ESENCIAS CHAMÁNICAS DE MÉXICO
Las plantas de poder embotelladas

Los remedios chamánicos vienen a ser transformadores de la conciencia, agentes de cambio que generan un contacto profundo con el sentido de auto responsabilidad con la vida, con nosotros mismos, y también como facilitadores de nuevos paradigmas.

Dr. Luis Solana y Sentíes

 

Presentación

En esta página encontrarás un texto acerca de algo inusual y extraordinario que son las esencias chamánicas de México, o sea, tipo flores de Bach pero hechas con peyote, floripondio, tolocahe, varios tipos de hongos y otras plantas más...

Si no sabes qué son las flores de Bach, googléalo para que te enteres, pero básicamente se trata de captar las vibraciones de una planta y trasladarlas al agua para después beber esa agua y tener los efectos sutiles asociados a dicha planta. Esto se usa dentro del contexto de las llamadas "terapias alternativas" para sanar las emociones.

Yo había usado alguna vez las flores de Bach, y aunque su efecto es evidente, en realidad son bastante sutiles en comparación con las esencias chamánicas de México. Cuando usé las esencias chamáncias por primera vez, no me imaginé que fueran a ser tan potentes. Sobre todo a nivel de mis sueños registré un proceso muy importante de sanación y reordenación que tuvo consecuencias trascendentales en mi vida diurna ya que me liberó de una carga de "culpa inexplicable" que había padecido desde no sé cuando... ni siquiera me acuerdo a qué edad comenzó, quizá nací con ella. Pero gracias a mi trabajo personal y la inestimable ayuda de las esencias chamánicas, esta carga se aligeró en gran medida.

Es por eso que, debido a mi experiencia personal, considero que las esencias chamánicas de México son una herramienta de trabajo terapéutico muy importante y también un recurso muy interesante para quienes se sienten atraidos por las plantas de poder, pero temen usarlas por miedo a un "malviaje".

A continuación encontrarás parte de los apuntes del curso que ofrece para aprender a manejarlas su creador, el Dr. Luis Solana y Sentíes, quien amablemente me permitió transcribirlos aquí para todos los psiconautas interesados en utilizar las plantas de poder en su dimensión más sutil y terapéutica.

Karina Malpica

 

ESENCIAS CHAMÁNICAS DE MÉXICO

Texto extraído de los apuntes de un curso
impartido por el Dr. Luís M. Solana y Sentíes

Generalidades

Los seres humanos transitamos una serie de experiencias que van forjando nuestra personalidad. Muchas de ellas son de naturaleza biográfica, es decir: Acontecen dentro del transcurso de la vida desde el nacimiento hasta el hoy.

Otras, pertenecen al universo de lo pre-personal, ese tiempo en el cual se habita el vientre materno y se aprenden las respuestas emocionales básicas.

Unas más provienen del universo que incluye todo aquello que esta mas allá de los límites que demarcan las fronteras del Yo y que se nutren de las dimensiones kármicas, arquetípicas y constelares familiares que configuran la morada trans-personal del hombre.

Las Esencias Chamánicas no son un sueño, son una realidad demostrada en el trabajo clínico cotidiano de innumerables terapeutas en lugares como Suiza, Chile, Argentina, España, Costa Rica, Venezuela, Cuba, Egipto y desde luego México.

Su eficacia puedo decirles resulta impresionante, en Terapia Floral son contados los elixires que pueden alcanzar los niveles que se logran con las esencias chamánicas. Tal aseveración puede resultarles jactanciosa pero en este punto particular yo sólo soy la voz de quienes las han utilizado. Definitivamente resultan una excelente llave para acceder niveles muy arcaicos de conciencia e inconsciencia, ahí donde los patrones ancestrales nos atan al pasado, y nos condenan a vivir prisioneros de circuitos de repetición de conductas.

Indudablemente que a todos los terapeutas no preocupa tener éxito con todos y cada uno de los pacientes, sin embargo no siempre es así. En la práctica clínica, cotidianamente encontramos que nuestros tratamientos... en algunos casos, resultan óptimos pero solo por periodos cortos de tiempo, las mejorías suelen ser pasajeras y el paciente conforme pasa el tiempo llega a desesperar de no ver una respuesta sostenida. Llega incluso a pensar que solo le estamos dando atole con el dedo.

Esto ocurre debido a que el conflicto no tiene relación directa con él, esto es en el orden de lo personal, o sea lo aprendido, lo vivido a partir del nacimiento. Como no está dentro de ese contexto, no tiene conciencia de él y por ende ni siquiera sabe que existe tal conflicto. ¡Y si él no lo sabe, menos aun nosotros! Nuestro accionar depende directamente de la información que el cliente nos allega y ¿cómo va a allegarnos algo de lo cual no tiene conciencia? Ello conduce, a que nuestros tratamientos resulten incompletos e insuficientes, y que a la larga, o no tan larga, el paciente nos diga adiós, con el consiguiente trastorno que ello implica, pues nos deja un gusto amargo de derrota entre los labios.

Pensando en todo ello y habiendo también degustado innumerables veces ese sabor amargo de incompetencia y derrota que acabo de mencionar, y que aunados a mi condición de médico especializado a contra voluntad en la atención de patologías terminales, dichos fracasos se acompañan además de la frustración de no poder hacer nada por mitigar las dolencias que acompañan a la mayoría de enfermos que las sufren. Mucho tiempo considere dichas enfermedades como crueles asesinos, que no conformes con arrebatarle la vida al enfermo, mientras este no moría se entretenían arruinando su existencia, logrando que ese tiempo de espera, se tornara la más de las veces un calvario donde dolores, culpa, miedo, ira, impotencia, frustración, desamor, vergüenza, humillación y toda esa serie de sentimientos afines que todos hemos llegado a conocer, se encargaban de llenar de confusión un tiempo que bajo otras condiciones o con una diferente visión, podría servir para encontrar esa paz que en teoría todos anhelamos alcanzar antes de cruzar esa puerta dimensional a la cual llamamos muerte y que tanto nos aterra.

Hoy puedo ver las cosas desde otro ángulo, donde la enfermedad sí tiene sentido, y si exceptuamos los procesos patológicos tóxicos y los accidentes, esta enfermedad nunca es consecuencia de la mala suerte o de la virulencia de algún factor externo que actúa aisladamente.

Invariablemente, el conjunto de síntomas que aparecen en la enfermedad sólo expresan una psicología adaptativa, que normalmente se interpreta y se vive como una patología incomoda y en ocasiones dramática, que nuestra ceguera espiritual impide que cumpla con su postulado esencial, y que no es otro que provocar una crisis, donde se apuesta la salud física pero en aras de lograr cumplimentar el plan espiritual que debería ser nuestro máximo objetivo en esta vida terrenal.

Historia

De la influencia del pensamiento del Dr. Hamer, nacieron los 21 remedios chamánicos. Su postulado de que el cáncer es el resultado de un Shock emocional, brutal que nos coge a contra pie y que vivimos en soledad, me llevo a pensar que para encontrar una cura, habría que, buscar un similar o elaborar un opuesto, ese último aspecto lo descarte pues demasiada gente ya está ocupándose de ello, y lo que han conseguido son sólo venenos, tan potentes, que sí, logran detener el cáncer pero entre las piernas terminan llevándose la vitalidad del enfermo y la posibilidad de una decente calidad de vida para su última etapa.

Quedaba la concepción homeopática del Dr. Hahnemann, quien postuló que lo similar se cura con lo similar, o sea “SIMILIA, SIMILIBUS, CURANTUR”. Había que buscar algo capaz de provocarnos un shock brutal, algo que no supiéramos a donde nos podría llevar ni lo que ahí pudiésemos encontrar, y que tuviera además la peculiaridad de ser una experiencia vivida en soledad.

Finalmente mi curiosidad y la causalidad, me llevaron a encontrarme con los Teonanacatl, los hongos enteógenos, mejor conocidos como alucinógenos y que en los años 50s-60s María Sabina, chamana mazateca de Huautla dio a conocer al mundo entero. Ellos, son capaces de contactarnos con el cielo o el infierno, la felicidad o la tortura, nunca se sabe a dónde te llevarán, y terminan siendo una experiencia íntima definitivamente incompartible, que cumplía con todos los puntos que señala el Dr. Hamer. Había que elaborar remedios con ellos y someterlos a pruebas e investigación terapéutica, todo ello se llevo a cabo de 1998 al 2000, año en que los primeros resultados se hicieron públicos en el Congreso Floral de La Habana Cuba, donde se presentó formalmente el Set de Hongos Sagrados, ahora podemos hablar del Set de Flores Sagradas y de otro más, conformado por cactáceas y semillas a las que englobé en un solo concepto y denomino Plantas Sagradas.

