nos sentimos conectados no sólo entre nosotros, sino con las fuerzas de la naturaleza que nos rodean y están dentro de nosotros. Algunos ven la música y el baile como medios para dispersar al planeta entero sentimientos de Amor, Unidad y Respeto por la diversidad." (19)

   

La situación básica y el sentido del ritual significante, una advertencia del psicólogo Richard Yensen

Entrevistado para el libro Psiconautas por Juanjo Piñeiro, Richard Yensen, autor de Hacia una medicina psiquedélica, dice:

Yo veo en el rave, en las salas raves, que están utilizando MDMA o éxtasis que viene ya como desnivelado a lo positivo, aunque esto no garantiza que no puede haber respuestas de, por ejemplo, recordar experiencias difíciles y cosas así que puedan provocar una reacción de cierta crisis. Yo siento que lo que están haciendo, es tratar de manejar un ritual a cierto nivel, pero no captan la situación básica de un ritual, que es un lugar protegido, tan protegido como si tú fueras a nacer ahí, que si tu fueras a moris, puedas morir ahí; sabiendo además que hay alguien contigo para proteger el proceso y tratar de respetar quién eres. Eso es muy difícil en una situación de masas de personas, aunque estén tratando de manejar algo así. Yo siento que en todas esas exploraciones lo que está haciendo la juventud -al nivel que pueden- es tratar de recobrar un conocimiento que existía en el pasado

[...] están buscando a un nivel muy intuitivo algo que ha perdido esta cultura: el sentido del ritual significante, el sentido de un lugar protegido para hacer este tipo de experiencias. Entonces, cuando las personas jóvenes empiezan puede que tengan intentos serios, pero no todos los jóvenes los tienen; le dan a estas sustancias más bien un uso lúdico, o buscan tener con ellas una experiencia interesante, y no necesariamente transformadora o transformante. (24)

   

Algunas recomendaciones para consumir éxtasis que circulan en Internet

* Hacerlo en un espacio abierto o muy bien ventilado,

* Practicar cualquier tipo de relajación previa,

* No ingerir nada 4 a 6 horas antes (la comida en el estómago inhibe la absorción),

* Escuchar música geométrica y concéntrica para potenciar sensaciones introspectivas y meditativas,

* El consumo en grandes grupos suele producir sentimientos de unión,

* El consumo en pareja tiende a evocar disposiciones de amor y benevolencia,

* Tener a la mano bastante agua purificada.

* No excederse bailando o practicando cualquier actividad física más de una hora seguida y mucho menos sin beber agua.

El punto de vista de las autoridades

A partir de la última década del siglo pasado, en la Unión Europea se ha observado un fuerte aumento en el uso de anfetamina y derivados anfetamínicos como el éxtasis; los derivados de la efedra; y, últimamente, los derivados de la planta estimulante Katha edulis (khat, cat o cationa). La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), consignó en su informe de 1994 que en el caso de España: "los indicios más alentadores con respecto a la lucha contra el uso indebido de drogas son la disminución del número de jóvenes heroinómanos y una continua reducción del número de heroinómanos que se administran la droga por vía endovenosa. Sin embargo, al igual que en otros países europeos, el uso indebido de cocaína, de anfetaminas y derivados anfetamínicos, va en aumento."

Para Rafael Cabrera Bonet y José Cabrera Forneiro, miembros del Servicio de Información Toxicológica del INT, organismo perteneciente al Ministerio de Justicia e Interior del gobierno español, existe una tendencia a la utilización de drogas estimulantes que sigue los patrones occidentales de la típica sociedad competitiva, hostil y vertiginosa. En opinión de ambos personajes, esta tendencia "parece un cambio drogocultural semejante al de la cultura underground y hippie del 'haz el amor y no la guerra' de los años sesenta, en la que se tendía hacia la pura hedonía y el 'seudonirvana' de una paz inmovilista." (1)

Estos investigadores, para quienes el MDMA y sus análogos son sustancias que producen grave daño a la salud, "la defensa del uso de las drogas de diseño como 'amplificadoras de la personalidad' e inocuas no es razonable en el momento actual, y los ensayistas y literatos que así lo propugnan, lo hacen en base casi siempre de la ignorancia científica y a la utilización de marcos de referencia propios y muy alejados de la realidad" (1) En su calidad de miembros del INT opinan que "se deben denunciar anunciando los peligros reales de estas sustancias, desmitificar sus falsos efectos enriquecedores del psiquismo y proponer alternativas lúdico-culturales propias del entorno mediterráneo, excluyendo los patrones festivos anglosajones propios de culturas menos naturales y calurosas que las nuestras" (1)

   

 

Los Intensivos de Ann Shulguin y Audrey Fenn Redman con MDMA

THIKAL (Triptamines I Have Known And Love) es la continuación de PHIKAL, el ya mencionado libro escrito por los esposos Shulguin. En las páginas de esta secuela igual de voluminosa, Alexander explica cómo sintetizar triptaminas y Ann enseña cómo utilizar algunas de ellas y la MDMA en el contexto de la psicoterapia.