En algún momento después de haber dado a conocer las Esencias chamánicas, alguien dijo que elaborar remedios a partir de hongos, cactus y semillas no se apegaba a los dictados del Dr. Bach... que más bien estos, deberían catalogarse como remedios homeopáticos. Sin lugar a dudas su comentario pretendía ser descalificativo, no obstante resultaba ser todo lo contrario, pues reflejaba que habían alcanzado a comprender, por lo menos, una parte del accionar de estas esencias.

Efectivamente… algo de razón tenía en su comentario; No se puede decir que “quepan” exclusivamente dentro de la categoría de Remedios homeopáticos aún cuando se trata de tóxicos que al ser llevados a su mínima expresión, curan lo que antes enfermaban. Tampoco caben a plenitud en la de elixires florales pues estos exclusivamente son portadores de una virtud, la virtud de cada flor en particular y que está ahí para ayudarnos a superar una debilidad o carencia, actúan de acuerdo con el principio de los contrarios.

Las esencias chamánicas tiene la peculiaridad de actuar en las dos direcciones, como similares y como contrarios, conllevan veneno junto con virtudes. Por ello, Las Plantas Sagradas son tratadas diferente de otras plantas, quizás más bellas, sí, eso nadie lo niega, pero no igual de sacras.

Una planta sacra tiene además de la virtud floral y la similitud homeopática, al maestro que la templa, dándole dirección y sentido a vivir la enfermedad, vaciando antes de llenar, pues sabe que poco puede caber donde ya hemos ido guardando tantas cosas generalmente lastimosas y degradantes. “Nunca será igual, poner y poner agua dulce en un recipiente con agua de mar y así hasta llegar a hacerla agradable al paladar, comparado con el hecho de tirar el agua de mar y simplemente volver a llenar el cuenco con agua dulce en su totalidad.”

Todo esto es lo que a los maestros chamanes, a través de su historia, los ha llevado a distinguir a unas plantas de las otras.

Conjunción Homeopática, Floral y Trans-personal

De las Esencias Chamánicas hay que resaltar como primer y más importante característica, ese triple comportamiento que acabo de mencionar someramente en él capitulo anterior, pero que precisa una mayor explicación.

Acción Homeopática: Porque en su accionar, está la ley homeopática de que lo semejante se cura con lo semejante. Esto es, que a una acción "X" (enfermante), oponemos otra acción de igual magnitud y frecuencia (curativa), anulándose una a la otra Caos + Caos, igual a armonía, Crisis Real + Crisis Agregada igual a Sanación.

Acción Floral: Porque cada esencia contempla una virtud que le es inherente, tal como en los remedios del Dr. Bach, actuando conforme a la ley de los contrarios, oponiendo una virtud a la acción inespecífica de un defecto.

Acción Mágico-Transpersonal: Porque el espíritu de las plantas trabaja en esferas que escapan a la comprensión humana y que tienen mucho que ver con la naturaleza divina de la creación. Podríamos aventurar que se trata de una Potencia Mental Espiritual contra los efectos de una Carga Karmática o Evolutiva.

Estos remedios, no obstante su gran potencial y lo profundo de los niveles terapéuticos que logran alcanzar, no son panaceas ni fórmulas mágicas.

Cáncer y similares, no son los enemigos a vencer sino manifestaciones del verdadero enemigo, oculto a nuestros ojos, a nuestros recuerdos y lo más importante, a nuestra conciencia. En la medida que el ser humano resuelve su problemática existencial y rescata su posibilidad de ser feliz, los procesos mórbidos que lo aquejan igualmente se suavizan y comienzan a desaparecer.

Convergencias Filosóficas

La descripción que hago en mi libro de cada una de las esencias, posiblemente ilustra el concepto de reparación orgánica y emocional que ellas producen, pero nunca, ni remotamente, describirá la sabiduría ancestral del espíritu que anima estas esencias chamánicas. Para entenderlas hay que hablar de convergencia… convergencia filosófica entre representantes de diferentes corrientes terapéuticas y este nuevo sistema.

¿Por qué?... Trataré de ejemplificarlo de la manera más simple que sea posible. Para Samuel Hahnemann, padre de la homeopatía, enfermedad es la pérdida del equilibrio en cualquiera de las 3 esferas que para él, conforman al ser humano: Orgánica, mental y espiritual.

Señalando que de las tres, de origen el campo o esfera más afectado en primera instancia, es el espiritual, salvo contadas excepciones como heridas, traumatismos o intoxicaciones que inciden primeramente sobre lo orgánico o lo mental.

Para Bach, al igual que Hahnemann, el origen de la disfuncionalidad está en el alma, donde se gestan sentimientos o emociones, generalmente como mecanismos defensivos que aseguren la supervivencia, pero donde dicha emoción termina siendo, ya no la defensa sino el enemigo potencial, debiendo ser erradicada del alma oponiéndole su opuesto (virtud versus defecto) y así sanar la totalidad del ser.

Dentro de este tema de las convergencias, quisiera incluir una muy importante, la freudiana; pues no obstante que Freud dentro de la psicología moderna hay quienes lo consideran ya no muy actual, es innegable que la psicología es otra después de él.

Freud decía que la patología conductual era el resultado de experiencias emocionales traumáticas vividas durante la etapa del desarrollo, rechazadas, combatidas y olvidadas aparentemente, pero con una constante influencia inconsciente que terminará deteriorando la conducta, el pensamiento y las emociones.

Jung… al igual que la mayoría de psicólogos de ese tiempo, inicialmente se ajusta al pensamiento freudiano, pero termina difiriendo de él, dado que no considera que los eventos infantiles sean los causantes de todas las conductas patológicas, siendo que para él es más importante el aspecto espiritual, e influenciado por su formación filosófica oriental, adiciona a la psicología una cartografía que incluye a lo biográfico, lo trans-personal, lo pre-personal y lo arquetípico.

Stanislav Groff, por mencionar alguien de relevancia en la psicología contemporánea, con su método de respiración holotrópica, recrea aun más el original planteamiento de Jung, y como corolario, Hamer, el controvertido creador de la nouvelle medicine o noin medicinier, plantea que el desarrollo evolutivo de las especies coronado en el homo sapiens, ha dejado pautas de comportamiento grabadas en la memoria celular (filogenia) que se disparan ante cualquier evento que rememore traumas arcaicos, real o simbólicamente… la respuesta a tales pautas de comportamiento psico biológico serán asimiladas finalmente por el individuo, en función a su desarrollo intelectual y la estructura social donde se desenvuelve, incluso llegando a adquirir un carácter simbólico o figurado, pero sin perder o abandonar su original contenido arcaico biológico.

Resumiendo: Hoy, todos nosotros compartimos la misma visión del como enfermamos y podríamos definirlo de la siguiente manera: las tres esferas que integran al individuo, la orgánica, la mental y la espiritual se desfasan una con otra generando un caos energético, es como si cuerpo, pensamiento, emociones y espíritu ya no pudieran estar de acuerdo y no cooperaran entre sí para el bien de esa unidad bio-psico-espiritual que es el ser humano.

Hahnemann, esboza, intuye la memoria celular y la plasma en su teoría miasmática, condición hereditaria donde se engloba a la totalidad de patologías existentes como resultantes bien sea de la sarna o psora, la tuberculosis o sicosis, y la gonorrea o lúes como causas de la sífilis. Para él los seres humanos deben ser considerados integralmente (holismo) o sea orgánica, mental y espiritualmente, y preconiza que la curación debe ser suave y duradera. Para Bach la enfermedad no debe considerarse obra de la casualidad sino de la causalidad, donde los síntomas son una trama de significados que indican el ajuste o no al sendero que conduce al alma por el recto camino de la evolución.

Como las Flores de Bach o de otros sistemas florales, las Esencias Chamánicas de México se proponen actuar sobre los canales de energía y restablecer en la persona el equilibrio necesario para superar los problemas emocionales, mentales y físicos que le agobian.