Ann llevaba más de un año guiando gente a través de experiencias con MDMA (éxtasis) para ayudarlos a esclarecer sus problemas, cuando conoció a la psicóloga Audrey Fenn Redman en 1980. Audrey tenía un problema personal su "sombra" (en términos de la psicología jungiana) y Ann le ayudó a resolverlo con ayuda de la MDMA.

 

Tan convencida quedó la terapeuta de la utilidad de este psicoactivo, que le ofreció a Ann que trabajasen juntas como co-terapeutas para realizar "Intensivos" de 6 horas con personas a quienes previamente había tratado Audrey por lo menos 6 mese antes en psicoterapia convencional.

En el capítulo 14 de THIKAL Ann describe con lujo de detalles su primer Intensivo con Audrey para dar una pauta a todos los terapeutas interesados en experimentar por su cuenta y riesgo con este psicoactivo, cuya posterior inclusión en la Lista I de sustancias prohibidas a nivel internacional, no ha truncado sus excelentes perspectivas como agente terapéutico, sino que las ha marginado a la clandestinidad.

Dan, fue el paciente del primer Intensivo Shulguin-Fenn. Estos son los antecedentes de Dan, según Audrey se los resumió a Ann:

Es un ingeniero próximo a los cuarenta años y trabaja como resolvedor de problemas de una gran compañía con varias sucursales en todo el país [Estados Unidos]. Tiene que volar muchas veces. Hace unos meses me dijo que estaba teniendo problemas con sus piernas cada vez que tenía que tomar un avión, y que nunca antes había tenido este tipo de problemas. De hecho se puso tan mal que finalmente tuvo que pedirle a su médico que le prescribiera un analgésico. Me preguntó si esto tenía que ver con lo que estábamos trabajando en la terapia... Su primera queja fue una leve depresión crónica que lo había acompañado por años, con un par de ataques de pánico que reclamaron su atención. Eso fue lo que lo llevo a buscar un terapeuta para tratar de controlar lo que le estaba pasando... Hemos trabajado alrededor de siete meses. No hay nada espectacular en su pasado; en términos generales proviene de una familia grande de clase media de Pensilvania, adoptó el pensamiento paramilitar de su padre, ya sabes, emoción es debilidad, un verdadero hombre no deja ver sus sentimientos, y cualqueir atención al funcionamiento de tu propia mente o psique es una tontería autoindulgente. El tipo de gente que consulta a un psiquiatra sólo cuando algún miembro de la familia corre desnudo por la calle principal gritando que los marcianos lo persiguen... Estábamos trabajando muy bien, particularmente acerca de la relación con su padre... que es director de una escuela primaria... Y entonces, hace unas ocho semanas, comenzó el problema con sus piernas... y este asunto está comenzando a afectar su trabajo porque, como te podrás imaginar, se está poniendo renuente para tomar un avión, y su trabajo depende en gran parte de su disponibilidad de volar... Él dice que siente que hay algo empujándolo por dentro y que el dolor de las piernas es una manera que tiene su inconciente de llamar su atención... No hemos podido encontrar nada seminal respecto a sus piernas durante su infancia... Y es por eso que pensé que tal vez podríamos probar con la MDMA para ver si hay algo allí abajo que pueda ser sacudido y aflojado... (17)

Dan recibió 120 miligramos de MDMA y se le ofreció un suplemento de 40 miligramos más que podría tomar una vez alcanzado el punto máximo de los efectos en caso de que quisiera prolongarlos durante una hora más. Dan tomó la MDMA salió fuera a esperar que le hiciera efecto. Cuando sintió algo diferente, entró a recostarse en un sofá, siguió las instrucciones sencillas de Ann para sumergirse en su inconciente, y cuando Audrey le preguntó cómo estaban sus piernas, de pronto Dan se sentó con los ojos bien abiertos y exclamó "¿Cómo pude haberlo olvidado? ¡Cómo pude!" Ann y Audrey le pidieron que les relatara lo que recién acababa de recordar y esto fue lo que él les dijo:

Puedo verlo pasar justo enfrente de mí, como si hubiera pasado sólo hace unos minutos... El techo cayó... Sin ninguna advertencia. Estabamos sentados allí y el techo cayó sobre nosotros... Era segundo grado... Estaba atrapado debajo de mi escritorio; mis dos piernas estaban atrapadas; no podía sacarlas. Recuerdo que estaba ahogándome en el polvo blanco. Había llantos por todos lados. Creo que yo también estaba llorando. Lo siguiente que supe es que estaba afuera en el patio, y nuestro maestro nos estaba formando -diciéndonos que nos calláramos, que todo estaba bien- y puedo ver el collar amarillo del niño enfrente de mí en la fila. Había rastros de sangre en el collar, y yo estaba viéndolo fijamente sin pensar en nada, simplemente haciendo lo que el maestro nos decía. Creo que estaba en shock o algo. No puedo imaginar cómo llegué allí afuera. Sí, recuerdo que estaba preguntándome '¿Cómo salí? ¿Cómo logre sacar mis piernas?' Todo lo que puedo recordar era estar en el suelo, con mis piernas adoloridas. Nada más, hasta que me encuentro allí mismo, parado en la fila... En todos estos años, desde segundo de primaria, no lo había recordado, ¿Cómo pude olvidar algo así, tan horrible, tan aterrador? ¿Cómo puede ser que algo como esto simplemente desapareciera? (17)