Cuando extendemos el proceso enteógeno o psicodélico al ámbito trans-personal, los límites de la causalidad lineal se expanden. Esto nos lleva a considerar que no sólo nuestro nacimiento biológico sino diversas situaciones experienciales durante el momento de la gestación, desde el coito mismo, luego la implantación y todo el transcurrir de la vida intrauterina, vienen siendo factores de impacto para la vida psicológica de cada uno de nosotros, pero ahí no para el asunto, y a eso debemos agregar aun los recuerdos ancestrales, raciales y filogenéticos, también aquello que han denominado inteligencia conciente a nivel ADN molecular y metafísico del código genético, lo que yo llamo memorias laterales o sea lo que vivimos en los sueños inconscientes y por si no fuera suficiente, aún debemos sumar la dinámica arquetípicas, la muy controvertida reencarnación, las vidas pasadas y como remate la ley del karma.

Su enfoque terapéutico, también es holístico porque visualiza al hombre, no fractualmente, sino en relación íntima con el universo.

El criterio de curación no debe ser la eliminación de los síntomas, sino el cambio de perspectivas o paradigmas del sujeto enfermo. La recuperación de su paz mental y su felicidad interior.

Los Elixires Chamánicos nos amplían la perspectiva trans-personal y espiritual de la existencia, colocándonos en un viaje de auto descubrimiento, en un repaso de situaciones pasadas, a veces añejas pero vistas cada vez desde diferentes ángulos y/o dimensiones, ayudándonos a encontrar nuevas respuestas y actitudes, que dan un nuevo sentido de ser, de grupo y de especie, potencializando a la vez lo que de espiritualidad hay en nosotros, ¿y como lo hacen?, conectándonos con nuestra matriz primigenia, con la divinidad...

Para Bach al igual que para Hamer: La enfermedad no es un mal a suprimir sino un beneficio a comprender.

Los remedios chamánicos vienen a ser transformadores de la conciencia, agentes de cambio que generan un contacto profundo con el sentido de auto responsabilidad con la vida, con nosotros mismos, y también como facilitadores de nuevos paradigmas.

Al hablar de hongos, peyote, ololihuqui, o cualquier planta de poder pareciera que estamos hablando de modelos trans-personales, más allá de las investigaciones iniciadas por Jung y su idea de inconsciente colectivo, ya incluyente de los niveles perinatal y transbiográfico.

Siempre bajo su efecto encontraremos algo nuevo que observar, algo para meditar, algo que nos asombre, algo para desapegarnos, para desaprender y aprender, algo porque luchar, un retomar el rumbo; cada remedio pareciese tener su propio maestro, un guía que nos lleva ahí donde tenemos pendiente algún círculo sin cerrar o traumas que parecieran ajenos pero que nos
remontan sin conciencia de ello, con otras experiencias existenciales. Bach y Jung coinciden en mucho, baste resaltar que ambos consideran la vida como etapa de un proceso, que aunque no pueda recordar ni conocer, su intuición le señala como tal “La vida no es más que un día de colegio”.

La experiencia del mundo que nos rodea está condicionada, al menos en parte, por las imágenes que de él tenemos en nuestra mente y por las memorias bloqueadas de nuestro desarrollo filogénico tal cual dicen Hamer, Groff, Leary, Wilson y muchos otros.

Las Plantas Sagradas, en teoría vibracional y en la práctica chamánica pura, cambian esas imágenes e incluso las multiplican en forma exponencial, y a nivel enteógeno o sea lo que ellos llaman la comunión con la divinidad, estallan todas nuestras memorias, desde el inicio de la materia hasta sabrá Dios donde, para ello pasamos quizá por la ameba, el pez, los reptiles y gatos, changos y los pitecantropus erectus, y así llegamos a lo que somos ahora, al hombre, pero no se para ahí su efecto y tengo referidas experiencias de conexión con lo que pudiésemos llamar el ángel que tripula nuestro cuerpo, y como probablemente algunos ya estarán elucubrando, es posiblemente que no se pare ahí la bola, sino que siga rodando.

Si convergen los filósofos igualmente pueden ser convergentes los agentes terapéuticos, ese es el principal aporte de las plantas de poder al bagaje medicamentoso del presente y del futuro.

Campos de Acción:

Pre-personal. Memoria gestacional (emociones in útero), memoria transparto (shock e improntas del nacimiento) y aprendizaje senso-emocional infantil.

Personal o Biográfico. Memoria lineal y Memoria lateral (sueños, anestesia, hipnosis, amnesia, alucinación, estados de coma, shock, etc.)

Trans-personal. Memoria transfamiliar (constelaciones familiares) y Memoria de vidas pasadas.

Los seres humanos transitamos una serie de experiencias que van forjando nuestra personalidad. Muchas de ellas son de naturaleza biográfica, es decir: Acontecen dentro del trascurso de la vida desde el nacimiento hasta el hoy. Otras pertenecen al universo de lo prepersonal, ese tiempo en el cual se habita el vientre materno y se aprenden las respuestas emocionales básicas, mecidos al compás de los latidos cardíacos de nuestra madre cual si de tambores se tratara. Finalmente, unas más provienen del universo que incluye todo aquello que está más allá de los límites que demarcan las fronteras del yo, y que se nutre de las dimensiones kármicas, arquetípicas y constelares familiares que configuran la morada trans-personal del hombre.

Lo que es arriba es abajo, lo que es en lo grande igual es en lo pequeño, decía Hermes Trismegisto… Todo tiene un orden y este orden se sustenta en el equilibrio, siempre encontraremos 2 fuerzas complementarias y opuestas entre sí, contracción y expansión, y los ajustes entre estas 2 fuerzas siempre quedan registrados.

Cuando pensamos en nuestro planeta Tierra, en la mente de todos siempre aparece la misma imagen y nos cuesta mucho pensar que no siempre ha sido igual. No obstante, a cada instante se modifica… Es, pero ya no es… basta que en cualquier lugar del planeta surja una leve brisa, para que su forma, su apariencia, cambie. No digamos ya, una tormenta, un huracán, un sismo… la tierra permanece, pero íntimamente ya no es la misma, pues todo la impresiona.

Algo similar ocurre con los seres humanos, seria por demás jactancioso que nosotros no siguiéramos la misma pauta que el planeta en que habitamos. Una cópula abusiva, brusca, alcoholizada… dejará su huella en cada uno de los participes, como así mismo lo hará otra cópula suave, tierna, apasionada, producto del amor. Pero ahí no termina todo, si esta cópula resultara fecunda, esas células acopladas que a la larga conformarán un nuevo ser humano, también mantendrán grabado ese incidente y todos los subsecuentes acaecidos en su entorno. Queremos creer que ese ser en formación, aun no dispone de una conciencia y menos aun de una memoria, pero estamos equivocados… al igual que se forman los huecos, perfiles, cañadas en nuestro planeta, igual se están formando improntas caracterológicas que afectaran o influenciarán toda la vida de ese ser a no ser que sean resueltas, regrabadas.

El ambiente al nacer, las palabras que se dicen dentro de una sala de partos, esos: Me muero, No puedo más, Que esto ya se acabe, no quiero seguir despierta, duérmanme, etc. O bien, los… puje, no puede Ud. rendirse, no quiere nacer, ayúdenos, está sufriendo, haga un esfuerzo más, o el consabido reproche del médico a la madre… ahora son los arrepentimientos, ahora si ya no lo quiere, pero que tal cuando lo encargo, etc. Etc. Etc.

Concepción, vida intrauterina, gestación, alumbramiento, primeros años de vida… siempre dejarán huellas indelebles en la vida de los seres, memorias, huellas que no se borran, que no se recuerdan pero que requieren ser develadas y concientizadas, pues la historia de cada ser depende en gran medida de esa grabación que muchos estudiosos llaman lo Pre-Personal y que para fortuna de nuestros hijos o nietos, ya está siendo atendida e investigada profesionalmente a través de diversos caminos… uno de ellos es precisamente el estudio de la terapia floral.

Hablar de lo pre-personal es hablar de historia relativamente reciente, hablar de Transfamiliar y Trans-personal ya es entrar en lo que vendría siendo la historia antigua, remota del ser humano, misma que podríamos dividir en infinidad de capítulos pero para obviar tiempo los agruparé en memorias genéticas transfamiliares, memorias filogenéticas animales, vegetales, marinas e inmateriales… o sea cuando éramos energía pura o pensamiento divino o seres angélicos.