Dan se recostó de nuevo en el sofá y continuó reviviendo escenas posteriores:

Tengo un bendaje en mi cabeza... Puedo oir la voz de mi madre. Estamos en la mesa. Estamos cenando con mi padre - mi padre era el director de esa escuela y eso era una cosa terrible para él también, ese techo cayendo sobre nosotros. Y mi madre está diciendo: 'Vamos a olvidar todo lo que pasó el día de hoy. No hablaremos nunca acerca de esto, ninguno de nosotros. Ni ustedes niños' -mi hermana estaba sentada junto a mí, lo recuerdo- 'ni su papá, ni yo. No se gana nada con estar hablando de esto una y otra vez. Después de hoy será como si nunca hubiera pasado. Todo estará bien, si sólo lo dejamos fuera de nuestras mentes.' (17)

Dan recordó palabra por palabra la programación infantil de su madre durante su niñez y continuó relatándoles a Ann y Audrey los detalles de su trauma original gracias a su memoria recién abierta por intervención de la MDMA. Las co-terapeutas le hablaron acerca de la tremenda energía de los recuerdos suprimidos que permanece en la psique y en el cuerpo; y Dan se dio cuenta de la importancia de expresar sus emociones y sentimientos abiertamente, pues si hubiese hablado de aquella caída del techo una y otra vez, hasta agotarse y aburrirse del tema, habría liberado poco a poco la energía del miedo, la sensación de estar atrapado, el sock, el enojo, la impotencia y todo lo que sentía, hasta que todo aquello se hubiera disipado.

Según cuenta Ann, después de esta sesión en la que Dan recordó esto y pudo asimilarlo, la próxima vez que se subió a un avión ya no experimentó ningún dolor en sus piernas y poco después Audrey lo dio de alta y no hubo necesidad de que volviera a tomar MDMA: "Ni él lo pidió, ni nosotras lo sugerimos. Le abrió lo que necesitaba ser abierto, y le permitió liberarse de una sutil ansiedad que había sido una presencia constante en su vida durante décadas. Nos dijo que estaba inmensamente agradecido... Después de un año se enamoró de una colega de la oficina principal de su compañía, lo último que supe de él fue que se casó y estaba esperando su primer hijo. Sus piernas nunca más le dieron problemas." (17) (Ver más acerca de las terapias de Ann Shulguin y Audrey Feen en Espiritualidad y terapias con psicoactivos)

   

 

Los efectos del MDMA en el campo energético humano

Barbara Ann Brennan se doctoró en física atmosférica y trabajó como investigadora en la NASA. Durante los últimos quince años se ha dedicado a estudiar el campo de la energía humana y a practicar la terapia bioenergética. Es autora de dos libros, Manos que curan (22) y Hágase la luz (23), que se han convertido en pilares tanto de la nueva medicina como de la literatura New Age.

Barbara ha comenzado a demostrar científicamente la existencia de lo que los antiguos textos místicos y esotéricos llamaban el aura humana, mismo que ella denomina el Campo Energético Humano (CEH). Siendo investigadora empezó utilizando diversos aparatos para detectarlo y medirlo y posteriormente desarrolló su propia percepción sensorial hasta lograr ver este campo y distinguir sus diversas capas (de hecho asegura que cualquiera que se lo proponga puede hacerlo mediante ejercicios como los que ella sugiere en su primer libro).

Gracias a sus observaciones, que por cierto coinciden con las de otras personas capaces de ver el aura, ha descubierto que las ideas y las emociones asociadas a dichas ideas presentan determinadas configuraciones específicas en el campo energético del ser humano.

Según explica, los problemas psicológicos y emocionales se manifiestan en el CEH como bloques oscuros o configuraciones aurales de diversos tonos turbios vinculados con el tipo de emociones que se hallen en conflicto, cuyo origen radica en las ideas negativas que mantenga una persona en un momento dado. Si estas configuraciones persisten en el CEH sin resolverse, tarde o temprano ocasionan una manifestación en el cuerpo físico de la persona causando una enfermedad.

De igual forma, Barbara ha podido observar con su elevada percepción sensorial (EPS) que la utilización de fármacos ocasiona cambios significativos en el CEH.

En el caso concreto de los psicoactivos, las observaciones de Barbara confirma lo mismo que sostengo en la presentación y las conclusiones de Las drogas tal cual... que su utilización puede ayudar o perjudicar a las personas dependiendo de quién, cómo, cuándo y bajo qué circunstancias las utilice. De acuerdo a sus observaciones, las personas que se benefician presentan determinadas configuraciones aurales sobre las que ciertos fármacos específicos pueden incidir de manera positiva movilizando la energía y ayudando a deshacer los bloqueos.

Sin embargo señala que la enorme mayoría de las veces los psicoactivos sólo "ensucian" el CEH y contribuyen a dificultar la resolución de los problemas personales de los usuarios añadiendo más confusión a sus ya de por sí enfermos campos energéticos.

En Manos que curan, Barbara expone un claro ejemplo de sanación en el que se evidencia esta dicotomía acerca de las drogas. Expone el caso de David, un joven maestro aquejado de una grave enfermedad que los médicos no podían identificar con certeza. Su tratamiento con Barbara duró cerca de dos años en los cuales sufrió una transformación radical que en su incio fue muy lenta y se aceleró en la última fase, en parte gracias al éxtasis. El proceso terapéutico inició con una limpieza del campo energético y una desintoxicación del cuerpo físico; continuó con una reestructuración del CEH acompañada de técnicas psicodinámicas y por último culminó con el uso de dos fármacos. El primero cloroquinina para curar el hígado y después MDMA para desbloquear el sexto chakra de David. Lla palabra chakra significa rueda en sánscrito y se utiliza para denominar los principales centros de energía que se encuentran en el CEH. Según relata la misma Barbara:

El aspecto de David cuando acudió a la última sesión de curación era muy distinto. Su aura era dos veces más brillante y mucho más amplia que lo normal [...] Le pregunté qué le había sucedido y me respondió que durante el fin de semana había tomado un producto popularmente llamado éxtasis, o MDMA, una droga sintética del tipo feniletilamina sintetizada a partir de la metamfetamina y el safrol.

Al realizar una inspección más atenta, pude ver que el MDMA había abierto el lado izquierdo de la glándula pineal. La mucosidad que se había acumulado parcialmente en el sexto chakra como consecuencia del consumo de marihuana y LSd se había despejado en el lado derecho. Todavía quedaba tranbajo por hacer, pero el cambio general del campo de David resultaba sorprendente.

Como mis observaciones habían demostrado siempre que las drogas psicotrópicas tenían un efecto negativo sobre el aura, pregunté a Heoyan al respecto; esto es lo que me respondió: "Depende de quién las tome y de cuál sea la configuración de su campo en el momento de ingerirlas. Como el sexto chakra de David estaba obturado y había llegado el momento de hacer algo para abrirlo, la droga tuvo un poderoso efecto. Sin embargo, si el paciente necesitara concentrarse en un chakra distinto, el efecto, con toda probabilidad, hubiera sido negativo."

Cuando otra paciente preguntó si podía tomar MDMA, Heoyan contestó: "No te lo recomendaría. Toma mejor ovatropina para reforzar tu segundo chakra que es donde hay que trabajar" [...] Las drogas pueden utilizarse como sustancias transformadoras; esa es su finalidad. No curan la enfermedad, pero ayudan al individuo a curarse a sí mismo. "La sustancia precisa en la cantidad justa y en el momento apropiado ayuda al individuo a transformarse", dice Heoyan.  (22)

Heoyan es el guía e instructor principal en el campo de la sanación de Barbara Brennan. Ambos postulan que el origen de toda enfermedad emana de la creencia de que cada uno de nosotros es un ente separado de los demás y separado de Dios. Dice que esta creencia se experimenta como miedo, del cual surgen todas las demás emociones negativas. Y una vez que hemos dado lugar a estas emociones negativas nos separamos de ellas encapsulándolas en bloques energéticos y configuraciones aurales negativas:

Este proceso de separación se perpetúa creando más dolor e ilusión, hasta que el ciclo de retroalimentación negativa se rompe o se invierte mediante un proceso de trabajo personal... La clave para romper este círculo vicioso reside en el amor y la conexión con todo cuanto existe... El amor es la experiencia de estar conectado a Dios y a todo lo demás... Cuando estamos conectados, nos sentimos y estamos totalmente seguros y libres. (22)

En sus dos libros (22 y 23) Barbara Brennan aporta soluciones efectivas para invertir el círculo vicioso de las creencias y emociones negativas para lograr la reconexión con lo divino. Recomiendo ampliamente su lectura no sólo a aquellos que estén enfermos o tengan algún problema de adicción, sino a quienes tengan interés por los temas de ciencia y espiritualidad.

   

Las declaraciones de Alexander Shulguin ante las cortes españolas en el apogeo de La Ruta del Bacalao

Un bufete jurídico español le pidió en 1994 una opinión por escrito al ya mencionado químico estadounidense Alexander Shulguin, acerca del grado de daño que puede causar a la salud pública la MDMA. Él respondió: "la MDMA es una de las drogas más seguras que he encontrado". Entonces el bufet jurídico le pidió que fuera a Madrid uno o dos días para testificar en un caso relacionado con tráfico de MDMA y le pagó los gastos. Alex Shulguin aceptó y viajó a finales del mismo año:

En mis pláticas con los abogados en relación al caso de la MDMA, aprendí acerca del equivalente español de la escena rave. La fiesta/baile/música/drogas no se hace en un solo lugar como en Inglaterra o en los Estados Unidos. Más bien es un proceso que es tanto un viaje físico como un viaje con drogas. Empieza la noche del viernes en Madrid, y se dirige hacia la ciudad costera más cercana, que es Valencia, en el Este. La multitud congregada se detiene en bares y lugares de baile a lo largo del camino, más que nada para comprar pastillas y agua... La fiesta puede no llegar nunca a Valencia, pero sí regresan a Madrid el domingo por la noche, o incluso la mañana del lunes, exhaustos, pero se las arreglan para ir a la escuela o al trabajo. Ellos llaman el viaje de Madrid a Valencia la Ruta del Bacalao... El concepto entero del Acid House rebautizado en España con nombre de pez y no pude encontrar una razón, si es que hay alguna. La prensa ha mediatizado la escena bajo una luz completamente negativa, diciendo que la MDMA está corrompiendo a su juventud. (16)