Se preguntaran ¿donde conecta toda esta información con el conocimiento chamánico y lógicamente con las Esencias Chamánicas de México?

Para muchos chamanes mexicanos, el ser humano posee tres funciones primordiales, que al estar presentes y funcionar en forma adecuada, dan como resultado una salud mental completa, pero la ausencia de una de ellas, trae como consecuencia alteraciones y desequilibrios muy serios. Lo que para nosotros serían tres instancias, para ellos se vuelven tres presencias mágicas o espíritus... el Observador, el Sujeto de la Experiencia y la Voz del Ver. Para ellos, el concepto de realidad del ser, está fundamentado en la presencia en cada ser, de esos 3 espíritus. Cuando estos funcionan correctamente y están localizados juntos, el ser humano está completo. Ahora… si alguno de esos espíritus se aleja, el ser humano se enferma, se queda incompleto, a eso le llaman estar asustado, siendo algunos de sus síntomas, accesos de tristeza, depresión y desolación… si esto perdura, un segundo espíritu se perderá y eso irremisiblemente lo llevara a la caquexia y la muerte.

A continuación describiré cada uno de estos tres espíritus: El Observador es aquel que permite percibir o contemplar las experiencias desde una distancia psicológica adecuada. El Observador está identificado consigo mismo pero no con la experiencia. Le es posible observar las propias sensaciones corporales, la propia alteración emocional, la angustia, la confusión, cualquier evento que acontezca al sujeto de la experiencia.

La capacidad de observación es una de las más fundamentales funciones del ser humano. Por otro lado, la capacidad de observación permite anticipar los efectos posteriores de la experiencia, situarla dentro de un contexto adecuado y sobre todo, no identificarse con aspectos restringidos de la misma.

La observación continuada de los propios estados, se ve favorecida con el uso de las Esencias Chamánicas, claro... a falta de las originales plantas sagradas, su empleo lleva suavemente al Observador a hacer conciente lo inconsciente a través de contactar con la Voz del Ver, para que eso suceda tiene que producirse lo que nosotros llamamos un Estado Elevado de Conciencia, subrayo lo de elevado pues no debemos confundirlos con Estado alterado de conciencia, ya que estado alterado puede llamársele a una crisis histérica, a situaciones de pánico, de ansiedad, a los estados resultantes de experienciar fobias, al mismo clímax orgásmico etc y que desde un contexto normal, pues hay excepciones, generalmente no llevan al ser a contactar con su naturaleza espiritual.

Las Esencias Chamánicas ayudan a la persona a desarrollar su capacidad consciente de unificación, entre lo material y lo espiritual; hasta lograr un grado de salud mental extraordinario, sin grandes complicaciones, sin sacrificios, sin largas preparaciones mentales ni espirituales.

El sujeto de la experiencia por su lado, es el que está más asociado con la experiencia en sí. ¡Si siento dolor, yo como sujeto de la experiencia me identifico con el dolor! ¡Si tengo alguna emoción, yo como sujeto de la experiencia, vivo la emoción en mi mismo!

En otras palabras, el sujeto de la experiencia es el que siente, en cambio, el observador es el que contempla este sentir desde un lugar o posición, que no se ve afectado por la experiencia misma. La diferencia entre el observador y el sujeto de la experiencia es, que el primero no se identifica más que consigo mismo, mientras que el segundo está identificado con cualquier acontecimiento o experiencia que le acontezca, es este otro de los aspectos en que las esencias chamánicas intervienen ayudándonos a tomar conciencia de innumerables situaciones que afectan nuestras vidas sin que tengamos noción de ellas.

Un sujeto sano es un sujeto capaz de sentir y también capaz de observar su sentir. Esto es, un sujeto de la experiencia integro y un observador integro también.

Resta hablar del tercer espíritu que actúa como puente de unión entre el observador y el sujeto experimentador, esto es, un mecanismo inteligente que reconoce el significado de la experiencia, que reconoce la presencia del observador y que reconoce la existencia de la sensación en sí misma, a este proceso inteligente se le conoce como la Voz del Ver, y es a través de ella que se nos permite asignarle un significado a la experiencia, entenderla, razonarla, y saber su proveniencia y sus consecuencias.

Ahora, cuando una experiencia no es registrada por el sujeto de la experiencia, por no ser real sino sub-producto de un sueño, éstas resultan a veces tan nítidas, tan aparentemente reales para el observador, que ocasionalmente las registras, pero con la inconciencia del sujeto de la experiencia. Algo similar es lo que sucede con las grabaciones inconscientes bien sea trans familiares o de vidas pasadas o sucesos durante procesos de hipnosis, amnesia o anestesia, durante el periodo de gestación, el trans-parto y los primeros años infantiles.

Todos estos incidentes tienen en común la inconsciencia del sujeto de la experiencia, y por ello no caben en su registro vital, no aparecen pero ahí están, tal como si fueran virus dentro de
una computadora, generando reacciones bizarras, incongruentes, intempestivas, que trastornan lo que él toma por su realidad.

Esos conflictos difícilmente salen en una consulta tradicional, pueden aflorar bajo hipnosis pero con el inconveniente de que en dicho estado surge la memoria del hecho pero difícilmente
aparece la impronta emocional que se condicionó.

Donde sí surgen es en terapias de renacimiento, en psico-magia, en terapia de vidas pasadas, también durante estados meditativos profundos y aunque de forma más sutil o entrevelada, durante algunos sueños inmediatamente antes del despertar o en estados de ensoñación casi conciente, en los cuales el sujeto de la experiencia y el observador logran hacerse cargo de la experiencia y grabarla en el consiente, lo cual faculta el solucionarla al entrar en juego la totalidad del alma con sus 3 espíritus.

Conocer la existencia y accionar de estas tres instancias, el Observador, el sujeto de la experiencia y la Voz del Ver, también nos facilita comprender lo que sucede en la ausencia de alguna de ellas. Por ejemplo: La ausencia del sujeto de la experiencia produce un ser humano incapaz de sentir, frío y bloqueado frente a la vida. La ausencia del observador podríamos traducirla como la demencia total o quedar atrapado en el viaje, y como remate, la ausencia de la Voz del Ver, produce un ser humano incapaz de entender lo que sucede.

Un chamán, a mi pregunta del por qué ingerían y hacían ingerir brebajes a sus enfermos, me hizo caer en la cuenta de que solo a través del desconecte de la realidad actual, eliminando el contexto de linealidad en el tiempo, se podía contactar y conversar con la Serpiente, con el Jaguar y con el Águila, fue hasta mucho tiempo después que caí en la cuenta que el sujeto de la experiencia se correspondía simbólicamente con la Serpiente, que el Observador no era otro que el mismísimo Jaguar y que el puente de unión entre ellos no era sino la presencia del Águila, real representativo de la Voz del Ver, y que en si conjunta experiencia, libertad e intemporalidad.

De ahí la gran importancia que reviste se hace necesario tener recursos que nos permitan someter al escrutinio de estos espíritus, aquello que aparece en nuestras vidas como simples fantasías y que torpemente calificamos de tonterías o locuras sin sentido, restándoles la importancia que merecen, pues afectan gravemente nuestra realidad, ya que el observador las tiene registradas como reales, sin importarle si son sueños, memorias espirituales propias o heredadas de nuestro tronco familiar, estados alterados de conciencia o estados místicos superiores.

Ello genera incongruencia con lo que el sujeto de la experiencia ha registrado y sentido en sí mismo. Esa discordancia terminará enloqueciendo a la voz del ver. ¿Ante tal situación que podemos hacer? Lo único es, que los 3 espíritus se eleven al mismo plano superior de conciencia y hagan conciente lo inconsciente.

Todas y cada una de las 21 esencias conllevan la capacidad potencial de elevarnos a ese plano superior espiritual, permiten la interacción de los 3 espíritus, dejando de lado la memoria lineal de nuestra experiencia terrena, nos dan la oportunidad de no tener que utilizar brebajes de Plantas Sagradas para fusionar e intercomunicar dichos elementos espirituales de nuestro ser.

Las esencias indiscutiblemente también actúan en el campo físico, eso lo hemos podido constatar todos los que las hemos usado tanto en pacientes como en nosotros mismos, pero ese efecto es el menos importante ya que lo físico se cura al sanar lo emocional, al recuperar su integridad el alma. Lo importante, lo trascendente… es eliminar lo que dio origen al trastorno, para ello tenemos que rescatar al alma.

Olviden, hagan de lado la razón, déjense llevar por su sensibilidad al usar las esencias chamánicas, déjenlas actuar donde el sujeto mayormente las necesita; permitan a la Voz del Ver interactuar con el Observador y el sujeto de la experiencia, hasta que modifiquen y resuelvan sus conflictos, para nuevamente, a través de la Voz del Ver darle significado a las vivencias, entenderlas, razonarlas y sentirlas, saber de donde provienen y que nos pueden llegar a provocar.

Todo ese mecanismo inteligente se despierta con la acción mágico trans-personal, prepersonal y biográfica de las esencias chamánicas, y una vez que el proceso de reparación está en marcha, será solo cuestión de tiempo, para que con el soporte psicológico y el adecuado apuntalamiento médico dentro del contexto orgánico fisiológico, se alcance la Sanación.

Generalidades de cada Set

•La Tierra constituye los minerales que conforman la estructura del cuerpo en los huesos, ganglios, musculatura… (HONGOS)

•El Fuego es la energía de la combustión de los alimentos en el aparato digestivo y sistema respiratorio de las células. (FLORES)

•El Aire es el combustible captado en los pulmones. (SEMILLAS)

•El Agua extracelular e intracelular es el medio en donde se producen miles de reacciones bioquímicas y se contribuye al equilibrio electro-salino. (CACTUS)

Hongos Sagrados:

Este set, está constituido por 7 elixires obtenidos todos, a partir de hongos considerados de poder y uso mágico por los chamanes mexicanos. Pertenecen en concreto a diversos géneros relacionados con los Panaeolus, Psilocybe y Stropharia.Todas las especies tienen los mismos alcaloides activos: la psilocibina y la menos inestable psilocina.

Se dice del hongos, que te hace platicar, te habla y tú concretas en palabras lo que miras y escuchas. A veces uno no quiere escucharlo porque te dice cosas que no deseas oír, pues se dice que el hongo sabe todo, tanto de la vida como de la muerte. A través del hongo se tiene la capacidad de entender todo, se rescata el conocimiento intuitivo a través de ellos, ese saber muchas veces queda guardado en nosotros y sólo es cuestión de determinación y deseo el poder recuperarlo.

Flores Mágicas:

Aquí se trata de siete flores consideradas de poder y sagradas por los Nahuas, Aztecas, Mazatecos, Huicholes y otras etnias del México Prehispánico. Este Set fue concebido con la idea de usar las flores de aquellas plantas que dentro de los rituales mágico curativos, de las etnias referidas, tienen un innegable valor como vehículo de la acción sobrenatural de los Dioses o la madre naturaleza; dichas flores no solo son usadas en brebajes o infusiones sino que muchas veces también son utilizadas por los chamanes como adornos o regalos para sus Dioses.

Plantas Sagradas:

Este set para comprenderlo mejor precisa que lo dividamos en Semillas y Cactus pues presentan variaciones en cuanto a su enfoque simbólico y evolutivo.

Las Semillas tienen mucho que ver con el morir para renacer y en ese aspecto se conectan mucho con lo Pre-personal, Por otro lado es el asegurar la continuidad, es la conquista de un nuevo terreno donde crecer y sentar raíces. Nos conectan con la sensación de pequeñez, con el dejar o con el partir y la separación implícita en ello, también con abandonar, sacrificarse, inmolarse, compartir, necesitar donde llegar, unir, producir, procrear y sobrevivir a los peligros, proteger la vida, la información, el alimento, sentirse usado siempre y relegado a un solo sitio y añorando siempre más libertad mas afecto, mas participación.

Los Cactus evolutivamente los relacionamos con lo perdurable, con la defensa por la vida misma que tiene por característica el ser colectiva (Familia) más que individual, y que converge en el hecho de “aclimatarse o morir”. Nos conectan con la sensación de pequeñez, la incapacidad, los miedos, el anclaje a la familia al clan, con el no necesitar o tener que dar, con eludir peligros (mimetismo), protección, hacer grupo, endurecer el cuerpo, sensación de cautiverio, tener que cuidar los recursos y nutrientes, cargar con los demás, temor al descontrol, a la soledad y tiende a buscar refugio en la amnesia, necesita olvidar para no sentir el abandono o la ausencia y sobrevivir como el cactus sin agua.

Acción Individualizada de cada Esencia

HONGOS SAGRADOS

HS1. Angelito:

Para pacientes que en lo trans-personal traen grabadas dos posibilidades, o vivieron el abandono y aun no superan dicho aprendizaje o bien ellos fueron quienes abandonaron y deben de pagar su deuda kármica.

En lo Pre-personal, suelen ser hijos de madre soltera, sin padre, o productos de un embarazo no deseado por padre y abuelo.

En lo Biográfico o sea lo que los lleva al consultorio, son personas con un enorme sentimiento de inseguridad, odio, celos, envidia, o bien son posesivos, manipuladores, que usan el rol de victimas para chantajear, suelen ser masoquistas, e hipocondríacos.

El poder de esta esencia estriba en conectar el yo superior con el inferior y corregir trastornos de orden vincular o afectivo, trabaja el abandono en todas sus formas.

 

HS2. Derrumbe:

En lo Trans-personal, estos pacientes tuvieron núcleos familiares donde los miedos y el sobresalto eran o aún son cotidianos, o figuras paterna y materna carentes de carácter y cuya personalidad es pusilánime lo que lleva al sujeto a asumir disfraces.

En lo Prenatal, vivencias de un embarazo intencional para manipular, cazar al padre, lo que generará sentimientos de culpa e inadecuación que el embrión no identifica como maternos y hace suyos, condicionando una Biografía culposa, sentimientos de no merecer, experiencias de miedo, terror o pánico que lo llevan de fracaso en fracaso.

El trabajo de esta esencia se enfoca sobre la máscara Transpersonal, pero no solo la que se forma con la vida sino también la colectiva familiar, esta esencia actúa sobre esa mascara como el agrimony, pero adicionando la dimensión constelar y colectiva de la máscara. Trabaja obligadamente la conexión del yo superior con el inferior. Lleva al paciente a terminar proyectos, además le brinda tolerancia, resistencia, y coraje frente a la adversidad.

 

HS3. Pajarito:

En lo Trans-personal, historias familiares típicamente Chicory de chantaje y control. Su Karma radica en la memoria de experiencias de separación.

A nivel Pre-personal, productos que vivieron episodios de amenaza de aborto accidentales o inducidos o bien, complicaciones durante 1º y 2º trimestres del embarazo que generan en el paciente Biografías de depresión, introversión, sobreprotección, resignación, negativismo, baja resistencia al fracaso, rabia, agresividad, y apegos enfermizos.

La esencia básicamente trabajara sobre todo lo anterior. Aborda aquello que yo soy, pero que no he realizado, es una esencia para esforzados que nunca logran el tope, quedándose siempre un paso atrás.

 

HS4. Coloradito:

La historia familiar se caracteriza por la sobre valuación de la razón y el conocimiento. En su Karma, experiencias de desvalorización afectiva substituida por la inteligencia y la lógica.

En lo Pre-personal experiencias de Embarazo no deseado que provoca culpa, ira y vergüenzan la madre e inadecuación y agresividad en el bebé (común en violaciones).

Biográficamente, los pacientes suelen ser obsesivos, ritualistas, con sentimientos de vergüenza o culpa, son minuciosos, rígidos, con una gran agresión contenida donde interviene de manera muy importante la figura del padre. Este remedio trabaja dichos sentimientos.

Resulta excelente para trabajar las muertes que no se han terminado de enterrar, lo mismo en el ámbito personal que familiar (concluye lutos).

HS5. Niño Santo:

HS4. Coloradito:

En lo Transfamiliar, carencias que concluyen en esclavitud. Karma ligado a experiencias de extra sensorialidad en relación con actividades de Sanación o curanderismo.

En lo prenatal se distingue por la falta de presencia masculina durante el embarazo.

En lo Personal carencias afectivas canalizadas a través del exceso adictivo a la sexualidad sin compromiso. Homosexualidad, sadomasoquismo, desprecio por el sexo opuesto, vidas disipadas, snobismo, apatía, pereza física y mental.

Esta esencia despierta la capacidad creativa y la realización material, cubre una marcada acción preventiva y defensiva en lo relativo a enfermedades pues despierta al médico interior. Los chamanes mazatecos le atribuyen el Don de ser un magnífico rompe-hechizos de todo tipo y maldiciones kármicas.