Los abogados le explicaron que en realidad nunca se había determinado exactamente qué drogas estaban involucradas. Le dijeron que había mucho speed (amfetamina), y ciertamente alcohol y marihuana:

Pero la palabra que ha capturado y vende periódicos es "éxtasis" y se le está adjudicando el crédito de causar mucho daño. Y aquí estoy yo para argumentar frente a tres jueces (que ciertamente leen los periódicos) que la MDMA no es una droga que sea "gravemente dañina" desde el punto de vista de la salud. Al defendido le tocan alrededor de diez años de prisión por varias pastillas que vendió si contenían una droga oficialmente designada como "muy dañina" (como cocaína o heroína o LSD), o algo así como tres años si la droga no es oficialmente considerada como "muy dañina" (como marihuana o hachís). Y ya ha pasado dos años en prisión sólo en espera del juicio... (16)

Según relata Alex con lujo de detalles, en PHIKAL, llegando a Madrid se fue a comer con el famoso escritor y defensor de la despenalización de las drogas, Antonio Escohotado y al día siguiente asistió a la corte. Dice que en realidad "el leifmotif de la defensa era determinar la clasificación de la MDMA" para sentar precedentes legislativos. El magistrado y el abogado defensor le hicieron preguntas tales como:

¿La MDMA debe estar en la categoría de restricciones más peligrosas? Absolutamente no. ¿La MDMA tiene valor médico intrínseco? Sí, está bien establecido, y ahora se han hecho varias prebas clínicas bien diseñadas en varios países. ¿La droga ha probado ser peligrosamente mortal? Se ha estimado fehacientemente que de aproximadamente 5,000,000 de personas que han usado MDMA solo en Inglaterra se han reportado sólo 5 muertes, lo cual me lleva a concluir que la MDMA es una de las drogas más seguras que se conocen en la actualidad... (16)

 

Luego el fiscal anunció que recién le había llegado la literatura médica más actual referente a la MDMA por parte del Consejo Español de Salud, proveniente de la UNESCO, y le preguntó si estaba familiarizado con ella. Le pasó unos papeles al traductor y éste leyó el título de la publicación que se daba como referencia: "PHIKAL". El fiscal le preguntó si estaba familiarizado con esa referencia informativa. Alex contestó que su esposa y él lo escribieron, el fiscal preguntó conmocionado: "¿Usted es el autor?", él dijo que sí y veinte minutos después se acabó la audiencia. Seis meses después recibió una llamada de Madrid informándole que "Habíamos ganado": la MDMA oficialmente quedo clasificada en España como una droga de baja peligrosidad.

 

Los efectos de las drogas sintéticas en el sistema de chakras

Donna Cunningham tenía varios años trabajando como terapeuta especializada adicciones cuando entró en contacto con Andrew Ramer, un sanador y canalizador con quien colaboró para escribir dos libros: The spiritual dimensions of healing addictions (25) y Further dimensions of healing addictions (26).

En el primer libro sostienen que por lo general, los seres humanos caemos en la adicción cuando perdemos de vista o no queremos realizar nuestra "visión", o sea: "nuestra habilidad de percibir y participar en la realidad más amplia, reteniendo un recuerdo, aunque sea débil, de nuestro Ser Superior y de las tareas y propósitos de nuestra vida" (25).

En el segundo libro explican con claridad cómo se utilizaban antiguamente los distintos psicoactivos, a los que ellos llaman "herramientas de poder", para recuperar y apoyar nuestra visión; y como es que, al perder ese conocimiento, actualmente abusamos de estas mismas herramientas y nos destruimos con ellas en lugar de utilizarlas en nuestro beneficio.

En Further dimensions of healing addictions, entre otras muchas cosas interesantes, nos explican cuáles son los efectos que tienen las principales sustancias adictivas sobre el campo energético humano, concretamente sobre el sistema de chakras.

En el caso de las drogas de diseño, Danna y Andrew aseguran que producen efectos esencialmente en el chakra del tercer ojo, el chakra del entrecejo y que no resulta casual que estemos usándolas como un anticipo de lo que ha de venir próximamente en el camino de la evolución humana y que concierne con la apertura de este chakra:

En cincuenta años más, todo el mundo trabajará en los niveles sutiles; todo el mundo canalizará. Nos estamos volviendo más y más sutiles. Entonces nos moveremos de sostener amatistas con las manos a sostenerlas en los niveles internos, de usar esencias florales a simplemente entonarnos con las flores. Para hacer este cambio, necesitamos trabajar con herramientas como la meditación que altera la conciencia...

Es interesante que usemos estas dos palabras, "recreativas" y "de diseño" para describir las drogas más populares del momento. La recreación trata de la fluidez y el diseño del orden, y nos recuerdan nuestra necesidad de crecer encontrando maneras más fluidas de vivir en un plano más alto del orden cósmico...