 

HS6. San Antonio:

Historia de Familias seductoras, no autenticas que prometen pero no cumplen, viven del bluff. Deudas kármicas que obligan a seguir profesiones de servicio, médicos, sacerdotes, enfermeras, trabajo social. etc.

En lo Pre-personal, deseo de no nacer y así evitarse responsabilidades.

A nivel Personal, se traduce en gran desatención personal, anorexia, adelgazamiento sin causa, astenia, falta de arraigo, personas que creen en lo que les dicen pero no en lo que les hacen, y se viven igual, diciendo una cosa y haciendo otra, actúa en gran medida como el Derrumbe pero a niveles más profundos.

Trabaja todo lo relativo a penas de amor, heridas del alma, o penas destructoras, es excelente para manejar la adicción a cualquier tipo de drogas y suavizar los efectos nocivos de las mismas.

 

HS7. San Isidro:

En lo Transfamiliar, conflicto profundo con su propia historia familiar. En lo Kármico, venganzas por cobrar o deudas por pagar.

En lo Pre-personal encontramos desarraigo y rechazo a sus orígenes.

En lo Personal, dificultades para la convivencia, hastío, nadie ni nada les importa, solo ven por sus intereses pasen sobre quien pasen, a veces pisan linderos de lo antisocial.

Esta esencia despierta la compasión y el perdón, el compromiso con uno mismo y con el entorno, refuerza el deseo de vivir, por ello su gran utilidad adicional para revitalizar niños, mujeres, ancianos o personas debilitadas.

 

FLORES MÁGICAS

FS1. Copa de Oro:

En lo transfamiliar: Familias ansiosas. Arraigo con los ancestros. En lo kármico: Conflictos Familiares.

En lo Pre-personal: Sensación de muerte fetal por traumas del parto o 3er. trimestre de gestación.

En lo Personal, pacientes muy sensibles a lo social, miedos en general y pánico a lo sexual con camuflaje de rudeza y que ven la debilidad como vergonzante, contrariamente la mujer es sobre-protectora, con ansiedad por concebir, sumisa, tolerante, sacrificada. En general son pacientes rígidos en lo mental y corporal, con angustia, ansiedad y desconsuelo que se descontrolan ante lo inevitable, que lo viven como peligro y los lleva a la rigidez, parálisis, o entumecimiento.

Esta esencia ayuda a suavizar la mitificación del genero, masculino o femenino, Resulta excelente en varones para volverlse tiernos y cariñosos. Pero su principal aporte es ayudar a descubrir el plan de esta vida y el proyecto cósmico del alma.

 

FS2. Flor de Espinas:

En lo transfamiliar: Generación de culpa. En lo kármico: Arraigos a remordimientos, y recuerdo de experiencias hostiles de vidas pasadas.

En lo Pre-personal, aún está en estudio su campo de acción, pero parece relacionado con reencarnar y nacer a contra voluntad.

En lo Personal se trata de pacientes con abulia, miedo al abandono, incapacidad de expresar los afectos, desvalorización de sí mismo, frustra la manipulación, y ayuda a encontrar el poder en la palabra.

Conecta con situaciones de intenso dolor pero vivido éste como sufrimiento por la humanidad, haciéndola generatriz de AMOR (con mayúsculas), impersonal y absolutamente incondicional.

 

FS3. Flor de Mota:

En lo kármico: La propia Sombra en vidas pasadas con eventual memoria de abuso de infantes o incesto, a veces sólo mentalizado.

En lo transfamiliar: Presencia de ancestros varones, destructores, déspotas, tiranos o sádicos.

En lo Pre-personal: Desordenes y malos hábitos durante el embarazo. Pacientes con un gran miedo al abandono. Ayuda a obtener serenidad, paz interior, desarrollo de la intuición, aumenta la sensibilidad y la sensorialidad. Trabaja relaciones vivenciadas como prohibidas.

Permite disfrutar experiencias placenteras y romper tabúes. Elimina tóxicos físicos y emocionales (recuerdos traumáticos). Tiene un efecto muy interesante sobre la nostalgia y la añoranza. Prepara para contactar con la sombra y la plenitud colectiva. Desvanece miedos por arcaicas prohibiciones. Aumenta la concentración y lucidez intelectual.

 

FS4. Luz de Luna:

En lo transfamiliar: Sobreprotección y posesividad. En lo kármico: Sana penas de amor de vidas pasadas.

En lo Pre-personal: Brinda un gran beneficio durante el embarazo para prevenir temas como: rechazo, sufrimiento fetal, pre-eclampsia, doble circular, desprendimiento placentario etc. Debe ser administrado primero a la madre, después al recién nacido. Otro uso es con los bebes que pierden muy tempranamente a su madre (separación, muerte o pérdida vincular como en las madres que se psicotizan).

En lo Personal: El descontrol en todas sus formas y grados, hiperactividad, déficit de concentración, epilepsias, alteraciones congénitas.

Da compasión, comprensión, solidaridad y serenidad. Sana las dificultades para amar. Excelente esencia para personas retraídas. Es excelente en casos de descontrol como autismo, hiperkinesia, epilepsia y enuresis. Facilita el proyecto a los niños índigo.

 

FS5. Mala Mujer:

En lo Transfamiliar: Imágenes de mujeres absorbentes, anuladoras y castradoras.

En lo kármico: Todo lo que tiene que ver con experiencias de conductas deshonestas y destructivas.

En lo Pre-personal: hay eventos contra la madre, de abuso sexual y alcohol en el embarazo.

En lo Personal: Ayuda a los pacientes a superar la hiperestesia social, la timidez, la dependencia (sobretodo de la madre), muy útil en anorgasmia, eyaculación precoz, o incapacidad eréctil, elimina angustias, miedos.

Ayuda a superar el temor al hambre, a la pobreza y la creencia de no poder sobrevivir sin ayuda, traducido en superar avasallamientos y/o manipulaciones. Genera fuerza y emoción en la conducta y conciencia en los afectos.

 

FS6. Manto del Cielo:

En lo kármico: Trabaja temas referentes al uso indebido de información.

En lo transfamiliar: Familias aisladas, retraídas, que fomentan la falta de participación o compromiso.

En lo Pre-personal: Experiencias intrauterinas vinculadas a dejar de existir (idea de mundo peligroso).

En lo Personal: Pacientes retraídos, ansiosos, con problemas de comunicación. Problemas en lo vincular por conexión con seducciones.

Esta esencia da madurez a las relaciones interpersonales, trabaja lo vincular desde la generosidad, lealtad, confianza, comunicación y amor. Ideal para trabajar con familias disfuncionales, parejas en proceso de divorcio o individuos con inadecuación social o laboral.

 

FS7. Manto de la Virgen:

En lo transfamiliar: Falta de comunicación entre los padres que llevo a recibir dobles mensajes.

En lo kármico: Imposibilidad de conocer el fundamento de la existencia En lo Pre-personal: Sufrimiento fetal.

En lo Personal: Pacientes depresivos, cuyo mapa emocional está cargado de tristeza, melancolía, pena, culpa, desvalorización, y frustración.

Esta esencia, infunde amor a la vida fortaleciendo los valores internos. Aumenta la autoestima trabajando sobre la angustia, desvalorización y tendencia al aislamiento. Trabaja la figura de la máscara que vive de las apariencias.


PLANTAS DE PODER

PS1. Corona de Cristo:

En lo transfamiliar: Familias manipuladoras y materialistas.

En lo kármico: Experiencias de promiscuidad sexual.

En lo Pre-personal: Madre que sufrió mucha frustración en sus anhelos que se traducen en insatisfacción del hijo y tendencia a adicciones.

En lo Personal: Snobismo, hipocresía, sometimiento, excesos sexuales y/o alimenticios, intolerancia a la soledad.

Ideal para personas que evitan todo tipo de compromiso por temores imaginarios.

 

PS2. Gran Biznaga:

En lo transfamiliar: Modelos familiares castradores que hacen difícil la entrega en una relación de pareja.

En lo kármico: Experiencias de humillación.

En lo Pre-personal: Intentos de aborto fallidos en embarazos no deseados.

En lo Personal: Hipocondría y neurosis obsesiva.

Conecta con la magnificencia divina y con los espíritus de la naturaleza. Ideal en personas poco participativas, muy observadoras, con miedos a la carencia afectiva y dificultad para expresar emociones.