Sin embargo, una cultura que honra el cuerpo como la primera creación artística del alma encuentra maneras distintas que las químicas para hacer alteraciones en la estructura física. Cuando recuerdas que el alma crea al cuerpo, puedes comenzar a recrearlo... Cuando honras tu atracción hacia estas sustancias como algo que viene de la necesidad de despertar y activar más este chakra, puedes hacerlo espiritualmente en lugar de químicamente... (26)

Aseguran que hay también otra conexión entre las drogas sintéticas y nuestro nuevo y recién despertado chakra del timo:

Inicialmente estas drogas estimulan este centro, pero en un corto periodo de tiempo, deprimen su frágil nuevo funcionamiento... dañando el chakra y la glándula del timo, inhibiendo con ello el sistema inmunológico del cuerpo... Como un niño puede quemarse las manos cinco años antes de estar listo para aprender a cocinar con él, así mismo estamos quemándonos ahora con los químicos que hemos creado. (26)

Otra desventaja que encuentran debido al uso prolongado de las drogas de diseño es que:

Desafortunadamente, ninguna droga te ayuda a ver libremente lo que puedes ver a través del tercer ojo cuando está despierto.

La estructura química de las drogas da forma a la experiencia justo en el momento en que estás listo para comezar a experimentar y explorar estados más fluidos de conciencia. El efecto de los químicos imita las ondas cerebrales alteradas necesarias para tales experiencias. Las luces, el sonido y otras formas de tecnología no químicas son mucho más efectivas para llevar a cabo estos cambios que las drogas. De hecho, puedes desarrollar de una manera más natural esos patrones de onda através de la meditación e incluso de la fantasía...

Por ejemplo, aunque nadie puede enseñarte cómo, es posible alterar tus ondas cerebrales para repetir los patrones creados por cualquier sustancia a la que has estado habituado, desde café hasta qualudes. Estudiando tus recuerdos puedes ver y sentir cómo son esas ondas cerebrales y decirle a la parte de tu cerebro que las conoce tan bien que simplemente las recree. Algunos de estos patrones, sin embargo, causan disfunciones con largo tiempo de abuso...

Ciertas drogas suprimen las ondas cerebrales de forma que puedes saltar más allá de ellas, saltar fuera de esa estructura particular. Tú puedes, con práctica -y nadie puede enseñarte cómo- comenzar a jugar con tus ondas cerebrales sin químicos, aprendiendo cómo moverte de los patrones ásperos generados por la vida estresante hacia patrones más suaves, más eufóricos. Incluso puedes alterar las ondas de pensamiento de las personas que están alrededor de ti, aprendiendo a sincronizar con ellos, unirte a ellos y luego cambiarlos. Esta técnica tiene implicaciones en la sanación de esquizofrénicos, epilépticos, y otros cuyo destress ha provocado alteraciones disfuncionales de las ondas cerebrales. Los delfines hacen esto naturalmente, como una forma de unión, comunicación y placer. (26)

Para abandonar una adicción los autores dicen que no es suficiente suspender el uso de la sustancia, sino que hay que reparar el daño causado en los diferentes niveles para que la recuperación sea real y no haya recaídas. Por ello recomiendan que a la par de asisitir a terapias psicológicas ya sean personales o grupales y de someterse a un tratamiento de desintoxicación física bajo supervisión médica, en caso de que ésto sea necesario, también hay que practicar técnicas alternativas para revertir los daños causados por el abuso de las distintas sustancias en el campo energético humano.

Para ello nos ofrecen en su segundo libro una excelente serie de ejercicios de visualización, así como remedios de aromoterapia y gemoterapia específicos para cada reparar los daños provocados por cada una de las diferentes sustancias. Adicionalmente, se incluyen ciertos diagramas canalizados por Andrew para reprogramar las biocomputadoras que son nuestros cerebros.

Según afirman: "Los hábitos, como las adicciones están impresos dentro de nuestros circuitos cerebrales de la misma manera en que los circuitos de una computadora son programados. Para interrumpir un hábito, necesitas borrar y reprogramar el circuito" (26), y para eso sirven los diferentes diagramas canalizados para cada tipo de droga.

Diagrama para transformar
el hábito de las drogas sintéticas

Estos diagramas deben mirarse de arriba a abajo o dibujarse 25 veces consecutivas en tres sesiones por día. Además se recomienda mirarlos cuando se sientan deseos de caer en la tentación de usar nuevamente la droga en cuestión. (Ver más al respecto en adicciones)

 

 

 

MI EXPERIENCIA PERSONAL

La primera vez que consumí éxtasis o tachas, como se llaman en México, fue en una fiesta en casa de una amiga en el Distrito Federal. No supe bien el lugar de su procedencia, pero supongo que estaba bastante adulterado. Cuatro amigos y  yo nos dividimos una cápsula por pareja y la diluimos en una bebida de naranja. Aproximadamente quince minutos después de haberla bebido experimenté un ataque de ansiedad bastante desagradable y tuve que hacer grandes esfuerzos para relajarme por medio de la respiración. Toda vez pasado ese episodio me sentí bien, me puse a bailar y noté que mi percepción táctil era notablemente más agradable, pero nada más. Salimos de la fiesta, nos fuimos a bailar a un bar y recuerdo que allí de nuevo tuve una breve reacción de ansiedad, más leve que la anterior, pero igualmente tuve que encerrarme en un baño y respirar pausadamente para tranquilizarme.

Más tarde terminamos bailando en el departamento de otra amiga. Me sentía con un poco más de energía de lo normal: Emocionalmente también estuve animada y muy abierta; tanto que esa noche uno de mis amigos y yo iniciamos una relación que, aunque no prosperó, quizá se inició debido a esa misma apertura mutua. Con esto no quiero decir que la MDMA haya sido determinante en un asunto que igual se hubiera dado de una forma u otra, pero sí que influyó al permitirme una expresividad que normalmente me era difícil manifestar en aquella época. Mis amigos aseguraron estar un poco decepcionados de los efectos porque todos esperábamos algo más espectacular debido a las referencias previas que teníamos sobre el éxtasis y nos preguntábamos si la dosis había sido insuficiente o si estaba adulterada y concluimos que seguramente las dos cosas. Todos experimentaron más o menos lo mismo que yo, a excepción de los ataques de ansiedad que durante mucho tiempo me disuadieron de volver a probar las tachas y mucho menos sin saber claramente cuál era su procedencia.

La siguiente ocasión que volví a experimentar con el éxtasis fue durante mi primera visita a la ciudad de Ámsterdam. Lo hice porque me lo consiguió un amigo que era vecino del edificio donde vivía la amiga holandesa con quien estuve hospedada. Tenía motivos para confiar mucho en él y sabía que venía directamente de manos de fabricantes confiables, así es que decidí probar de nuevo confiando en que esta vez no tendría ningún ataque de ansiedad. Precisamente estaba con este mismo amigo en un cyber coffeshop cuando tomé una pastilla completa acompañada de agua mineral. Nos quedamos allí aproximadamente media hora revisando mi correo electrónico sin sentir ningún tipo de efecto. Saliendo nos dirigimos en bicicleta hacia la casa de mi amiga donde habían preparado una pequeña reunión con otros amigos para festejar mi cumpleaños.

Durante el trayecto comencé a notar los primeros efectos, experimenté una sensación de ligereza, vigor físico y mucho... ¡bienestar! Sí, esa palabra describe con exactitud la sensación de ir montada en bicicleta por las calles de Ámsterdam; lo cual era algo completamente nuevo para mí puesto que los días anteriores había estado muy tensa mientras conducía. El primer día que renté la bici, estuve a escasos segundos de ser atropellada por un tranvía en Central Satation, ya que recién acababa de llegar y desconocía completamente el sentido de las avenidas. Poco después y todavía sin salir del susto, me quedé sin frenos en una bajada bastante pronunciada y tuve que hacer malabares para no atropellar a nadie y salir ilesa. Esto me provocó una tensión que incluso se manifestó en un intenso dolor muscular que no se fue hasta que hice algo específico para liberarlo.

El caso es que a raíz de eso había venido conduciendo con bastante cautela y muchísima tensión; por lo que en aquellos momentos, bajo los efectos del éxtasis, disfruté por primera vez de conducir relajadamente. La diferencia fue bastante drástica y aleccionadora, pues me di cuenta de que al no liberar el miedo y seguir actuando como si en cualquier momento estuviese a punto de ser arrollada o sufrir algún percance, me estaba provocando tal tensión que además de contraer mis músculos, me impedía disfrutar del maravilloso hecho de poder andar en bicicleta en la ciudad más propicia del mundo para hacerlo.

Cuando llegamos al edificio de mi amiga, subí eufórica y sin ninguna dificultad las largas escaleras que en condiciones normales me resultaban agotadoras, y en adelante todo comenzó efectivamente a ser un éxtasis; al menos la clase de éxtasis de la que yo había escuchado hablar a otros usuarios. Me pareció maravilloso recibir el amor y los regalos que no sólo mis amigos conocidos sino algunos amigos desconocidos me brindaban. Sentí una profunda empatía y un gran amor y agradecimiento por el hecho de que todos y cada uno de ellos estuvieran allí esa noche. Recuerdo que abracé a todos y les dije lo contenta, unida y agradecida que me sentía y recuerdo que todos se mostraban igual de felices y amorosos conmigo.

Todo me parecía perfecto y natural en esos momentos, incluso el hecho de no tener el menor apetito y no querer probar la deliciosa tarta vegetariana que preparó un amigo que es chef, quien amablemente me dijo que ya la disfrutaría al otro día cuando me diera hambre... Me sentía profundamente agradecida y privilegiada por no haber sido arrollada, por estar viva, por estar sana, por estar allí en esos momentos, en esas circunstancias y pensé que en realidad así debiera de ser la realidad ordinaria, es decir, que la relajación, la confianza, la amistad, la alegría, la abundancia y el amor debían de ser el estado natural y cotidiano de toda la humanidad en todo momento.