 

PS3. Hikuri-Peyotl:

En lo transfamiliar: Lo relativo a familias ambiciosas y controladoras.

En lo kármico: Experiencias de mucha agresión o mucho poder.

En lo transfamiliar: Trabaja sobre los aspectos masculinos de la personalidad (Animus). En lo Pre-personal: Desnutrición Uterina o nenes Dawn.

A nivel Personal resulta ideal en pacientes rígidos, planificadores, dogmáticos, irritables, crueles, racionales e intolerantes, que no saben admitir las diferencias. (De ahí su accionar antialérgico).

Es la esencia del conocimiento, conecta con el anciano que habita en cada uno de nosotros y abre nuestra conciencia mejor que ninguna otra esencia, despierta capacidades conocidas como paranormales, tales como adivinación, telepatía, sanación, precognición, etc.

 

PS4. Ololiuhqui:

En lo transfamiliar: Experiencias de desvalorización referentes al ser.

En lo kármico: Trabaja la falta de realización de planes de vidas anteriores.

En lo Pre-personal: Trabaja las fijaciones de falta de deseo de vivir aprendidos de la madre e igualmente, mensajes grabados al momento del nacimiento tales como “no puedo, me está matando, no soporto más, me quiero morir, un último esfuerzo”, etc.

En lo Personal: Falta de energía física y voluntad de vivir, depresión, conductas compulsivas, desgano. Inestabilidad.

Esta esencia sirve para trabajar la ambición desmedida o su contraparte el derrotismo.

 

PS5. Ska Pastora:

En lo transfamiliar: Experiencias vinculadas con amor y sexo vividos como experiencias de poder.

En lo kármico: Emociones rechazadas en vidas pasadas.

En lo Prepersonal: Experiencias de angustia extrema de la madre durante la gestación.

En lo Personal: suelen ser egocéntricos, fríos, lógicos, fanáticos, rígidos o lo contrario, temerosos, dependientes, sumisos, con síndrome de mamitis crónica.

Esta esencia es la llave de la adivinación, los chamanes usan esta planta sagrada cuando necesitan hacer las veces de oráculos. Es uno de los mejores curadores para los sentimientos de envidia, y falta de afectos profundos.

 

PS6. Titliltzin:

En lo transfamiliar: Inestabilidad en todos los sentidos.

En lo kármico: Arraigos de vidas pasadas que no se dejaron oportunamente.

En lo Pre-personal: Trabaja sobre las creencias arraigadas en el útero.

En lo Personal: La depresión, abatimiento, inhibición, falta de espontaneidad, y adaptación a los cambios.

Esta esencia da gran capacidad para visualizar totalidades y para reequilibrar estados alterados de conciencia así como eliminar agresiones de magia negra o acosos paranormales.

 

PS7. Toloatzin:

En lo transfamiliar: Predominio de figuras femeninas dominantes (matriarcados).

En lo kármico: Experiencia paranormales no resueltas en encarnaciones anteriores.

En lo Pre-personal: Experiencias predisponentes a los estados alterados de conciencia provocados básicamente por psicosis materna o consumo de psicofármacos o sustancias alucinógenas por la madre durante la gestación.

En lo Personal: Tendencia al desequilibrio Actitudes chamánicas, celos desmedidos, dominancia enfermiza que victima a la pareja (enjuanar, entoloachar… sinónimo ambos de robo de la voluntad).

Es la esencia indicada para lograr una profunda integración de la personalidad en sí mismo y con la vida, le descifra al hombre la esencia y significado de vivir en libertad.

 

Sinergia Medicamentosa

Las esencias chamánicas se pueden combinar con cualquier sistema floral e incluso con homeopatía y paso a darles el ejemplo de una combinación que ofrece excelentes resultados.

HS2 Derrumbe con Mariposa Lily, esta combinación es ideal cuando enfrentamos conductas o psicopatías resistentes a tratamientos florales convencionales, esto es Flores de Bach, California, Bush, etc.

¿Por qué?... Porque en la práctica muchas veces vemos que el paciente se atora en su evolución esto es como ya mencione porque el conflicto de origen obedece a situaciones grabadas dentro de las esferas mentales del individuo, mismas que se han instalado en su subconsciente a través de un proceso bastante complejo.

Todo ser cuando es engendrado, precisa de la participación de dos células germinativas, una por cada padre. En estas células, vienen inscriptas memorias ancestrales, “esto no quiere decir que se avale la reencarnación, esta puede o no ser, pero aún nadie ha podido comprobarlo” en otro sentido, si se ha podido observar y comprobar la capacidad de memoria que es inherente a las células en general, incluso a algunos elementos naturales como viene a ser el caso del agua, de la cual los Drs. Ludwig y Shwertzer (Al.) y Benveniste (Fra.) han aportado evidencias científicas de que se comporta como un grabador liquido que puede recibir, memorizar, almacenar y luego transmitir, las vibraciones electromagnéticas (recuerdos vibracionales).

El agua memoriza dentro de sus átomos, vibraciones de otra índole o procedencia. Cada molécula de agua, al poseer un polo positivo y un polo negativo, actuaría como un pequeño imán, adhiriéndose a sus moléculas vecinas, formando clusters (grupos) de varios cientos de moléculas. Estos clusters son estructuras muy delicadas y sensibles a las influencias vibratorias, y en ellos se encierra, según algunos científicos, esta memorización de información.

La capacidad del agua de ser afectada por las vibraciones está estrechamente relacionada con la actividad terapéutica de los remedios homeopáticos, de las esencias o elixires florales y con varias otras terapéuticas alternativas. Basan su accionar, en dicha capacidad de guardar en su memoria, frecuencias o ratas vibratorias que al encontrar un nuevo hidroambiente compartirán con éste su información. Si esta información resuena vibracionalmente con la información pre-contenida por el liquido corporal de destino, se reproducirá un fenómeno dependiente de la ley física que establece que “si dos fuerzas energéticas de igual frecuencia y potencial se anteponen una a la otra, el resultado es la anulación de ambas”, así si oponemos un haz de luz a otro idéntico, el resultado será la oscuridad o bien, si se tratara de ondas de sonido, el resultado sería el silencio.

El ser humano está constituido casi por un 80% de agua, misma proporción que debe existir en cada célula de su cuerpo, por ello no resulta nada inverosímil que en dichos elementos esté contenida información de sucesos acaecidos a cualquiera de nuestros ancestros y que se han venido transmitiendo de padres a hijos a través de los tiempos, y cuya información no se detendrá en este presente sino que continuará en nuestros hijos, nietos, etc. si no se resuelve antes dicho evento.

Con esta información lo que pasa es, que ante un suceso determinado (agente disparador), la memoria que está oculta se incorpora a nuestras vivencias como si fuera propia, pero sin que tengamos la mínima idea del por donde surgió, esto trastoca nuestras vidas, genera comportamientos patológicos, conductas aberrantes y, en suma, infelicidad.

Para subsanar tal situación, la Terapia Floral tradicional resulta insuficiente, su rango de acción vibracional trabaja preferencialmente circuitos de grabación medios o superficiales; rara vez logran resonar con grabaciones prepersonales y muy difícilmente con transpersonales o kármicas.

Se hace necesario contar con elementos terapéuticos que rebasen dichos niveles intermedios y logren acceder al sustrato más profundo del yo mismo, donde están grabadas esas frecuencias de muy elevada rata vibratoria, por corresponder a improntas de sucesos que impactaron aspectos filogenéticos o bien correspondieron a vivencias de shock no superadas por nuestro árbol genealógico y que están incidiendo en nuestras conductas sin que tengamos conciencia de ello.

Dichos elementos, sólo podemos encontrarlos en las Esencias Chamánicas de México, y quizá en algunas Orquídeas. Su campo de acción trabaja todo tipo de memoria grabada en los circuitos más profundos del ser, o sea en el medio acuoso del núcleo celular… ahí donde DNA y RNA están inscriptos.

Conforme el tratamiento decodifica dichos circuitos, se genera un tipo de ruido mental, emocional o espiritual, que el paciente describe como ensueños, sueños o pesadillas donde debe primero que nada, identificar todos aquellos eventos que no se corresponden con sus propias vivencias, reconocerlos como ajenos a el mismo en cuanto a su origen pero propios en cuanto a que son su herencia genética; comprenderlos lo llevara a transmutarlos y ello a solucionarlos y finalmente borrarlos del disco duro o Patrón Maestro del Ser.