Pensé que en verdad lo anormal era vivir de otra manera que no fuera esa. Que es anormal vivir condicionada en función de los recuerdos del pasado que, entre otras cosas, me habían impedido pasear tan a gusto en bicicleta; pensé que era anormal que no todos los días fueran una fiesta tan maravillosa como aquella que a esas altura consideraba la mejor de mi vida (lo cual digo cada cumpleaños, por cierto); y que en verdad lo anormal era vivir sin esperar lo mejor y nada más que lo mejor de todos y cada uno de los seres humanos en todas y cada una de las circunstancias...

El efecto me duró toda la noche, hasta que me fui a dormir. Al otro día me sentía levemente cansada pero en un estado de bienestar general bastante placentero que, entre otras cosas, me permitió olvidar definitivamente mi miedo a conducir en bicicleta por las calles de Ámsterdam.

No he querido volver a probar el éxtasis, supongo que en buena medida debido al temor a las adulteraciones y sus consecuencias, pero en realidad más que nada porque no se me ha ocurrido volver a hacerlo. Ahora que hago esta recapitulación creo que quizá intuitivamente quedé convencida de que esas condiciones de éxtasis son algo natural que ocurre al no estar presentes el miedo, la tensión y la desconfianza; cosas que me he propuesto eliminar paulatinamente de mi vida mediante formas no químicas, para que su efecto no esté limitado por la breve vida activa de un fármaco cuyo uso reiterado puede ocasionar efectos secundarios indeseables, como aprendí tiempo después leyendo los libros de Barbara Brennan y de Cunninham & Ramer.

 

 

FUENTES DE CONSULTA ACERCA DE LAS DROGAS DE DISEÑO

1. Cabrera Forneiro José y Rafael Cabrera Bonet: "Consideraciones médico-legales y preventivas al uso de éxtasis en España", en L. San, et all: Alucinógenos, la experiencia psicodélica, Ediciones en Neurociencias, Barcelona, 1996.

2. Camí, Jordi: Farmacología y toxicidad de la MDMA (éxtasis), Ediciones en Neurociencias, Barcelona, 1997.

3. Camí, Jordi, et. all: "Farmacología clínica de la 3,4 metilendiosimetanfetamina (MDMA/'éxtasis')" en Fericlga, Joseph Maria, et all: Los enteógenos y la ciencia, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona, 1999.

4. Capdevila, Marc: MDMA o el éxtasis químico, Los libros de la Liebre de marzo, España, 1995.

5. Escohotado, Antonio: El libro de los venenos, Ómnibus Mondadori, España, 1990.

6. Escohotado, Antonio: Historia General de las Drogas, Tomo III, Alianza, España, 1995.

7. Garza, Rogelio: "Rave: ¿reventón sin fronteras?", Picahielo, no. 7, México, 1er. sem. 1995.

8. Goodman, Alfred et all: Goodman y Gilman. Las bases farmacológicas de la terapéutica, 8va. edición, Panamericana, Argentina, 1991.

9. Informe de la Vigesimosegunda Reunión del Comité de Expertos, cfr. ONU, Consejo Económico y Social, doc. E/CN.7/1986.

10. Laurif, Phillip: Las drogas, Alianza, Madrid, 1989.

11. Leary, Timothy: "XTC: The drug of the 80's", Chic, USA, 07-1985

12. Leiva, M., et all: "Evolución del tráfico de las drogas de diseño",", en L. San, et all: Alucinógenos, la experiencia psicodélica, Ediciones en Neurociencias, Barcelona, 1996.

13. McClean, Rebecca: Interview with a drug designer and his wife: Alexander and Ann Shulgin, Internet: http://.igubu.saix.net/biz/saconcerts/shul.html

14. S. Adler y P. Abramson: "Geting high to 'exstasy'...", Newsweek, USA, 15-04-1985.

15. Shulguin, Alexander : "La legalización de ciertas drogas debería de ir acompañada de educación", Revista Muy Interesante, Año XVI, No. 2, México, Febrero de 1999.

16. Shulgin, Alexander y Ann Shulgin: PHIKAL  Transform press,1998, USA.

17. Shulgin, Alexander y Ann Shulgin: THIKAL  Transform press,1999, USA.

18. Schroeder, Richard: El mundo de las drogas: mito y realidad sobre el abuso, Edamex, México, 1990.

19. The Future Sinthetic Drugs of Abuse, DEA, McLean, Virginia http://hyperreal.com/drugachives.html

20. The Spirit of Raving, Internet: http://hyperreal.com/raves/spirit/intro.html

21. Royo, Jordi: A toda pastilla, Diputació de Barcelona, 1999.

22. Brennan, Barbara Ann, Manos que curan, Ed. Martínez Roca, Barcelona, España, 1990.

23. Brennan, Barbara Ann, Hágase la luz, Ed. Martínez Roca, Barcelona, España, 1994.

24. Piñeiro, Juanjo: Psiconautas, Los libros de la liebre de marzo, España,1999.

25. Cunningham, Danna y Andrew Ramer: The Spiritual dimensions of healing addictions, Cassandra Press, CA, USA, 1986.

26. Cunningham, Danna y Andrew Ramer: Further dimensions of healing addictions, Cassandra Press, CA, USA, 1988.


Regresar a la página anterior: MDA
Regresar a: Drogas de diseño