En la práctica clínica hemos obtenido excelentes resultados de combinar esencias chamánicas y remedios florales convencionales, tal es el caso del tratamiento con Mariposa Lily y Derrumbe, siendo este último el agente terapéutico que dará a la mezcla la dirección y profundidad necesarias para alcanzar esas memorias ancestrales inscriptas en lo profundo del subconsciente, situándonos sobre el objetivo (blanco); y Mariposa Lily actuando como el agente transformador, resolutivo de los efectos que ya se han hecho manifiestos en nuestro diario vivir.

Ampliando un poco el accionar especifico de estas esencias y con el objeto de hacer comprensivo el uso conjunto de las mismas, a continuación detallamos brevemente sus efectos.

HS2 Derrumbe: Esta Esencia Chamánica se caracteriza por una acción transpersonal con énfasis en lo transfamiliar, trabaja en todo tipo de efectos inherentes a experiencias de desvalorización, inseguridad, pérdida de autoestima, bajo perfil, etc. generados históricamente por la pertenencia a un núcleo familiar donde los miedos y el sobresalto eran vivencias cotidianas. Acompañando estas situaciones, frecuentemente… tanto el padre como la madre fueron figuras carentes de carácter, y su participación dentro de la familia y la colectividad resultaba más que pusilánime.

Mariposa Lily: Remedio sellador del vinculo madre-hijo, trabaja el modelo de madre que en nuestro fuero interno desearíamos tener y que se contrapone con el de carne y hueso que tenemos en la realidad y al que inexplicablemente no toleramos, por mirarlo a través de unos ojos predispuestos por las memorias transpersonales a que antes nos referimos sin importar si ello, es acorde o no con la realidad. Mariposa Lily tiene además la característica de ser un remedio que trabaja fuertemente la seguridad que se aprende de la madre en los primeros años de vida y que se reforzará posteriormente por el influjo de la figura paterna.

Como podrán ver, ambas esencias se complementan fantásticamente ayudándonos a sanar el alma, lo cual se traduce en una diferente postura frente a la vida, estimulando la seguridad, la autoestima, y reconciliándonos (desde nosotros mismos) con nuestros vínculos históricos.

 

Conclusión

El futuro del hombre no está en el dominio del cosmos sino en el conocimiento de su propio universo interior... ahí actúan las esencias chamánicas. Más no obstante se hace obligado puntualizar que estos remedios, no obstante su gran potencial y lo profundo de los niveles terapéuticos que logran alcanzar, no son panaceas ni fórmulas mágicas. Cáncer y similares, no son los enemigos a vencer sino manifestaciones del verdadero enemigo, oculto a nuestros ojos, a nuestros recuerdos y lo más importante, a nuestra conciencia.

En la medida que el ser humano resuelve su problemática existencial y rescata su posibilidad de ser feliz y AMAR, los procesos mórbidos que lo aquejan igualmente se suavizan y comienzan a desaparecer. El camino es difícil; son miles de años de evolución y ajustes en nuestras memorias celulares o espirituales (¿) que tenemos que sanar, cientos de cicatrices que hay que polarizar y no solo maquillar. Los Remedios de Poder serán instrumentos clave en este quehacer, una herencia que teníamos olvidada pero que hoy vuelve a estar a nuestra disposición, gracias a la benevolencia de aquellos chamanes que me orientaron y dirigieron mis pasos cuando me adentre en un terreno que no estaba a mi alcance, sin su ayuda no estaría hoy compartiéndoles parte de sus enseñanzas.

No podemos perder de vista que estas esencias fueron puestas en nuestras manos, y digo nuestras porque al igual que Uds. y todos quienes estén usando las esencias chamánicas somos seres comunes con un anhelo compartido de superación, de crecimiento espiritual, de compromiso con nuestro hábitat y sentimientos de solidaridad planetaria. No es casual o afortunado el que me hayan entregado ese regalo, vivimos un tiempo caracterizado por un gran desajuste económico, social, climático, y si no, miremos la recesión económica mundial, las nuevas guerras santas, el SIDA, sequías nunca vistas, inundaciones en lugares donde nunca antes llovía, huracanes devastadores y lo último, un terremoto-maremoto que cobra más de 150,000 vidas.

¿Será que tenemos que generar un cambio y que no tenemos mucho tiempo para hacerlo, será que ese regalo es un medio del que se valen ellos para facilitarnos ese cambio sin tener que dejar sus montañas o barrancas, será que realmente las profecías mayas que anuncian un final de ciclo cósmico planetario para el 2012, están en lo correcto? ¿Será que por ello, el cambio de consciencias debe ser acelerado? Será, será, será… son demasiadas interrogantes que no podemos contestarnos, pero ante las cuales no podemos mantenernos inertes…

Reciban este conocimiento como lo recibí yo, como un regalo de nuestros chamanes mexicanos, un obsequio psicoterapéutico para el presente y el futuro, tanto el propio como el de aquello que se nos acercan en demanda de ayuda. Denle el mejor uso posible, muchas gracias.

Dr. Luís M. Solana y Sentíes.


Esencias Chamánicas de México
Elaborador: Dr. Luis M. Solana y Sentíes.
27 Poniente 4111 Puebla. Puebla. México.
Tel: 01 222 2300060 y 01 222 2989531
e-mail: [email protected] y [email protected]
www.geocities.com/chamanicasmex

Bibliografía:
1. Artaud, Antonin: México y Viaje al país de los tarahumaras, FCE, México, 1995.
2. Estrada, Álvaro: Vida de María Sabina, la sabia de los hongos, S.XXI, Méx., 1989.
3. Fericgla, Josep María: Los chamanismos a revisión, Kairós, Barcelona, 2000.
4. Fericgla, José María, et al: Plantas, chamanismo y estados de conciencia, Col. Cogniciones, Los libros de la liebre de marzo, Barcelona, 1995.
5. Fernández-Baca Tupayachi, Carlos: El otro Saqsaywamán, Edición del autor, Perú, 2000.
6. García Piñeiro, Juan José: En busca de las plantas sagradas, Col. Nagual, Ed. Gaia, España,
1996.
7. Harner, Michael J.: Alucinógenos y chamanismo, Guadarrama, Madrid, 1976.
8. Luna, Luis Eduardo y Pablo Amaringo: Ayahuasca visions: The religious iconography of a peruvian shaman, North Atlantic Books, Berkeley, California, 1991.
9. Mircea, Eliade: El chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis, México, FCE, 1960.
10. Poveda, José María: Chamanismo: el arte natural de curar, Planeta, España, 2002.
11. Schultes, Richard E. y Hofmann, Albert: Plantas de los dioses. Orígenes del uso de los alucinógenos, FCE, México, 1993.
12. Wolf, Fred Alan: La búsqueda del águila, un físico cuántico viaja, en alas de la Ayahuasca, a los reinos del inconsciente humano y al mundo de los chamanes, Los libros de la Liebre de Marzo, Barcelona, 1997.
13. Grinberg-Zylberbaum, Jacobo: Los chamanes de México Psicología Autóctona Mexicana, Alpa Corral, México, 1987.
14. Doore, Gary (compilador): El Viaje del Chamán: curación, poder y crecimiento personal, Kairós, Barcelona, 1998.
15. Schobinger Juan (compilador) Shamanismo sudamericano, Ed. Almagesto / Ediciones Continente, Argentina, 1997.
16. http://www.karinamalpica.net/: Información sobre chamanismo, animales de poder y múltiples aspectos relacionados con el tema.
17. http://www.taiyari.com/ Información sobre Toltequidad, revista Titlani.
18. Solana Luis Manuel: Plantas Ancestrales de Poder: Una alternativa psicoterapéutica del presente y el futuro, Editorial Índigo, Barcelona, 2004.

 

Para mayor información relativa a este texto,
al libro o información sobre el kit de las esencias, dirigirse a:
Dr. Luis Manuel Solana y Sentíes
27 Poniente No. 4111 Puebla, Pue. Méx.
Tels: 01-222-230-00-60 y 01-222- 298-95-31
[email protected] y [email protected]
www.geocities.com/chamanicasmex

 

 

 

Si quieres trabajar con las esencias chamánicas en el marco de una
Terapia Individual de Sanación del Alma
con Karina Malpica, autora de esta web,
visita su página personal:

www.karinamalpica.net

 

 

Las drogas tal cual...
una investigación de karina malpica